Las aguas de Mayrit y de Madrid

Si nos atenemos a su etimología, Mayrit significa en árabe “abundancia de ríos de agua” por ello, el lema de su primer escudo reza: “Fui sobre agua edificada / Mis muros de fuego son / Esta es mi insignia y mi blasón“.

Se piensa que el lugar se llamaba Matric en lengua romance, proveniente del latín Matrice o “madre de aguas”, aludiendo al arroyo de San Pedro encajado entre los dos cerros. Los musulmanes traducirían este término por el de mayra, o “madre de aguas”, más el sufijo mozárabe -it, que significa “abundancia”

Con esta declaración de principios es fácil comprender la importancia que el agua ha tenido desde que en el año 865 el emir Muhammed I mandó construir una alcazaba en la aldea de Mayrit, a orillas del río Manzanares.

El acuartelamiento de Mayrit se pivotó en dos importantes núcleos muy cercanos entre sí. Por un lado estaría el alcázar o castillo para las tropas, situado al norte, sobre los terrenos que hoy ocupa el Palacio Real, con su propia muralla. Por otro lado, al Sur del cerro se situaría la al-Mudayna, o “la ciudadela”, donde la población civil viviría separada por una pequeña vaguada -la Cava de Palacio- fortificándose de manera independiente

·En la imagen superior: La pradera de San Isidro” de Francisco de Goya.

La pradera a orillas del Manzanares y al fondo Madrid, con el Palacio Real a la izquierda, lugar donde empezó a surgir Mayrit.

Escudos de Madrid de distintas épocas, donde aparece su relación con el agua

EL RIO MANZANARES

Cascada del Manzanares en la Pedriza

El Manzanares era conocido antiguamente como río Guadarrama, nombre reservado hoy en día para el río que va desde el Valle de la Fuenfría hasta el Tajo hasta que en el siglo XVII, el Ducado del Infantado determinó cambiarle el nombre, llamándolo igual que su principal señorío, el Real de Manzanares, hoy  Manzanares el Real.

“Los lavaderos del Manzanares” de Aureliano Beruete, que dejó una buena colección de vistas del rio, como esta y la que sigue.

Vista de Madrid desde el lado de Mediodía, en el entorno de las “praderas de san Isidro”; se pueden reconocer las siluetas del Palacio Real, a la izquierda, la Iglesia de San Andrés y la gran cúpula de San Francisco el Grande. Los árboles de hojas marrones indican que el cuadro fue pintado en otoño o invierno y la gente reunida puede corresponder con una festividad.

El Manzanares a su paso por el puente de Segovia. de Antonio Joli    Palacio Real (Madrid) ca.1753

Su escaso caudal ha sido objeto de constantes sátiras por parte de novelistas y poetas.

Así,  Francisco de Quevedo decía así en uno de sus poemas: «Manzanares, Manzanares, arroyo aprendiz de río», denominación por la que se le conoce hoy en día.

Tirso de Molina también escribió contra el río madrileño de esta forma: «Como Alcalá y Salamanca tenéis, y no sois colegio, vacaciones en verano y curso sólo en invierno».

Y Luis de Góngora se refierió a al río tras una crecida:  «¿Cómo ayer te vi en pena, y hoy en gloria? Bebióme un asno ayer, y hoy me ha meado».

Y refiriendose a este puente, Lope de Vega escribió con su ironía asesina:

“Y aunque un arroyo sin brío

os lava el pie diligente,

tenéis un hermoso puente

con esperanzas de río”.

Décima esclusa del Real Canal del Manzanares

Carlos III ordenó construir el Canal del Manzanares desde el Puente de Toledo hasta el río Jarama para conectarlo con el río Tajo, en un canal de diez kilómetros de longitud. Fernando VII ampliará dicho canal cuatro kilómetros más hasta Vaciamadrid, construyendo seis esclusas, cuatro molinos de agua y botes de transporte, quedando la obras inconclusas.  El objetivo era llegar a través del río Tajo hasta el océano Atlántico, en un canal navegables de 800 kilómetros pero todo se quedó en proyecto e inconcluso (imagen)

LOS ARROYOS

Plano del antiguo nucleo musulman de Madrid con todos los arroyos que desembocaban en el Manzanares

En sus orígenes, la incipiente capital de Madrid estaba surcada por numerosos arroyos. Por los actuales ríos de asfalto por la que circulan miles de coches hoy en día, en otro tiempo corrían riachuelo y arroyos.

Con el paso de los años los antiguos arroyos y sus vaguadas han sido absorbidos por la ciudad:

Hablamos del arroyo Leganitos, cuya calle de él guarda nombre y que caía hacia el Manzanares por la cuesta de San Vicente pasando por los jardines del palacio Real. En él confluían los arroyos de Arena y Minillas.

ARROYO DEL ABROÑIGAL

Uno de los más importantes era que bajaba por el denominado Prado Viejo, hoy Paseo del Prado y Recoletos. Durante siglos este lugar era un barranco por la que bajaba el denominado arroyo Abroñigal, el cual a su vez recogía las aguas procedentes de los arroyos que bajaba por sus laderas. Esta situación provocaba que, en caso de lluvias torrenciales, el arroyo era incapaz de retener las aguas y se desbordaba, inundando y llevándose todo lo que se encontraba en sus inmediaciones y haciendo imposible cruzar de un lado a otro del barranco.

Un grabado del pintor italiano, Antonio Joli, nos permite hacernos una idea del aspecto que en 1750 tenía la calle de Alcalá, en la que se aprecia el puente que permitía cruzar el arroyo.

En la segunda mitad del siglo XVIII, durante el reinado de Carlos III, el Paseo fue reformado, adornado y convertido en el Salón del Prado; y el arroyo encauzado. Fue por entonces cuando llegó la diosa Cibeles, por supuesto para quedarse. El arroyo no se tapó hasta el siglo XIX, en tiempos de Fernando VII.

Puente de Ventas, sobre el arroyo del Abroñigal en 1930

Será tambien, durante el reinado de Carlos III, cuando se produzcan las reformas urbanas más importantes del siglo XVIII, siguiendo las directrices políticas del Conde de Aranda, primero, y del Conde de Floridablanca, después.

ARROYO DE LA FUENTE CASTELLANA

En 1767 se pone en marcha el proyecto del Prado de San Jerónimo por José de Hermosilla, el cual contemplaba la reforma el eje correspondiente al arroyo de la Fuente Castellana, integrándolo con el palacio del Buen Retiro y creando un espacio embellecido por fuentes (Cibeles, Neptuno y las Cuatro Estaciones o de Apolo)

Totalmente soterrado desde el siglo xix, el caudal de sus acuíferos discurre bajo el paseo de la Castellana (al que dio nombre), los paseos del Prado y Recoletos y la calle de Méndez Álvaro y vías arboladas, completándolo con la construcción de  nueva la Puerta de Alcalá en 1778.

El arroyo de la Castellana da nombre a la vía que hoy es eje central de la ciudad hasta desembocar en el de Abroñigal, cuya hondonada fue aporvechada en el siglo XX para construir la actual m-30,

Un afluente del Manzanares es el Abroñigal, un río subterráneo que fluía bajo el actual Paseo de la Castellana. Actualmente su curso pasa por debajo de la M-30

Uno que corría paralelo al camino de Hortaleza y el de Maudes junto con el de Negras que atravesaba Chamberí, confluían en el de Fuente Castellana -la misma, natural, estaba por donde el museo de Ciencias naturales-, en la zona en la que había en el siglo XIX ¡un hipódromo!

ARROYO DE LEGANITOS

El otro era el Arroyo de Leganitos, cuyas aguas corrían por el otro costado del cerro donde los musulmanes construyeron su castillo en el siglo IX.

El arroyo Leganitos, cuya calle de él guarda nombre y que caía hacia el Manzanares por la cuesta de San Vicente pasando por los jardines del palacio Real. En él confluían los arroyos de Arena y Minillas.

ARROYO DE SAN PEDRO

Murallas de Madrid con el Alcazar al fondo y las depresiones de los arroyos

Una de ellas, la depresión  conocida como el valle de San pedro es hoy en día  la actual calle Segovia.

Puente de Segovia, por donde antes bajaba el arroyo San Pedro, hasta llegar al Manzanares

Recordemos que en el Madrid más antiguo, abrupto y surcado por numerosos cursos de agua, uno de los arroyos más importantes era el Arroyo de las Fuentes de San Pedro, el arroyo Matrice, que bajaba hacia el Río por un enorme Barranco, entre dos colinas, la de las Vistillas y la del Alcázar.

ARROYO DE SAN BERNARDINO

Arroyo de San Bernardino a su paso por la Casa de Campo, donde nace en la Fuente de la Salud

Más al sur estaba también el arroyo de Embajadores, y al norte, más o menos a la altura de Moncloa, el arroyo de San Bernardino (como anécdota; la calle Princesa e Isaac Peral hasta Cristo Rey eran conocidos como camino de San Bernardino o de Las cruces).

ARROYOS DE LUCHE Y MEAQUES

Por esa zona también el de Cantarranas, y en la Casa de Campo arroyos de Luche y el Meaques, que abastece el lago antes de llegar al Manzanares y es de los pocos que se conservan hoy en día.

EL CANAL DE ISABEL II

Conjunto escultórico del primer depósito del Canal de Isabel II . Calle Bravo Murillo 49

No existía alcantarillado ni sumidero alguno para la limpieza de sus calles y la vieja costumbre medieval del ¡agua va! en la que los madrileños lanzaban sus inmundicias por las ventanas de sus casas hacia la calle o las basuras que se amontonaban en sus calles y plazas nos presenta un cuadro bastante desagradable de la ciudad. Las cercanas localidades reales de la Granja de San Ildefonso y Aranjuez con sus palacios, jardines y juegos de agua inspiraron el modelo a seguir en una ciudad que empezaba a convertirse en metrópoli.

No fue hasta el reinado de Isabel II cuando se proyecta la construcción de un canal que trajese el agua del río Lozoya a Madrid, el mencionado Canal de Isabel II y hoy suministra el agua, no solo a la capital, sino a toda la Comunidad de Madrid.

LOS VIAJES DEL AGUA

Viaje del agua de los Caños del Peral, bajo la plaza de Isabel II

Para que este agua fuera accesible, se hicieron fuentes y caños donde la gente podía ir a coger el agua. Para ello se utilizaban los llamados “viajes del agua”, los cuales eran conducciones subterráneas que canalizaban el agua de los arroyos y manantiales. Estas construcciones acuíferas databan de los siglos VIII a XI y eran de origen árabe y su red era ampliada según aumentaba la población.

Los cuatro principales «viages» fueron el de Amaniel (1610-1621) –perteneciente a la Corona– y los tres «viages» propiedad de la Villa de Madrid: el de la Fuente Castellana (1613-1620), y los llamados del Abroñigal Alto y Abroñigal Bajo (1617-1630)

La Junta de Aguas de Madrid o Junta de Fuentes de la Villa de Madrid (también enunciada como Concejo y Junta de las Aguas) fue un organismo creado en 1608 en la capital de España para coordinar y regular todo lo relacionado con el abastecimiento de agua a la ciudad

Pronto tuvo que poner remedio la Junta de Aguas al preocupante hecho de que el caudal de las fuentes de la Villa y los «viages» existentes de antiguo, eran insuficientes para satisfacer las necesidades y  se impuso entonces como objetivo urgente la búsqueda de nuevos acuíferos para lo que hubo que traer a Madrid a un famoso zahorí napolitano llamado Dorodeo Chiancardo

Estas construcciones, de aproximadamente 1,80 m. de altura eran túneles revestidos de piedra y ladrillo que llevaban el agua a unos depósitos, donde  alimentaba a una o varias fuentes públicas.

LOS AGUADORES Y EL SUMINISTRO

Es en aquellos tiempos cuando surge la  famosa  la figura del “aguador“, persona que coge agua de las fuentes y para subirlas a las casas o venderla a los transeúntes para calmar su sed.

En 1600 una «carga» costaba diez maravedíes, variando el precio según la fuente de origen, siendo la de Leganitos la más preciada.

 El trabajo consistía en transportarla en barriles o grandes cántaros hasta los aljibes, cisternas, tinajas o cántaras de las viviendas que no disponían de pozo o fuente particular.

Oleo anónimo titulado “Milagro de la Virgen de Atocha en las obras de construcción de la Casa de la Villa” (1676-1700). Detalle de los aguadores de Madrid llenando sus cántaros en la fuente monumental de Rutilio Gaci, instalada en la plaza en 1618, con sus mascarones y escudos bellamente esculpidos. El cuadro incluye escenas anecdóticas como la rotura de uno de esos cántaros ante la alarma de uno de los aguadores.

Hidrómetro diseñado y dibujado por Teodoro Ardemans, hacia 1724. Medía el caudal de agua.

El RA o real de agua (también llamado real fontanero​) era una medida de aforo que correspondía al caudal de agua que salía por un caño cuya boca era del diámetro de un real de plata, el RA de Madrid se fijó en 100 cubas al día.

En el año 1870 llegaron a concentrarse en Madrid un total de 4.000 caños de agua por barrio, nada menos, aunque su uso era bastante más importante en aquella época, sirviendo de abastecimiento (mucha gente iba con sus recipientes a llenarlos e incluso a lavar la ropa) para ese sector de la población que no disponía en su hogar de agua potable.

LAS FUENTES DESAPARECIDAS

LOS CAÑOS DEL PERAL

La Fuente de los Caños del Peral (denominada también como Lavadero de los Caños del Peral1​) fue una fuente que entre los siglos XV y XIX ocupó la vaguada que existía al final de la calle del Arenal y que tras ser rellenada, permitió la creación de la plaza de Isabel II.

La tradición atribuye su nombre a la legendaria existencia, ya en 1263, de un peral que sombreaba el manantial.​ Una fuente de más porte fue diseñada posteriormente por Juan Bautista de Toledo, primer arquitecto del Monasterio de El Escorial, dotándola de un conjunto de caños distribuidos a lo largo de 34 metros, con un frente de sillares y caños encajados en veneras de granito

FUENTE CASTELLANA

La Fuente Castellana o del Obelisco de la Castellana (también llamada fuente del Obelisco y fuente de la Arganzuela por su ubicación final), fue una fuente de Madrid, originalmente instalada en el límite del paseo nuevo de las Delicias de la Princesa,​ a la altura de la que luego sería plaza de Emilio Castelar en el también renombrado paseo de la Castellana.​ De allí pasó en 1914 a la plaza de Manuel Becerra donde permaneció poco más de medio siglo. En 1970 se trasladó al parque de la Arganzuela, junto al río Manzanares. Recogía en su pilón el caudal de aguas del arroyo de la Fuente Castellana

FUENTE DE CABESTREROS

La fuente de Cabestreros, con cuatro caños y pilón de aguadores, fotografiada por Alfonso Begué en 1864, frente al antiguo número 32 de la calle de Cabestreros.

FUENTE DE LA MARIBLANCA

La Mariblanca es uno de los símbolos de Madrid. A lo largo de su historia ha ido cambiando de sitio hasta encontrar el sitio actual, en la Puerta de Sol, muy cerca de su primera ubicación, allá por el año 1625, cuando el escultor italiano Florentino Turquí la adquirió para situarla en la fuente situada frente a la iglesia del Buen Consejo, entonces en la Puerta del Sol.

Fue desmontada en 1838, para coronar otra fuente, también desaparecida, en la plaza de las Descalzas La fuente de la plaza de las Descalzas y La Mariblanca en una fotografía de Alfonso Begué hecha en 1864.

La estatua no se sabe si representa a una diosa y cual de ellas, por lo que en el siglo XVII los madrileños, tan sabios,  la empezaron a llamar  La Mariblanca, siendo este su nombre a partir de entonces. En 1838, con motivo de la reforma de la Puerta del Sol y el derribo de varios edificios religiosos a causa de la Desamortización de Mendizábal, la fuente fue trasladada.

la Mariblanca, la cual luce hoy todo su blanco esplendor y castizo orgullo, ya sin agua ni fuente alguna a sus pies, sin que ello le reste un ápice de admiradores.

FUENTE DE LA ABUNDANCIA

La traza inconfundible de la fuente de la Abundancia en la copia de 1866 de un dibujo y grabado originales de Louis Meunier hechos hacia 1665, que representa una vista de la plaza de la Cebada, con las torres y cúpulas de la iglesia de San Andrés y la desaparecida iglesia de Santa María de Gracia

FUENTE DE SANTA ISABEL

La fuente de la calle de Santa Isabel fue una fuente pública del Madrid de los Austrias construida hacia 1622,​ situada frente al convento fundado por Felipe II en 1595, que dio nombre a la calle

FUENTE DE SANTO DOMINGO

La fuente de la plaza de Santo Domingo fue una fuente pública y ornamental del Madrid de los Austrias, situada ante el convento que daba nombre a la citada plazuela.​ Aparece en sucesivos grabados de los siglos XVIII Y XIX, copiando el dibujo y grabado originales de Louis Meunier hechos hacia 1665.

FUENTE DE LAVAPIÉS

La Fuente de Lavapiés” (hacia 1870), según grabado de Francisco Pradilla y Ortiz, publicado en La Ilustración Española y Americana.

La Fuente de Lavapiés fue una fuente de la ciudad de Madrid situada en la plaza de Lavapiés. Como punto de agua ha tenido diferentes construcciones de muy distinta envergadura desde el siglo XVI. En la segunda mitad del siglo XIX llegó a tener asignados 35 aguadores para los cuatro caños y sus 30 reales de agua del viaje del Bajo Abroñigal

FUENTE DE LOS AFLIGIDOS

La fuente primitiva, documentada ya en el plano de Texeira de 1656, se surtía con el caudal aportado por el viaje de la Fuente Castellana, conectado con el de la Alcubilla y el de Contreras.

En la actualidad, la Fuente de los Afligidos, es también conocida como fuente de Cristino Martos,​ y esta situada entre la calle de la Princesa y la plaza de Cristino Martos

FUENTE DE LOS GALAPAGOS, AHORA DELFINES

La Fuente de los Galápagos, obra de Ventura Rodríguez en 1772, esta situada en la calle de Hortaleza esquina a la calle de Santa Brígida,​ en el chaflán del entonces nuevo edificio de las Escuelas Pías de San Antón.

La fuente conservada en el inicio del siglo XXI es fruto de la remodelación, hecha hacia 1900. Reconstrucción en la que lo más notable fue la sustitución de los antiguos galápagos por delfines, detalle que desde entonces determinaría su actual nombre.

FUENTE DE LOS MASCARONES O LAS LAVANDERAS

La Fuente de los Mascarones fue una fuente  situada en el glorieta de San Vicente frente a la Puerta de San Vicente y ya desaparecida.​ Diseñada por Sabatini y realizada por el escultor Francisco Gutiérrez hacia 1775, fue desmontada en 1871 “cuando se construyó el Asilo de Lavanderas”

LAS FUENTES ORNAMENTALES

La mayoría de las fuentes construidas en el siglo XVII  y XVIII tenían un doble uso: ornamental y práctico. Fueron diseñadas por los más famosos arquitectos del momento, casi siempre en estilo barroco. Y cada una de ellas se alimentaba del arroyo correspondiente hasta que la creación del Canal de Isabel II en 1851

Surgieron durante el reinado de Carlos III para dotar a Madrid de infraestructuras que mejoraran la limpieza y el aseo de los madrileños, y a la par, formaran parte del patrimonio monumental de la ciudad.

LAS FUENTECILLAS

Carlos III proyecta la creación de denominado Salón del Prado, y en él manda construir cuatro fuentes, dedicadas a los cuatro Elementos: tierra, aire, agua y fuego. Ventura Rodríguez recibió del rey-alcalde el encargo de levantar en  el Prado  una serie de fuentes mitológicas consagradas a los Elementos. Así, Rodríguez diseñó una fuente en honor a la Tierra identificada con la diosa Cibeles; otra más discreta, elegante y clásica, dedicada la  Apolo o de las Cuatro Estaciones, que evoca el elemento Aire, y una tercera que sumerge a quien la contempla en el mundo de las Aguas, personificadas por el dios que las gobierna, Neptuno. Sin embargo, nadie sabe por qué no se construyó la fuente dedicada al Fuego.

El Conde de Aranda, ministro de Carlos III

La masonería alcanzó a varios de sus ministros, tales como el conde de Aranda y el marqués de Esquilache, tal y como se señala en el libro”La masonería española en el siglo XVIII”, pese a que el monarca tuvo una actitud claramente antimasónica.

Pentagrama o pentáculo masónico

Fruto del carácter esotérico de los colaboradores del rey, algunos investigadores sostienen el caracter simbólico que encierra las fuentes mitológicas del Salón del Prado.

Más tarde se levantaron cuatro fuentes más sencillas frente al Jardín Botánico y la fuente de La Alcachofa en Atocha, adornada con un Tritón y una Nereida obra también de Giraldo Bergaz.

Junto a estas fuentes, se construyeron en este eje varios edificios y zonas ajardinadas, entre los que destacan el Museo del Prado, el Observatorio Astronómico y el Jardín Botánico

Y allí, frente a este majestuoso edificio considerado la primera pinacoteca del mundo se encuentran estas cuatro fuentecillas, llamadas “Las Cuatro Fuentes” o  “Las Fuentecillas” Dos de las fuentes se hallan en la acera del Museo del Prado y las otras dos se sitúan enfrentadas en la mediana peatonal del Paseo del Prado, formando las cuatro un cuadrado imaginario,  separado por la calzada reservada al tráfico rodado. Las cuatro, prácticamente idénticas, fueron diseñadas por Ventura Rodríguez en 1781.

En las cuatro fuentes se eleva un tritón sujetando un delfín y sólo podemos diferenciarlas por la posición de las figuras.

LA CIBELES

La Fuente de Cibeles, construida en 1782 y desde 1895 en su actual emplazamiento, ha terminado prestando su nombre a una de las plazas más emblemáticas de Madrid y se ha convertido en un símbolo de la capital. La fuente representa a la diosa romana del mismo nombre, símbolo de la tierra, la agricultura y la fecundidad, sobre un carro tirado por leones.

La figura principal de la diosa Cibeles es obra del escultor Francisco Gutiérrez. Dos leones, esculpidos por el francés Roberto Michel, tiran del carro.

Pocos saben que, en un principio, fui construida para ser colocada en el conjunto de fuentes de la Granja de San Ildefonso de Segovia.

Está situada en el centro de la plaza a la que da nombre y rodeada por los edificios del Palacio de Buenavista (Cuartel General del Ejército), Palacio de Linares (Casa de América), Palacio de Comunicaciones (antes sede de Correos y actualmente del Ayuntamiento de Madrid) y Banco de España.

FUENTE DE NEPTUNO

Junto a Cibeles, Neptuno es una de las fuentes más bellas y majestuosas de Madrid. Ambos dioses ocupan puestos prominentes dentro de la jerarquía mitológica griega y rivalizan en el terreno deportivo, ya que la afición del Atlético de Madrid celebra sus victorias en la plaza del dios del mar, mientras que la del Real Madrid lo hace en la de Cibeles.

Como parte del proyecto original de Ventura Rodríguez, ambas fuentes fueron, en un principio, enfrentadas, mirándose la una a la otra en un lateral del Paseo del Prado. Tanto Cibeles como Neptuno experimentaron a finales del siglo XIX procesos de reestructuración y traslado, pasando finalmente a ocupar el centro de las plazas de la Cibeles y de Cánovas del Castillo, respectivamente.

La paternidad de la escultura no está muy clara, ya que fue encargada a Juan Pascual de Mena

FUENTE DE APOLO

Apolo, dios de las artes, la medicina y la poesía, y enemigo de la oscuridad y perseguidor del crimen, representa el espíritu ilustrado que los Borbones deseaban para el Salón del Prado como centro destinado a fomentar el desarrollo de la cultura y las ciencias.

Debido a la importancia del proyecto, en su ejecución participaron y compitieron diversos escultores. El modelo final se encarga a Manuel Álvarez en 1781, pero no llega a concluir la figura de Apolo, al morir en 1797. El monarca Carlos IV y su esposa aceleraron la ejecución de la obra porque deseaban inaugurar el monumento con motivo de la boda del entonces príncipe de Asturias, y después rey Fernando VII, con María Antonia de Nápoles. Finalmente, la fuente de Apolo se terminó en 1802.

LA FUENTECILLA

La Fuentecilla, que durante mucho tiempo llegó a tener hasta once aguadores y congregar junto a ella a muchos madrileños que acudían a beber de su agua e incluso a reunirse junto a ella mientras saciaban su sed. Su construcción data de 1816 y la realizó el arquitecto D. Alfonso Rodríguez por encargo del corregidor de entonces, el conde de Moztezuma, quien erigió la fuente en honor del rey Fernando VII tras su segunda llegada al trono de España. En la fachada que da a la calle Toledo, se observa un dragón y un oso sobre un zócalo hacen alusión a los blasones heráldicos de la capital del reino.

Corona la fuente una escultura de un león de Castilla, realizada con los materiales de construcción y elementos de la desaparecida Fuente de la Abundancia (siglo XVII), obra atribuida a Alonso Cano, que estaba ubicada en la Plaza de la Cebada. El león abarca con sus garras los dos hemisferios terrestres y se asienta sobre un cubo de piedra. Las siete estrellas del escudo de Madrid recorren los lados.

FUENTE DEL ANGEL CAIDO

Fuente que representa al Ángel Caído en el momento de ser expulsado del Paraíso.

La escultura, ubicada en el Parque de El Retiro, es obra de Ricardo Bellver, que la esculpió en 1878 para la Exposición Universal de París de ese mismo año. Posteriormente, fue adquirida por el Ayuntamiento de Madrid, que encargó al arquitecto Francisco Jareño el diseño de un pedestal. Éste se ejecutó en granito, bronce y piedra, adoptando la estructura de una fuente con un amplio pilón. El conjunto fue inaugurado oficialmente en 1885.

FUENTE DE LAS CONCHAS

Quizás la Fuente de las Conchas sea una fuente no muy conocida en Madrid pero se podría decir que es una de las más bonitas.

Se encuentra junto al Palacio Real es los jardines del Campo del Moro y en ella podemos ver tritones, ninfas y niños.

Está construida en mármol y su forma recuerda la de un frutero. Podemos decir que desde el paseo donde se encuentra podemos ver las mejores vistas del Palacio Real de Madrid.

Palacio del Infante Don Luis

Esta hermosa fuente, construida en mármol blanco de Máchale, fue levantada en el siglo XVIII por el Infante don Luis de Borbón, hijo de Felipe V y hermano de Carlos III, en su palacio de Boadilla del Monte, encargando para ello a Ventura Rodríguez su diseño. Posteriormente, a mediados del siglo XIX, los herederos del Infante donaron esta fuente al rey Fernando VII, siendo instalada en el Campo del Moro en 1844, permaneciendo desde entonces en este lugar.

FUENTE DE LA ALCACHOFA

Ubicada inicialmente en la glorieta de Atocha, la fuente de la Alcachofa se hizo muy popular entre los viajeros que llegaban a Madrid en tren por ser uno de los primeros monumentos en ver al salir de la estación.

Realizada en granito y piedra blanca, su construcción forma parte del proyecto de Ventura Rodríguez para embellecer el Salón del Prado durante el reinado de Carlos III. Debido a que entorpecía el tráfico, se ordena en 1880 su traslado a la plaza de Honduras del Retiro, anexa a la Fuente de los Galápagos o de Isabel II y junto al Estanque.

El monumento guarda algunos de los motivos más característicos del Barroco: dioses marinos, elementos vegetales y el agua, como elemento imprescindible para la vida. Corona el conjunto una alcachofa

El segundo cuerpo de la fuente  descansa sobre una taza, encima de la cual se sitúa un grupo de cuatro angelitos. Este conjunto escultórico se encuentra arropado por un parapeto, que presenta relieves en forma de cascada, desde la que se levanta una alcachofa  por la que mana agua, siendo el elemento que da nombre a la fuente.

FUENTE DE LOS GALÁPAGOS

Encargada por Fernando VII para conmemorar el primer aniversario del nacimiento de Isabel II, la Fuente de los Galápagos también es conocida por este motivo por el nombre de la entonces princesa. Instalada en la Red de San Luis en 1832, allí permanecerá casi 50 años hasta que en 1879 se traslada a la glorieta de Nicaragua del Retiro, zona contigua al Estanque Grande y al templete de música.

En el monumento, tres hadas conceden sus dones a la princesa y los elementos escultóricos instalados representan los buenos deseos hacia la futura reina. Los delfines cabalgados por cuatro niños se asocian con la inteligencia, la sabiduría y la prudencia

La fuente creada para conmemorar  y recordar a la reina sirvió  para el abastecimiento de agua, para lo cual en 1839 estaban autorizados diecisiete aguadores. Tras la inauguración en 1858 del canal de Isabel II la fuente dejó poco a poco de tener función utilitaria y, dado su tamaño, se decidió trasladarla diez años después a la plaza de Santa Ana. En 1879, fue trasladada al Parque del retiro

FUENTE DE LA CRUZ VERDE

La Fuente de Diana cazadora o de la Cruz Verde adopta su nombre de la plaza. Una cruz de madera pintada de verde era el signo que señalaba los lugares donde se llevaban a cabo las ejecuciones de la Inquisición. La fuente, que heredará la escultura de Diana y de los delfines de la fuente de Puerta Cerrada, fue inaugurada en 1850.

El monumento se beneficia de la fachada del huerto del convento de las Bernardas del Santísimo Sacramento como pilar. En la parte superior del cuerpo central aparece el escudo del Oso y el Madroño, y debajo un surtidor. Preside el conjunto Diana cazadora vestida con su atuendo habitual de túnica corta y dos delfines.

FUENTE DE ORFEO

Situada frente al Palacio de Santa Cruz -antigua sede de la Cárcel de Corte y actualmente del Ministerio de Asuntos Exteriores estuvo ubicada en la plaza de la Provincia en 1629, la fuente de Orfeo fue desmontada en 1865.

Más de un siglo después, la Empresa Municipal de la Vivienda sitúa en la plaza una réplica inspirada en la fuente original. Se trata de un conjunto compuesto por una base octogonal sobre la que descansaban cuatro surtidores a partir de una columna coronada por la estatua de Orfeo.

FUENTE DE LA FAMA

Construida por orden de Felipe V de Borbón con el propósito de que embelleciera la villa y mejorara los suministros de agua, la fuente de la Fama, en Malasaña, ha vivido numerosas reformas. El proyecto originó una subida de impuestos y el día de su inauguración en 1732, los madrileños pusieron de manifiesto el sentido del humor que les caracteriza con un letrero que decía: “Deo volente, rege survente et populo contribuyente”, lo que venía a decir: “Dios lo quiso, el rey lo sugirió y el pueblo lo pagó”.

Realizada por Pedro de Ribera, fue conocida en sus orígenes como la fuente de Antón Martín, por estar situada en esta plaza; emplazamiento donde asistirá a la revuelta popular conocida como el “Motín de Esquilache”

El monumento gira en espiral desde la base, sujeta por cuatro delfines mitológicos, hasta la cúspide, donde una victoria alada (preparada para escapar como símbolo de que la fama no perdura) proclama el triunfo blandiendo una trompeta. En su base reza la conocida frase; “Carpe diem carpe horam” (aprovecha los días, aprovecha las horas).

FUENTE DEL MONUMENTO A FELIPE IV

En 1642, una vez concluida la estatura, fue colocada en el Palacio del Buen Retiro, siendo posteriormente trasladada hasta la explanada situada frente al antiguo Alcázar. Tras el incendio de este, volvió al Retiro hasta que la reina Isabel II, en 1843 la ubica sobre una fuente ornamental en el lugar donde hoy se encuentra.

La estaua, que se debe al escultor Pietro Tacca sobre un cuadro de Velázquez; y el reto técnico, a las leyes de la física a las que se enfrenta esta estatua ecuestres, la única en el mundo apoyada sobre las dos patas traseras del caballo, aunque discretamente también se apoya sobre la cola del equino. Su estabilidad contó con el asesoramiento de el propio Galileo Galilei y consigue su difícil equilibrio gracias a un calculado estudio de los puntos de apoyo y la distribución de los pesos, dejando huecas las patas delanteras y cargando las traseras y la cola del caballo.

El pedestal rectangular fue decorado con bajorrelieves; y representa el acto en el que el Rey concede a Velazquez el hábito de Santiago, mientras que el otro es una alegoría de la protección de Felipe IV a las ciencias y las letras.

Bajo la misma hay colocada una fuente, conformada por dos pilas en forma de concha, cuyas aguas se depositan en un pilón semicircular, mientras que en la cara oeste del monumento, enfrentada al Palacio Real, existe otro anciano que representa al río Manzanares

FUENTE DE CERVANTES

La fuente de Cervantes fue promovida por Alfonso XIII en 1915 con motivo del tercer centenario de la publicación de la segunda parte de El Quijote. En los años veinte se alza el cuerpo principal del monumento, pero hasta los años sesenta no se darán por concluidas las obras con la colocación de las esculturas laterales de Aldonza y Dulcinea.

Este grandioso monumento, situado en la zona de Sol / Gran Vía, se eleva tras un estanque rectangular y se estructura en dos cuerpos principales que culminan en un ático.

Las figuras de Don Quijote y su escudero Sancho Panza se sitúan sobre el pedestal central e invitan a pararse y contemplarlas en medio del trasiego de la calle madrileña.

Fuente del Nacimiento del Agua, en la Plaza de España de Madrid (España).

En esta fuente construida en 1969, de trazado elíptico, aparecen arrodilladas dos ninfas o náyades desnudas, portando sendos cántaros con los que derraman agua al pilón central, a través de dos enormes conchas de vieira, todo ello construido en bronce.

Fue diseñada por el arquitecto Manuel Herrero Palacios y erigida en granito en 1969, con dos náyades de bronce realizadas por el escultor Antonio Campillo Párraga.

FUENTES:

https://artedemadrid.wordpress.com

https://es.wikipedia.org/wiki/Categor%C3%ADa:Fuentes_de_Madrid

https://www.esmadrid.com/fuentes-de-madrid?utm_referrer=https%3A%2F%2Fwww.google.es%2F

https://marcopolito56.wordpress.com/historia/las-fuentes-de-madrid-2/

https://es.wikipedia.org/wiki/Viajes_de_agua_en_el_Madrid_hist%C3%B3rico

https://pasionpormadrid.blogspot.com.es/

Curiosidades y anécdotas de Madrid, de María Isabel Gea

El Antiguo Madrid, de Ramón de Mesonero Romanos

Arquitectura romanico-mudejar en la Comunidad de Madrid

El contexto medieval del arte y la arquitectura mudéjar en Madrid

La provincia de Madrid se encuentra en una situación peculiar con respecto a los avatares históricos, la reconquista y la repoblación cristiana de los siglos XI, XII y XIII.

Madrid vivió los tiempos de los dos polos bien diferenciados: los territorios cristianos norteños dominados desde los tiempos de León y Castilla y por otro, las tierras tradicionalmente musulmanas de Toledo, con una población mudéjar mayoritaria.

Esta es una situación peculiar que trae consigo el románico y el mudé que llega a estas tierras durante los siglos XII y XIII arrastrado por las fuerzas en sentido opuesto a la convergencia en Madrid.

Por un lado, Segovia y Ávila y En sentido norte-sur llega el románico a las sierras del norte. En la provincia de Madrid se conservan iglesias de este estilo de diferente tipología: la misteriosa y primitiva iglesia del monasterio de San Antonio de la Cabrera, los templos de Talamanca y Venturada, y la monumental cabecera del monasterio cisterciense de Valdeiglesias.

Luego en la mitad norte de la provincia predominan el románico y el mudéjar castellano-leonés, mientras que en la mitad meridional el protagonista absoluto es el mudéjar toledano.

Convento de San Antonio de la Cabrera

De estilo románico, probablemente de S.XI o de la primera mitad de S.XII, si bien otras hipótesis apuntan a un origen anterior.

Estuvo regido por la orden benedictina y en 1404 pasó a manos de los franciscanos

 En 1812 los franciscanos lograron restablecerse, permaneciendo hasta 1835, cuando fueron exclaustrados como consecuencia de la Desamortización de Mendizábal. En el siglo XX, el médico Carlos Jiménez Díaz (1898-1967) se hizo con la propiedad y se procedió a su rehabilitación y adecuación para uso residencial. 

No se conoce la fecha exacta de su fundación. La tradición mantiene que es del siglo XI y que fue promovido por el rey Alfonso VI (1040-1109), en el contexto de la campaña militar desplegada por la Corona de Castilla para la conquista de Toledo, en manos del poder andalusí.

También es posible que se haya construido en la primera mitad del siglo XII, aunque se han seguido modelos anteriores que otras teorías, se trata de una construcción románico-visigótica

Getafe, Iglesia de la Magdalena.

 El conjunto se desarrolla siguiendo un estilo de transición, estructuras constructivas góticas conviven con elementos propiamente renacentistas; Es el único elemento conservado de la ermita inicial.

La iglesia se construyó sobre el solar que ocupó la ermita mudéjar de Santa María. 

La torre norte, que es de estilo mudéjar, combina el ladrillo y la mampostería toledana, se divide en tres cuerpos, y tiene un chapitel del siglo XVII.

Vallecas: Iglesia de San Pedro ad Víncula

La iglesia es una joya, por su antigüedad, su arquitectura y por los tesoros que guarda en su interior. Fue construido en el siglo XVI sobre un templo anterior, probablemente mudéjar, que se conserva algunos restos, sobre todo en el cuerpo inferior de la torre majestuosa. 

Vallecas San Pedro ad Víncula

Detalle de su torre. La iglesia de hoy es el resultado de diferentes épocas y etapas constructivas. Mudéjar, gótico, renacimiento, barroco y neoclásico. Su interés artístico es muy grande y hay que verla en todos sus detalles.

En la provincia de Madrid encontramos las cabeceras de estilo castellano-leonés en Camarma de Esteruelas y la ermita de los Milagros de Talamanca de Jarama.

Portadas del mismo estilo las tenemos en la Sierra: Prádena del Rincón, Paredes de Buitrago, Montejo de la Sierra, El Berrueco y Manjirón.

Talamanca de Jarama Abside de los Milagros

De la Ermita de los Milagros de Talamanca de Jarama solo queda la cabecera, formada por presbiterio recto y lado semicircular.

A pesar del deterioro, es un magnífico ejemplo de construcción románica, muy poco relacionado con lo que se construye en otras provincias de Castilla y León, fundamentalmente en el siglo XIII.

El juego de pisos con arquerías ciegas y dobladas de medio punto es típico del mudéjar de Salamanca, Ávila, Valladolid y Segovia.

Diferentes excavaciones arqueológicas realizadas en la Plaza de la Constitución de Talamanca de Jarama donde se halla el ábside, ponen de manifiesto que el lugar estuvo habitado desde la época prerromana y que existió un asentamiento estable durante la ocupación romana

La aparición de cascos de barro saguntinos en uno de los esquinales del monumento hace pensar que, en su construcción, se aprovecharon materiales de edificios anteriores, correspondientes al periodo romano o tardorromano.

En las citadas excavaciones también se hallaron vestigios de un ábside de menor tamaño, sepulcros realizados en ladrillo y distintos silos, anteriores al S.XIII con lo que cabe suponer que existió un templo anterior sobre el solar que actualmente ocupa el ábside

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/1/1d/Sanjuanbautista_talamanca_jarama.jpg

Talamanca de Jarama Iglesia de San Juan

 La planta y el volumen arquitectónico son semejantes al románico, y constan de una nave rectangular unida a la cabecera semicircular (aunque poligonal en sentido estricto) de menor diámetro. La cabecera, tiene un lado recto abovedado con el medio cañón y rematado en hemiciclo con bóveda de cuarto de esfera de modo románico habitual.

 Venturada Iglesia de Santiago

Por las trazas arquitectónicas del edificio nos encontramos ante una iglesia románica rural típicamente serrana, similar a las que se reparten por numerosos puntos de la vecina provincia de Segovia. Su aspecto general, como las referencias históricas sobre la Reconquista y Repoblación del Sur de la Sierra en nuestra región, sitúan la construcción de este edificio en la segunda mitad del siglo XII

También de época románica y constituyendo la parte más bella de la Iglesia es la portada formada por un arco de medio punto enmarcado en varias arquivoltas románicas decoradas sobriamente.

Camarma de Esteruelas Iglesia de San Pedro ábside mudejar

La iglesia de San Pedro de Camarma de Esteruelas, tiene una magnífica cabecera románica-mudéjar probablemente edificada en el siglo XIII. Presenta la clásica estructura dividida entre el presbiterio de planta rectangular y el ábside de menor anchura y altura, de planta semicircular.

Exteriormente, la cabecera se asienta sobre un zócalo de mampostería. Por encima, se construyeron tres cuerpos superpuestos con arcos doblados ciegos de medio punto. De estos tres cuerpos el intermedio presenta mayo altura. 

Camarma de Esteruelas Pantocrator del abside

Es destacable la conservación de los restos de la pintura de un pantocrátor en el interior del ábside de la iglesia .de época románica, aunque muy tardías y de carácter popular (primera mitad del siglo XIII), son las que cubren la bóveda de cascarón del ábside, con el habitual Pantocrátor rodeado por los símbolos de los cuatro evangelistas que portan cartelas con sus nombres. El águila de San Juan y el Buey de San Lucas están aceptablemente conservados y muestran la obra de un pintor muy artesano.

San Mateo es pintado como un ángel rubio. Sin embargo, el león que representa a San Marcos se encuentra casi perdido.Obras posteriores son los frescos del martirio de San Sebastián -posiblemente la escena más conocida de entre las pinturas de esta iglesia- y la Expulsión del Paraíso. 

Móstoles Iglesia de la Asunción Vista de la torre

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, el edificio más antiguo de Móstoles, el libro de los siglos XII y XIII: la torre y el campo. Ambos elementos se salvaron de las desafortunadas reformas del templo en el siglo XX

 

Móstoles parroquia antigua de Nuestra Señora de la Asunción .

La cabecera  está muy relacionada con el mudéjar toledano aunque muy influido por el románico tardío del siglo XIII (ábside de semitambor seccionado en cuerpos horizontales).

El ábside es de tambor y tiene un alto zócalo de mampostería encintada sobre el que se superponen dos pisos de ladrillo mediante decoración típicamente musulmana como demuestran los arcos apuntados de herradura enmarcados por alfiz.

Cementerio de Carabanchel: Ermita de Nuestra Señora de la Antigua

Es la única iglesia mudéjar enteramente conservada en Madrid, además de la más antigua.

 La modesta ermita actual es un valioso ejemplo de arquitectura mudéjar. 

De gran interés, esta  iglesia del cementerio de Carabanchel Bajo (antigua iglesia de Santa María la Antigua) que es un templo de ábside con planta semicircular de mampostería con hiladas de ladrillo y ventanal de arco túmido de ladrillo muy bien conservado. La cornisa está soportada por canecillos de perfil de nacela formada por ladrillos cortados. .

En el interior, el arco de triunfo es túmido y trasdosado por otro polilobulado. El presbiterio está abovedado con medio cañón y el ábside con bóveda de horno.tambien  se conserva un sencillo pero igualmente bello techo mudéjar. 

 Puerta de la iglesia de Carabanchel

Destacan la preciosa portada de ladrillo con tres arcos rehundidos enmarcados en un alfiz

La interior es de medio punto y es superada por otra angrelada de 12 lóbulos. La tercera arquivolta vuelve a ser de medio punto. Los apoyos, al modo mudéjar habitual, son ladrillos cortados en forma de nacela que encabezan las jambas en degradación.

 

El Berrueco  iglesia de Santo Tomás ApóstolSe encuentra localizada en un alto con unas magníficas vistas al Embalse de El Atazar. Aunque no se sabe con exactitud su origen bien podría remontarse el inicio de su construcción al siglo XV con posteriores rehabilitaciones. Destaca de la Iglesia la Torre del Campanario y su estructura exterior de piedra de la zona. 

Para decorar los muros exteriores e interiores de la cabecera, sobre zócalo de mampostería, se superponen las franjas o cuerpos superpuestos construidos con ladrillo de arcos ciegos de medio punto, normalmente doblados y sin separación de impostas salientes como ocurre en el mudéjar toledano.

https://chitiya.files.wordpress.com/2017/08/33f7b-pradena2bdel2brincon.jpg

Iglesia de la Princesa del Rincón

Tiene una muestra de arquitectura religiosa medieval más interesantes de la Comunidad de Madrid. Originalmente fue dedicado a Santo Tomé, pero en 1529 cambios de defensa a favor de Santo Domingo de Silos

El ábside semicircular es de mampostería concertada y labrada por lo que se podría considerar sillarejo. La lisura del muro se anima con una corona de canecillos muy sencillos con algunos motivos geométricos, como bolas.

El elemento de mayor valor es su magnífico pórtico mudéjar de ladrillo, adosado a su muro septentrional. En su costado se abre una puerta central más dos vanos a cada lado respectivamente. Todos los arcos son doblados y de medio punto

 
Valdilecha Ide San Martin Obispo
Valdilecha posee una de las iglesias medievales más interesantes de la provincia de Madrid. Lo mejor conservado es el ábside, que podríamos clasificarla dentro de la tradición del mudéjar toledano, por la fisionomía de los ventanales, y datable entre los siglo XIII y XIV. Lo primero que salta a la vista es el material de su fábrica, principalmente mampostería con verdugadas de ladrillo dispuestas horizontalmente y de manera equidistante.

Originalmente tenía tres aspilleras rodeadas de ladrillo formando un arquillo de medio punto, que a su vez está rodeada por dos arcos ciegos apuntados polilobulados y de herradura.

El alero del ábside se extiende al muro presbiterial, convirtiéndose en un friso de ladrillos en esquinilla. En el muro meridional del presbiterio también se aprecia un ventanal con doble arco de medio punto construido con ladrillos.

Iglesia de San Martín Obispo de Valdilecha frescos del interior del ábside
El arco triunfal deja paso a un tramo presbiterial muy complejo y ornado con bóveda del ábside de perfecto cuarto de esfera, donde se han descubierto pinturas murales tardías pero indudablemente románicas.

Lamentablemente se encuentran es mal estado. Por lo conservado se trata de unas excelentes pinturas en las que Cristo en Majestad está sentado en el trono celestial dentro de la Mandorla Mística, rodeado por el Tetramorfos. Son precisamente las figuras del león, el buey y el águila, de tres de los Evangelistas, las mejor conservadas

En zonas pobres, rurales y normalmente serranas de Madrid, encontramos un tipo de arquitectura muy popular, pobre y tardía (siglo XIII avanzado e incluso al XIV)Dada la sencillez estructural y decorativa de esta arquitectura religiosa no es fácil adscribirla a una u otra familia pura del románico o el mudéjar antes descritas, sino más bien a un tipo simplificado, funcional y sumario de todas ellas.

Son, por otro lado, los restos más numerosos de la arquitectura de tradición románica y mudéjar presentes en Madrid. Citaremos aquí las cabeceras de Carabanchel, ermita de la Virgen de Patones , San Mamés de Navarredonda, Torremocha, Guadarrama, Chinchón, Boadilla del Monte, Navas de Buitrago, Villavieja de Lozoya, etc.

Iglesia de San Mamés de Navarredonda. Madrid

Las cabeceras, que son los restos conservados, tienen planta semicircular y muros lisos sin decoración pétrea ni arquerías de ladrillo que sería la fundamental referencia para asociarlas al románico o al mudéjar, La fábrica es de humilde encofrado de calicanto encintado por hileras dobles de ladrillos tendidos. Lo habitual es que entre hilada e hilada se dispongan tres o cuatros piezas de piedra mampuesta. En su momento, estas iglesias se ennoblecían con enlucidos que mejoraban el aspecto exterior.

Algunos ventanales conservados podrían forzar -por el perfil de sus arcos- alguna relación con lo toledano o con lo castellano-leonés, pero como hemos citado anteriormente, creemos que debe considerarse como una arquitectura propia resumen de otras tendencias artísticas más ricas y urbanas.

 

Ermita de Patones de Arriba

En la Dehesa de la Oliva, en el camino que sube a la cueva del Reguerillo, a 4 Km. de Patones están las lamentables ruinas de la Ermita de Nuestra Señora de la Oliva. Se conserva todavía en  estado recuperable parte de la nave y la cabecera de semitambor. Su fábrica es de mampostería con hiladas dobles de ladrillo. Los restos de la nave tenían bóveda apuntada, al igual que el presbiterio, mientras que el ábside se cubre con la bóveda habitual de cuarto de esfera.

En el norte encontraremos la presencia predominante del mudéjar castellanoleonés, como en Montejo de la Sierra, la iglesia de San Pedro en Cátedra de Antioquia conserva restos del pórtico y la portada de arquivoltas de ladrillo.

En Paredes de Buitrago,

 La iglesia parroquial de la inmaculada Concepción tiene restos  de los siglos XIII o XIV. Como su arco triunfal y  portada de cuatro arquivoltas de ladrillo.

 

Iglesia mudéjar de Santiago Apóstol de Manjirón,

 Pertenencia al municipio de Puentes Viejas, sólo se conserva una bonita puerta de ladrillo, protegida por un porche moderno acristalado.

 Gargantilla de Santiago, 

Fue una población medieval cercana a Gargantilla de Lozoya que debió desaparecer antes del siglo XVI. Su antigua iglesia parroquial, convertida en cementerio, tiene una puerta de ladrillo, con una arquivolta ligeramente apuntada, con un ancho de friso de ladrillos en esquina y un alfiz.

 

La iglesia de San Simón Apóstol de Piñuécar 

Conserva una cabecera de semicircular de tradición románica y en su interior se guarda un magnífico Cristo románico y la Virgen sedente de “las Candelas”, todo el siglo XII-XIII.

 

La parroquial de la Inmaculada de Villavieja de Lozoya.

 Atestigua testigua su origen medieval por su ábside románico de planta semicircular muy rehecho y enfoscado.En una hospedería de Villavieja de Lozoya hay restos de lo que debió ser un edifico mudéjar con arco de herradura.

En Collado Mediano quedan restos de la iglesia de la Virgen del Rosario

reutilizada como capilla del cementerio viejo. Se puede considera obra del románico popular muy tardío, del siglo XIII. La bóveda es de sillarejo y el arco triunfal es apuntado y apoyado sobre columnas cilíndricas de pequeños capiteles con figuras humanas.

En Santorcaz, la parroquial de San Torcuato,

 Adosada al castillo, posee una cabecera mudéjar de triple ábside, restaurada. Destaca el ábside principal de gran volumen construido con mampostería e hiladas horizontales de ladrillo. En el interior del ábside se han encontrado restos de pinturas murales románicas.

 

La Ermita de San Polo de Aldea del Fresno

Es una iglesia mudéjar arruinada y condenada a la desaparición que se conserva en una finca particular. Tan sólo quedan partes del muro del mediodía y de la cabecera. Afortunadamente, todavía se conserva bien su portada mudéjar de cuatro arquivoltas apuntadas de ladrillo.

La iglesia de San Cristóbal de Boadilla del Monte

 fue casi destruida durante la Guerra Civil pero conserva el ábside de semitambor del primitivo templo del siglo XIII con fábrica de mampostería con hiladas de ladrillo con tres aspilleras rodeadas por arcos doblados de ladrillo. Por encima corre una corona de almenas.

En Chinchón la ermita de San Antón, 

Antes había estado en San Esteban, tenía un ápice mudéjar de semitambor y una corona de canecillos de ladrillo. El resto fue reconstruido en el siglo XVIII.

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Valdelaguna

Conserva un ábside de tambor románico-mudéjar, completamente enfoscado de color blanco y la corona de canecillos. En sus interiores existen pinturas en la bóveda del ábside.

La ermita mudéjar arruinada de la villa de Valtierra

Estaba dedicado a la Virgen de la Humanidad o de la Consolación. Se encuentra a 3 km. de arganda del rey. Es obra del siglo XIII y conserva los muros perimetrales de mampostería descarnada entre hiladas de ladrillo.

La iglesia de San Cristóbal de Alalpardo,

 Tiene una peculiar torre campanario que se yergue a los pies de la iglesia sobre un pórtico de arco apuntado. El cuerpo superior de las troneras es de arcos doblados semicirculares. Su estructura interna tiene diversos abovedamientos  de medio cañón. 

La iglesia románica mudéjar de Nuestra Señora de la Nava, en Manzanares el Real

El “Castillo Nuevo” de Manzanares el Real fue iniciado en el siglo XV embutiendo y reformando la antigua iglesia mudéjar del siglo XIII de Santa María de la Nava en la fortaleza, que fue ampliada y remodelada para ser utilizada como la capilla del castillo. La cabecera original ha sobrevivido y tiene el habitual ábside de tambor con bóveda de horno,apuntada de ladrillo y un tramo presbiterial abovedado con cañón apuntado.

Nuestra Señora de la Nava, en Manzanares el Real

Con respecto al cuerpo principal del templo, éste carece de cubiertas, al haberse desplomado. Se trata de la única estancia del castillo cerrada al público, ya que no se ha procedido a su restauración. Pese a ello, es posible divisar la práctica totalidad de su planta desde el adarve superior.

Nuestra Señora de la Nava, en Manzanares el Real

Desde este punto, pueden verse las arquerías góticas y los muros laterales añadidos durante la construcción del castillo, así como el arco presbiterial de la primitiva fábrica románico mudéjar. Menos visible resulta la bóveda del horno del lado, realizada en ladrillo, y también en este período constructivo.

 

Iglesia de Humanejos

 Como ejmplo de templo desaparecido gótico-mudejar, teníamos la Iglesia de Humanejos, representada en el grabado de Genaro Perez Villaamil, con su idealización habitual.

El territorio actual del municipio de Parla, durante la Edad Media, estaba dividido en dos zonas bien diferenciadas: la primera era la parte norte del territorio en el que se encontraba Parla y al Sur siguiendo el cauce de arroyo Humanejos estaba el asentamiento de Humanejos o Umanexos. Los dos asentamientos pertenecían a Alfoz de Madrid. El asentamiento de Humanejos desapareció aproximadamente en 1650. Cuando se construyó la carretera de Toledo que pasa por Parla por la zona donde estaba el asentamiento se encontraron los restos en ruinas de una Iglesia muy antigua que consta del año 1576

MADRID CAPITAL

 

Madrid san Pedro el Viejo

 

Se construyó sobre la mezquita de la Morería.,estando encajonada en el laberinto de callejuelas y plazuelas que conforman el trazado urbano del Madrid de los Austrias se levanta la esbelta torre de la iglesia de San Pedro el Viejo, único elemento genuinamente mudéjar que se conserva de uno de los templos más antiguos de la capital.

 
San Pedro el Viejo
El templo original de San Pedro el Viejo se alzaba en la plaza Puerta Cerrada hasta que Alfonso XI decretó el traslado a su lugar actual. Del que queda muy poco del templo mudéjar original.
La torre mudéjar tiene, en cada lateral y a distinta altura con el fin de iluminar los diferentes tramos de escalera, una ventana formada por un arco de herradura apuntado y enmarcado por un alfiz El arco es ciego con excepción de una saetera existente entre las jambas.
San Pedro el Viejo 
 
La torre (ligeramente inclinada) se erigió para conmemorar la reconquista de Algeciras en 1344 al vencer a los benimerines y los trabajos corrieron a cargo de los maestros alarifes musulmanes que permanecían aun en la capital bajo dominio cristiano, de ahí que su aspecto recuerde a los alminares andalusíes.
De planta cuadrada y enteramente de ladrillo la torre múdejar de San Pedro de 30 metros de altura consta de tres cuerpos.

 Madrid. San Nicolás De Los Servitas

 No por repetido, es menos emocionante recordarlo, aparte de los restos de las murallas medievales, su torre es la construcción más antigua que existe en Madrid, una auténtica joya considerada Monumento Nacional   

La fábrica de la torre es de ladrillo, excepto la base que está formada por un zócalo de sillares de piedra. Su planta es cuadrada, con 3,70 metros de lado. Desde dicho zócalo hasta el campanario mide más de 15 metros de altura. El campanario y el chapitel que la coronan fueron añadidos en los comienzos del siglo XVII

 San Nicolás de los Servitas: 

La torre vsta desde el patio interior que da a la Igesia.

.La torre mudéjar levantada durante el siglo XII, lo que la convierte en la más antigua de las torres-campanarios existentes en la ciudad. Una datación importante ésta, ya que al haber sido Madrid conquistada entre los años 1080 y 1090, dicha fecha parece descartar la posibilidad de que la torre hubiera sido originalmente, como a veces se ha venido creyendo, el alminar de una anterior mezquita adyacente. siendo situada por Gomez Moreno en los últimos años del S,XII, como mudejar toedano con influencias andaluzas.

San Nicolás de los Servitas , interior.

Destaca la bella armadura mudéjar que cubre la nave central y la bóveda gótica del ábside. En el interior, en la nave central, destaca el arco apuntado de  herradura, el estilo mudéjar, y el presbiterio de la nave; el resto de los elementos son de épocas posteriores.

San Nicolás de los Servitas :

En 1825 se hizo cargo de la iglesia la Orden Tercera de los Servitas que desde entonces la ha cuidado. Se construyeron las dependencias parroquiales que rodearon y casi taparon la torre. Por una parte el convento ocultaba la joya mudéjar, por otra tal vez este hecho sirvió para protegerla.

Elias Tormo descubrió sus elementos mudéjares tapados hasta entonces. La prensa publicó sus conclusiones como “interesantísimo hallazgo arqueológico”: estaba convencido de que era un alminar construido antes de 1085. La consideraba obra del siglo XI. El gran defensor del patrimonio histórico y artístico madrileño pidió que se quitara el revoco así como las construcciones que tapaban la torre

 

Casa y Torre de los Lujanes (Plaza de la Villa)

  La torre de lujanes reúne todos los elementos clásicos del mudéjar. Construido en el siglo XV como residencia de las familias más aristocráticas de la época, el conjunto está compuesto de dos inmuebles: en el número 2 la Casa y la Torre de los Lujanes (edificados entre 1460-1490), y en el número 3 La casa de Álvaro de Luján (terminada en 1494).

 

Edificada en mampostería y ladrillo, la Torre de los Lujanes, es de la misma época.

Con todo, la última restauración recuperó los pequeños arcos ciegos de herradura ocultos en su cuerpo superior, un legado de los alarifes musulmanes,

Casa de los lujanes

  Otro de los bellos arcos de herradura de los Lujanes en mejor estado se encuentra en la otra puerta de que dispone el conjunto, localizada en la Casa de Álvaro de Luján. De mayores dimensiones que la que se haya en la torre, se diferencia también de esta por el ladrillo que conforma el arco con puerta de madera

Casa de los lujanes

La verdadera joya del conjunto de los Lujanes se haya todavía más oculta. En uno de los laterales de la atalaya, al comienzo de una pequeña callejuela (calle del Codo) se esconde la bellísima portada que da acceso a la torre a través de un arco de herradura apuntado (tumido) realizado en dovelas de piedra. Una pieza única en Madrid, de claro recuerdo árabe.

En el siglo XI, se construyó en la ciudad de Ávila la Ermita románica de San Pelayo,

Llamada posteriormente de San Isidoro por haber acogido en su interior los restos del santo sevillano durante su traslado desde Sevilla a León en el año 1062. Estaba situada donde hoy podemos ver la Puerta de la Malaventura, o de San Isidro, y, tras su conversión como parroquia durante el año 1258, en el siglo XVI se reedifica bajo la advocación de San Nicolás, llegando su ruina definitiva en el siglo XIX con la desamortización de Mendizábal.

Tras comprar sus restos un particular (Emilio Rotondo Nicolau), el Presidente del Gobierno Don Antonio Cánovas del Castillo decide su adquisición para así poder conservar esta parte del patrimonio histórico español. En 1884, pasa a manos del Estado, siendo destinada a embellecer los jardines del Museo Arqueológico Nacional; algo realizado en contra del parecer de la Real Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, lo que motivó su cesión, en 1896, al Ayuntamiento de Madrid. Éste decide su traslado hasta el Parque de El Retiro, lo cual es efectuado el 9 de marzo de ese mismo año, permaneciendo desde entonces en el mismo lugar donde hoy podemos contemplarla

http://www.unaventanadesdemadrid.com/romanico-en-madrid.html

http://www.arteguias.com/romanico_mudejarmadrid.htm

https://pasionpormadrid.blogspot.com.es/2011/01/la-iglesia-romanico-mudejar-de-nuestra.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_Comunidad_de_Madrid

http://www.romanicodigital.com/

BIBLIOGRAFÍA: 

ROMÁNICO EN MADRID:  Ignacio Lopez de Solanes

La arquitectura del Madrid de los Austrias

La llegada de la Corte a Madrid en 1561 con el rey Felipe II, no suscitó entusiasmos en la alta nobleza castellana, que miraron con cierto desdén el aspecto mas bien modesto, de una villa discreta.
Pero fueron cuatro fueron los motivos que animaron al Monarca a elegir Madrid: el clima, más benévolo que el toledano- lugar donde hasta ese momento se asentaban las Cortes del Imperio español-; la abundancia de agua – y es que si rastreamos en los orígenes del nombre Madrid podremos observar que es una derivación de Matrice, “la madre de las aguas”; su posición geográfica central y por último, y siempre según las crónicas, Madrid fue elegido por no tener en la ciudad un poder político (el nobiliario) ni religiosos que hiciesen sombra al real.

Oleo de Antonio Joli, donde se puede apreciar una muestra de los edificios de aquella época: El Palacio del Buen Retiro

Enseguida, por parte de la Corona o del Concejo se elaboraron planes de adecentamiento y embellecimiento de la ciudad, pero la nobleza se retrajo de invertir en grandes gastos que supusieran la construcción de nuevos y dignos palacios, aunque  debió haberlos, sin duda, y sabemos de la existencia de palacios o fincas suburbanas en la periferia, como la casa de las Siete Chimeneas o las casas de Antonio Pérez, en el camino de Atocha.

La Iglesia, sin embargo, se estableció pronto en la Corte, y a diferencia de la remisa aristocracia, sí apoyó la nueva capitalidad, quizás deseosa de que la Corte no volviera a Toledo. Por lo que, desde los primeros años de condición de Corte, se fundan y establecen en Madrid numerosas órdenes religiosas, aunque las inversiones constructivas y arquitectónicas del estamento religioso debieron ser humildes y de cierta provisionalidad, a la que aluden incluso algunos escritores del XVII.

Por Madrid de los Austrias se entiende aquella parte de la ciudad que tuvo una especial relevancia, y que floreció gracias a la presencia de la corte, durante los casi dos siglos que duró la dinastía de los Habsburgo en España, desde que en 1506 Felipe I el Hermoso fue reconocido como rey consorte, de la reina Juana, hasta la muerte de Carlos II en 1700.

La Plaza de la Villa

Abarca algunos puntos claves del centro histórico de la ciudad, donde la Plaza Mayor, la Plaza de Oriente y la Plaza de la Villa son sus núcleos centrales.

Jardines y estanque del Buen Retiro de Mazo

Es cierto que Madrid en los siglos XVI y XVII abarcaba mucho más, hasta la plaza de Santa Bárbara por el norte o el Paseo del Prado por el este (el Parque del Retiro era el límite por este lado), pero quedaban un poco a las afueras y conocieron épocas de esplendor en tiempos posteriores.

A diferencia de los límites históricos, perfectamente establecidos a través de la cerca de Felipe IV, la zona promocionada turísticamente como Madrid de los Austrias carece de una delimitación precisa. Se circunscribe a un ámbito sensiblemente menor, que comprende parcialmente los barrios administrativos de Sol y Palacio, pertenecientes al distrito Centro de la capital.

Aquí se encuentran conjuntos monumentales construidos tanto en los siglos XVI y XVII, cuando reinó en España la dinastía Habsburgo, como en épocas anteriores y posteriores.

San Nicolás de los Servitas S.XII

Por lo general, todos ellos quedan incluidos en los itinerarios turísticos que utilizan la expresión Madrid de los Austrias. Es el caso de las iglesias medievales de san Nicolás de los Servitas y san Pedro el Viejo, de los siglos XII y XIV, respectivamente

  San Pedro el Viejo S.XIV
 

Casón del Buen Retiro

En orden inverso, existen monumentos promovidos por los Austrias no integrados en las citadas rutas, al situarse fuera de los barrios de Sol y Palacio. Algunos ejemplos son el Salón de Reinos y el Casón del Buen Retiro, que formaron parte del desaparecido Palacio del Buen Retiro, y los jardines homónimos.

                                                                         Salón de Reinos

Casa-Museo de Lope de Vega, fachada posterior

También quedan excluidas de esta clasificación turística zonas de menor valor monumental, pero con un gran significado histórico en la época de los Austrias. Es el caso del barrio de las Letras, articulado alrededor de la calle de las Huertas, donde coincidieron algunos de los literatos más destacados del Siglo de Oro español, tales como Félix Lope de Vega, Miguel de Cervantes o Francisco de Quevedo.

Y también la Torre de la Parada en el Monte del Pardo, o la Casa de Campo, concebida por Felipe II como una finca de recreo y reserva de caza.

En la primera mitad del siglo XVI, antes de su designación como capital, Madrid era una villa de tamaño medio entre la urbes castellanas, con cierta relevancia social e influencia política. Tenía entre 10 000 y 20 000 habitantes y formaba parte del grupo de dieciocho ciudades que disfrutaban del privilegio de tener voz y voto en las Cortes de Castilla.

San Jerónimo el Real en una foto de 1928, donde aún se puede ver su claustro, hoy día incorporado al Museo del Prado

Había acogido en numerosas ocasiones las Cortes del Reino y, desde la época de los Trastámara, era frecuentada por la monarquía, atraída por su riqueza cinegética. Además, uno de sus templos religiosos, San Jerónimo el Real, fue elegido por la monarquía como escenario oficial del acto de jura de los príncipes de Asturias como herederos de la Corona.
El primero en hacerlo fue Felipe II (18 de abril de 1528), que 33 años después fijaría la Corte en Madrid, y la última Isabel II (20 de junio de 1883).

Carlos I (r. 1516–1556), Tiziano

El primer monarca de la Casa de Austria, mostró un interés especial por la villa, tal vez con la intención de establecer de forma definitiva la Corte en Madrid.

Palacio Real de El Pardo (ca. 1630) de Jusepe Leonardo. Madrid, Patrimonio Nacional.

El emperador impulsó diferentes obras arquitectónicas y urbanísticas en Madrid. A él se debe la conversión del primitivo castillo de El Pardo en palacio, situado en las afueras del casco urbano

Palacio del Pardo. Patio de los Austrias.

De este proyecto sólo se conservan algunos elementos que, como el Patio de los Austrias, quedaron integrados en la estructura definitiva del Palacio Real de El Pardo, fruto de la reconstrucción llevada a cabo en el siglo XVIII, tras el incendio de 1604.

El Alcazar en 1534

Otro de los edificios que el monarca ordenó reformar fue el Real Alcázar de Madrid, un castillo de origen medieval, que fue pasto de las llamas en 1734 y en cuyo solar se levanta en la actualidad el Palacio Real. Duplicó su superficie con diferentes añadidos, entre los que destacan el Patio y las Salas de la Reina y la llamada Torre de Carlos I.

Puerta de Guadlajara y antigua muralla

Entre los proyectos urbanísticos promovidos por Carlos I, figura la demolición de la Puerta de Guadalaxara, el acceso principal de la antigua muralla cristiana de Madrid, y su sustitución por una más monumental, con tres arcos.

Fue levantada hacia 1535 a la altura del número 49 de la actual calle Mayor y el 2 de septiembre de 1582 desapareció en un incendio

Iglesia de San Ginés en la actualidad.

En 1541, se dispuso la ampliación de la Iglesia de San Ginés, situada en la calle del Arenal

Al final de la calle Arenal se abre la Plaza de Isabel II que, con el nombre de Caños del Peral, fue muy importante en la época de los Habsburgo.

Los Caños del Peral (Museo en metro de Ópera)

En el siglo XVI existía aquí una fuente muy grande y vistosa llamada así, de los Caños del Peral, con siete pilas y siete caños, donde acudían los vecinos a lavar la ropa y los aguadores a llenar sus cántaros.

El Convento de San Felipe el Real, de 1547, fue uno de los puntos de encuentro más importantes del Madrid de los Austrias. Su lonja recibió el sobrenombre de mentidero de la villa, por los rumores que allí se fraguaban.​ El edificio, destruido en 1838, poseía un relevante claustro renacentista, compuesto por 28 arcos en cada una de sus dos galerías.

La Capilla del Obispo es, sin duda, la construcción religiosa de mayor interés arquitectónico llevada a cabo en Madrid, en tiempos de Carlos I.​ Fue levantada entre 1520 y 1535, como un anejo de la iglesia medieval de San Andrés.

Responde a una iniciativa de la familia de los Vargas, una de las más poderosas del Madrid medieval y renacentista y en ella se encuentran sus sepulturas.

Iglesia del Buen Suceso, situada en la Puerta del Sol

En 1529, Carlos I ordenó que el Real Hospital de la Corte, de carácter itinerante ya que acompañaba a la Corte en sus desplazamientos, quedara establecido de forma fija en Madrid. Su edificio, conocido como Hospital del Buen Suceso, estaba integrado por un recinto hospitalario y una iglesia, que fueron concluidos en 1607. A mediados del siglo XIX, se procedió a su derribo dentro de las obras de ampliación de la Puerta del Sol, donde se encontraba.

Monasterio de las Descalzas Reales

En cuanto a las residencias palaciegas, cabe mencionar la de Alonso Gutiérrez de Madrid, tesorero del emperador, cuya estructura fue aprovechada, durante el reinado de Felipe II, para la fundación del Monasterio de las Descalzas Reales. Recientes intervenciones en este edificio han puesto al descubierto elementos originales del patio principal del citado palacio

El Palacio de los condes de Paredes de Nava o Casa de San Isidro, donde tiene sus instalaciones el Museo de los Orígenes, se encuentra en la plaza de San Andrés. Fue construido en el solar de un antiguo edificio donde, según la tradición, vivió Iván de Vargas, quien, en el siglo XI, dio alojamiento y trabajo a san Isidro. Data de la primera mitad del siglo XVI.

Por su parte, la Casa de Cisneros data del año 1537 y está construida en estilo plateresco. Situada entre la calle del Sacramento y la plaza de la Villa, su primer propietario fue Benito Jiménez de Cisneros, sobrino del cardenal Cisneros (1436–1517), de quien toma su nombre.

Resumen Madrid de los Austrias I

Felipe II, Tiziano

En 1561, Felipe II (r. 1556–1598) estableció la Corte en Madrid.
Se llevó a cabo, un proyecto de ordenación urbanística, consistente en la alineación y ensanchamiento de calles, el derribo de la antigua muralla medieval, la adecuación de la plaza del Arrabal (antecedente de la actual Plaza Mayor) y la construcción de edificios públicos como hospitales, hospicios, orfanatos, instalaciones de abastos y templos religiosos.

Puso al frente de este plan al arquitecto Juan Bautista de Toledo. Sin embargo, la falta de medios y lentitud burocrática del consistorio y el desinterés mostrado por la Corona en la aportación de recursos ralentizaron su desarrollo.
Juan Bautista trabajó en el Alcázar de Madrid, Palacio Real de Aranjuez, San Jerónimo el Real, Casa de Campo  y también trazó la fachada del convento de las Descalzas Reales de Madrid

Siguiendo la dirección de los caminos que partían de la villa y, a su alrededor, surgió un entramado de calles estrechas, aunque dispuestas hipodámicamente, (en cuadrícula).
El que conducía hasta Alcalá de Henares (hoy calle de Alcalá) vertebró el crecimiento urbano hacia el este, al igual que el camino que llevaba a San Jerónimo el Real, sobre el que se originó la carrera de San Jerónimo. Por el sudeste, la expansión tomó como eje principal el camino del santuario de Nuestra Señora de Atocha (actual calle de Atocha).
Hacia el sur, las nuevas casas se alinearon alrededor del camino de Toledo (calle de Toledo) y, por el norte, la referencia urbanística estuvo marcada por los caminos de Hortaleza y de Fuencarral

No fue suficiente para satisfacer la demanda de viviendas, por parte de cortesanos y sirvientes de la Corona. Tal situación llevó al monarca a promulgar el edicto conocido como “Regalía de Aposento”, mediante el cual los propietarios de inmuebles de más de una planta estaban obligados a ceder una de ellas a una familia cortesana Este decreto favoreció el desarrollo de las llamadas “casas a la malicia”, un tipo de vivienda con el que sus propietarios intentaban evitar el cumplimiento de la norma, mediante diferentes soluciones (una única planta, compartimentación excesiva de los interiores, ocultación a la vía pública del piso superior…).

En 1590, la Corona y el Concejo crearon la Junta de Policía y Ornato, organismo presidido por el arquitecto Francisco de Mora, con el que se intentó poner fin a los desarreglos urbanísticos

Dibujo anónimo del edificio hacia 1596-1597. Final obras Felipe II. Los hermanos Buratines ofrecen un espectáculo de funambulismo

Procedió a la remodelación de la fachada meridional del Real Alcázar de Madrid y levantó la Iglesia de San Bernabé (1594-1595), en El Escorial (Madrid).

En Madrid construyó el Convento de Santa Isabel (1596), a partir de un primitivo edificio perteneciente a Antonio Pérez

Trazó los planos de la capilla del desaparecido Convento de Nuestra Señora de Atocha (1598), reedificado en el siglo XX como Real Basílica. Hacia 1600 intervino en el Convento de San Felipe el Real, procediendo a su restauración.

El Puente de Segovia, con el Alcazar al fondo

Promovió la realización de diferentes infraestructuras urbanas, caso del Puente de Segovia, la calle Real Nueva (actual calle de Segovia) y la Plaza Mayor. adoptándose soluciones menos ambiciosas, ante las limitaciones presupuestarias.
la creación de una gran avenida, de aire monumental, que, salvando el río Manzanares por el oeste, conectase el antiguo camino de Segovia con el Real Alcázar. Finalmente, sólo pudo ejecutarse el puente (1582–1584), atribuido a Juan de Herrera

En el Alcazar se realizó la edificación de la Torre Dorada, obra de Juan Bautista de Toledo, y la decoración de las distintas dependencias. También ordenó la construcción, en las inmediaciones del palacio, de la Casa del Tesoro, las Caballerizas Reales y la Armería Real.

Monasterio de las Descalzas Reales,vista del claustro alto

El Monasterio de las Descalzas Reales fue fundado en 1559 por Juana de Austria, hermana del monarca

En 1583 abrió su puertas el corral de comedias del Teatro del Príncipe (en cuyo solar se levanta ahora el Teatro Español), institución clave en el Siglo de Oro español.

La Casa de las Siete Chimeneas (1574–1577), actual sede del Ministerio de Cultura, situada en la plaza del Rey. Su primer propietario fue Pedro de Ledesma, secretario de Antonio Pérez.

La Plaza Mayor, levantada sobre la antigua plaza del Arrabal, el centro comercial de la villa en aquel entonces, Felipe II, encargó su diseño a Juan de Herrera en el año 1580.

El arquitecto Juan de Herrera (1533-1597)

Plaza Mayor en la actualidad, con la casa de la Panadería al fondo
Durante su reinado, se demolieron los edificios primitivos y dieron comienzo las obras de la Casa de la Panadería (1590). La estatua ecuestre corresponde al hijo de Felipe II, el futuro Felipe III, que continuó con la construcción de esta plaza.

Resumen Madrid de los Austrias II

Felipe III  Juan Pantoja de la Cruz 1606

En 1601, pocos años después de subir al trono Felipe III (r. 1598–1621) Madrid perdió la capitalidad a favor de Valladolid. Consiguió recuperarla cinco años después,

Continuó la remodelación de la Plaza Mayor: Un lugar casi siempre embarrado que Gómez de Mora (arquitecto oficial de Felipe III) reconvirtió en unos de los lugares centrales de la nueva capitalidad iniciada en tiempos de Felipe II.
Para ello utilizó un modelo que ya se había probado en Valladolid y que, en el fondo, respondía al modelo de foro romano de plaza porticada (según Chueca Goitia).

Concebida como un monumental escenario, los numerosos balcones que miran al interior de la plaza –237 exactamente– han sido desde sus orígenes palcos privilegiados para todo tipo de acontecimientos multitudinarios
Felipe III encarga la consecución del proyecto a Juan Gómez de Mora, que completa el recinto porticado en 1619. Tal y como la conocemos hoy en día, sin embargo, la Plaza Mayor es obra del arquitecto Juan de Villanueva, al que se encarga su reconstrucción tras el último de una cadena de graves incendios, el sufrido en 1790.


Para realizarla debió, ante de construir nada, allanar la zona, creando una especie de contrafuerte  en su lado oeste que originaría los famosos rascacielos del Madrid medieval en la calle de Cuchilleros.
Arco de Cuchilleros:

El edificio de viviendas en el arco de Cuchilleros forma parte del perímetro de la Plaza Mayor; su peculiaridad reside en que fue construido por Juan Gómez de Mora –que completó las obras de la gran plaza madrileña en 1619

Su creación resultó tan adecuada y original para una ciudad, convertida de improviso en Corte, que carecía por completo de modelo arquitectónico, que de inmediato fue reconocida como la imagen de Madrid, una arquitectura propia y personal del Madrid de los Austria
En la plaza , destaca la estatua ecuestre del propio rey, traída desde Italia como obsequio del Gran Duque de Florencia. Realizada en bronce, fue comenzada por Juan de Bolonia y terminada por su discípulo, Pietro Tacca, en 1616. Primero colocada en la Casa de Campo, en 1848, la escultura fue trasladada al centro de la Plaza Mayor, donde actualmente se exhibe, por orden de Isabel II.

Felipe III, tambien realizó los denominados viajes de agua (conducciones desde manantiales cercanos a la villa), entre los cuales cabe destacar el de Amaniel (1614–1616)

Se proyectaron numerosos edificios religiosos y civiles, algunos de los cuales fueron inaugurados en la época de Felipe IV.

Maqueta de Gómez de Mora de su proyecto (1625).

De la nueva fachada del Real Alcázar (1610–1636), obra de Juan Gómez de Mora, que perduró hasta el incendio del palacio en 173

Y del Convento de los Padres Capuchinos, en El Pardo, fundado por el rey en 1612, las obras, sin embargo no comenzaron hasta 1638, ya con la asistencia del rey Felipe IV. Viéndose culminadas el 9 de Octubre de 1650. Esa es la estructura que ha llegado hasta nuestros días, si bien con bastantes transformaciones, debido a los deterioros sufridos durante la Guerra de la Independencia y, posteriormente, por la Guerra Civil

Fray Alberto de la Madre de Dios
En esos momentos fray Alberto estaba considerado como el arquitecto más importante del momento, y una vez muerto Francisco de Mora, el carmelita quedó al frente del resto de obras reales, hasta que en 1616 Juan Gómez de Mora tomó la iniciativa

Edificios:

El Real Monasterio de la Encarnación (1611–1616), fundado por Margarita de Austria, esposa del rey. Su fachada, obra de Juan Gómez de Mora (aunque posiblemente proyectada por su tío, Francisco de Mora)

El Palacio de los Duques de Uceda, levantado en pleno siglo XVII supuestamente con el ánimo de emular y aún superar la grandeza del viejo Alcázar, por lo que nos sirve para hacernos una idea de cómo era el antiguo edificio de la monarquía de los Habsburgo antes de que se convirtiera en Palacio Real con los borbones.
El Palacio de los Consejos (también llamado del duque de Uceda) puede ser considerado un precedente en lo que respecta a la organización del espacio y fachadas, si bien carece de las torres de inspiración herreriana. Fue diseñado por Francisco de Mora, quien contó con la colaboración de Alonso de Trujillo, al frente las obras entre 1608 y 1613

.

En los templos religiosos, la mayoría de las construcciones utilizaron como referencia el modelo jesuítico, de planta de cruz latina, que tiene su origen en la Iglesia del Gesú (Roma, Italia). La Colegiata de San Isidro.
Abajo, incluía un eficaz pórtico o porche, sobre el que cabalgaba el coro hispánico de los pies, iluminado por los ventanales que se abrían en la fachada, cuya decoración se limitaba a escudos de los fundadores, patronos o de la orden, y a una escultura o relieve en piedra, alusivo a la advocación o titularidad del templo.

Diremos que en Madrid, de los templos que subsisten, adoptan este esquema de fachada, con o sin porche las Comendadoras, las Alarconas, Los Jesuitas, San Cayetano o San José.

El Convento de San Ildefonso de las Trinitarias Descalzas (o, sencillamente, de las Trinitarias), del año 1609, se encuentra en el Barrio de las Letras y en él fue enterrado Miguel de Cervantes.

Convento del Santísimo Sacramento, fundado en 1615 por Cristóbal Gómez de Sandoval y de la Cerda, valido del rey, sólo se conserva su iglesia (actual Catedral Arzobispal Castrense)

El Monasterio del Corpus Christi o de las Carboneras y la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen fueron empezados en 1607 y 1611, respectivamente, y ambos se deben a Miguel de Soria.

La Iglesia de San Antonio de los Alemanes, de 1606, es una de las más singulares del primer tercio del siglo XVII, por su planta oval.​ Su interior está decorado al fresco por Lucas Jordán, Juan Carreño de Miranda y Francisco Rizi.

 

Las iglesias de San Ildefonso (1619) y de Santos Justo y Pastor (hacia 1620) se encuentran entre las últimas fundaciones religiosas llevadas a cabo antes de la muerte del monarca en 1621.
La fachada de San Justo, es la actual Basílica de San Miguel, remodelada en época borbónica

Los hermanos José y Manuel del Olmo son perfectos representantes de este último tercio del XVII, con dos iglesias famosas por su belleza: los templos conventuales:

De las Góngoras, de 1663-75,

Y de las Comendadoras de Santiago, con hermosa y diáfana planta de cruz griega, iluminada por una cúpula completa, de 1667-97.

Otro reconocido arquitecto de la época, fue Francisco Bautista  autor de una bellísima capilla, fusión de la claridad compositiva y estructural del Barroco madrileño , la Capilla del Cristo de los Dolores, de la V.O.T., de 1660-64.

Resumen Madrid de los Austrias III

Felipe IV (r. 1621–1665) Velazquez

Con la capitalidad Madrid duplicó, en menos de cuarenta años, su extensión y por ende su población. La antigua muralla árabe debió ser derruida, siendo sustituida durante el reinado de Felipe IV por una mucho más amplia. Fuera de ella se crearon los arrabales, lugares de traza absolutamente irregular, quedando patente la poca planificación de los nuevos vecinos


Juan Gomez de Mora realizó tambien el proyecto de la llamada “Cerca de Felipe IV”, que delimitaba Madrid al norte por las calles Génova, Sagasta, Carranza y Alberto Aguilera; al sur por las rondas; al este por el palacio del Buen Retiro y al oeste por el complejo del Alcázar Real.

Las nuevas edificaciones se construyeron con mayor calidad arquitectónica que en los periodos anteriores, al tiempo que se impuso un estilo propio, típicamente madrileño, de aire clasicista y de clara influencia herreriana, aunque también se observan rasgos prebarrocos. con un trazado de planta rectangular, dos o más alturas de órdenes, portadas manieristas, cubiertas abuhardilladas de pizarra y torres cuadrangulares, por lo general dos, con chapiteles rematados en punta, en la línea escurialense.

Durante su reinado, Madrid se convirtió en uno de los principales focos culturales de Europa y en el escenario donde se fraguaron muchas de las grandes creaciones del Siglo de Oro español. Además, la ciudad albergó la mayor parte de la colección pictórica del monarca, una de las más importantes de la historia del coleccionismo español.
Fue por tanto el siglo XVII en más rico culturalmente. En él vivieron pintores de la talla de Velázquez, Rubens, el Greco, Claudio Coello, Alonso Cano y Zurbarán

Así como los literatos Góngora, Quevedo, Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina o Calderón de la Barca quienes, curiosamente y a pesar de la enemistad que les separaba, vivieron muy cerca unos de otros: en los alrededores de la calle Huertas donde se ubicaban distintos corrales como el del Príncipe, actual teatro Español.

Teatro Español, en la Plaza de Sanrta Ana. En primer término la estatua de Garcia Lorca

Gracias a las crónicas podemos saber que Madrid estaba por aquel entonces repleto de teatros y corrales donde se representaban sus creaciones

Se construyó una nueva residencia regia en el entorno del Prado de los Jerónimos, en el lado oriental del casco urbano. El Palacio del Buen Retiro desplazó hacia el este buena parte de la actividad política, social y cultural de la villa, que hasta entonces gravitaba únicamente sobre el Real Alcázar

La decoración del Salón del Reino, una de las dependencias más suntuosas de este último conjunto, fue ideada por Velázquez, quien combinó trabajos de su propia autoría (entre ellos La rendición de Breda y El príncipe Baltasar Carlos a caballo) con obras de otros artistas, como Zurbarán, Jusepe Leonardo y Juan Bautista Maíno, entre otros y la cámara de Felipe IV, que aparece en el lienzo.

Felipe IV siguió el modelo post-escurialense, de rasgos barrocos contenidos, que comenzó a forjarse con Felipe III. Este estándar aparecía en estado puro en el desaparecido Palacio del Buen Retiro, cuyo origen fue el llamado Cuarto Real, un anexo del Monasterio de los Jerónimos.

Vista de los jardines del Buen Retiro

La primera fase, correspondiente al núcleo central (Plaza Principal), se concluyó en 1633, sólo un año después de realizarse el encargo. Por su parte, las obras de la Plaza Grande, el Picadero, el Salón de Baile, el Coliseo y los jardines se prolongaron, a lo largo de diferentes etapas, hasta 1640.
El recinto palaciego sufrió graves desperfectos durante la Guerra de la Independencia y, finalmente, fue demolido en la época de Isabel II, ante la imposibilidad de recuperación. Sólo se conservan el Salón de Reinos (antiguo Museo del Ejercito) y el Salón de Baile (o Casón del Buen Retiro)

Este rey, mostró una especial predilección por el Real Sitio de El Pardo, donde mandó construir el Palacio de la Zarzuela, actual residencia de la Familia Real

Y ampliar la Torre de la Parada, a partir de un diseño de Juan Gómez de Mora. Este último edificio fue erigido como pabellón de caza por Felipe II y resultó completamente destruido en el siglo XVIII.

La arquitectura civil tiene en el Palacio de Santa Cruz y en la Casa de la Villa, ambos proyectados por Juan Gómez de Mora en el año 1629

la Casa de la Villa fue diseñada como sede del gobierno municipal y Cárcel de Villa. Sus obras comenzaron en 1644, quince años después de realizarse el proyecto, y finalizaron en 1696.

Entre las residencias nobiliarias, figuran el Palacio del duque de Abrantes, construido por Juan Maza entre 1653 y 1655 y transformado sustancialmente en el siglo XIX

Y el Palacio de la Moncloa. Este último fue erigido en el año 1642, a iniciativa de Melchor Antonio Portocarrero y Lasso de la Vega, conde de Moncloa y virrey del Perú, su primer propietario.

Monasterio de Agustinas Descalzas de Santa Isabel, en colaboración con Jerónimo Lázaro Goiti (1639-1648).

La Colegiata de San Isidro (1622–1664) fue fundada como iglesia del antiguo Colegio Imperial.

La Ermita de San Antonio de los Portugueses estuvo ubicada en una isla artificial, en medio de un estanque lobulado, dentro de los Jardines del Buen Retiro. Fue edificada entre 1635 y 1637 por Alonso Carbonel y derribada en 1761, para levantar, sobre su solar, en el reinado de Carlos III, la Real Fábrica de Porcelana de la China, igualmente desaparecida.

El edificio actual del Convento de San Plácido, obra de Lorenzo de San Nicolás, data de 1641. La decoración interior es la parte más sobresaliente y en él se conserva un Cristo yacente de Gregorio Fernández

Conforme fue avanzando el siglo XVII, los exteriores sobrios fueron perdiendo vigencia y se impuso un estilo plenamente barroco, sin apenas concesiones al clasicismo.

Esta evolución puede apreciarse en la ya citada Casa de la Villa, que, dado su prolongado proceso de construcción (el diseño se hizo en 1629 y el edificio se terminó en 1696), fue incorporando diferentes elementos ornamentales en su fachada clasicista, acordes con las nuevas tendencias.

La Capilla de San Isidro ejemplifica el apogeo del barroco. Fue construida como un anejo de la iglesia de origen medieval de San Andrés para albergar los restos mortales de san Isidro.

Junto a la basílica neoclásica de San Francisco el Grande (siglo XVIII), se halla la Capilla del santo Cristo de los Dolores para la Venerable Orden Tercera de San Francisco (1662–1668), realizada por el arquitecto Francisco Bautista.

El Convento de Nuestra Señora de la Concepción o de las Góngoras es otro ejemplo del barroco madrileño.

la iglesia medieval de San Ginés, llevada a cabo, a partir de 1645, por el arquitecto Juan Ruiz. Es de planta de cruz latina, de tres naves, con crucero y cúpula.

Corrala de la Ribera de Curtidores

La Cerca de Felipe IV provocó varios efectos en el desarrollo urbano: por un lado, impidió la expansión horizontal de Madrid y  bien entrado el siglo XIX, cuando fue demolida y pudieron acometerse los primeros ensanches, favoreció un cierto crecimiento vertical, dando lugar a las corralas, viviendas dispuestas en varias alturas.

De la cerca, aún se mantienen en pie algunos restos, como los situados en la Ronda de Segovia, en los alrededores de la Puerta de Toledo

Carlos II, Juan Carreño Miranda

Con la llegada al trono de Carlos II (r. 1665–1700), se frenó el ritmo constructor del reinado anterior, sobre todo en lo que respecta a las edificaciones civiles.

Entre éstas, tan sólo cabe mencionar la Puerta de Felipe IV (1680), que, pese a su nombre, fue erigida en honor de María Luisa de Orleáns, primera esposa de Carlos II. Trazada por Melchor Bueras, estuvo inicialmente emplazada en la Carrera de San Jerónimo, hasta su traslado, a mediados del siglo XIX, a la calle de Alfonso XII, donde sirve de acceso al Parque de El Retiro.

La iglesia de  San Luis Obispo, que abrió sus puertas en 1689, en tiempos de Carlos II, y fue incendiado en 1935.

Sólo se conserva su fachada principal, que fue trasladada e integrada en la estructura de la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, en la calle del Carmen.

La Iglesia de Nuestra Señora de Montserrat, que forma parte del convento homónimo.​ Fue trazada en el año 1668 por el arquitecto Sebastián Herrera Barnuevo, si bien su proyecto fue transformado por Gaspar de la Peña, Juan de Torija, Pedro de la Torre, Francisco Aspur y Pedro de Ribera

La Iglesia de las Calatravas (1670–1678), situada en la calle de Alcalá. Se debe a un diseño de fray Lorenzo de San Nicolás

El Convento de las Comendadoras de Santiago se aproxima más al arquetipo arquitectónico de la primera mitad del reinado de Felipe IV, caracterizado por su sobriedad. El edificio, que empezó a construirse en 1667, destaca por su iglesia, de planta de cruz griega.

Bien amigos, espero que tras describiros este Madrid confuso, difuso y profuso, hayais entendido al menos un poco, su trayectoria arquitectónica y sepais perdonar los posibles errores.
.En unos edificios que eran proyectados por unos arquitectos, sobre construcciones ya existentes y decrépitas, eran continuados por otros y finalizados, a veces muchos años despues, por terceros  o cuartos, es complicado delimitar como y cuando se construyeron…asi que lo dicho y espero que a pesar de todo. os guste. Saludos.

https://es.wikipedia.org/wiki/Arquitectura_barroca_en_Espa%C3%B1a

http://www.miradormadrid.com/madrid-de-los-austrias-una-visita-al-viejo-madrid/

https://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Cultural_heritage_monuments_in_Madrid

https://commons.wikimedia.org/wiki/Category:El_Madrid_de_los_Austrias

http://www.arteespana.com/madriddelosaustrias.htm

https://artedemadrid.files.wordpress.com

http://img.rutasconhistoria.es

https://investigart.files.wordpress.com

Y si quereis mas detalles, podeis consultar el Baúl del Arte, dedicado a iglesias. conventos y otros temas matritenses, cuyos enlaces figuran en el lateral de esta página.

La Gran Vía de Madrid

La Gran Vía es una de las principales calles de Madrid. Comienza en la calle de Alcalá y termina en la plaza de España.
Es un importante hito en la ciudad desde su construcción a principios de siglo XX visto desde el punto de vista comercial, turístico y de ocio. En éste último aspecto es famosa por sus cines, si bien en los últimos años algunos de ellos han cerrado y otros se han reconvertido con gran éxito al teatro musical, por lo que el tramo comprendido entre la plaza de Callao y la de España se conoce como el Broadway madrileño.
Pero la existencia de esta Gran Via, tiene su historia:
Ya desde mediados del siglo XIX se venía pensando en la apertura de una vía que comunicara el noroeste y el centro de la ciudad y facilitara el tránsito por el entramado de callejuelas que conformaban el centro histórico de la ciudad, abriéndolas así hacia el ensanche
En 1897 los arquitectos municipales José López Sallaberry y Francisco Andrés Octavio Palacios fueron los artífices del proyecto que se convertiría en una de las mayores intervenciones urbanísticas del Madrid de la época.
Con ella se lograría, según constaba en el proyecto, la comunicación directa entre los barrios de Argüelles y Salamanca; la descongestión de la Puerta del Sol; la desaparición de todo un cúmulo de calles estrechas y antihigiénicas y un más cómodo enlace entre las estaciones de Atocha y Príncipe Pio 

Edificio Metrópolis (situado en la esquina de la calle de Alcalá con la Gran Vía.)

Sobre la austera planta baja, las plantas superiores, en estilo neorrenacimiento, están adornadas con columnas corintias y entablamentos que sirven de pedestal a estatuas alegóricas del Comercio, la Agricultura, la Industria y la Minería de los escultores Mariano Benlliure, Paul Landowski y De Lambert.
La torre circular está coronada por una cúpula de pizarra con incrustaciones doradas, que por su semejanza con el casco de los bomberos se denomina “estilo Pompier” (bombero en francés). Originariamente, soportaba el símbolo de la compañía, una estatua alegórica de bronce del Fénix sobre el cual había una figura humana con el brazo alzado representando a Ganímedes
Se asume habitualmente que Gran Vía comienza en el Edificio Metrópolis. Sin embargo, su dirección exacta es calle de Alcalá 39.

  

1910 : La Gran Via en construcción el edificio Metrópolis

1910: Edificio de La Unión y el Fenix Español, recien inagurado. Luego se llamó Metrópolis.

Publicación de la época con comentarios sobre la futura Gran Vía



 La firma de la escritura de la Gran Vía de Madrid en febrero de 1910, por Goñi: aparecen, entre otros, los exalcaldes Alberto Aguilera y Nicolás de Peñalver y Zamora, el alcalde José Francos Rodríguez y el gobernador civil Federico Requejo.

El Teatro Apolo en la calle de Alcalá, ubicado junto a la Iglesia de San José. Por la época de la ilustración puede verse, a la izquierda, como el comienzo de la Gran Vía no existía.

 

 

Inaguración de las obras de la Gran Via por el rey Alfonso XIII

Construcción de la Gran Vía Madrid 1921

Vista de la Gran Via hacia la Plaza de España
Las obras comenzaron por fin el 4 de abril de 1910 (después de unos largos años pensando en cómo hacerla) ya que el proyecto de construcción contemplaba la demolición de gran cantidad de caserío, incluyendo varias iglesias, y la desaparición o transformación de numerosas calles.


 Plano del proyecto de la Gran Via Primer tramo

Para su construcción se demolieron importantes edificios, como el colegio de Nuestra Señora de la Presentación (conocido popularmente como “de las Niñas de Leganés”), el Palacio Masserano, el Palacio de la duquesa de Sevillano o la llamada, por su estrechez, Casa del Ataúd, en la esquina con Alcalá.

Oratorio del Caballero de Gracia abside

En sustitución de las derribadas, se crearon seis nuevas manzanas, sobreviviendo sólo el oratorio del Caballero de Gracia, cuyo ábside, que quedó al descubierto al ser derruida la casa que lo tapaba, es hoy en día visible desde la Gran Vía, situandose su entrada por la calle de Caballero de Gracia.

La Red de San Luís

En 1972 se desmontó el templete de entrada a la boca de metro de la Red de San Luis, obra de Antonio Palacios, y se trasladó a Porriño (Pontevedra), con lo que ese tramo, tan carismático en el paisaje de Gran Vía,quedó huerfano.Se quiso reponer con una copia en 2009, pero al peatonalizar la calle Montera, se desistió.

Plano del primer tramo de la Gran Vía, entre la calle de Alcalá y la Red de San Luis. 

En trazo grueso, las manzanas actuales, construidas al abrir la nueva calle. En amarillo, las manzanas que se eliminaron, con los números según la Planimetría General de la Villa del siglo XVIII. En la manzana 289, donde hoy el Edificio Metrópolis estaba la Casa del Ataúd. En la 293 está el Oratorio del Caballero de Gracia. La pequeña manzana 295 estaba ocupada enteramente por el palacio de la duquesa de Sevillano. En la 297 estaba el Colegio de las Niñas de Leganés. La manzana 302 perdió su extremo sur, que ocupaba gran parte de la Red de San Luis, con lo que ésta aumentó su superficie.

Derribos para la construcción de la Gran Vía, vistos desde la Calle Hortaleza. 

Al fondo el edificio Metrópolis en construcción. 7 de Noviembre de 1910. y a la izquierda la cúpula de San José.

 Edificio Grassy 

El primer edificio al comienzo de Gran Vía, nº 1, es el Edificio Grassy.
construido en 1916 por el arquitecto Eladio Laredo. De planta triangular, separa la Gran Vía de la calle Caballero de Gracia. Debe su nombre a la joyería de lujo del suizo Alejandro Grassy que se estableció en sus bajos a partir de los años 50

Edificio Gran Peña (Gran Vía 2)

La Sociedad Gran Peña quiso levantar en la Gran Vía un edificio que albergase su sede, con oficinas y viviendas y por ello convocó un concurso del que salieron elegidos los arquitectos Eduardo Gambra Sanz y Antonio de Zumárraga Egozcúe, quienes lo levantaron entre 1914 y 1916. Destaca de su fachada la gran cristalera de la zona inferior, un elemento muy moderno en aquel momento. Actualmente aquí está el hotel Ada Palace.


Gran Vía 5

Fue construido por el arquitecto José Monasterio Arrillaga. 

Gran Vía 6

Siguiendo el estilo neoclásico que impera en las construcciones de este primer tramo de la Gran Vía, el edificio que ocupa el número 6 de la calle fue levantado entre 1917 y 1919 por los arquitectos Mendoza y Ussía y Aragón Pradera, quienes firmaron otros edificios cercanos.

Edificio de Seguros La Estrella (Gran Vía 10)

El número 10 de la Gran Vía era propiedad de la por entonces notoria compañía de seguros La Estrella, tal y como se lee en la losa central, al igual que lo fueron otros edificios de la calle como es el caso del número 7. Albergó oficinas y viviendas de los empleados de dicha compañía, y el edificio está rematado con un pórtico con tres esculturas. Su arquitecto fue Pedro Mathet. Foto: Roberto Arévalo

Hotel de las Letras (Gran Vía 11)

Conocido en su día como Viviendas para el conde de Artaza, haciendo alusión al propietario que lo encargó, el número 11 de la Gran Vía acoge ahora al Hotel de las Letras. Fue construido entre 1915 y 1917 por Cesáreo Iradier. Foto: Roberto Arévalo

Gran Vía, 12, con el Bar Chicote en sus bajos

Plano del segundo tramo de la Gran Vía, entre la Red de San Luis y la Plaza del Callao. 

En la manzana 343 estaba la iglesia de San Luis, que dio nombre a la Red de San Luis y que sobrevivió a la construcción de la Gran Vía pero fue destruida durante la Guerra Civil. También en esta manzana, en el número dos de la calle de Jacometrezo, estaba la casa por la que se pagó el precio más alto en las expropiaciones de la Gran Vía: 770.439 pesetas.

Viviendas y oficinas para D. Jesús Murga (Gran Vía 26)

Presidiendo la Red de San Luis y con fachadas a las calles Hortaleza y Fuencarral, encontramos el edificio de viviendas y oficinas para D. Jesús Murga en el número 26 de la Gran Vía obra del arquitecto Pablo Aranda Sánchez. Al igual que muchos edificios del primer tramo de la calle, fue ideado para tener locales comerciales en la planta baja y entreplanta, mientras que las seis plantas superiores eran para viviendas y oficinas para alquilar. En origen, el edificio estaba rematado por dos pequeñas torres que ya no están.


Edificio de la Joyería Aleixandre (Calle Montera 47)

Aunque estrictamente forma parte de la Calle Montera por tener el portal ahí, éste edificio es uno de los más vistosos y representativos de la Red de San Luis y tiene fachada a la Gran Vía. Siendo propiedad de la comunidad religiosa del Real Colegio de Escoceses, este inmueble fue ocupado hace años por un hotel de lujo y en sus bajos estaba la famosa joyería Aleixandre. Sí, son esos mismos bajos que antaño guardaban carísimas joyas los que hoy día están ocupados por un McDonalds. Foto: Roberto Arévalo


Gran Vía 13: Casino Militar, actual Centro Cultural de los Ejércitos

Posterior a 1916. En esta imagen del antiguo Centro del Ejército y de la Armada (Casino Militar), hoy Centro Cultural de los Ejércitos, vemos el escudo y el grupo escultórico que hoy ya no existe sobre el último balcón del chaflán de este edificio en Gran Vía 13.


Gran Vía 16: antiguas viviendas y oficinas para D. Rafael Sánchez. Julio Martínez-Zapata Rodríguez: 1914
Posterior a 1921. En la parte derecha de esta imagen se puede apreciar el gran torreón central de dos pisos de altura que existía sobre el edificio de Seguros La Estrella en el número 10 de la Gran Vía. En primer término vemos también algunos elementos decorativos que ya no existen en la parte superior del edificio de viviendas y oficinas para D. Rafael Sánchez.


Gran Vía 24:

Antiguo Círculo de la Unión Mercantil e Industrial. Luis Sainz de los Terreros Gómez, Joaquín Sainz de los Terreros Gómez: 1918

 Edificio Matesanz (Gran Vía 27)

A mi parecer, uno de los edificios más bonitos del segundo tramo de la Gran Vía es este edificio Matesanz del número 27. Diseñado por el arquitecto Antonio Palacios Ramilo en 1919, se concibió como un espacio para comercios y oficinas a semejanza de los que se veían en los centros de otras grandes ciudades. Destacan en su fachada, de estilo neobarroco, las enormes cristaleras que van desde el piso 3 hasta el 6. Foto: Roberto Arévalo

Plano del tercer tramo de la Gran Vía, entre la Plaza del Callao y la Plaza de España. 

En la manzana 495 se ubicó la Casa Profesa de la Compañía de Jesús, que albergaba las cenizas de San Francisco de Borja. Entre las manzanas 457 y 466, la calle de Constantino Rodríguez recibió a partir del 20 de marzo de 1943 el nombre de calle de los Libreros a propuesta del escritor Pío Baroja.

Gran Vía 30. 

En el centro estuvo el teatro Fontalba, uno de los primeros edificios que desaparecieron en la nueva Gran Vía

 Foto antigua, donde aparece la plaza de Callao en obras

 El edificio del Cine Callao 

Se construyó en el año 1927 como uno más de los dedicados al entretenimiento que se levantaron en esa zona de la Gran Vía,
Diseñado por el arquitecto Luis Gutiérrez Soto, este edificio no se concibió para dedicarse exclusivamente a sala cinematográfica, sino que en la parte posterior del mismo se levantó un añadido de mayor altura, con cinco plantas, ocupado por oficinas, y en los sótanos se configuraba una sala de fiestas.
La fachada principal del edificio del Cine Callao está ocupada por los tradicionales grandes carteles publicitarios que anuncian las películas proyectadas.


Plaza del Callao: Seguros Allianz, antiguo Edificio La Adriática. Luis Sainz de los Terreros Gómez: , 1926-1928 . 
En la escultura sobre la puerta, la inscripción en el libro que sostiene león alado de San Marcos dice: “Pax tibi Marce, evangelista meus” (“La paz esté contigo, Marco, evangelista mío”).

Palacio de la Prensa

Situado enfrente de los edificios del Cine Callao y Carrión Cine Capitol, se construyó en el marco del desarrollo del tercer tramo de la Gran Vía, siendo terminado en enero de 1929, inaugurándose con la proyección de una película en su sala de cines. Construido por el arquitecto Pedro Muguraza, con 58 metros de altura y 16 plantas, este edificio fué diseñado con un estilo vanguardista para una utilización mixta, albergando desde una sala de cine hasta oficinas y viviendas de alquiler.

Gran Vía. Solar de el edificio de Telefónica Madrid 1926

Edificio Telefónica

Dominando la vista de la Gran Vía vemos al Edificio Telefónica, uno de los símbolos más destacados de esta insigne calle madrileña, coronado por su reloj luminoso. Se construyó entre 1926 y 1929 para albergar la sede de la entonces recién creada Compañía Telefónica Nacional de España, y fue en su momento el primer rascacielos levantado en España, y uno de los primeros de Europa. Foto: Roberto Arévalo.Con su domicilio en el número 28 de la Gran Vía, aunque con puertas también en las calles laterales, el Edificio Telefónica debe la autoría de su estructura de acero y hormigón al arquitecto norteamericano Lewis S. Weeks, mientras que el resto del proyecto es obra del arquitecto Ignacio de Cárdenas Pastor, quien conjugó en su realización el funcionalismo norteamericano y el neobarroco español, con referencias al estilo churrigueresco.

 Casa del Libro (Gran Vía 29)

En 1923 Espasa-Calpe levanta en el número 29 de la Gran Vía un edificio, obra de José Yarnoz Larrosa, que sería sede de la primera sucursal de la Casa del Libro. Se trata de una cadena de tiendas dedicadas a la literatura que posteriormente se expendería por toda España y sería adquirida por el Grupo Planeta. Amarillo y verde son los colores corporativos de la tienda, como bien apreciamos en la fachada de esta construcción.

 Teatro Fontalba (Gran Vía 30)

Caminando por la Gran Vía siguiendo el orden de su numeración, el número 30 será el primero de otros muchos edificios que albergan o en su día albergaron teatros, cines o salas de conciertos. Teatro de lujo, debe su nombre al Marqués de Fontalba, que lo mandó construir a los arquitectos José López Sallaberry y Teodoro de Anasagasti. Lo que hoy vemos no es el edificio original, demolido en los años 50, sino un proyecto de los años 90 que pretendía evocar al original. 

Edificio Madrid París (Gran Vía 32)

Gran Vía 32: antiguos grandes almacenes Madrid-París y después propiedad de La Unión y el Fénix Español. Actualmente propiedad del grupo PRISA. Teodoro de Anasagasti Algán y Maximiliano Jacobson (ingeniero): 1920

Edificio Madrid París (Gran Vía 32)

Siendo uno de los edificios más grandes de la Gran Vía en cuanto a planta, éste se concibió para albergar los Grandes Almacenes Madrid-París, empresa de la compañía francesa Societé Madrid-París, los cuales no tuvieron mucho éxito y tuvieron que cerrar. Esto dio pie a varios cambios en el edificio, que fue ampliado en varias plantas y dividido en secciones para su venta. A partir de 1925 Unión Radio ya emitía desde este lugar, y hoy día es sede del Grupo PRISA y de la Cadena Ser.

 El edificio está rematado por una estatua de la Unión y el Fénix, por la compañía de seguros que también tuvo oficinas aquí, 

 Edificio Coliseum (1931-1932), en el 78, de Casto Fernández-Shaw y Pedro Muguruza.

El edificio, de estilo americano, fue encargado por el compositor Jacinto Guerrero. Su sala de cine fue inaugurada el 10 de diciembre de 1932 .se concibió como una sala donde representar zarzuelas y después de haber sido cine hoy vuelve a acoger espectáculos musicales. La imagen del edificio es la de un pequeño rascacielos: busca marcadamente la verticalidad y, dejando a un lado la decoración superpuesta, muestra sin tapujos su esquema estructural

La Gan Via vista desde la Plaza de España

Ya en la plaza de España, destacan el Edificio España y la Torre de Madrid, ambos con más de 100 metros. Éste último, construido en 1957, fue durante muchos años el edificio más alto de la ciudad hasta la construcción de la Torre Picasso.

El Edificio España 

Es un rascacielos de Madrid ubicado en Plaza de España al final de la Gran Vía. Con sus 25 plantas y 117 metros de altura, es el octavo edificio más alto de la capital española y conforma junto con el rascacielos vecino Torre Madrid, uno de los conjuntos arquitectónicos más importantes de la ciudad.
En la actualidad ha sido muy cuestionada su restauración y reutilización, ya que se encuentra abandonado su interior.

La Torre de Madrid 

Fue durante unos años el edificio de hormigón más alto del mundo, y hasta el término de la torre de telecomunicaciones Torrespaña (1982), la construcción más alta de España. Asimismo, el edificio más alto de Europa hasta 1967, una década después de la conclusión de su primera fase, momento en que fue superada por la Zuidetoren (Bruselas, Bélgica), con sus 150 metros de altura.Mide 142 metros de altura y fue construida entre los años 1954 y 1960.

Un último e interesante documento sobre la Gran Vía: Se trata de la fotografía, captada por el siempre atento objetivo de la cámara de Alfonso en 1930, del vuelo de un dirigible sobre el centro de Madrid.
Está tomada desde una terraza del nuevo edificio de la Telefónica, justo en la esquina con Fuencarral y frente al propio estudio de Alfonso.
Por el poco tráfico que se ve en la Gran Vía, hay que suponer que está tomada un domingo o día festivo, ya que en esa época, el centro de Madrid ya presentaba un importante movimiento de vehículos. La mayoría de los edificios que podemos observar en la foto son los mismos que hoy existen. Al fondo, el parque del Retiro y en la esquina inferior izquierda, la cúpula del Círculo de la Unión Mercantil e Industrial.

Fuentes:

http://granvia.memoriademadrid.es/fondos/OTROS/Imp_18613_hem_actualidades_19100407_noticia.pdf

http://seleccionarte.blogspot.com.es/…/desde-la-plaza-del-c…

http://granviacapital.es/conociendo-la-gran-via-i/

https://es.wikipedia.org/wiki/Gran_V%C3%ADa

http://turistasypiratas.blogspot.com.es/2015/03/madrid-en-cuatro-fotos-ii.html

http://www.exprimemadrid.com/la-gran-via/

http://www.elmundo.es/especiales/gran_via/arquitectura/

 
Bibliografía:

“Guia de Arquitectura y Urbanismo de Madrid” Editada por el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid

Fotos:

:Roberto Arévalo, Wikipedia y alexmadrid.es


Pintura románica en el Museo del Prado de Madrid

La mayoría de las obras que componen esta época de la escuela española son retablos y pinturas con técnicas primitivas, que se inspiran en la  figura del Pantocrator  o la Maiestas Domini para componer sus cuadrosy también las de temática bíblica, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento.
La presencia de frescos en muchas iglesias, sobre todo de Cataluña, era muy frecuente, pero tanto el deterioro como el expolio se cebaron con ellos; Esto causó que muchos se rescatara y trasladaran a museos donde se conservan. El Prado y sobre todo el Museo Nacional de Arte de Cataluña, son dos de ellos.
En el Museo del Prado tenemos varias piezas procedentes de los frescos que adornaban ermitas como la de la Vera Cruz de Maderuelo (Segovia) y San Baudelio de Berlanga (Soria). Ademas hace pocos años, se inaguró una nueva sala con el legado de la familia Varez Fisa, que comprende varias obras de los siglos XII al XVI, ademas de un artesonado que las cobija, procedente de Valencia de Don Juan (León)




EL ELEFANTE  SAN BAUDELIO DE CASILLAS DE BERLANGA (SORIA)

Interesante pintura de un animal representado en el arte romano y musulmán y que en el mundo mozárabe y románico aparece en manuscritos e incluso en algunos capiteles. 

La representación de este animal ajeno al contexto geográfico europeo se hace por referencias o imitación de otros documentos, no como copia de un modelo real, por lo que su fisonomía dista bastante de la real. El paquidermo lleva sobre su espalda un pesado castillo o ciudad. Esta imagen ha sugerido distintas interpretaciones simbólicas

 

 
SAN BAUDELIO DE CASILLAS DE BERLANGA (SORIA)

La ermita que hoy vemos fue la iglesia de un monasterio cristiano que se erigió junto a una cueva de tradición eremítica.
El edificio se yergue en el costado norte de una ladera esteparia del sur de la provincia de Soria, a unos kilómetros de Berlanga. Su erección debió realizarse en un momento indeterminado de la segunda mitad del siglo XI, cuando estos territorios fronterizos pasan definitivamente a manos castellanas.

Su arquitectura nada tiene de románica, sino de lo que se ha venido en llamar, desde tiempos de Manuel Gómez Moreno, de estilo “mozárabe”. Hoy este término se sigue empleando a pesar de que la mayoría de los estudiosos la consideran errónea, pero no es éste lugar para ahondar en la polémica…
A continuación os muestro los cinco fragmentos que se guardan en el Prado:

LA CAZA DEL CIERVO

En esta pintura un cazador apunta con su ballesta a un ciervo macho herido por otra flecha que intenta huir de su perseguidor.






LA CACERÍA DE LIEBRES

En esta ocasión, el cazador cabalga a lomos de un gran caballo portando un tridente. Por delante, tres galgos superpuestos persiguen a una pareja de liebres. El marco no puede ser más sencillo y expresivo: una pareja de árboles con  ramas sin hojas.




EL OSO

Es la más sencilla y posiblemente la más misteriosa de las pintura de San Baudelio que se exponen en el Museo. Aparece un oso encorvado sin ningún detalle añadido a su sencilla silueta recubierta de color ocre como fondo.



EL GUERRERO

Originalmente se encontraba en el pretil septentrional de la tribuna. Muestra a un guerrero con ropa talar, escudo redondo y lanza. Podría ser un soldado moro, pero también podría perfectamente representar a un guerrero cristiano. Por encima corre un friso interesante que muestra a dos cuadrúpedos inscritos en sendas circunferencias y en medio un arco de herradura.

 San Baudelio de Berlanga. Cortina con águilas
Maestro de Berlanga S.XII

En este fragmento que representa una Cortina, como en los tapices orientales, hay doce grandes círculos tangentes en cuyo interior se incluyen águilas con las alas extendidas, asociadas a Cristo, ya que, según el “Fisiólogo” (texto medieval que explica el simbolismo animal), con su elevado vuelo llegan al sol de justicia que él representa. Para unir unos círculos grandes con otros se disponen otros más pequeños, con un motivo floral en el del centro.

 

 RECREACIÓN DE LAS PINTURAS DE SAN BAUDELIO

También formaban parte del conjunto de las pinturas murales que decoraban la iglesia otras que se arrancaron y fueron vendidas (colección Dereppe) y en 1926 se trasladaron a Estados Unidos: Museum of Fine Arts de Boston, Indianapolis Museum of Art, Cincinnati Art Museum y Metropolitan Museum of Art de Nueva York (The Cloisters)
Los fragmentos que se exhiben en el Prado ingresaron en 1957, y constituyen un depósito indefinido del Metropolitan Museum of Art de Nueva York, que a cambio recibió el ábside de San Martín de Fuentidueña (Segovia). Pertenecen a la decoración inferior de los muros. 
Completan el ciclo de estas pinturas bajas: Halconero (Cincinnati Art Museum); Dromedario (Metro­politan Museum of Art, The Cloisters, Nueva York) y fragmentos conser­vados in situ
En las pinturas altas aparecen en un primer registro escenas de la infancia de Jesús, y en el medio escenas de la vida pública y de la Pasión de Cristo; en una lectura desde el muro sur hacia el muro norte: Las tres Marías ante el sepulcro, Curación del ciego, Resurrección de Lázaro, Bodas de Caná, Tentación de Cristo, Entrada en Jerusalén, Santa Cena, Episodios de la Pasión, conservadas en los museos de Estados Unidos. 


ERMITA DE LA VERA CRUZ DE MADERUELO SEGOVIA

La ermita de la Vera Cruz es un pequeño templo románico extramuros de la villa segoviana de Maderuelo. Se encuentra al otro lado del Pantano de Linares del río Riaza.
Su fábrica es sencilla con nave y cabecera de testero plano.
Pero lo más interesante de este pequeño monumento se guardaba en su interior. Nos referimos a sus magníficas pinturas romanicas.
Estos frescos, en buen estado general cubrían la cabecera, tanto el testero, como los muros laterales, bóveda de medio cañón y muro de unión con la nave.
Fueron llevados a la cripta del Museo del Prado de Madrid en 1947, cuando se construyó el citado pantano de Linares para preservarlas de la humedad.



ERMITA DE LA VERA CRUZ DE MADERUELO SEGOVIA
 
Reproducción del interior de la ermita, donde se han colocado los frescos, lo más fielmente posible a su disposición original. Los muros de la capilla están decorados con figuras de ángeles, Apóstoles y escenas evangélicas, y los testeros presentan dos temas bíblicos


MAIESTAS DOMINI

Siguiendo su programa iconográfico, en la vuelta aparece la Maiestas ­Domini en la mandorla sostenida por ángeles y acompañada con los evangelistas que adquieren formas zooantropomórficas. A saber, el cuerpo es humano, vestido, alas de ángel y la cabeza según cada símbolo; así de león para Marcos, de águila para Juan, de hombre para Mateo y de toro para Lucas.  La Virgen y un obispo, posiblemente Pedro, y ángeles forman parte también de este cortejo celestial. 



AGNUS DEI


En el muro del ábside encontramos en la zona superior la representación del Agnus Dei o cordero místico que aparece rodeado de una doble circunferencia y se encuentra flanqueado por dos ángeles que lo sujetan con devoción, la escena se completa con las figuras de Abel y Melquisedec en las esquinas que se postran ante el Cordero de Dios en una genuflexión.



ADÁN Y EVA

En la escena del Pecado Original aparecen Adán y Eva flanqueando el árbol de la ciencia en donde el demonio en forma de serpiente aparece enroscado ofreciendo a Eva el fruto prohibido. 

DOS APÓSTOLES 




DOS APÓSTOLES Y EL RESTO DE OTRO

Obra comentada: Pintura mural de la ermita de la Vera Cruz de Maderuelo

 (DIRIGIDA ESPECIALMENTE PARA NIÑOS)



LA SALA DE VÁREZ FISAS

Antes la sala 52 A, situada en el recorrido de la pintura española del Románico al Renacimiento, enriquece y complementa estilos y autores ya representados y contribuye a paliar algunas de las carencias que tiene el Museo del Prado en esta parte de su colección de pintura y escultura españolas, particularmente con las relativas a la corona de Aragón, reflejo del origen de las colecciones del propio Museo.



ARTESONADO


 artesonado que procede de la Iglesia de Santa Marina de Valencia de Don Juan (León) del S.XV

En esta sala se expone el conjunto completo de obras de la donación Várez Fisa, incluyendo el gran artesonado procedente de Valencia de Don Juan (León) que lo cobija. Además se muestran el Retablo de san Cristóbal –su primera donación al Museo, en 1970–, y cuatro tablas españolas cedidas por los Várez Fisa en depósito a largo plazo.
En este post, solo me refrriré a las piezas del S.XIII, dejando las posteriores para otra publicación.



FRONTAL DE LA VIDA DE JESÚS


Anónimo: Primer tercio del S.XIII

Procedencia: Ermita mozárabe de Nuestra Señora de Peñalba, Arnedillo (La Rioja);
frontal de altar o antipendium -la única pintura sobre tabla del Románico riojano que se conserva-, es una pieza singular por su estilo y composición. El marco presenta un motivo ornamental bastante repetido en el Románico, con tallos vegetales ondulados rematados en hojas y bucles. La superficie de la tabla está dividida en dos registros separados por dos arquerías formadas por cinco arcos de medio punto rebajados que apoyan en columnas decoradas con capiteles vegetales bastante sencillos. Se incluyen dos pasajes de la infancia de Cristo –la Adoración de los Magos y la Presentación en el templo.


FRONTAL DE SOLANLLONG 

Pantocrátor con el Tetramorfos Maestro de Lluça (Taller de)1200-1210

Procedencia: Capilla de la Magdalena de Solanllong, cerca de Ripoll (Gerona);
Preside la obra la Maiestas Domini, el Pantocrátor, representado en una posición estrictamente frontal, sentado sobre un cojín cilíndrico decorado con un dibujo lineal y rematado con un motivo floral, colocado sobre un arco, y apoya sus pies descalzos sobre un escabel; lleva una túnica verde y un manto rojo dispuesto a la manera romana y bendice con la mano derecha levantada.
 





RETABLO DE SAN CRISTOBAL


anónimo: finales S.XIII

El Retablo de san Cristóbal es un ejemplo destacado de la tipología de retablo en forma de pentágono que se manifestó en la corona castellana durante los siglos XIII y XIV, y de la que apenas quedan ejemplares. Presenta una superficie lisa, sin elementos estructurales que la articulen. Es la propia pintura la que define un encasamento central flanqueado por dos calles que se dividen en tres registros superpuestos y se coronan por otro en forma de trapecio. La parte superior se remata por un compartimento a modo de ático -romo actualmente, pero apuntado en origen-. Todo el retablo está bordeado por un marco sobrepuesto en el que se alternan escudos de Castilla y León y rosetas excavadas


EL LAVATORIO

Maestro de San Esteve de Andorra: 1200-1215

Esta pintura, de grandes dimensiones, procede del ábside central de la iglesia de Sant Esteve (Andorra la Vella). La composición está centrada en la figura de Cristo, nimbado, como el resto de personajes representados, y con las rodillas ligeramente flexionadas para favorecer la acción de lavar los pies a Pedro, identificado por la inscripción “PETRVS” sobre su cabeza. Cristo tiene la mano derecha levantada, con un gesto para convencer a Pedro, que, obediente, levanta la pierna para meter el pie en el lebrillo. Con la mano izquierda sostiene sus vestiduras y con la derecha hace una señal de aceptación. La escena se completa en el extremo derecho con las figuras de cuatro apóstoles que contemplan los hechos y en el izquierdo con la de otro apóstol que sujeta el paño con el que Cristo secará los pies a Pedro

Fuentes:
.
http://viajarconelarte.blogspot.com.es/…/las-pinturas-de-sa…

http://www.maderuelo.com/…/santacruz/frescosdelacapilla.html

https://www.museodelprado.es/…/4d198f83-0de1-400b-9ae7-3a82…

arteguias,com

Bibliografía:

Sureda, Joan, «Pintura», Arte románico, Historia del Arte de Castilla y León, Valladolid, Ámbito, 1994

Los Palacios de Madrid

Fue Felipe II el Monarca que decidió traer la capital a Madrid. Lo hizo en 1561, hace ahora 454 años. Y aunque por un breve periodo de tiempo (1601-1606) se trasladó a Valladolid, Madrid continuó creciendo y expandiéndose hasta convertirse en lo que hoy es. La razón de elegir Madrid se basó, por un parte, en su pasado comunero: la expropiación de unas tierras de un comunero destacado había proporcionado a los reyes la Casa de Campo, que más tarde las reconvertieron en un extenso coto de caza junto al Alcázar. Además, Madrid no tenía obispo, con lo que hasta entonces tampoco había sido capital religiosa porque dependía de la de Toledo. Otra factor clave para el monarca es la escasa presencia de grandes linajes nobles cerca de la Villa. Los más cercanos eran los Mendoza, que se asentaban en Guadalajara. De esta manera Felipe II se aseguraba de que nadie podría hacerle sombra como rey. Y los que se acercaran solo podrían hacerlo a su rebufo, como cortesanos. Este argumento es el mismo que siguió, un siglo después, Luis XIV al mudarse a Versalles. A lo largo de los años sucesivos, la atracción de la Corte para muchos nobles, fué grande y por ello, fueron desplazandose hacia ella y construyendo poco a poco palacios y palacetes, de los que expongo una muestra,y que en la actualidad todavía subsisten, aunque la mayoria transformados en edificios de utilidad pública. 

 PALACIO REAL
Fachada de la Plaza de Oriente

PALACIO REAL
Vista aerea

Situado en el Madrid antiguo o de los Austrias, (calle Bailén, s/n.). Su construcción abarcó varios reinados de los Borbones. Empezó Felipe V, quien se lo encargó a Filippo Juvara en 1735, luego siguió con la obras Sachetti. El primero que lo ocupó fue Carlos III. La decoración corrió a cargo de Carlos III y Carlos IV. Fue la residencia oficial de la Casa Real hasta la abdicación de Alfonso XIII en 1931. Actualmente se utiliza, para actos oficiales. Está abierto al publico. 

PALACIO REAL
 Destacan: la Plaza de la Armería, donde se halla un museo de armas, entre las cuales están las de Carlos V y Felipe II (os remito a la entrada “La Real Armería de Madrid” de este blog)

La escalera Real
Fue construida a partir de varios proyectos, la mayoría de ellos diseñados por Juan Bautista Sachetti arquitecto principal del Palacio, quien respetó la idea original de su maestro Filippo Juvara de dos escaleras que se elevaban en direcciones opuestas desde el mismo arranque.

  El comedor de gala
Alfonso XII reconvirtió en 1879 las tres estancias de la reina, «tirando los tabiques y haciendo un gran salón de baile y un comedor de gala», con sus tapices y frescos en el techo. 

comedor, detalle

Salón de Porcelana o de Gasparini

Mandado construir por Carlos III, en el que los techos y paredes están recubiertos de porcelanas de la Fábrica del Buen Retiro


Salón del Trono

Es una gran habitación que da a la crujía principal del edificio, situando los sillones, flanqueados por leones dorados y con el fondo del estandarte real, frente a un ventanal que da a la Plaza de la Armería El salón está presidido por dos tronos que son copia exacta del trono de la época de Carlos III.

La Real Botica fue creada por Felipe II en 1594, e instalada en el antiguo Alcázar de los Austrias, a partir de la experiencia de dos importantes dependencias sanitarias: el Hospital del Rey de Burgos, cuyo botamen parisino encargado por Isabel II en 1867 se conserva en el Monasterio de las Huelgas; y la Botica jerónima escurialense fundada por Felipe II en 1564 y desaparecida en 1837, de la que restan en la actualidad diez piezas. Sin lugar a dudas, la fundación del rey prudente es el fundamento del sistema sanitario de la Casa Real Española.

El incendio del Alcázar madrileño en 1734 destruyó por completo las dependencias sanitarias, de forma que hubo que construir una nueva Farmacia. Las obras se programaron por el Boticario Mayor, Juan Díaz, y se iniciaron en 1791 bajo la dirección de Sabatini.Despues se dotó con recipientes de cristal de la Real Fábrica de la Granja y de porcelana del Buen Retiro.

 PALACIO DE JUAN DE ACUÑA, HOY CASA DE LA VILLA

 El edificio actual se levanta sobre el solar del antiguo palacio de Juan de Acuña (Dueñas 1543 – Madrid 29 de diciembre de 1615), I marqués de Vallecerrato e hijo natural del VI conde de Buendía. Personaje influyente en la corte de Felipe III.

   CASA DE LA VILLA

Salón de la Cristalera bóveda
Al encontrarse en una ubicación estratégica, el todavía príncipe Felipe, futuro Felipe IV, asistió desde este palacio a la entrada de su futura mujer Isabel de Borbón y Médicis el 29 de noviembre de 1615. Justo un mes después, fallecería el marqués que sería enterrado en el convento de San Agustín de Dueñas, que se encontraba bajo su patronazgo. 
 

  CASA DE LA VILLA

Salón de la Cristalera, que en origen era un gran patio inerior rectangular en cuya segunda planta se abrían unos balcones. Pero se llevó a cabo una reforma con lo que en el patio se instaló una segunda planta, la cual se cubrió con una gran cristalera que da el nombre al salón actual.De esta forma, el Salón de la Cristalera ha quedado como una gran sala de distribución desde la que se accede a los distintos salones

 
CASA DE LA VILLA
Sala de Juntas del Ayuntamiento
Tras el fallecimiento de Juan de Acuña, el concejo madrileño, que se reunía desde antiguo en la frontera iglesia de San Salvador (hoy desaparecida), adquirió el inmueble para sus reuniones, aunque su acondicionamiento y reforma se retrasará y no será inaugurada hasta 1692, siendo desde entonces sede del Ayuntamiento de Madrid, hasta su traslado al antiguo Palacio de Comunicaciones en la Plaza de la Cibeles
  
CASA DE LA VILLA
 Tendreis tambien la oportunidad de ver un icono de la ciudad de Madrid: la estatua original de la Mariblanca, de la que hay una copia en la Puerta del Sol. 

PALACIO DE SANTA CRUZ

Las trazas del edificio parece que fueron obra de Juan Gómez de Mora, en 1629 De planta rectangular, con torres angulares en las esquinas, se estructura interiormente en dos patios simétricos que organizan el espacio, permitiendo la ventilación y la entrada de la luz natural.
Hoy es la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, se encuentra en la ciudad Madrid, capital de España. Se sitúa muy cerca de la Plaza Mayor, en la plaza de Provincia, presidida junto con el palacio por la reconstruida Fuente de Orfeo. 

 

PALACIO DE SANTA CRUZ      Dibujo de la antigua Cárcel de Corte. Siglo XVII.

Fue empleado el edificio como cárcel hasta el reinado de Felipe V de España, que lo convirtió en Palacio. Se trata de una de las construcciones palaciegas más importantes de cuantas se conservan en la capital española.

PALACIO DE LIRIA
Está situado en la calle de la Princesa. Era propiedad de la Duquesa de Alba y es habitado por su familia. Alberga una colección de arte importantísimo.

De él se cuenta que es el domicilio particular más grande de Madrid (200 estancias en 3500 m²) y que sus amplios jardines son los únicos de propiedad privada que figuran destacados en muchos planos de la ciudad.

PALACIO DE LIRIA
Entre todas esas obras, existe un cuadro de Goya: el retrato de la Duquesa de Alba, junto al que posa una curiosa imagen de la Duquesa Cayetana, recientemente desaparecida.
Otras pinturas  destacadas que decoran el palacio de Liria (el total ronda las 350) son  las  de los sucesivos duques, plasmadas a lo largo de cinco siglos por artistas como el Maestro de la Virgo inter Virgines (La Anunciación con el I duque de Alba), Christoph Amberger, Antonio Moro, Louis-Michel van Loo, Mengs, Goya, Agustín Esteve, Federico y Raimundo de Madrazo, Sorolla, Daniel Vázquez Díaz, Ignacio Zuloaga y Fernando Álvarez de Sotomayor.

  PALACIO DE LIRIA

Uno de los salones del Palacio.
En la construcción del palacio de Liria intervinieron, entre otros arquitectos, el francés Louis Guilbert y Ventura Rodríguez. Sus promotores y primeros propietarios no fueron los duques de Alba de Tormes sino otra saga aristocrática, de origen británico: los duques de Berwick.

PALACIO DE LIRIA

El primer duque de Berwick, James Fitz-James, fue un aristócrata del siglo XVIII, hijo ilegítimo del rey Jacobo II de Inglaterra, que se labró una larga carrera militar. Tras residir mayormente en Inglaterra y Francia, echó las raíces de su linaje en España cuando entró al servicio del pretendiente francés Felipe de Borbón en la Guerra de Sucesión Española. 
Por su triunfo en la decisiva batalla de Almansa, en 1707, el duque de Berwick recibió del flamante primer rey Borbón español, Felipe V de España, el ducado de Liria y Jérica así como el Toisón de Oro

PALACIO DE LOS VARGAS
Denominado también Palacio de Iván de Vargas es un edificio ubicado en la Plaza de la Paja del Barrio de La Latina (Madrid). 
Construido como casa señorial en el S,XV, ha tenido numerosos usos a lo largo de su historia y ha sido objeto de diferentes remodelaciones arquitectónicas, que han transformado sustancialmente su trazado original. Actualmente es la sede del Centro de Educación Secundaria Santa Bárbara.
El palacio está adosado a la capilla del Obispo de Plasencia, oficialmente capilla de santa María y san Juan de Letrán, es un edificio religioso del S,XVI. Pertenece a una época de transición entre el gótico, estilo que se aprecia en su planta y trazado, y el arte renacentista, visible en su fachada septentrional y en su decoración interior, donde estan los sepulcros de alabastro del Obispo Gutierre de Vargas y Carvajal y de sus padres, Francisco de Vargas e Inés Carvajal, emplazados a ambos lados del presbiterio. Son obra de Francisco Giralte.

Los propietarios iniciales fueron la familia Vargas, potentados del siglo XVI que poseían otras casas en Madrid, como el Palacio de la Casa de Campo (junto a la Huerta de la Partida). que aparece en la foto.

PALACIO BAUER
Construido en el siglo XVIII por los marqueses de Guadalcázar sobre una propiedad del Noviciado de la Compañía de Jesús, 

PALACIO BAUER

En el interior destacan la planta noble, la carpintería y la decoración de los techos de los salones de la crujía del jardín, pero en especial el salón de música —alma de la casona—, de «típico estilo restauración madrileño», obra de Mélida, con ribetes de neorrococó y decoraciones pompeyanas.

PALACIO DE SANTOÑA

El palacio de Santoña o palacio de los duques de Santoña (antiguamente palacio de Goyeneche) es un palacio urbano español que se encuentra en la esquina de las calles Huertas y Príncipe, en la ciudad de Madrid.

PALACIO DE SANTOÑA
Escalera principal
Se trata de una construcción del siglo XVI, reformada posteriormente en el siglo XVIII por el arquitecto Pedro de Ribera, y en el siglo XIX por Antonio Ruiz de Salces.
En 1731 el antiguo caserón fue adquirido por el político y banquero Juan Francisco de Goyeneche, Marqués de Ugena. Este terrateniente navarro había acumulado una gran fortuna como banquero de Felipe V e Isabel de Farnesio en las primeras décadas del siglo XVIII.

  
PALACIO DE SANTOÑA
Como anécdota mencionar que en 1593 adquiere cierta relevancia, debido a que sirvió de residencia durante algún tiempo al príncipe de Marruecos Muley Xeque, conocido como el Príncipe Negro y que después de bautizado se llamó Felipe de África. 

PALACIO DE FERNÁN NUÑEZ
Es una de las construcciones palaciegas mejor conservadas de Madrid.El inmueble tiene su origen a mediados del siglo XVIII cuando Blas Jover, Secretario de Consejos de Fernando VI, construye su vivienda en una parcela de los antiguos huertos del convento de Santa Isabel.

PALACIO DE FERNÁN NUÑEZ
 Salón de Baile del palacio
En 1941, la duquesa viuda de Fernán Núñez lo vendió a la Compañía Nacional de Ferrocarriles del Oeste de España que posteriormente se integra en RENFE

 

PALACIO DE VILLAHERMOSA

Construido a principios del siglo XIX, sus orígenes se remontan a principios del siglo XVII, cuando se hacen las primeras construcciones en la confluencia del Prado Viejo y la Carrera de San Jerónimo, zona que a lo largo del siglo XVIII se constituirá como la nueva área cortesana de Madrid, frente al Palacio del Buen Retiro.
Muy pronto, buscando la cercanía con los Reyes, la alta aristocracia ligada a la Corona edificará sus villas de recreo en esta zona, un área abierta y despejada que les permitía unas casas-jardín con grandes extensiones de terrenos y parques. Así, vecinos al Palacio de Villahermosa estarán, a un lado, el Palacio del duque de Lerma, luego de Medinaceli (lo que hoy es el Palace) y, al otro, el Palacio de los duques de Béjar (hoy Banco de España), ya en la unión con la Calle de Alcalá. 

PALACIO DE VILLAHERMOSA     MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA

  Giovanna Tornabuoni  de Domenico Ghirlandaio 

Situado casi enfrente del Museo del Prado y muy cerca del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, este nuevo Museo, de cuya remodelación se encargó el arquitecto Rafael Moneo, era la piedra angular que faltaba para que el triángulo del arte se convirtiera por fin en realidad. Con la presencia en Madrid de la Colección Thyssen-Bornemisza, la colección privada más importante del mundo hasta que en junio de 1993 la adquiriera el Estado español por 350 millones de dólares 

 

PALACIO DE LINARES

conocido en sus primeros años como palacio de Murga, se encuentra en Madrid (España), situado entre el paseo de Recoletos y la calle de Alcalá, abriendo su fachada principal a la plaza de Cibeles, en los terrenos de los antiguos Molinos de Plata y del Pósito Real de Madrid, gran almacén de cereal pensado para atender posibles crisis de abastecimiento en la ciudad.

 PALACIO DE LINARES
Casa de Muñecas
Algunas partes del palacio de Linares, como la escalera de mármol que da paso al jardín, las caballerizas o la famosa Casa de Muñecas, fueron obra de Manuel Aníbal Álvarez. 

PALACIO DE LINARES

 Salón de Baile
Los marqueses de Linares se mudaron al edificio en 1884, aunque las obras no terminarían por completo hasta 1900
Hoy día, alberga a la Casa de America, desde 1992 coincidiendo con los actos del Quinto Centenario de la llegada a América de Cristobal Colón.

PALACIO DE LONGORIA
El palacio Longoria es un palacio modernista español del siglo XX construido en el distrito Centro de Madrid, en la confluencia de las calles Fernando VI y Pelayo. En la actualidad es la sede de la SGAE.
Es obra del arquitecto José Grases Riera quien de 1902 a 1904 construyó este palacio con una libertad absoluta de diseño convirtiéndolo en el ejemplo más importante del movimiento modernista en Madrid

Los dos miradores del patio, que apoyan sobre columnas con forma de palmera. 

 

PALACIO DE LONGORIA

Entre sus elementos más singulares destacan la cúpula, obra de la Casa Maumejean y la escalera principal

PALACIO DE GODOY
Abierto a los ciudadanos como Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, un espacio de estudios con interesantes actividades, biblioteca y una tienda, este palacete fue una de las tres propiedades de este estilo que el poderoso Manuel Godoy, valido del rey Carlos IV, llegó a acumular en la capital.

 

PALACIO DE GODOY

 Aunque vivió aquí y lleva su nombre, en verdad no fue construido para él, sino para servir de alojamiento al Primer Secretario de Estado, el Marqués de Grimaldi. La obra estuvo a cargo del gran Francesco Sabatini y la época de mayor esplendor fue, cómo no, la de Godoy: lujosa y agitada era la vida que aquí se llevaba. 

PALACIO DEL MARQUÉS DE FONTALBA
El Palacio se levanta sobre una parcela perteneciente a la antigua Huerta de Loinaz. Su diseño fue encargado en 1911 al arquitecto José María Mendoza Ussia, conviertiéndose en un ejemplo representativo de las residencias de la nobleza burguesa de la restauración Alfonsina 

PALACIO DEL MARQUÉS DE FONTALBA
Originalmente, el Palacio estuvo totalmente exento, rodeado por un amplio y ornamentado jardín. El palacio tiene planta rectángular, de 985 metros cuadrados de superficie, y tres plantas más semisótano, organizados alrededor del majestuoso “Gran Hall” o patio cubierto de la planta principal.

PALACIO DE AMBOAGE
Fernando Pla Peñalver, diputado a Cortes y heredero del capital y el título,de su familia mandó edificar el palacio de Amboage en la segunda década del siglo XX.  

PALACIO DE AMBOAGE
 El arquitecto Joaquín Rojí inició los trabajos para los Amboage sobre un solar de 8.000 metros cuadrados del Ensanche de Salamanca, proyectando la casa de cocheras y caballerizas en 1912.

PALACIO DE BUENAVISTA
El conde eligió a Joaquín Saldaña para proyectar su palacio, construido entre 1911 y 1914, uno de los arquitectos elegidos por la nobleza y la burguesía para construir sus nuevos hoteles en el estilo francés, quien realizó entre otros el palacios de Adanero, en Santa Engracia (hoy Secretaría de Estado de Administraciones Públicas), el palacio de D. Joaquín Sánchez Toca (Embajada de Brasil), y la casa palacio del marqués de Portázgo, en Serrano, 9, hoy sede del Colegio de Abogados.

 PALACIO DE BUENAVISTA
La construcción del Palacio de Buenavista data del siglo XVI, cuando el arzobispo de Toledo, D. Gaspar de Quiroga, regala la propiedad al rey Felipe II, con ocasión del traslado de la Corte desde Valladolid a Madrid. El rey Felipe III lo recibe en herencia y pasa por distintos propietarios hasta Isabel de Farnesio, madre de Carlos III, que lo usó de residencia al trasladarse desde Segovia y que vivió aquí desde 1759, hasta su muerte en 1766.

 

PALACIO DE SANTA COLOMA
El palacio del conde de Santa Coloma se encuentra en la calle de Agustín de Betancourt. Fue construido en 1913 por Joaquín Saldaña en parte del terreno de la antigua quinta de Guerrero para residencia del conde de Santa Coloma. En la actualidad, alberga el Liceo Italiano y el Consulado de Italia. 


PALACIO DE SANTA COLOMA

El conde de Santa Coloma, eligió a Joaquín Saldaña para proyectar su palacio, construido entre 1911 y 1914, uno de los arquitectos elegidos por la nobleza y la burguesía para construir sus nuevos hoteles en el estilo francés, quien realizó entre otros el palacios de Adanero, en Santa Engracia (hoy Secretaría de Estado de Administraciones Públicas), el palacio de D. Joaquín Sánchez Toca (Embajada de Brasil), y la casa palacio del marqués de Portázgo, en Serrano, 9, hoy sede del Colegio de Abogados.

PALACIO DE ABRANTES
El primitivo palacio fue construido entre 1652 y 1656 por Juan de Valencia, Espía Mayor de la corte de Felipe IV y encargado al parecer, al maestro de obras Miguel de Soria. Ya en 1669 el edificio pasó a ser propiedad del Marqués de Alcañices, cambiando sucesiva y frecuentemente de propietarios hasta caer en manos de la pequeña nobleza local, a menudo sin dinero y necesitada. 

  
PALACIO DE ABRANTES
Detalle de las pinturas de la fachada en proceso de restauración
Por ese motivo, durante el siglo XVIII y parte del XIX el interior del palacio fue subdividido, alquilado e incluso destinado a alojar a la servidumbre. En 1842 lo adquieren los Duques de Abrantes, quienes lo habitan hasta 1874. En 1888 el nuevo propietario del diario, Ignacio Escobar, lo vendió al Gobierno Italiano que lo convirtió en sede de su Embajada


PALACIO DE LA CALLE ZURBANO
Su construcción se llevó a caboentre los años 1878 y 1881. En este palacio nació Fabiola de Mora y Aragón en 1928, hija del marqués de Casa Riera, del que salió para casarse con el rey Balduino de Bélgica en 1960.

PALACIO DE LA CALLE ZURBANO

 En 1986 la familia de Mora vendió el edificio al Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo que lo cedió temporalmente al Consorcio de Madrid Capital Europea, que emprendió una serie de obras de restauración y adaptación.

PALACIO SENADO

se encuentra en Madrid, en la plaza de la Marina Española. Es un edificio del siglo XVI, antiguo Colegio de la Encarnación, de religiosos agustinos calzados también llamado Colegio de doña María de Aragó (parte del complejo del Real Monasterio de la Encarnación). El colegio fue una de las instituciones más destacadas de la Corte madrileña, y su iglesia contenía varias obras maestras de El Greco, hoy en el Museo del Prado

PALACIO DEL SENADO
  Hoy día, es la sede del Senado, una de las dos cámaras que componen las Cortes Generales, el parlamento nacional de España. 

PALACIO DE SUECA
Situada en la misma manzana que la antigua Catedral y los Reales Estudios de San Isidro, esta casa palacio de 7.200 metros cuadrados conocida popularmente con el nombre del antiguo edificio de las Temporalidades, ha tenido a lo largo del tiempo distintos usos.
Durante el siglo XVIII sus grandes dimensiones se antojaban idóneas para usos sociales, razón por la que se destino a escuela para los hijos de los criados de Carlos III. En 1791 una reforma realizada por el arquitecto Antonio de Abajo transformó el inmueble en una espaciosa residencia nobiliaria. Así, a comienzos del siglo XIX pasó a habitarla la Duquesa de Sueca, mujer de Manuel Godoy, primer ministro y favorito de Carlos IV.
Con la llegada de los liberales se convirtió en la sede del Colegio de Humanidades de Francisco Serra (1837) y en el último tercio del siglo fue destinada a albergar un cuartel de la Guardia Civil, como bien se aprecia en el «Plano de Madrid y Pueblos Colindantes» que dibujó Facundo Cañada López en 1900.
En la actualidad poco queda de la antigua casa palacio, convertido en edificio de viviendas tras sucesivas reformas.

PALACETE DE VALENCIA DE DON JUAN

Alberga en la actualidad al institutodel mismo nombre; está en el Palacete de Osma (edificio protegido desde el año 1981, cuando fue declarado Bien de Interés Cultural) situado en la calle de Fortuny. Es obra del arquitecto Enrique Fort de 1893, de estilo neomudéjar y con azulejos de Daniel Zuloaga en el exterior.

 PALACETE DE VALENCIA DE DON JUAN
Biblioteca del Museo
En 1912 el inmueble fue reformado por Luis Mosteiro (1912-1916). Cuatro años más tarde los propietarios deciden transformarlo en fundación y museo, para lo cual Vicente García Cabrera construye sobre el jardín un pabellón de características neomudéjares con portada neogótica a la calle Fortuny (1917)

PALACIO DEL MARQUÉS DE SALAMANCA
El palacio del Marqués de Salamanca está situado en el paseo de Recoletos de Madrid (España). Lo hizo construir José de Salamanca y Mayol, marqués de Salamanca, a mediados del siglo XIX, en una zona que, aunque se encontraba dentro del recinto limitado por la cerca de Felipe IV, aún era suburbana. Ya durante el siglo XIX pasó a ser propiedad de una entidad bancaria, que sometió el edificio a diversas modificaciones para adecuarlo al uso empresarial. Desde 2000 es bien de interés cultural en la categoría de monumento. Es la sede madrileña de la Fundación BBVA.

CASA DE LAS SIETE CHIMENEAS
Para terminar, contaros que hay en Madrid un edificio histórico llamado la Casa de las Siete Chimeneas que encierra una vieja leyenda conocida en la ciudad desde el siglo XVI y que habla de un crimen y un fantasma.
Cuenta la leyenda que esta casa se construyó para servir de morada a la hija de un montero de Felipe II, de quien se dice que fue amante en secreto. La joven se llamaba Elena y poseía una extraordinaria belleza que cautivó al hijo de Carlos I cuando aún era príncipe.
Hoy la Casa de las Siete Chimeneas está en elbarrio de Chueca, asomando a la Plaza del Rey y es la sede del Ministerio de Cultura.

CASA DE LAS SIETE CHIMENEAS
 La reconocereis porque en la parte superior destacan siete chimeneas cilíndricas dispuestas en línea, del mismo color del ladrillo rojo que la fachada. A su entrada hay, además, cuatro columnas exentas, es decir, que no sostienen nada, pero en el siglo XVI era una casa de campo rodeada de huertas y jardines en el límite de la ciudad.

 

Fuentes:

http://www.timeout.es/madrid/es/que-hacer/9-palacios-desconocidos-de-madrid 

http://unserenotransitandolaciudad.com/2016/02/10/visitas-guiadas-a-palacetes-madrilenos-bienvenidos-a-palacio-2016/

http://palacetesdemadrid.blogspot.com.es/

http://www.patrimonionacional.es/palacio-real-de-madrid-0

 https://artedemadrid.wordpress.com·

  http://www.abc.es/viajar/espana/abci-palacios-secretos-madrid-201509091353_1.html

Wikipedia 

 página de la Comunidad de Madrid 

 páginas oficiales de los edificios mencionados,

Historia de la Plaza Mayor de Madrid

Los orígenes de la plaza se remontan al siglo XVI, cuando en la confluencia de los caminos (hoy en día calles) de Toledo y Atocha, a las afueras de la villa medieval, se celebraba en este sitio, conocido como «plaza del Arrabal», el mercado principal de la villa, construyéndose en esta época una primera casa porticada, o lonja, para regular el comercio en la plaza Se llamó «plaza del Arrabal» cuando, de estar fuera del recinto amurrallado medieval, pasó a constituir el centro de los nuevos barrios conformados por el ensanchamiento de la villa hacia el este durante el reinado de Juan II de Castilla, llamados «el Arrabal».

 Aspecto de la zona en el S.XVI, cuando aún existía una laguna en el lugar que luego ocupó. Como se puede ver, estaba extramuros, por eso era la del Arrabal.

 Los nombres que le dieron a la Plaza fueron variando con los años y con los cambios políticos, así en 1812 se le llamó de la Constitución, cumpliendo asi un decreto que tras la proclamación de esta en Cadiz, ordenaba que todas las plazas mayores de España, se las llamara asi. En 1814 se llamó Plaza Real (establecimiento de la Monarquía con Fernando VII) pero recuperó el nombre de Constitución de 1820 a 1823. Tras la derocación de Isabel II, fué de la República, con Alfonso XII, Restauración, de nuevo Constitución con la 2ª República y así dependiendo de las vicisitudes políticas hasta, que tomó el definitivo nombre despues de la Guerra Civil, de Plaza Mayor.

La Plaza Mayor de Madrid vista general en la actualidad.
Se trata de una plaza porticada de planta rectangular, de 129 metros de largo por 94 metros de ancho, que está completamente cerrada por edificios de viviendas de tres plantas, con 237 balcones en total que dan a la plaza. Dispone de diez accesos, seis de ellos a través de grandes arcos que se abren a las calles:  7 de Julio y Felipe III al norte; Sal y Gerona al este; Toledo al sur; y Ciudad Rodrigo al oeste

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13179320_1783832795178498_2418394582946881851_n.jpg

 Felipe II Autor: Sofonisba Anguissola, S.XVI. Óleo sobre lienzo,
 En 1561, Felipe II encargó el proyecto de remodelación de la plaza a Juan de Herrera, comenzándose el derribo de las «casas de manzanas» de la antigua plaza ese mismo año. La construcción del primer edificio de la nueva plaza, la Casa de la Panadería, comenzaría en 1590 a cargo de Diego Sillero, en el solar de la antigua lonja.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13179170_1783832935178484_7152876178434429966_n.jpg

El arquitecto Juan de Herrera que trabajo con Felipe II en varios proyectos, entre ellos la Plaza Mayor y el Monasterio de El Escorial


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13177858_1783832871845157_3918197822535077968_n.jpg

Felipe III por Velazquez
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13226737_1783833268511784_1387199828134323558_n.jpg
En 1617, Felipe III, encargó la finalización de las obras a Juan Gómez de Mora, quién concluirá la plaza en 1619.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13221486_1783833235178454_8613969759027068247_n.jpg

Plano y alzados de la Plaza tras la remodelación de Gomez de Mora: ” Reinando Felipe III y por su mandado se deshizo y derribó la plaza antigua de esta villa y se labró de nuevo en tiempo de dos años, siendo Presidente de Castilla Don Fernando de Acebedo Arzobispo de Burgos y se acabó en el año 1619“.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13177236_1783833045178473_8501897117318147526_n.jpg

Plaza Mayor de Madrid, “Fiesta Real en la Plaza Mayor” (1623), óleo atribuido a Juan de la Corte, Museo de Historia de Madrid
Imagen relacionada
Estafermo
Entre el apartado de celebraciones cabe destacar aquellos que consistían en juegos públicos como los estafermos medievales ejecutados en la entonces llamada, plaza del Arrabal.
Resultado de imagen de juego de cañas
Los juegos de cañas tan populares en el siglo XVII y del que se dispone ilustración mediante un cuadro de Juan de la Corte, que representa un juego de cañas en la plaza Mayor de Madrid. Las encamisadas del carnaval, que eran fiestas de equitación y que se describen abundantemente en la literatura del Siglo de Oro. Dentro de las celebraciones populares se encontraban las mascaradas celebradas por los gremios en los periodos carnavalescos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13173958_1783832868511824_416302969924518484_n.jpg

El Rey Felipe IV por Velazquez

Las conquistas de Felipe IV se cuentan a decenas: aristócratas, criadas, artistas, prostitutas e incluso alguna novicia pasaron por su alcoba para complacer al Rey. Sus numerosas aventuras dieron como resultado una treintena de hijos bastardos. Pero, sin duda, su romance con María Inés Calderón (Madrid, 1611 – Guadalajara, 1646) fue el que más repercusión social tuvo: mandó construir un balcón en la Plaza Mayor esquina con la calle Boteros (hoy Felipe III), para que pudiera asistir a los espectáculos que allí se celebraban.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13177060_1783866411841803_6452113321341768138_n.jpg 

Situación de la Plaza en el plano de Texeira

El Mantua Carpetatorum sive Matritum Urbs Regia (Madrid Ciudad Regia), más conocido como el plano de Teixeira, completado en 1656, fue realizado por Pedro Teixeira Albernaz (Lisboa, c. 1595-Madrid, 1662), cartógrafo portugués que trabajó por encargo de Felipe IV.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13165928_1783832791845165_1917252483476683669_n.jpg

Retrato de Rey Carlos II firmado por Luca Giordano en 1693. Museo del Prado
Durante su reinado se celebraron los Autos de Fé.  Estos actos públicos de carácter solemne se realizaron en diversas ocasiones. Consistían en largas ceremonias que, por regla general, comenzaban a primeras horas de la mañana y finalizaban a últimas horas. Lo celebrado en la Plaza correspondía a al acto público del juicio de los procesados por el Santo Tribunal de la Inquisición. Consistía en la lectura de alegatos y defensas, la descripción del proceso y la proclamación de la sentencia.
Imagen relacionada
Los reos vestían el sambenito y estaban tocados con la coroza. La Plaza se decoraba como un teatro, y no se solía emplear para su celebración toda la superficie, sino una parte de ella.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13174090_1783832978511813_4589443690890355186_n.jpg

Auto de fe celebrado en la Plaza Mayor en 1680 en presencia de Carlos II. Óleo de Francisco Rizi conservado en el Museo del Prado.
También fue el escenario de numerosos actos públicos, como corridas de toros, autos de fe, inmortalizando el pintor Francisco Rizi el celebrado en 1680, ejecuciones públicas, colocándose el patíbulo delante del portal de pañeros si la pena era de garrote; frente a la Casa de la Panadería, si era de horca, y ante la Casa de la Carnicería, si era de cuchillo o hacha.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13221255_1783833035178474_2770495954274100609_o.jpg

La plaza Mayor ha sufrido tres grandes incendios en su historia, el primero de ellos en 1631, encargándose el mismo Juan Gómez de Mora de las obras de reconstrucción. El segundo de los incendios ocurrió en 1670 siendo el arquitecto Tomás Román el encargado de la reconstrucción.
 El último de los incendios, que arrasó un tercio de la plaza, tuvo lugar en 1790, dirigiendo las labores de extinción Sabatini. (es el representado en la imagen)

 

Estado de la Plaza Mayor, después del gran incendio de 1790.
(Gabinete de Estampas de la Biblioteca Nacional.)
   

Recorte de prensa que relata el incendio

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13166125_1783832925178485_9080578798016427629_n.jpg

Juan de Villanueva, oleo de Francisco de Goya.
Se encargó la reconstrucción a Juan de Villanueva, que rebajó la altura del caserío que rodea la plaza de cinco a tres plantas y cerró las esquinas habilitando grandes arcadas para su acceso. Las obras de reconstrucción se prolongarían hasta 1854, continuándolas, tras la muerte de Villanueva, sus discípulos Antonio López Aguado y Custodio Moreno.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13173315_1783833545178423_8779410391077158374_o.jpg

Una de los arcos de la Plaza

Resultado de imagen de Plaza Mayor" madrid de villanueva

Alzado de la Plaza tras la reconstrucción de Villanueva

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es lorenzo_quirc3b3s_-_ornato_de_plaza_mayor_con_motivo_de_la_entrada_de_carlos_iii_en_madrid.jpg

 Ornato de la plaza Mayor con motivo de la entrada de Carlos III en Madrid. Óleo de Lorenzo Quirós (1760), conservado en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13220605_1783858315175946_2944587125243800142_o.jpg

La Plaza Mayor a principios del S.XIX, donde se ve el arbolado que tenía en su parte central.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 1935915_1783859495175828_1059799514600031777_n.jpg
La Plaza en 1895La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13221243_1783858935175884_6070597102582396872_o.jpg

La Plaza con las obras que se efectuaron en 1968, para la habilitación del parking subterraneo 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13233045_1783832801845164_5553080530842567562_n.jpg

Cartela de la Plaza según diseño de Antonio Mingote, que tambien realizo otras en bronce, para muchas calles de Madrid
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13227405_1783833131845131_1837485703331943919_o.jpg

La Casa de la Panadería
Es un edificio de cuatro alturas, con la planta baja porticada, estando rematado el último piso en forma de ático,

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13220629_1783833345178443_814756780463007545_o.jpg

En el centro se ve la torre con su reloj y en los laterales las torres angulares. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13151810_1783833185178459_4620864244095357053_n.jpg

Casa de la Panadería,( frescos de 1992)
La Casa de la Panadería fue levantada durante la construcción de la Plaza Mayor, siendo Juan Gómez de Mora el encargado de su construcción, que terminó en 1619. Tras el segundo incendio de la plaza en 1672, el edificio fue reconstruido en diecisiete meses por un equipo liderado por Tomás Román, encargándose los pintores Claudio Coello y José Jiménez Donoso de la decoración interior y los frescos de la fachada.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13177326_1783833201845124_304862728033550422_n.jpg

Torre de la Casa de la Panadería con su reloj
Tras el tercer incendio de la plaza en 1790, del que se libró la Casa de la Panadería, sirvió de referencia a Juan de Villanueva para la reconstrucción del caserío de la plaza.

 

En 1998 la Biblioteca Histórica de Madrid cedió al entonces Museo Municipal un álbum datado en 1880, cuyo contenido estaba formado por una fotografía de la Casa de la Panadería, en la Plaza Mayor de Madrid, junto con 14 acuarelas sobre cartulina.
Dado lo inminente de las obras de remodelación del edificio de la Panadería, la Real Academia de San Fernando emitió un dictamen en el que se  desaconsejaba la restauración de los frescos de su fachada, como consecuencia de su deficiente estado de conservación
 

En el propio álbum se atribuye la autoría de las pinturas originales a Francisco Pacheco, sobre dibujos de Claudio Coello, considerando que fueron ejecutadas en la década de 1670.
Pero la redecoración de la Casa de la Panadería no se produjo hasta 1914, cuando el pintor y ceramista Enrique Guijo llevó a cabo su obra en un estilo neobarroco. Sin embargo, su obra tampoco resistió el paso del tiempo.
  

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13164451_1783833318511779_5666439187446584428_n.jpg

En 1988, el Ayuntamiento de Madrid convocó un concurso público restringido para acometer la decoración de la fachada, debido al gran deterioro de las pinturas que había realizado el pintor y ceramista Enrique Guijo en 1914.
A ese concurso fueron invitados los artistas Guillermo Pérez Villalta, Sigfrido Martín Begué y Carlos Franco, resultando ganador este último, con un proyecto basado en personajes mitológicos como Cibeles, Proserpina, Baco o Cupido. Otras fueron inventadas por el artista, relacionadas con la historia de Madrid y de la Plaza Mayor. Los trabajos para pintar los frescos de Carlos Franco se llevaron a cabo en 1992.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13220917_1783936381834806_9096384103243745419_n.jpg

En un principio, sus bajos albergaban la tahona principal de la Villa, estando desde 1732 los despachos del Peso Real y del Fiel Contraste. Entre 1745 y 1774 tuvo allí su sede la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, y de 1774 a 1871 la Real Academia de la Historia. A finales del siglo XIX se hace cargo de la Casa de la Panadería el Ayuntamiento de Madrid, convirtiéndola en la segunda Casa Consistorial de la Villa.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13239027_1783833151845129_4203437442533320451_n.jpg

Posteriormente, seguirá albergando algunas dependencias municipales, además de instituciones como el Centro Cultural Mesonero Romanos

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13227415_1783833351845109_2520441744194473590_o.jpg

Casa de la Carnicería
Se desconoce la fecha exacta de la construcción del edificio actual, aunque se cree que fue reconstruido completamente tras el primer incendio de la Plaza Mayor en 1631.
La plaza Mayor se convirtió desde sus inicios, no solo en el principal mercado de la villa, tanto de alimentación (surtida por los numerosos tablajeros vigilados por el Repeso) como de otros géneros (instalándose en sus soportales los principales gremios);

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13174178_1783833468511764_780119716656325143_n.jpg

En 1848, se colocó la estatua ecuestre de Felipe III en el centro de la plaza, obra de Juan de Bolonia y Pietro Tacca que data de 1616. La estatua fue un regalo del entonces Gran Duque de Florencia para el rey de España. Inicialmente se ubicó en la Casa de Campo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13221493_1783833411845103_2230407719120432227_n.jpg

 Monumento a Felipe III en la Plaza Mayor de Madrid, 1616.
En 1848 la reina Isabel II ordenó su traslado desde su emplazamiento anterior a la plaza Mayor. Actualmente, en el pedestal de la estatua, figura esta inscripción:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13237843_1783833435178434_3795831183568823324_n.jpg
“La reina doña Isabel II, a solicitud del Ayuntamiento de Madrid, mandó colocar en este sitio la estatua del señor rey don Felipe III, hijo de esta villa, que restituyó a ella la corte en 1606, y en 1619 hizo construir esta plaza Mayor. Año de 1848.”

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13178551_1783833461845098_222273508698871641_n.jpg

Detalle del caballo de Felipe III

La estatua sufrió diversas peripecias posteriormente. Tras la proclamación de la I República española se decidió retirarla a un almacén, en previsión de actos vandálicos. Llegado al trono Alfonso XII, la estatua fue repuesta en la plaza Mayor, pero en 1931, proclamada la II República, fue víctima de un atentado. Aprovechando que la figura era hueca y tenía una abertura en la boca del caballo, le introdujeron un artefacto explosivo, que reventó la panza del animal. Ello desveló un curioso hallazgo: la explosión desperdigó por el lugar numerosos huesecillos, y se supo que eran restos de los múltiples pájaros que, a lo largo de los siglos, se habían quedado atrapados dentro del caballo tras colarse por su boca.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13177622_1783833505178427_3944415626988492021_n.jpg

Soportales de la plaza: Uno de los comercios típicos bajo los soportales: los de artículos militares

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13179326_1783833488511762_2652855303605754859_n.jpg

Comercios existentes bajo los soportales: suelen ser de sombrererias y efectos militares, ademas de bares de tapas que atienden a las numerosas terrazas que se instalan en la Plaza.

 Establecimientos como este, abundan bajo los soportales y es imposible resistirse a degustar sus famosos bocadillos de calamares

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13178610_1783936375168140_2674529058685713077_n.jpg

Tambien hay tiendas de coleccionismo, filatelia y numismática.y los domingos se ponen tenderetes donde acuden numerosos aficionados.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13178682_1783936371834807_2699922479713943046_n.jpg

Colecciones de monedas.

 

Durante las Fiestas de Navidad, todos los años se monta en la plaza un mercadillo donde se venden artículos propios de esos festejos

Mercadillo de Navidad.

No pueden faltar las figuritas para los Nacimientos, como tradición muy española que llegó a España a través de Carlos III que fué Rey de Napoles, donde los “Presepi”estaban totalmente implantados con sus famosas figuras napolitanas. 

Arco que sale a la calle Gerona

La imagen puede contener: exterior

Arco de la calle de Toledo

La imagen puede contener: exterior

Arco de la calle de Ciudad Rodrigo

La imagen puede contener: exterior

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13177357_1783833591845085_639282415914593367_n.jpg

 Arco de Cuchilleros

Escalinata de bajada a la calle del mismo nombre
El nombre oficial de este acceso es calle de la Escalerilla de Piedra
El arco de Cuchilleros es obra de Juan de Villanueva, quién tras el incendio de 1790, cerró completamente la plaza habilitando una serie de arcadas para su acceso.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13239048_1783833585178419_3306204176915257590_n.jpg

  Vista de la calle Cuchilleros, con el Arco al fondo
El origen de su nombre está en la calle de Cuchilleros a la que da salida, y en la que antiguamente se ubicaban los talleres del gremio de cuchilleros, pues suministraban sus artículos al gremio de carniceros afincado dentro de la plaza.(Casa de la Carnicería)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13239153_1783833621845082_9124417001412534179_n.jpg

El Arco de Cuchilleros.
Hay que observar la inclinación que tienen las casas de esta calle que hacen a manera de contrafuertes, para sujetar uno de los laterales de la Plaza Mayor que se encuentra en un nivel superior y a la que se accede por la escalinata del arco.
En la foto se ve tambien las típicas y tópicas Cuevas de Luis Candelas, que toman su nombre del famoso bandolero madrileño.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 13238886_1783833635178414_6520953563214039242_n.jpg

Frescos en el arco de ingreso del Castel Nuovo donde se representa la Plaza Mayor.
El Castel Nuovo (Castillo Nuevo), conocido popularmente como Maschio Angioino (Torreón angevino), es un castillo de la ciudad italiana de Nápoles, donde reinó Carlos III, hasta que tuvo que venir a España en 1759.

 Fuentes:

 https://es.wikipedia.org/wiki/Plaza_Mayor_de_Madrid

https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_plaza_Mayor_de_Madrid 

http://articulossaberyocio.blogspot.com.es/2013_10_01_archive.html

http://memoriademadrid.blogspot.com.es/2016/01/los-frescos-de-la-plaza-mayor.html

 “El Madrid de los Austrias” J. del Corral Edit. Avapiés.

 “Episodios históricos de Madrid” José María Mena.

Los nombres de la calles de Madrid

A las calles de Madrid,se les ha cambiado tantas veces de nombre,que nos resulta a veces dificil, hacernos a los nuevos, pero son cosas de los acontecimientos históricos o de las ideas políticas de nuestros gobernantes, así que nos tendremos que resignar; ello no quita que recordemos los antiguos nombres y sobre todo que conozcamos de donde vienen algunos, ya que todos tienen su historia o tradición.

 Voy a hacer una relación de algunas calles y del origen de sus nombres. Solo voy a dedicarme a las calles mas céntricas, populares y las que su nombre suponga una curiosidad o algun hecho notable, ya que mencionar a todas sería fatigoso y aburrido para los lectores.
No señalo su localización, para no extenderme mas y tampoco incluiré nombres propios, salvo alguna excepción, por la obviedad de su origen

En la Edad Media,cuando la Villa estaba rodeada de murallas, entre la Puerta Cerrada y la de Moros, era totalmente llana, por lo que hubo que cavar un foso para evitar las incursiones.

Era utilizada tanto por moros como cristianos y se llamo Alta de San Francisco, por que su boca estaba mas elevada y conducía al Convento de San Francisco.En el S.XVI se rellenó el foso y quedó como calle.

 

Los árabes tenían aquí una mina prolongada por donde entraban o salían a la villa, aunque estuviesen alzados los puentes, como sucedía en ocasión de guerra. Denomináronla Cava Baja por tener la salida por debajo de la puerta que llamaban de Moros, la más importante para ellos por su dirección a la corte de Toledo
Por aqui pasaba la muralla desde la Puerta Cerrada y la de Guadalajara.En este trozo había unas torres fuertes de pedernal que se derribaron en tiempos de los Reyes Católicos.
En la antugua cava de Puerta Cerrada, que así se llamaba, se abrieron tres calles y una de ellas fue donde se instaló el gremio de cuchilleros, opción lógica por encontrarse cerca de la Plaza Mayor donde estaba el mercado de carnicería.

Resultado de imagen de calle alcala azulejo

Era el camino natural que se dirigia a Alcalá de Henares

 
Ya en 1478 existía una Puerta del Sol, presumiblemente en el mismo lugar que hoy ocupa. El por qué del nombre ha de atribuirse a que miraba hacia Oriente, hipótesis admitida por todos los cronistas,
Es en el siglo XV cuando, en la cerca de Madrid, surge propiamente la Puerta del Sol. Con anterioridad formaba parte deuna de las zonas más pobladas del arrabal de la Villa, incluso hubo algún momento en que el arrabal terminaba en donde hoy se encuentra la Puerta del Sol

 Allí estaba el portal de la Casa de Correos, a donde llegaban y salían las diligencias, desde su patio.Punto de gran afluencia de gente, por ser tambien salida y llegada de viajeros.

 

Por conducir hasta el Monasterio de San Jerónimo el Real: aparece el escudo de la Orden, con el león que acompañaba al santo en su retiro eremítico.

 Los hermanos Preciados compraron este solar, perteneciente al Convento de San Martín.En ella establecieron sus casas y el “Peso Real” debido a que allí estaba el Almotacén de la Villa, donde se comprobaban las pesas y medidas que usaban los comerciantes, imponiendo multas si no se cumplían.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es arenal-placa2.jpg
 

Por ella transcurria un arroyo,que iba desde el Barranco de la Zarza (Puerta del Sol) y la Plazuela del Barranco (Actual Plaza de Isabel II,Ópera) y que en días secos,se transformaba en un cauce de arena.A él confluian los que venian de San Martín y Santo Domingo a la derecha y de los altozanos de la Plaza y calle Mayor a la izquierda, que formaros despues las calles de San Martín,Hileras y Donados por un lado y por otro Bordadores,Hileras y Fuentes.

Resultado de imagen de calle embajadores azulejo

 Nombre tomado del Campo de Embajadores, donde se retiraron los embajadores de Tunez, Navarra, Aragón y Francia cuando la ciudad se vió afectada por una epidemia de peste, alojandose en varias casas de esta zona.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

En ella existían unos baños árabes, demolidos durante el reinado de Alfonso X, con tanta agua, que se aprovechaba para regar las huertas del Pozacho y las fuentes de San Pedro, localizadas bajo el actual Viaducto.

Resultado de imagen de azulejos calles de madrid puerta de moros

Era junto con la plaza del mismo nombre, donde se hallaba el barrio de la Morería, donde residían los árabes que se quedaron en Madrid tras su conquista.

Resultado de imagen de azulejos calles de madrid paja


Aquí se vendía la paja, que el Capellán y Cabildo de la Capilla del Obispo, recibían como donativo para sus mulas.

Primero se llamo cava de la Puerta de Guadalajara, que estaba en la calle Mayor.Luego de las Fuentes, por conducir a los Caños del Peral, situados en la actual Pza. de la Ópera.
Por último se llamó de Escalinata, por la que hubo que construir para acceder desde ella a la Pza. de la Ópera o de Isabel II.

   Resultado de imagen de azulejos calles de madrid atocha

Conducía a la Ermita de la Virgen de Atocha,llamada así,por los campos que la rodeaban,que eran plantas parecidas al esparto,llamadas atochas.Otros opinan que Atocha deriva de Antioquía,lugar de donde procedía la Virgen:de ahí Antiochía-Atocha.

  

Se dice, que allí fue ahorcado un caballero, por orden de Enrique de Trastámara, colgandolo de la torrecilla que había en su granja; El hecho ocurrió, por negarle alojamiento al Rey y ser partidario de su hermanastro y enemigo Pedro el Cruel.

 

   Nombre debido a su peculiar forma de codo o escuadra.

Resultado de imagen de azulejos calles de madrid sal
 

En ella estaba el depósito que abastecía de sal a la ciudad

Llamada asi por una mujer Juana Picazo, que utilizaba ventosas para curar a la gente y por ello fué tachada de hechicera

Resultado de imagen de azulejos calles de madrid arganzuela

Vivia alli,un labrador a quien llamaban Tio Daganzo,que tenía una hija la Daganzuela,de donde derivó el nombre al final 

Comprendida en el cortísimo trayecto de la plaza de Cascorro a la calle de Toledo. Desde el siglo XVI hasta el 1868 existió en esta callecita, primero una ermita y luego una iglesia dedicada a San Millán.

Resultado de imagen de azulejos calles de madrid san blasCercana al cerrillo de San Blas, donde estaba su ermita, donde hoy esta el Observatorio Astronómico.

Resultado de imagen de azulejos calles de madrid cosme

 De la capilla que había en la casa del Marqués de Aitona, con los dos Santos. patronos de los médicos


Resultado de imagen de azulejos calles de madrid santa catalina Estaba en ella el Convento de Santa Catalina de Siena  

Esta calle toma su nombre de una leyenda, que narra el asesinato de un cura, por su criado, que tras robarle, marchó a Portugal.Cuando regresó, fué a comprar una cabeza de carnero, que fué dejando un rastro de sangre por la calle, hasta que le paró un aguacil y al mostrarsela, vió con horror que se había convertido en la cabeza del cura.Fué ahorcado por su crimen y la cabeza dichosa, volvió a ser de carnero. Felipe III mandó colocar en la casa del cura, una cabeza de piedra que conmemoraba el hecho y que los vecinos rogaron quitara porque les asustaba, poniendo en su lugar una Virgen del Carmen.

Resultado de imagen de azulejos calles de madrid leganitos

En época árabe, estaba lleno de huertas, que tras la reconquista pasarón al Convento de San Martín (Las famosas eras).La Pza. de España era un barranco que se salvaba gracias al Puente de Leganitos construido en 1616, para cruzar el arroyo del mismo nombre, que bajaba al Manzanares y que era muy peligroso en época de lluvias.

 

Resultado de imagen de sombrerete madrid

Procede del proceso del Pastelero de Madrigal, por el cual Fray Miguel de los Santos, fué degradado,al colocarle un sombrerete, al asegurar que el pastelero era en realidad Sebastián, Rey de Portugal.Felipe II , a la sazón rey de Portugal, mandó ejecutar al fraile para evitar que Sebastián accediera al trono.Tras la ejecución, el sombrerete fué arrojado a un estercoleros sito en un solar donde ahora esta la famosa “Corrala”.

Primero llamada del Tinte por el establecimiento que allí había, fué Tintoreros desde mediados del S.XIX.

 

Resultado de imagen de tribulete calle

 Haba allí un “corralón donde la gente iba a jugar al “Tribulete”que
se juega con 3 pares de piezas de madera o metal. Las 3 más grandes sirven de base a las 3 más pequeñas que se apoyan en ellas. Ahí no hay ninguna duda. El problema viene en que consistía en realidad el ‘juego del tribulete’, pues no se aprecia en la placa si los jugadores usan ‘tejos’ o ‘anillos’. Así, podemos aventurar 2 versiones como más probables:

  1. En la primera versión, el objetivo del ‘juego del tribulete’ sería tirar las 3 piezas superiores, sin tirar las 3 piezas inferiores, valiéndose de unos ‘tejos’ o trozos de teja o piedra, similares a los usados en otros juegos populares de la época.
  2. La segunda versión del ‘juego del tribulete’ consistiría en introducir unos ‘anillos’ de metal en las piezas inferiores sin derribar las superiores
  3. Por las yeserías que allí había.

 

Resultado de imagen de lavapies calle madrid 
Durante el S.XVIII, fué Avapiés, tal como lo escribe en sus sainetes Ramón de la Cruz, pasó despues a Lavapiés.Muchos dicen que allí estaba el barrio judio, situandose la Sinagoga en la actual Iglesia de San lorenzo.

Tras la expulsión, solo quedaron los conversos y mas tarde se llamó barrio de la “Manolería”,nombre extendido a todos los “Barrios Bajos”llamados así por estar en la cuesta que lleva al río.
Manolos o Manuel, era el nombre que los conversos ponían a sus hijos.Tambien se dice que el nombre viene de las fuentes que alli habia, donde la gente que iban a la judería , se lavaban los pies para purificarse.

Resultado de imagen de del pozo calle madrid

En ella estaba la casa de Francisco de Viarte, donde había un pozo a donde entraron los soldados calvinistas del Archiduque Carlos,durante la Guerra de Sucesión.Robaron joyas y reliquias, entre ellas espinas de Cristo, que tiraron al pozo y desde entonces, su agua se volvió dulce y llegó a curar incluso a enfermos; volviendose amarga de nuevo, el día que se sacaron las espinas.

Resultado de imagen de azulejos calles de madrid espejo 

Recibió el nombre por unas atalayas árabes llamadas “speculas” en latín construidas para fortificar la ciudad, ante el asedio de Ramiro II, que al final tuvo que retirarse.

Resultado de imagen de azulejos calles de madrid hileras

Por las dos hileras de árboles que habia a cada lado en el paseo situado en la llamada Huerta de la Reina, mandado a construir por Alfonso VIII para su esposa Dª Leonor
Al ser paralela a Bordadores, tambien pudo tomar su nombre del gremio de hilanderas o
hileras
Otra historia habla de las filas que se formaban de caballerías, para ser herradas en la vecina Plaza de Herradores-

 

Aquí, se estableció un indio que tenía un león enjaulado y que cobraba dos maravedíes, para que lo viera el público

 

En ella se colocó un estrado para que las infantas María y Margarita, hijas de Felipe IV, vieran llegar una procesión del Cristo de la Paciencia, hasta el desaparecido Convento de Capuchinos del mismo nombre, en cuyo solar, unos judios apalearon al Cristo años atrás.

Hay varias versiones del origen de su nombre:
De una mujer muy bella, esposa de un montero de Felipe II.
Otra decía que la vista de los montes, desde ella parecían una montera.
La tercera habla de que al pasar por allí Sancho IV el Bravo a caballo, perdió su montera, cosa que le enfadó y de ahí, el dicho:
“Como Don Sancho era Bravo,caminó con grande enfado”

Vivía en ella Don Pedro Solorzano, que tenía la obligación de pagar todos los años, tres peces a tres conventos y un hospital el día de sus festividades.

Esta importante calle, ha tenido a lo largo de su historia varios nombres:Almudena, Platerias, Guadalajara y Mayor.

Se llamó Calle Nueva, calle Nueva de Palacio y calle Nueva que va a Palacio.
En 1815 se la denominó de Bailén,en recuerdo de la batalla que libró el General Castaño contra los franceses

Llamado así por la expresión de la donante del terreno a la Mercedarias de Don Juan de Alarcón: “esto parece un barco”,dijo la Marquesa de Villaflores; otros ” le conceden la autoría de la frase al propio Don Juan que añadió:”en el que van monjas y frailes

El origen de su nombre es parecido al anterior:por la forma de barco del terreno.En esta calle estuvo la famosa casa de “Tocame Roque”relacionada con la herencia de dos hermanos,uno de ellos era Roque.

Hay dos teorías: la primera que en ella estaba Jaime el “Bastero” es decir el que pintaba bastos en los naipes.Otra habla de que se dedicaba a la fabricación de bastas o alabardas para las caballerías.

Dedicada a la camarera, consejera y maestra de Isabel la Católica,que pasó a la Historia como La Latina,por conocer esa lengua.

En ella se encontraban las huertas del Marqués de Castañeda, gentilhombre de Enrique IV de Castilla, cuyos berenjenales tenían fama y su fruto se vendía al grito de “Berenjenas del Marqués”

Hay varias teorías: Llamada así, porque en ella se jugaba a los bolos, tambien porque existía en una esquina un guardacantón en forma de bola, para protejerla de los carruajes y por último por una bola de hierro colgada que arrancó un huracan e incluso llegó al cercano Palacio Real, donde rompió la ventana del Príncipe Baltasar Carlos

Primero se llamó de la leña,por la cantidad que se acumuló durante la guerra de los Comuneros,para hacer las barricadas.Despues por el desaparecido edificio de la Aduana Vieja, que despues pasó a ser el de la Bolsa.En 1926 los edificios que había entre Bolsa y Carretas, se derribaron para dar lugar a la Plaza de Benavente.

Debido a la primera fábrica de sombreros que hubo en Madrid.Otra leyenda lo achaca a un clérigo amigo del Principe Carlos,hijo de Felipe II, que le acompañaba en sus correrías por Madrid

Antiguamente de San Ginés por terminar en esa iglesia,en ella estaba el gremio de bordadores de telas,que se establecieron en tiempos de Juan II.

Priero se llamó Arco Imperial, por ser la entrada a la calle del mismo nombre. Luego arco de las Botoneras, porque allí se instalaron las vendedoras de quincallas y botones.

Por la imagen de la Virgen, que un caballero castellano le arrebató a un moro,atravesandole con dardo, con tal puntería, que a partir de ahi se le llamo Caballero de la Buenavista y con el que bautizaron a la Virgen rescatada

Llamada así, por el rinoceronte hembra o abada, que un embajador de Java regaló a Felipe II en 1501 y que se quedó en las Eras de San Martín.

Por los hermanos Garcia Abad, lamados los Abades,que fueron regidores de la Villa.

Anteriormente llemada Angosta de San Bernardo, para diferenciarla de la “Ancha”que persiste en la actualidad.Pasó a llamarse Aduana,por el edificio que allí estaba.

Por una gran “águila de San Juan” que procesionaba en el Corpus, al igual que en otros lugares sacaban a la “Tarasca”y que se guardaba en un corral cerca de la calle.

  
Nombre de un cerro,cuyo desnivel con respecto a la calle Segovia,dificultaba la edificación Alamillo deriva del término árabe Alamud: tribunal árabe que estuvo allí. Tambien se refiere, al arbol allí plantado.

Esta claro a quien se la dedicaron.

Por la población del mismo nombre.

Por una almendro propiedad de Iván de Vargas,patrón de San Isidro.Lo cortaron en 1742,En la actualidad,existe uno hacia la mitad de la calle.

ALMUDENA:que antes fué la Chica,para diferenciarle de la calle Mayor,que se llamó Almudena en honor a la Patrona de Madrid

AMAZONAS:Llamada asi por los festejos celebrados,en honor de Isabel de Valois,3ª esposa de Felipe II,en los que desfilaron una comparsa de amazonas, que realizaron a caballo una serie de ejercicios.El corral donde ensayaban,estaba en esta calle.

AMNISTÍA:Por la que concedió,la Reina Gobernadora María Cristina, a la muerte de su esposo Fernando VII,”el felón”.

 AMOR DE DIOS:Por la imagen de la Virgen,que había en una casa del camino que bajaba al olivar de Atocha.

 

 
AMPARO:tomado de una partera granadina de la época de Felipe IV
 

La calle tomó su nombre de la capillita del Angel de la Guarda,cerca de la Puerta de Moros.La plaza se llamó así,por un angel pintado en una de sus fachadas.

Curioso nombre derivado de la expresión de un fraile, que en época de Felipe II exclamó, al descubrir en unos pozos, los cadaveres de niños, procedentes de casas de mal vivir que se derribaron tras su petición al Rey.

Las Maldonadas fueron dos hermanas, beatas las dos, y muy corretonas siglos ha, por estos andurriales. Esta clase de beatas hace ya tiempo que desapareció. ¿Qué papel representaban? Rezar, chismorrear, zascandilear infatigablemente. Vestidas de beatas, un pergeño inventado por ellas, mitad seglar, mitad monjil. Pertenecían a la Venerable Orden Tercera. Tenían fama de poseer lindos semblantes, que ocultaban con espesos velos.

Como su nombre indica en ella se encontraba una de las puertas de la muralla cristiana de Madrid  y se llamaba así, porque permanecía siempre cerrada, para evitar la entrada de delincuentes.

 Más que Ribera debiera llamarse cuesta de los Curtidores porque su desnivel desde la cabecera a la Ronda de Toledo es bastante pronunciado; la cuesta de la ribera, que primitivamente fue acomodo de los curtidores de las pieles que procedían del matadero de cerdos, situado en lo que hoy es plaza de Vara del Rey, antiguo cerrillo del Rastro, que es un altozano que se eleva al comienzo de la Ribera. La palabra “rastro” proviene del que iban dejando las reses muertas, arrastradas por ella hasta el rio. 

 La Plaza de la Villa está situada en el casco histórico de Madrid (España), junto a la calle Mayor, que conforma su cara septentrional. En ella tienen su origen tres pequeñas calles, correspondientes al primitivo trazado medieval de la ciudad: la del Codo aparece por el este, la del Cordón por el sur y la de Madrid por el oeste.
En su contorno se encuentran las fachadas principales de tres edificios de gran valor histórico-artístico, levantados en diferentes siglos. El más antiguo es la Casa y Torre de los Lujanes (siglo XV), construido en estilo gótico-mudéjar, que se emplaza en la cara oriental de la plaza.

Le siguen en antigüedad la Casa de Cisneros (siglo XVI), un palacio plateresco que cierra la parte meridional del recinto, y la Casa de la Villa (siglo XVII), de estilo barroco, una de las sedes del Ayuntamiento de Madrid, ubicada en la zona occidental de la plaza.

Los orígenes de la plaza se remontan al siglo XVI, cuando en la confluencia de los caminos (hoy en día calles) de Toledo y Atocha, a las afueras de la villa medieval, se celebraba en este sitio, conocido como «plaza del Arrabal», el mercado principal de la villa, construyéndose en esta época una primera casa porticada, o lonja, para regular el comercio en la plaza.
En 1580, tras haber trasladado la corte a Madrid en 1561, Felipe II encargó el proyecto de remodelación de la plaza a Juan de Herrera, comenzándose el derribo de las «casas de manzanas» de la antigua plaza ese mismo año.
 La construcción del primer edificio de la nueva plaza, la Casa de la Panadería, comenzaría en 1590 a cargo de Diego Sillero, en el solar de la antigua lonja.
En 1617, Felipe III, encargó la finalización de las obras a Juan Gómez de Mora, quién concluirá la plaza en 1619

Muchos de los azulejos mostrados, pertenecen a la prestigiosa cerámica de Ruiz de Luna, de Talavera de la Reina.

Bibliografía y fuentes:

“Diccionario de Madrid”-de Don Francisco Azorín (Rubiños 1860 S.A.)

“Los nombres de las calles de Madrid” de María Isabel Gea Ortigas (Edic.La Librería)

http://placasdemadrid.blogspot.com.es/

https://es.wikipedia.org/wiki/Categor%C3%ADa:Calles_de_Madrid

imágenes de las placas: :PEDROREINA.NET

Los yacimientos romanos de la Comunidad de Madrid

Los ejércitos romanos llegaron a la Carpetania (donde se ubicaban los terrenos que hoy conforman la Comunidad de Madrid) a mediados del siglo II antes de C.
Durante los aproximadamente siete siglos que duró su dominio en la Península, en nuestras tierras la única gran ciudad romana de la que hay constancia fue Complutum, actual Alcalá de Henares. 
En lo que hoy es la ciudad de Madrid al parecer no existió un núcleo de población importante, pero sí existieron ciertos asentamientos, sobre todo rurales, dispersos, instalados en torno al río y sus arroyos.
Fueron las villae, las villas, explotaciones agrarias que podían ser pequeñas como una granja o grandes como un pueblo, y que subsistieron hasta el siglo V. Solían estar formadas por los espacios destinados a la labor agropecuaria y por la residencia del dueño.
Los habitantes hispano romanos buscaban en las cercanías del agua las tierras fértiles, para su cultivo y para los pastos de los animales. 

Se han localizado vestigios de villas romanas en la Casa de Campo, Vallecas, Carabanchel, Villaverde…
Los restos hallados revelan, aunque dentro de la sencillez propia de lo que eran: construcciones rurales, que había un intento de dotarlas de una decoración exquisita y de comodidades a la manera de Roma. Además de piezas de arte, ornamentos y ricas vajillas, se encontraron utensilios de cocina, objetos de cuidado personal y herramientas que muestran cómo era su vida cotidiana. Una parte de estos hallazgos se pueden contemplar en el Museo de San Isidro, en Madrid, en el Arqueológico Regional de Alcalá de Henares y en el Arqueológico Nacional de Madrid

Nota: Este blog, no es excesivamente vistoso y puede llegar a ser hasta aburrido, pero he intentado hacer un pequeño resumen del paso de Roma por la Comunidad de Madrid, para que todos conozcan sus huellas y si quieren profundizar o visitarlas, sepan donde se encuentran. Saludos.


En este mapa puedes ver dónde están situados los yacimientos arqueológicos de la Comunidad de Madrid que pueden visitarse....

La incorporación de Hispania al Imperio Romano supuso la unificación administrativa de la Península Ibérica y la incorporación de ésta al entorno mediterráneo. Esta nueva situación fue la causa de importantes cambios, también, en el paisaje urbano y rural del territorio madrileño.


 En la imagen: Detalle de un mosaico romano de los que se exponen en el Museo Arqueológico Regional que se encuentra en Alcalá de Henares.

COMPLUTUM

Complutum fue una de las principales ciudades romanas del interior de España. Llegó a tener una extensión de unas 50 hectáreas.

 


COMPLUTUM (ALCALÁ DE HENARES)

El núcleo urbano principal, la ciudad de Complutum, tuvo un papel importante como nudo de comunicaciones entre las ciudades del Norte y el Sur de la Península. Esta importancia se refleja en la importante monumentalización de esta ciudad, sobre todo, en los momentos finales del Imperio (SS. IV y V d.C.).

En el centro de ella se encontraba el foro, el espacio público principal, al que rodeaban los edificios con función administrativa, judicial, comercial y religiosa.




En Complutum son visitables los que cerraban la plaza por el oeste y por el sur. No todos estos edificios son coetáneos, ya que el foro se construyó en los años 50-60 del siglo I d.C. y posteriormente fue rehabilitado, a finales del siglo III d.C.

En concreto, el visitante puede conocer la fachada monumental, la basílica civil, las termas del norte, el pórtico sur, el mercado, las termas del sur, la Curia y el Criptopórtico, así como las infraestructuras viarias del Decumano III y el Cardo IV y la red de desagües de la ciudad.




 Mosaico de Complutum exhibido en el Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares 




La visita a este Museo, situado en la Plaza de las Bernardas es esencial para entender el complejo de domus y villas de Complutum, asi como la ciudad en si.
La entrada es libre y no cierra a mediodia. Ademas suelen tener casi siempre, exposiciones temporales monográficas muy interesantes.

Objetos encontrados en el yacimiento y datadas todos ellos durante el período de mayor esplendor de la ciudad de Complutum, los siglos III y IV correspondientes ya al Bajo Imperio.romana, depositados en el Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares.

Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares
 
Se encuentra en el edificio del antiguo Colegio Convento dominico de la Madre de Dios, en la preciosa plaza de las Bernardas, a la que dan igualmente el Palacio arzobispal y el Convento de San Bernardo, por lo que la visita es imprescindible, si se viaja a Alcalá de Henares.
 
El museo ofrece una visión sucinta de la historia de la región de Madrid, desde el Paleolítico hasta época medieval, pasando por la Edad de los Metales y la romana. Sus fondos se componen de objetos recuperados en las excavaciones llevadas a cabo en toda la Comunidad de Madrid, siendo especialmente relevantes los mosaicos de la ciudad de Complutum o la soberbia pátera con cabeza de monstruo, tal vez una medusa, de época carpetana, por tanto prerromana, recuperada en las excavaciones llevadas a cabo en Titulcia. Una visita a este museo se complementa necesariamente con las visitas a la ciudad romana de Complutum y a la casa de Hippolytus.

 la Casa de Hippolytus

Situada a las afueras de la antigua ciudad romana de Complutum, constituye uno de los pocos ejemplos conservados en todo el Imperio Romano de collegium iuvenum, es decir, un colegio de los jóvenes acomodados de la ciudad donde recibían, en un ambiente lúdico y religioso, instrucción necesaria para desempeñar cargos municipales en la edad adulta. Conserva restos de dos épocas constructivas: la primera, del siglo I d.C., de la que tenemos algunos arranques de muros; de la segunda, la más importante, conservamos los restos del colegio de jóvenes remodelado a finales del siglo III d.C.




Plano de las dependencias

 
 

 Maqueta de la Casa de Hippolytus


 
El origen del nombre de Casa de Hippolytus viene de la tradición entre los especialistas, que suelen buscarlo en relación con alguno de los elementos más significativos del yacimiento excavado. Se piensa que en la época prerromana ya existía alguna edificación aquí, probablemente dedicada a alguna deidad de las aguas, sobre la que se alzó una tabernae -tienda o local comercial- romana en el siglo I d.C., en época del emperador Claudio. Sin embargo, a mediados el siglo III d.C. se realizó una profunda reforma para levantar el Colegio de Jóvenes, uno de los pocos conocidos de Hispania.

La sala de culto a Diana:

Sala en forma de trapecio dedicada al culto de la diosa Diana (asociada a la caza) y posiblemente a Hércules (patrono de la juventud). El hallazgo de un fragmento de escultura de la diosa y de restos de la columna que la sustentaba así lo indican.
 La importancia religiosa del complejo viene marcada también por otra característica: la familia de los Annios, los patronos del collegium, que construyeron su mausoleo justo enfrente de la Casa de Hippolytus, de manera que los colegiados guardaran en mente a sus benefactores.

 


  Estatua de la Diosa Diana fragmento Periodo: S. IV d.C.

Escultura de mármol blanco para el culto y la protección de los jóvenes aristocráticos de Complutum. 


La Diana de Complutum pertenece a un taller que realiza copias seriadas de escultura.
Solo se han conservado los pies de la Diosa Diana y el perro que la acompaña

Las exedras 

Tenían la función de teathron: un espacio de reunión necesario en todos los colegios de cierto nivel pues permite la realización de actividades como formación, deliberación, elección de magistrados, cenas comunes, eventos todos ellos necesarios en estas instituciones, por ser uno de los servicios que ofrecen al colegiado, como por ser necesarios para el propio buen funcionamiento del colegio, dirigido por magistrados electos. Sobre las exedras se alzaba un sistema de celosías.

El hipocausto

Se conservan los pilares de ladrillo que sostenían el suelo original de mosaico de las zonas caliente y templada de las termas (caldarium y tepidarium).

 

Hipocausto de los baños



La sala abovedada

Estancia, cuya finalidad última se desconoce, que posee una peculiaridad en su sistema constructivo: la cubierta está revestida en su interior de tubuli fictile, unas piezas de cerámica en forma de botella sin fondo que se ensamblan unas con otras para formar una bóveda aislante y ligera.


En la sala de mayor tamaño, que hacía las veces de distribuidor, aparece un mosaico de gran tamaño que presenta una escena de pesca. La obra está firmada por Hippolytus, un maestro musivario de origen posiblemente norteafricano (se señala el actual Túnez como lugar más factible), y fue realizada para una de las familias más importantes de la ciudad.

El patio central: zona fría o frigidarium  con la escena de pesca firmada por el artista Hippolytus .

 


 Estanque trilobulado.

Situado en la parte occidental, en el majestuoso frigidarium, el estanque tenía tres secciones semicirculares que permanecía cubierto por una elegante cúpula.


 Mosaico de la pesca

El emblema consta de tres partes: inscripción, marco y cuadro. La inscripción se encuentra en el lado Norte del emblema. Se puede leer el texto “ANNIORUM (hédera) HIPPOLYTUS TESSELAV [IT]” (De los Anios. Hippolytus lo teseló), enmarcado por dos triángulos rojos, aunque sólo se conserva el de la izquierda.detalle



Mosaico de la pesca

Con las distintas especies de peces

 

Detalles del Mosaico de la pesca









Las letrinas

Como las existentes en la casa de Hippolytus, grandes y cuidadosamente decoradas, eran relativamente frecuentes en establecimientos y sobre todo en las sedes de los Colegios
En el perímetro de la estancia estaban los conductos de agua, limpia y de desagüe, los asientos para los usuarios y pilas para el aseo. Estos últimos elementos podían estar construidos con muchos tipos de material… probablemente mármol, con cabeceras y brazos ricamente decorados.El agua limpia entraba desde la canalización principal que discurría por el patio central y circulaba por el lado occidental de la letrina. Por los lados norte y este podía circular también agua limpia, procedente de la misma canalización principal o bien agua reutilizada procedente del desagüe de la piscina cuadrada situada al norte de la letrina. Las conducciones de los lados norte y este tenían como objeto limpiar los residuos de los usuarios. Este sistema anular de aguas desaguaba por la esquina suroccidental.


LAS VILLAE Y LAS DOMUS

Hay que distinguir primero, los distintos tipos de viviendas romanos:

Insulae: 
Edificio de apartamentos donde, en alquiler o en propiedad, vivían los ciudadanos más pobres.
En la Comunidad de Madrid, no existieron, eran mas propios de grandes ciudades como Roma.


Domus: 

Vivienda particular, ocupada por un solo propietario y su familia, que normalmente consta de un solo piso y sus dimensiones son muy variables. En Complutum hay varias.




Villae:

Son viviendas en zonas rurales que, según su uso se denominan villae rusticae, si están dedicadas a las labores agrícolas y ganaderas, con graneros, bodega, granja de animales, etc., una especie de cortijo; y villae urbanae si son como un chalet familiar  actual . En la Comunidad hay varias.


Situación de las domus de Complutum





LA CASA DE LOS GRIFOS

Recreación de la Casa de los Grifos

 Este espacio cuenta con la mejor colección de pintura mural romana conservada en España
La Casa de los Grifos fue una casa privada construida hacia los años 50 d.C. (siglo I d.C.) y conserva la mayor parte de su decoración pictórica. 
El edificio, de gran tamaño, se sitúa junto al foro de la ciudad y perteneció a una familia acomodada de Complutum dedicada a actividades comerciales y artesanales. Se cree que esta construcción fue abandonada a finales del siglo III o comienzos del IV d.C.



Casa de los Grifos: zócalos 

. La continua aparición de paneles de pintura mural en un estado muy delicado de conservación ralentizaron los trabajos arqueológicos, ya que deben ser extraídos para proceder a su restauración y conservación. Las excavaciones en este inmueble comenzaron en 2003 y actualmente  es visitable



CASA DE LEDA

Mosaico de Leda  S. IV d.C.

Este mosaico representa en su emblema central el momento en que Jupiter, convertido en cisne, se aproxima a Leda, esposa de Tindáreo, rey de Esparta, con el fin de protegerse de un águila que le está persiguiendo.Leda a su vez, abre la túnica con que se viste, para recibir en su regazo al cisne. De esta forma, se consuma el adulterio entre el padre de los dioses y la mujer. Se trata de un tema muy representado en la antigüedad y que forma parte del ciclo de los amores de Júpiter.


 

Casa de Leda

CASA DE AQUILES

Mosaico de Aquiles y Pentesilea Periodo: S. IV d.C.

 Mosaico de Aquiles  detalle

Mosaico de la habitación principal de una casa aristocrática (domus) próxima al Foro de Complutum. El emblema central representa una escena de la vida de Aquiles: la lucha entre el héroe griego y las amazonas.

CASA DE BACO 

 Mosaico de las Cuatro Estaciones Museo Municipal de Madrid

La pieza más relevante que esta villa nos ha legado es un mosaico descubierto en el siglo XVIII llamado de “las Cuatro Estaciones”  El mosaico de las estaciones consiste en un panel de cuatro cuadros donde cada uno de ellos representa a una estación del año.


 

Casa de Baco Complutum 

Alegoría del Otoño

La imagen hace referencia a un fragmento del mosaico de las estaciones de la Casa de Baco


LA VILLA DEL VAL

Situación de la Villa del Val a las afueras de Alcalá de Henares

Entre los ss. III y IV la Villa del Val ocupó un espacio de 5 ha, con un heterogéneo grupo de construcciones más bien urbanas y de diferente funcionalidad, tales como un área termal, una mansión señorial, almacenes y establos



Villa del Val reconstrucción

La Villa del Val fue un yacimiento suburbano tardo-romano, que vino a convertirse en villa agropecuaria y ganadera visigoda, coincidiendo con la época de ruralización de los ss. V-VII. También contuvo edificios y estructuras tardo-romanas, que pasaron a tener otro uso muy diferente en la época visigoda.

 La mansión señorial tenía fachada turriforme, con pórtico y dos torres, jardín interior de 25,60 m. de diámetro, sala de recepciones de 15 x 10 m

Villa del Val 

Estaba pavimentado de mosaicos geométricos y pavimentos con mosaicos circenses como la sala del Auriga

La Villa romana del Val 

Incluye restos arqueológicos de la época romana, y parte de una necrópolis de la época visigoda (siglos V al VII d. C.).
Tambien tenía establos tardo-romanos que estaban dedicados a la transformación del cereal, disponiendo de un camino de entrada que enlazaba con la vía que partía de Complutum hacia Zaragoza, en paralelo al cauce del río Henares. Cada uno medía 8 m. de largo por 6 m. de ancho, abarcando una longitud de más de 80 m.




OTRAS VILLAS ROMANAS DE LA COMUNIDAD DE MADRID

Dentro de la Hispania romana, en el campo se produce una explotación extensiva del territorio a partir de la proliferación de las denominadas villae, verdaderos complejos agropecuarios destinados al trabajo agrícola y a la comercialización de excedentes con otros lugares del Imperio. 
En las villas, se realizaban labores agrícolas y también incluían hermosas viviendas para el dueño y sus sirvientes


Principales yacimientos y restos romanos
 
 

La primera villa romana descubierta fue la de Carabanchel.

El mosaico de la villa de Carabanchel

Otras piezas encontradas en la villa.




Carabanchel mosaicos de la Villa, detalles

DEHESA DE LA OLIVA

Conjunto arqueológico de la Dehesa de la Oliva (Patones de Abajo) 


Situado en un cerro junto a la confluencia de los ríos Lozoya y Jarama, fue un importante Oppidum que ocupó una extensión de 26’5 hectáreas. Sus murallas y barrancos naturales formaban un excelente sistema defensivo. Fue habitado desde el siglo II a.C. llegando la ocupación de algunos de sus lugares hasta época visigoda.

De origen prerromano, sus pobladores vieron transformados sus modos de vida y costumbres con la conquista romana, y convertido su castro en una ciudad planificada dotada de calles, infraestructuras hidráulicas y edificios públicos.
La acrópolis dispone de un caserío con una estructura urbanística, su trazado es octogonal, con viales que se cortan perpendicularmente

Tras su abandono como lugar residencial, la cumbre del monte fue utilizada como necrópolis entre los siglos V y VI dc.





Conjunto arqueológico de la Dehesa de la Oliva (Patones) 

Los testimonios arqueológicos en la Dehesa de la Oliva, dan cuenta de una dilatada ocupación a lo largo de la historia
.

LA MANTUA CARPETANORUM

Por Carpetania se entiende el espacio geográfico donde habitaron los antiguos carpetanos desde su etnogénesis alrededor del siglo VI a. C. hasta su integración y/o disolución dentro de la Hispania romana 
La localización de Mantua, es aún un misterio. Se contaron con tres posibles candidatas, dentro de la actual provincia de Madrid. En lugar destacado, situaban a la capital Madrid, dejando en un lugar secundario a las localidades de Talamanca y Villamanta aunque esta última, es la que tiene mas posibilidades.
Se dice que su topónimo viene de una equivocación que tuvieron los primeros labradores, que repoblaron el lugar, y que en vez de decir Mantua decían “manta” 

La Mantua Carpetanorum según los cosmógrafos, entre ellos Ptolomeo, podría haber estado en Villamanta, aunque no hay pruebas suficientes para asegurar con certeza que este fue su emplazamiento original. 



Yacimiento romano en Villamanta, en el sitio denominado El Tejar.

Estamos hablando de un yacimiento aparentemente de gran importancia, que podría pertenecer a la mítica Mantua Carpetanorum

 


El origen de Villamanta pudo ser romano por los restos arqueológicos hallados, como lápidas de enterramientos en piedra blanca y serrana con huesos, monedas de varios emperadores, vasijas, cimientos y armas o piedras con inscripciones y también cerámica fina datada entre los siglos III-V a. C., hornos, aljibes, etc.
Llama la atención el considerable número de inscripciones concentradas en esta localidad, si lo comparamos con la zona, donde normalmente se producen hallazgos aislados exceptuando naturalmente Toledo y Talavera. Esto,unido a la presencia de la Tribu Quirina confirmaría la opinión  sobre la existencia de un posible municipio flavio, que se identifica con Mantua Carpetanorurn, en la actual Villamanta
Otra circunstancia a favor de esta teoría es  también, por ser atravesada por la Cañada Real Segoviana de fundación romana, que une Toledo con Segovia. 

LA VILLA ROMANA DE LA TORRECILLA

La villa romana de La Torrecilla está situada en la margen derecha del río Manzanares, cerca del Km. 9,500 de la carretera de Madrid a San Martín de la Vega, en el lugar conocido como Los Cerezos. Es una zona de gran riqueza arqueológica, con yacimientos prehistóricos, romanos y visigodos. Las excavaciones realizadas en La Torrecilla han permitido descubrir un conjunto de muros pertenecientes a distintas estancias de la antigua villa.



La villa de la Torrecilla

Entre las habitaciones destaca una gran sala absidiada de diez por seis metros, con una amplia puerta de acceso de dos metros de ancho. Esta sala tenía la cabecera de forma semicircular, cubierta con tejas que apoyaban sobre los muros y sobre una serie de pilastras, hechas de losetas de ladrillo cuadrangulares, revestidas de estucos y también mosaico realizado en opus tesellatum, con teselas de varios colores, entre los que se han documentado blanco, rojo, negro y amarillo 



VILLA DEL RASILLO

La villa romana de El Rasillo, asentamiento que perduró entre los siglos I a V d.C., se sitúa a escasos metros del puente que separa los municipios de Paracuellos y Madrid, a poca distancia de la orilla del río Jarama. 

 

  


El Rasillo (Barajas).muñeca  Periodo: SS. I – II d.C.

Se conocen piezas parecidas a ésta, procedentes de otros yacimientos romanos, aunque no son frecuentes. Con respecto a su función, algunas se han interpretado como juguetes.



El Rasillo (Barajas).muñeca detalle

Otras lo han sido como exvotos o similares, o como alfileres para el tocado.


VILLA DE VALDETORRES DE JARAMA

Entre las villae, existen

Cabeza de águila 

Procedente del yacimiento de la Villa romana de Valdetorres del Jarama
Museo Arqueológico Nacional, MAN Periodo: Ss. IV – V d.C.

YACIMIENTO DE BENEFICIO-MIACCUM


 Las ruinas, en el paraje conocido como “El Beneficio”, se componen de una «mansio» (un tipo de posada romana en ruta), varias viviendas y áreas de servicio, con períodos de construcción entre los siglos I y V d. C.


EL BENEFICIO, COLLADO MEDIANO

En el Itinerario que antes señalamos había una serie de puntos, ubicados estratégicamente en el territorio, a lo largo de los caminos romanos. En estos puntos se supone que se establecieron lugares de parada para el viajero. Hace décadas se pensaba que estas paradas debían de corresponderse con ciudades o pequeñas aldeas (vicus) bajo el control del Imperio. Ahora sabemos que no siempre fue así y que en ocasiones estas paradas no eran más que fondas o posadas situadas en los enclaves necesarios y también estratégicos.

EL BENEFICIO-MIACCUM

Miaccum
es un antiguo enclave romano, situada sobre la calzada entre Segovia y Titulcia



Miaccum El Beneficio Collado Mediano

Recientemente se ha propuesto que este enclave romano se hallaría en el municipio madrileño de Collado Mediano, donde se han excavado los restos de una posada[, sobre la calzada o vía romana 24 o de La Fuenfría
 

Durante décadas el paso de esta sierra en época romana se situó en el puerto de La Fuenfría a través de donde el camino, desde Segovia, procedente de Cauca, se dirigiría hacia Complutum a través de Miaccum y Titulcia.


Miaccum recreación de la villa

Allí se localizaron los restos de un edificio cuadrangular, de proporciones regulares y en cuyo interior se han ido descubriendo –y aún se siguen descubriendo- los restos de las diferentes estancias que conformaron una posada: un área termal (baños), una cocina, un comedor amplio y unas salas de dormitorio
Los restos hallados en El Beneficio muestran un edificio rectangular de dos plantas, la segunda abuhardillada, con dos alas separadas por un patio. En el ala norte se encontraban las habitaciones destinadas al descanso; al sur, tres salas albergaban las termas, calentadas a través de un suelo hueco por donde circulaba el calor procedente de un horno. En el ala sur también se encontraba la cocina, que contaba con una gran cisterna en la que se recogía el agua de lluvia..


LA VILLA DE VILLAVERDE BAJO

 Los restos arquitectónicos de la villa de Villaverde, que se remonta al siglo I d. de C., fueron localizados en 1927 por unos niños a los que su profesor Fidel Fuidio había llevado a recoger sílex a las orillas del Manzanares. Los hallazgos, que fueron entregados a Pérez de Barradas entonces arqueólogo del Ayuntamiento, revelaron que se trataba de un edificio con muros de mampostería de sílex, con decoración con estucos pintados y pavimentos de mosaicos.


Villa romana de Villaverde:  Cabeza de Sileno 

Recreación de la villa Museo de San Isidro (Madrid)

Las excavaciones depararon grandes hallazgos. Se descubrió que sobre una primera construcción habitada entre los siglos I y II, destruida por un incendio, en el siglo IV se levantó una nueva villa. Una galería porticada se abría hacia el río y en la parte posterior estaban las zonas dedicadas a las actividades agrícolas. En el centro se hallaba la zona más lujosa, decorada con frescos y mosaicos, donde vivía el propietario. Fue habitada hasta el siglo V. 

 

Mosaicos de Villaverde 

Mosaicos de Villaverde 


Mosaicos de Villaverde 



MAUSOLEO DE ARROYOMOLINOS

Se ha descubierto un doble mausoleo funerario romano en la zona suroeste del territorio, en Arroyomolinos, cerca de Móstoles





MAUSOLEO DE ARROYOMOLINOS

Data del siglo IV de nuestra era y contiene restos humanos de siete cadáveres, así como dos sarcófagos de plomo, atravesados por maderos, que permanecen aún sin abrir bajo una bovedilla




Presumiblemente, uno de ellos perteneció a un patricio paterfamilias, morador de una villa romana próxima, y el otro fue colectivo; todos fueron enterrados en esta necrópolis, sobre una vaguada que hoy es una parcela a punto de urbanizar y que esconde muchos otros vestigios. Entre ellos figuran dos pilares de un atrio contiguo a los sepulcros, más una trama aldeana próxima a los mausoleos.

Parece ser que se acometieron labores de excavación, desmonte, traslado e instalación en un nuevo emplazamiento del conjunto.
 

MONOLITO DE CENICIENTOS

El monumento en cuestión se trata de un monolito natural de granito de sensible forma trapezoidal, de unos 5 m. de altura por casi 4 de ancho, en cuya cara este, donde se labró una hornacina vertical que resumidamente, podrían representar: la figura de la izquierda, una mujer, a una diosa o sacerdotisa; y las dos de la derecha, a un matrimonio (mujer a la izquierda y hombre a la derecha) realizando un ofrecimiento o sacrificio ante la anterior la cual, a su vez, realiza una libación, (ceremonia funeraria). Entre la figura de la izquierda y las dos de la derecha podría encontrarse un ara.




MONOLITO DE CENICIENTOS

Muy probablemente el monumento en cuestión es un exvoto (altar, santuario) a la Diosa Diana dedicado por un devoto potentado. Hermana de Apolo el propio Júpiter armó a Diana con arco y flechas y la hizo reina de los bosques. 



TALAMANCA DE JARAMA

También considerada por algunos autores el lugar donde estaba la Mantua Carpetana en rivalidad con Villamanta. Asimismo, se ha identificado por parte de otros historiadores a Talamanca con la ciudad romana de Armántica
 

Puente romano de Talamanca de Jarama

La Talamanca romana se encontraba en la confluencia de dos vías de comunicación, la que iba desde Plasencia a Caesada por el sur del sistema Central y la que unía Complutum (actual Alcalá de Henares) con Nova Augusta.



Puente romano de Talamanca de Jarama

El rastro más destacable de esta época es el Puente Romano, que aunque fue reconstruido durante la edad media en su parte más antigua data del siglo I o II; era entonces una construcción importante, que permitía cruzar el río Jarama.


Puede suponerse una derivación (de la Vía 29 del Itinerario de Antonino) en dirección Este-Oeste que enlazase Miaccum con Arriaca a través de Colmenar y Talamanca 




Puente romano de Talamanca de Jarama

Gracias a este camino, el viajero se evitaría la obligación de descender la ‘rampa de Galapagar’ para ascender de nuevo a la búsqueda del camino de Caesaraugusta.
 Asimismo, se habla de una vía secundaria que recorría Daganzo, Valdetorres y Talamanca siguiendo el Jarama hacia el noroeste, la cual podría conducir también a Complutum, Arganda y más allá hacia Cartago Nova.

 En todo caso, el Puente Romano cumplió la función de comunicar las poblaciones de la actual Campiña y especialmente Complutum con el noroeste de la región. 

 

LAS CALZADAS



El Imperio Romano organizó su red de carreteras desde un concepto centralista e imperial. Por eso, el nexo de unión de todas ellas, y su punto inicial, se situó hipotéticamente en Roma, aún cuando la referencia más cercana para el viajero fuese siempre la ciudad más grande y próxima dentro del territorio de influencia. En este caso, esa ciudad, teniendo en cuenta las fuentes escritas, pudo se Complutum o Titulcia –de localización aún desconocida-, dentro ambas de la antigua Carpetania indígena y relacionadas con Miaccum según señala el Itinerario de Antonino Pío.
 


El Itinerario de Antonino

Del siglo II d.C. data un documento conocido como el Itinerario de Antonino, que al modo de las modernas guías Campsa, detalla estos caminos que surcaban el Imperio Romano.
 Uno de esos caminos, el número XXIV, recorría transversal la península desde Mérida a Zaragoza, pasando por Segovia y cruzando el Sistema Central, dicen los expertos que quizá por el valle de la Fuenfría, donde cerca de Cercedilla se han descubierto vestigios de la que pudo ser esta calzada romana. Y en él, a 24 millas romanas (35 kilómetros) de Segovia tras cruzar el Sistema Central camino de Complutum (Alcalá de Henares) sitúa el documento a Miaccum, una mansión o posada romana gestionada por el propio Estado y donde el viajero podía descansar y recuperar fuerzas para continuar el camino.




Calzada romana de la Fuenfría

Las calzadas
construídas por los romanos constituyeron el único sistema de vías de comunicación eficaz durante casi dos milenios. De hecho, existen tramos como el que aquí tratamos, que han persistido hasta nuestros días, bien desde su construcción o bien desde su restauración en épocas posteriores al imperio romano.
 

Durante mucho tiempo, la calzada romana se confundió con la vía borbónica, un camino que usaban los Borbones en el siglo XVIII para ir a la Granja de San Ildefonso. Se dieron cuenta de que no podía ser romano por la pendiente que tenía. Las calzadas romanas solo tienen un 10 por ciento de pendiente, pero la vía borbónica tenía un 25 por ciento.



Miliario de Cercedilla. MAN  Periodo: Siglo III d. C.


Las vías fueron los vasos sanguíneos del Imperio y el estado comprendió pronto la importancia que suponía dotarle de una red de comunicaciones organizada. Eran verdaderas obras de ingeniería y contaban con diferentes elementos en su recorrido.
Los miliarios eran columnas de piedra colocadas en los márgenes de la vía que informaban la distancia que se había recorrido y recogían datos sobre la autoridad bajo la cual se habían construido




Ruta por la Fuenfría 


Los romanos demostraron con la construcción de las calzadas un buen conocimiento de la geografía de los terrenos que atravesaban, tanto para buscar los puertos que diesen paso por las cordilleras como para aprovechar los caminos naturales abiertos por los ríos. Tal es el caso de esta calzada que, ascenciendo por el curso del río de la Venta, pasa a la vertiente segoviana de la Sierra de Guadarrama por el Puerto de la Fuenfría. 




La calzada romana que comunicaba Segovia con Titulcia tiene tramos que se conservan en buenas condiciones. Su recorrido empieza en las Dehesas y termina en el Puerto de la Fuenfría, a lo largo del cual encontramos tres puentes: la Venta, del Descalzo y de Enmedio, que están ubicados en tramos desocupados de la calzada romana y muestran todavía su firme original en continuidad con el de aquella, ofreciendo asimismo un mejor estado de conservación debido a recientes restauraciones. 



 
Esta calzada de Cercedilla,  data del siglo I d.C., en tiempos del emperador Vespasiano. Unía Titulcia (localidad próxima a Aranjuez) con Segovia, atravesando la Sierra de Guadarrama por el Puerto de la Fuenfría. 
 
 



Calzada de Cercedilla

Probablemente pasaba por la madrileña Casa de Campo, desde donde se dirigía hacia Las Rozas y de aquí a Villalba, Guadarrama, Los Molinos y Cercedilla; a partir de aquí ascendía al puerto siguiendo el curso del río de la Venta. Es el último tramo de este ascenso el que recorre esta ruta y el mejor conservado de toda la calzada. 
 

 

 

Calzada de Cercedilla


El río obligó a la construcción de varios puentes: el del Reajo o del Molino, bajo la carretera comarcal que entra a Cercedilla proveniente de Los Molinos; el de la Venta, en la actual finca de Montes Claros; y el del Descalzo y el de Enmedio, situados a lo largo de esta ruta, sobre arroyos que confluyen en el arroyo de la Venta. 

LOS PUENTES

PUENTE DEL REAJO

El Puente del Molino o del Reajo está situado en la carretera M-622, justo antes de llegar al túnel bajo las vías del ferrocarril. Compuesto por un arco de mampostería vista con un adovelado formado por grandes lajas irregulares de piedra sin desbastar puestas en cuña. El arco, con una luz de 6,5 m, se apoya en un basamento vertical levemente resaltado, reforzado en las esquinas  por sendos contrafuertes de planta semi-hexagonal. Estos contrafuertes se repiten en número de seis en la fachada oriental, donde contribuyen a reforzar los estribos del puente. 


PUENTE DEL DESCALZO

El Puente del Descalzo, que salva el Arroyo de la Fuenfría, aunque siempre se le ha atribuido un origen romano, investigaciones recientes, culminadas en 2006, han concluido que fue levantado en el primer tercio del siglo XVII, pero sobre restos romanos.

PUENTE DE ENMEDIO

El Puente de Enmedio, está situado en la zona alta de la calzada romana, antes de llegar al puerto de la Fuenfría. 


PUENTE DE LA VENTA

El puente, llamado de la Venta, por su proximidad a la desaparecida Venta de Santa Catalina, presenta características similares al del Molino aunque la altura y la luz son más reducidas, con sólo 5 m, transformando el arco en una bóveda de cañón. 

 
PUENTE DEL CONGOSTO LOZOYA

El origen de esta obra es incierto. Algunos autores defienden que fue realizada durante la dominación romana de la península, dadas las similitudes de su fábrica con otros puentes de la citada época, especialmente el de Cangas de Onís, en Asturias.Otros investigadores retrasan su construcción a la Edad Media y, más en concreto, a los siglos XII o XIII, ya que su tipología parece corresponderse con este periodo

En cualquier caso, los únicos datos históricos que se conocen es que aparece citado en el Libro de la Montería, que el rey Alfonso XI de Castilla mandó escribir a mediados del siglo XIV, y que fue objeto de una reparación en el siglo XV. 
El tramo recuperado tiene 200 metros de longitud y ocho de anchura. Se encuentra ubicado en una vía pecuaria conocida como «Cordel de Suertes Nuevas», junto a la carretera de Galapagar a Collado Villalba, en el Parque Nacional de Guadarrama. 

Calzada romana de Galapagar


OTROS YACIMIENTOS

Hallazgos en Madrid capital 


Yacimientos en la Comunidad de Madrid

 


Patera de Titulcia


La Pátera de Titulcia, también denominada popularmente Medusa de Titulcia, es una pátera de plata y oro, del tipo phiále mesómphalos (o patera umbilicata en latín), que data de entre el siglo IV y el siglo III a. C., y que fue elaborada por los carpetanos.
Se trata de una pátera, plato de poco fondo que se usaba en ceremonias y ritos religiosos de la Antigüedad, como la libación, y que iconográficamente reúne elementos helenísticos.
El representar la cabeza de Medusa, aunque con cara de felino, viene a ser un símbolo apotropaico de protección de viviendas o cosechas.
Aunque no se trata de una pieza romana, se ha encontrado en una zona habitada despues por los romanos y ademas actualmente se exhibe en la exposición permanente del Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid en Alcalá de Henares.




 

 Yacimientos arqueológicos (varias épocas) de la Comunidad de Madrid, visitables o no



Villas romanas en España

LA REAL ARMERÍA DE MADRID

La colección de la Real Armería tiene su origen en las disposiciones testamentarias del rey Felipe II, quien ordenó que no pudiera ser vendida en almoneda pública después de su muerte, según era costumbre para pagar las deudas terrenales y espirituales del difunto. 
Con ello vinculó la Armería a su hijo, el futuro Felipe III, y a sus sucesores. Esta decisión también implicó que la colección fuera considerada como inalienable de la Corona de España, constituyendo en la actualidad una de la joyas del Patrimonio Histórico Español.



Vista del interior

La Real Armería de Madrid fue fundada en el momento de máximo esplendor internacional de la Corona. Creada en gran parte por el Emperador Carlos V (1500- 1558) y su hijo, Felipe II (1556-1598), alberga las armas personales de los reyes españoles y también varios trofeos militares y presentes diplomáticos y familiares que se convierten en vehículos esenciales para transmitir una ideología de poder (muy importante en aquella época) y un testimonio de la realidad histórica de España y Europa en los siglos del Renacimiento y el Barroco, hasta llegar a sus últimos ecos bajo la dinastía borbónica del siglo XVIII.



Puerta de acceso por la Plaza de la Armería


La Real Armería de Madrid se encuentra ubicada en la planta baja del Palacio Real de Madrid, y está considerada junto a la Armería Imperial de Viena e de Turín como una de las mejores colecciones de armas del mundo.


 

Vistas de la sala

Desde principios del siglo XVI hasta finales del XVIII ningún elemento formaba parte tan relevante de las características esenciales de la imagen del gobernante europeo como la armadura. Monarcas, emperadores, príncipes y nobles se hicieron retratar con ella conscientes de su simbólica asociación al poder

La Armería tenía un papel trascendental como colección de referencia en el desarrollo del género del retrato armado para mostrar la fortuna de la dinastía y su poder dominante en Europa. 


“El vivac”(1640 – 1650). Óleo sobre tabla, David Teniers II

(Por “vivac”se entiende por el lugar donde se acampa para descansar y pernoctar los ejércitos y también los escaladores y montañeros.)

De los varios artistas que abordaron temas bélicos durante el siglo XVII, ninguno mostró idéntico interés que David Teniers II en la plasmación de lo que se puede denominar la trastienda de la guerra. Con su acostumbrado rigor táctil describió en sus pinturas infinidad de objetos castrenses colocados en primer plano sin orden aparente, con la casual incorporación de alguna figura, como aquí los personajes que cuelgan las corazas o ayudan a descalzarse a sus compañeros
 


Armadura de Carlos V a caballo, pieza de la Armería Real de España 

 

El núcleo principal de la colección actual se corresponde con la armería del emperador Carlos V, que a su vez custodiaba armas pertenecientes a su padre, el rey Felipe I de Castilla, y a sus abuelos, el rey Fernando el Católico y el emperador Maximiliano I de Austria. A ellas Felipe II agregó su armería personal y las armas medievales procedentes del tesoro real Trastamara del Alcázar de Segovia. 

En 1884 un incendio destruyó el edificio de la armería construido por Felipe II.
Alfonso XII (1857-1875-1885) ordenó la construcción de su sede actual, obra terminada tras su muerte por voluntad de su esposa, la reina regente María Cristina de Habsburgo. 

INTERIOR DE LA ARMERÍA 

Intérieur de l’Armeria
(Madrid).- Dibujo de Gustavo Doré, artista francés, grabador e ilustrador (Estrasburgo, 1832 – París, 1883).

 El dios Marte (1638). Diego Velázquez.Museo del Prado, Madrid

Velázquez pintó al dios de la guerra sentado, desplegando todos sus atributos militares: bengala en la mano derecha, morrión sobre la cabeza, con su armadura, escudo y espada en el suelo, a sus pies.




 PARTES DE LA ARMADURA

Partes de una armadura del siglo XVI

 

Para resguardo de la cabeza servían:

el yelmo y sus similares protegiendo la parte superior y formado por morrión, visera y barbera
el morrión: era la parte alta del casco, donde solía haber la cimera
la visera que cubría el rostro
la barbera, o ‘barbote’, para la boca y la barbilla
la gola que defendía el cuello por delante

la cubrenuca que defendía el cuello por detrás.

Las extremidades superiores se cubrían con:

las hombreras en el hombro
los guardabrazos en la parte superior del brazo
las sobaqueras en las axilas
los codales en el codo
los brazales en el antebrazo
los cangrejos en la parte opuesta del codo
las manoplas en las muñecas y manos
los guanteletes en los dedos y la mano

Las extremidades inferiores se protegían por:

los quijotes o musleras para defensa de los muslos
las rodilleras para las rodillas
las grebas para las piernas
los escarpes y zapatos herrados para el pie
la tarja o tarjeta, que se añadía a dichas piezas en las justas y consistía en un escudito que se fijaba en la parte superior e izquierda del peto y que llevaba pintado el emblema y la divisa del caballero noble.
 


Armadura del S.XVI

En el siglo XVI, Carlos V (1500-1558), comienza una colección de armas, que será el núcleo de la Real Armería, encargando los trabajos a los mejores centros de producción de los territorios controlados por su imperio (en un primer momento alemanes como Desiderius Helmschmid y más tarde italianos como los hermanos Negroli). No se trata, pues, de armaduras militares de tropa, sino de encargos especiales hechos para la Corte, como objetos de lujo, tanto para las paradas, justas, torneos y demás festejos, como para las propiamente de batalla. 


El emperador Carlos V, a caballo, en Mülhberg. Tiziano (1548).

La propaganda imperial presentó la campaña contra la Liga de Smalkalda (1547) como un conflicto político y no religioso destinado a castigar a quienes se habían sublevado contra su legítimo señor; de hecho, destacados nobles luteranos, como Mauricio de Sajonia, apoyaron a Carlos, en cuyo ejército eran mayoría los protestantes. Además, mientras Tiziano pintaba el retrato en Augsburgo, Carlos auspiciaba en la ciudad la celebración del Interim, en un último intento por aproximar a católicos y protestantes.
Enfatiza la relación de Carlos con el Sacro Imperio recurriendo a una iconografía habitual en la representación de su titular desde el medievo, y revitalizada por su abuelo Maximiliano con motivo de su coronación en Trento en 1508

El Emperador Carlos V de Pompeyo Leoni

Otro rasgo distintivo de la decoración, que aporta un aspecto sobrio y elegante al conjunto, son las bandas grabadas y doradas que recorren sus piezas. Estas bandas, inspiradas en la indumentaria contemporánea, responden al gusto personal de Carlos V, y por ello aparecen en gran parte de sus armaduras.


Armadura del Emperador Carlos V Kolman Helmschmid 1470-1532 Augsburgo
 
Son diseños exclusivos, la alta costura del Renacimiento, confeccionados a medida de tal manera que cuando Carlos V sufre ataques de gota, la armadura articula perfectamente los movimientos del emperador sin molestarle. Decoraciones, repujados, damasquinados, los mejores armadores para plasmar hechos concretos, batallas importantes: Batalla de Mühlberg contra los príncipes protestantes, que Tiziano retrata con Carlos V a caballo vestido con la armadura de motivos ojivales denominada de Mühlberg y ligada simbólicamente al poder de la victoria
.

Retrato de Carlos V armado. Juan Pantoja de la Cruz (1608).


 Este retrato de cuerpo entero de Carlos V, con armadura, botas blancas y con los símbolos de su majestad imperial —el bastón de mando, la espada y la celada sobre el bufete— y los de la orden del Toisón de Oro, es una de las copias realizadas por Pantoja, concretamente en 1608, sobre el famoso original perdido de Tiziano, que pintó durante su estancia en Augsburgo en 1548.

Barda del caballo de Carlos V

 Detalle de la barda anterior.

Desiderius Helmschmid silla de Carlos V. 1530

 Borgoñota de Carlos V (1545). Filippo y Francesco Negroli. Acero, oro.

La Borgoñota de Carlos V simboliza la victoria del cristianismo sobre el Islam.


 

Juego de parada del emperador Carlos V Filippo Negroli 1510-1579 Milán


Borgoñona de Carlos V


Celada del emperador Carlos V. Desiderius Helmschmid (1540). 

Acero repujado, grabado y dorado. La decoración de esta celada no deja dudas sobre quién fue su propietario gracias a su barbote y al águila representada en gran parte de su superficie.
En las armaduras se encierra un rico y minucioso universo de follajes, flores, cornucopias, trofeos, seres fantásticos, delfines y personajes alegóricos, entre otros, cuya contemplación y disfrute estaba reservado, por su tamaño, al emperador y a su círculo físicamente más cercano.


Kolman Helmschmid, (Alemania, 1470–1532) Haugsburgo 

Borgoñona del Emperador Carlos V de Haugsburgo con damasquinados en oro y acero.

Otro casco de extraño diseño realizado para el Emperador.


 FELIPE II de Antonio Moro

La decisión de Felipe II de mantener unido este conjunto de armas se debe a dos motivos. En primer lugar la Armería tenía un gran valor simbólico y sentimental, tanto por ser la colección que mejor mostraba el poder de la Casa de Austria, como por contener las armas de su padre, el emperador Carlos V, a quien admiraba.


 

Felipe II con armadura a la romana de Pompeyo Leoni

Las armaduras personalizadas quedan vinculadas a hechos relevantes, triunfos ante los protestantes, turcos, franceses… a veces, en las rodelas o celadas, a figuras mitológicas muy del gusto de la época 


 

Armadura a la romana de Felipe II

El gusto del rey se inclinará por la imagen clásica a la romana de connotaciones heroicas o por el vestido de corte excepto en las composiciones relacionadas con la batalla de Lepanto


 


Armadura de Felipe II llamada de las “aspas”

O cruces de Borgoña. Wolfgang Grosschedel (1551). Acero grabado y dorado, oro y latón
 En segundo lugar, se trataba de una colección excepcional de armas de lujo, de gran valor material, que debía ser conservada apropiadamente. Sus sucesores fueron enriqueciéndola con parte de sus armerías personales y otras armas de diversa procedencia.

 Armadura de la labor de las flores de Felipe II. Desiderius Helmschmid (1550)

Desde el siglo XVI es conocida como la «armadura de la labor de las flores », nombre que toma de su principal motivo decorativo: bandas grabadas de fondo dorado con flores pavonadas contrapuestas formando losanges que inscriben otros losanges más pequeños en el centro del campo




 Borgoñota y rodela de Felipe II. Milán, 1560-1565. 

Por su exquisita decoración cincelada constituye una de las obras culminantes del Renacimiento alemán, en el que destaca entre las escasas armaduras alemanas con decoración cincelada, en relieve, en contraposición a las tradicionales superficies grabadas


Rodela

Ya durante el siglo XVII, los retratos con armadura siguen los modelos establecidos por Carlos V y Felipe II, siendo los retratos ecuestres o de cuerpo entero fijados por Tiziano y Antonio Moro las referencias obligadas en el desarrollo del retrato de corte en armadura. Las armaduras siguieron siendo objetos vinculados a la imagen del poder de la monarquía, desapareciendo progresivamente con el desarrollo de la moderna artillería, perdiendo su protagonismo en la pintura cortesana española.


 Felipe II de Tiziano

Aunque Felipe II (1517-1598) no participa de la mismas afición por el ejercicio de las armas que su padre, sin embargo recoge el testigo entendiendo el valor ideológico y dando la importancia que merce al proyecto paterno




La Real Armeria y el Palacio Real en la actualidad. 

Así de su puño y letra dibuja cómo y dónde se debe edificar la futura nave de la Real Armería, junto al Alcázar de Madrid, donde instala la Corte en 1561. (el antiguo Alcazar desapareció en época del primer Borbón, Felipe V, a consecuencias de un incendio)
(El ala donde se encuentra la armería actualmente, fué llevada acabo por orden de Alfonso XII y de su esposa Dª Cristina de Habsburgo, que la finalizó tras la muerte prematura del rey )

 


Felipe II a caballo con armadura de Pedro Pablo Rubens

La imagen del rey en este retrato se basa en un tapiz diseñado por Jan Cornelisz Vermeyen y en un cuadro de Tiziano. El diseño de la figura y el caballo repiten el retrato de Carlos V que se incluye en el tapiz La marcha de Rada, perteneciente a la serie La conquista de Túnez,
Los únicos cambios que hizo Rubens respecto del tapiz de Vermeyen conciernen al rostro del rey y a algunos detalles de su armadura. Rubens cambió a Carlos V por su hijo Felipe II, y lo hizo basándose en el retrato de este rey en armadura pintado por Tiziano en 1551.


Felipe III Juan Pantoja de la Cruz retrato armado de principe

Ya durante el siglo XVII, los retratos con armadura siguen los modelos establecidos por Carlos V y Felipe II, siendo los retratos ecuestres o de cuerpo entero fijados por Tiziano y Antonio Moro las referencias obligadas en el desarrollo del retrato de corte en armadura. Las armaduras siguieron siendo objetos vinculados a la imagen del poder de la monarquía, desapareciendo progresivamente con el desarrollo de la moderna artillería, perdiendo su protagonismo en la pintura cortesana española.

 Armadura de Felipe III niño

Milán hacia 1585. Acero grabado, repujado, pavonado y dorado. y retrato de Felipe III niño


Retrato de Juan Francisco Alfonso de Pimentel armado. Diego Velázquez (1648).

Aparece armado, con espada y la banda carmesí de general, celada y bengala sobre un bufete, y ostentando el collar del Toisón de Oro


Juan Francisco Alfonso de Pimentel Ponce de León, X conde y VII duque de Benavente (1584-1652)
Aparece representado de más de medio cuerpo y con toda una serie de atributos que confirman su más alto rango militar dentro del ejército español.


 Carlos II armado de Juan Carreño de Miranda 

Carreño plantea en este retrato de cuerpo entero la nueva imagen oficial de Carlos II en edad adulta, tomando como modelo el prototipo iconográfico establecido por la escuela retratística española. El rey luce rica armadura alemana, espada, bastón de mando y banda carmesí de general de sus ejércitos, dotándole de un aspecto majestuoso y heroico. La armadura reproducida es la “de la labor de aspas” de Wolfgang Grosschedel de 1551



Felipe V anónimo

Tras la llegada de la Casa de Borbón la colección continuó enriqueciéndose con armas personales, trofeos militares y regalos diplomáticos, destacando los enviados desde Turquía, Túnez, Marruecos y Argelia entre 1766 y 1770. En el siglo XVIIII merece especial mención el importante papel de la villa de Madrid como uno de los principales centros europeos de producción de armas de lujo.


Espadas roperas con guarnición de lazo.

Data de los años 1580 a 1600. El término espada ropera (actualmente también conocida como estoque) surge en el Renacimiento en España para designar cierta clase de espada de hoja recta y larga, esgrimida a una mano. El nombre original español de la espada ropera es tizona (no debe confundirse con la espada de El Cid). Se le llama espada ropera porque se cargaba como un aditamento de la ropa, generalmente usada por moda y como arma de defensa personal.



Cachorrillos de viaje

Ya el siglo XVIII empezó a producirse era de líneas mas reducidas, comenzó a denominársela El “cachorrillo” y representa un arma de menor tamaño que la pistola de viaje. Con la aparición del nuevo sistema de ignición de pistón en el siglo XIX, que simplifica el mecanismo y reduce el tamaño del mismo, el mercado se ve inundado de estas armas, la mayoría de fabricación Inglesa y Belga.



Casco hecho en Austria perteneciente a una armadura regalo de Maximilano I a Enrique VIII. 1511-1514
Incluyo estos dos cascos por su insólito diseño y por ser o bien regalo de Maximiliano o bien propiedad del mismo, pertenecientes a la casa de Austria, pero ninguno de ellos se encuentra en la Armería.

Otra vista del anterior.


Casco de Maximiliano de Austria.

Como detalle curioso, observad los bigotes…