Casa Museo de Lope de Vega (Madrid)

La casa representa la típica vivienda común del siglo XVII. Se construyó hacia 1578. El poeta vivió en ella los últimos veinticinco años de su vida. La compró en 1610 por 9 000 reales y la habitó con su segunda esposa, Juana Guardo, hasta su fallecimiento en 1635. El inmueble lo heredó una hija y posteriormente un nieto, quien la vendió en 1674.

Tras pasar por diferentes propietarios, en 1929 su propietaria, Antonia García de Cabrejo, creó en ella una fundación para enseñar encaje a las niñas huérfanas. Al no tener herederos, la fundación pasó en 1931 a la Real Academia Española, su actual propietaria, que la destinó a Casa-Museo de Lope de Vega. Después de un laborioso proceso de restauración, en 1935, coincidiendo en aquella ocasión con el tercer centenario de la muerte de Lope de Vega, el inmueble pasó a ser casa museo y con tal motivo la RAE organizó de nuevo allí una sesión plenaria. Terminada la Guerra Civil, el edificio abrió sus puertas en 1941 y, ya en los años ochenta y noventa del siglo xx, se acometieron nuevas obras de restauración. La recreación de ambientes, cuyo objetivo es que se respire la presencia de Lope, evoca la vida cotidiana del Siglo de Oro y nos acerca a su intimidad. El equipamiento de la casa incorpora obras de arte, mobiliario, enseres y ediciones bibliográficas vinculadas al literato y su tiempo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 01.jpg

Lope Félix de Vega Carpio (Madrid, 25 de noviembre de 1562- 27 de agosto de 1635)

Fue uno de los más importantes poetas y dramaturgos del Siglo de Oro español y, por la extensión de su obra, uno de los más prolíficos autores de la literatura universal.

El llamado Fénix de los ingenios y (por Miguel de Cervantes) Monstruo de la Naturaleza renovó las fórmulas del teatro español en un momento en el que el teatro comenzaba a ser un fenómeno cultural de masas. Máximo exponente, junto a Tirso de Molina y Calderón de la Barca, del teatro barroco español.

Casa de Lope de Vega, fachada

Tras su restauración, la casa de Lope de Vega fue inaugurada en 1935. Ese año fue declarada Monumento Nacional. Entre 1973 y 1975 fue restaurada de nuevo por Fernando Chueca Goitia, quien reconstruyó las diferentes habitaciones: oratorio, estrado, comedor, cocina, estudio y alcobas del poeta y de sus hijas en el primer piso y en el segundo las habitaciones de huéspedes y servidumbre. Lope disfrutaba de un huerto-jardín interior frecuentemente mencionado en sus poemas y escritos y que hubo de ser reconstruido también.


En la puerta una inscripción que se podría traducir:
“Lo pequeño, siendo propio, es grande / Lo grande, siendo ajeno, es pequeño”

Algunos objetos pertenecientes al poeta y conservados en el convento de las Trinitarias, donde profesó una hija suya, han sido cedidos a la casa-museo. En su interior se exhiben varios cuadros prestados por el Museo del Prado y el mobiliario, del siglo XVII, procede de la Fundación García Cabrejo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 04.jpg

El interés de la Academia por la casa en la que Lope de Vega pasó los últimos veinticinco años de su vida (1610-1635) se remonta a 1862. Con motivo de la celebración del tricentenario del nacimiento del autor de La Dorotea, el académico Ramón de Mesonero Romanos propició una serie de iniciativas, entre las que destacan la colocación en la fachada de una lápida en recuerdo del poeta y la celebración de una sesión extraordinaria del pleno de la corporación en su interior.

Convento de las Trinitarias, cercano a su casa, donde profesó su hija Marcela y donde reposan sus restos
Los distintos objetos personales ―destaca el depósito que realizaron las Madres Trinitarias, quienes guardaron enseres que fueron de Lope de Vega―, mobiliario y obras de arte recrean el pequeño oratorio, el comedor, la alcoba donde murió el escritor o su estudio, que alberga un importante patrimonio bibliográfico del siglo XVII, depósito de la Biblioteca Nacional.

ORATORIO
La época que auspició la ordenación sacerdotal de Lope de Vega fue de una profunda crisis existencial, impulsada quizá por la muerte de parientes próximos: La noche del 19 de diciembre de 1611 el escritor fue víctima de un intento de asesinato del que pudo escapar apenas. Doña Juana de Guardo sufría frecuentes enfermedades y en 1612 Carlos Félix murió de fiebres. El 13 de agosto del año siguiente, falleció Juana de Guardo, al dar a luz a Feliciana. Tantas desgracias afectaron emocionalmente a Lope, y el 24 de mayo de 1614 decidió al fin ser ordenado sacerdote


SALA PRINCIPAL
El inventario del testamento del escritor de 1627, el legado de su hija Antonia Clara de 1664 y la documentación histórica sobre la finca fueron las referencias principales utilizadas para emprender la reconstrucción interna de los diferentes ambientes de la vivienda.

SALA PRINCIPAL
Se observa en la foto uno de los pocos medios que tenían los madrileños para calentarse: el brasero de latón o bronce.
En 1932 la vivienda pasó a ser oficialmente propiedad de la Academia, tras un legado de la Fundación Antonia García Cabrejo. A estos y otros hechos históricos relacionados con la casa de Lope dedicó Alonso Zamora Vicente uno de los capítulos de su Historia de la Real Academia Española, el titulado «Un museo excepcional».

La sala de estrado

Constituyó una parte esencial de la vivienda española hasta el siglo XIX, era el espacio doméstico destinado a la señora, donde recibía a sus visitas, cosía e incluso comía. Constaba de una tarima, que podía estar delimitada por una barandilla, de madera o corcho cubierta por esteras de junco o alfombras sobre la que se disponían los almohadones que servían de asiento (las mujeres se sentaban en el suelo por herencia árabe sobre todo en Andalucía). Para que el ambiente resultara más agradable, en invierno se calentaba con braseros (dentro de ellos se ponían huesos de aceituna para perfumar el ambiente) y en verano se colocaban recipientes con agua perfumada.

y el candíl de mecha para iluminarse

ESCRITORIO
Lope de Vega Carpio, procedente de una familia humilde natural del Valle de Carriedo, comarca del Pas-Miera, en Cantabria, fue hijo de Félix de Vega, bordador de profesión, y de Francisca Fernández Flórez. No hay datos precisos sobre su madre. Se sabe, en cambio, que tras una breve estancia en Valladolid, su padre se mudó a Madrid en 1561, atraído quizá por las posibilidades de la recién estrenada capitalidad de la Villa y Corte

ESCRITORIO
Se le atribuyen unos 3000 sonetos, tres novelas, cuatro novelas cortas, nueve epopeyas, tres poemas didácticos, y varios centenares de comedias (1800 según Juan Pérez de Montalbán). Amigo de Francisco de Quevedo y de Juan Ruiz de Alarcón, enemistado con Luis de Góngora y en larga rivalidad con Cervantes, su vida fue tan extrema como su obra

Libreria

Escalera al piso superior

Alcoba de Lope de Vega

Durante su vida, Lope de Vega fue un hombre harto aficionado a los amoríos, que más de una vez le trajeron dificultades. En total tuvo 15 hijos documentados entre legítimos e ilegítimos:

Alcoba de las hijas:que tuvo de varios matrimonios y amoríos.

Manuela, al parecer la primogénita de toda su prole. Bautizada el 2 de enero de 1581, falleció el 11 de agosto de 1585.

Antonia, nacida probablemente en 1589, fallecida en 1594, al parecer poco antes que su madre.
Teodora, nacida en noviembre de 1594, fallecida en la infancia entre 1595 o 1596.

Jacinta, bautizada en Madrid el 26 de julio de 1599, posiblemente fallecida en la infancia
Feliciana, nacida el 4 de agosto de 1613. La única de la descendencia legítima en sobrevivir a la infancia,
Angela
Mariana
Marcela, bautizada el 8 de mayo de 1605. El 2 de febrero de 1621 se consagra en el Convento de Trinitarias Descalzas, con el nombre de sor Marcela de San Félix
Antonia Clara (Clarilis), nacida el 12 de agosto de 1617. La menor de toda su descendencia y la alegría de su vejez, se fuga del hogar paterno el 17 de agosto de 1634 con don Cristóbal Tenorio, caballero de la Orden de Santiago, un protegido del conde-duque de Olivares y ayuda de Cámara de Su Majestad. Lope nunca se recuperó de este golpe.

Alcoba de los hijos


Carlos Félix, bautizado el 28 de marzo de 1606, por lo que se cree nació el año anterior, en 1605. Hijo predilecto de su padre, falleció el 1 de junio de 1612,
Félix, bautizado el 19 de octubre de 1603.
Lope Félix, nacido el 28 de enero de 1607. Muchacho de naturaleza díscola, es encerrado por su padre, debido a su mal comportamiento, en el asilo de Nuestra Señora de los Desamparados, en 1617. Con inclinaciones literarias como su padre, al final se vuelve militar, muriendo en 1634 en un naufragio

De relaciones mas fugaces tuvo otros dos hijos:
Fernando Pellicer, Fray Vicente, habido con una valenciana.
Fray Luis de la Madre de Dios, de madre desconocida.

Como curiosidad debemos mencionar la existencia del cuarto de huéspedes que como consecuencia de la Carga de aposento o Regalía de aposento, impuesta en Madrid desde 1561 por Felipe II al establecer la Corte en la ciudad. Obligaba a los propietarios de las casa con mas de dos alturas a alojar a militares o miembros de la corte en su vivienda. Motivo por el cual el Capitán Contreras se encuentra alojado en la casa de Lope de Vega

Ropa de la casa

Aprovecho para mencionar aqui a las esposas y amantes, de quienes tuvo a todos sus hijos, a saber:

María de Aragón (llamada Marfisa en las obras de Lope), hija de un panadero flamenco

Isabel Ampuero de Alderete Díaz de Rojas y Urbina (1ª esposa)

Juana de Guardo, su segunda esposa desde el 25 de abril de 1598.

Micaela de Luján, actriz (amante)

Marta de Nevares (amante)

Alcoba del servicio de Lope de Vega

Cocina
Francisco Martínez Montiño en su libro “Arte de Cocina, Pastelería, Vizcochería y Conservería”, titula su capítulo I “De la limpieza de la cocina”, dejando claro la importancia que ya en el Siglo de Oro se le otorgaba a la limpieza y la manipulación de alimentos.
«Pienso tratar en este Capítulo de la limpieza que es la más necesaria e importante, para que cualquier cocinero de gusto en su oficio. Y para esto es necesario guardar tres o cuatro cosas. La primera es, limpieza: y la segunda, gusto; y la tercera prestreza; que teniendo estas cosas aunque no sea muy grande Oficial, gobernándose bien, dará gusto a su señor, y estará acreditado.
Ha de procurar, que la cocina esté tan limpia, y curiosa, que cualquier persona que entrare dentro se huelgue de verla: y ha de tener buenas herramientas curiosas para cosas particulares y extraordinarias… Puesto que todo muy bien lucido, y colgado por buena orden que no anden las piezas rodando por las mesas ni por el alvadar.
Los asadores en su lanceta muy lucidos, y los palos de masa, y los cucharones de maniar blanco, has de tener en una tabla que estará colgada con unos clavos de palo torneado, como los tiene los boticarios, y otros para cedacillos y estameñas.
Esto ha de ser en la parte más desembarazada de la cocina, y si allí puedes acomodar la mesa para las cosas de masa, y ponerles encima un cielo de lienzo para que no caiga polvo de arriba; es cosa muy necesaria.
Si fuese posible no había de estar ninguna Cocina debaxo de ninguna casa, si no a un lado debaxo de un cobertizo, de madera, que no hubiese encima vivienda de gente; salvo si es de bóveda, que con eso, y buena luz estarán bien.
El agua la tendrás en tinajas, o en tinacos con sus cuberteras; y tendrás cuatro o seis cántaros en una cantarera de palo que no llegue con los suelos al de la Cocina. Estos serán vidriados con sus tapaderas; del agua de estos cántaros echarás para cocer todos lo que se hubiere de guisar, y la otra será para lavar y fregar las herramientas.
No consientes que se corten ninguna cosa sobre las mesas, sino sobre un rajo, que tendrás hincado en el suelo a una punta de la mesa, donde embarace menos, allí cortarás toda la carne y quebrarás los huesos: y las mesas las harás de pino blanco, y que las frieguen cada día con agua hirviendo, y ceniza, y estarán muy blancas”….. y asi, sigue aconsejando todas las condiciones que debe tener una cocina.

Puerta de salida al jardín trasero y escalera de servicio
Jardín-huerto trasero


Jardín: en primer plano la garrucha del pozo

Jardín

Lope de Vega murió el 27 de agosto de 1635. Doscientos autores le escribieron elogios que fueron publicados en Madrid y Venecia. Durante su vida, sus obras obtuvieron una mítica reputación. “Es de Lope” fue una frase utilizada frecuentemente para indicar que algo era excelente

El propio Félix Lope de Vega definía su casa como “Mi casilla, mi quietud, mi güertecillo y estudio” en una carta dirigida a un amigo. Demostrando su humildad ya que su casa no era ni mucho menos pequeña.

Sor Marcela de San Félix. Obra anónima del siglo XVII. (Casa-Museo de Lope de Vega, Madrid).
Sor Marcela de San Félix viendo pasar el entierro de su padre, Lope de Vega. Ignacio Suárez Llanos. 1862. (Museo del Prado, Madrid).


En sus últimos años de vida Lope de Vega se enamoró de Marta de Nevares, en lo que puede considerarse “sacrilegio” dada su condición de sacerdote; era una mujer muy bella y de ojos verdes, como declara Lope en los poemas que le compuso llamándola “Amarilis” o “Marcia Leonarda“, como en las Novelas que le destinó. En esta época de su vida cultivó especialmente la poesía cómica y filosófica, desdoblándose en el poeta heterónimo burlesco Tomé de Burguillos y meditando serenamente sobre la vejez y su alocada juventud en romances como las famosas “barquillas”.

Corral de Comedias de Almagro (Ciudad Real) prototipo de lo que fueron los teatros del siglo de oro


El teatro de Lope de Vega

Relación de la Historia de la literatura española, vol. 3: Siglo de Oro: teatro (Ariel)
Las dataciones proceden (salvo indicación de otra fuente) de la base de datos del teatro de Lope de Vega

Preceptiva Arte nuevo de hacer comedias en este tiempo (1609) Comedias de capa y espada Las ferias de Madrid (comedia picaresca, 1585-1588) El caballero del milagro (1593) La viuda valenciana (1595-1600) El vaquero de Moraña (comedia y drama histórico, 1599-1603) El sufrimiento premiado (1603)21 La prueba de los amigos (1604) La noche toledana (1605) El anzuelo de Fenisa (comedia picaresca, 1606) La discreta enamorada (1606) El acero de Madrid (1608) Los melindres de Belisa (1608) La niña de plata (1610-12) Servir a señor discreto (1610-1612) La dama boba (1613) La malcasada (1615) Santiago el verde (1615) El sembrar en buena tierra (1616) La moza de cántaro (1618) La cortesía de España (1619) Quien todo lo quiere (1620) Los locos de Valencia (1620) Amar sin saber a quién (1620-1622) ¡Ay, verdades que en amor! (1625) Sin secreto no hay amor (1626) La noche de San Juan (1631) Las bizarrías de Belisa (1634) Comedias palatinas Los embustes de Fabia (de historia antigua, 1588-1595) Los donaires de Matico (1596) La quinta de Florencia (drama palatino, 1600) La discordia en los casados (1611) El perro del hortelano (1613 El valor de las mujeres (1616) Amor, pleito y desafío (1621) Los Tellos de Meneses (1620-1628) La hermosa fea (1630-1632) Pastoriles Belardo el furioso (1586-1595) El verdadero amante (1588-1595, si bien Lope afirmaba que la compuso c. 1575, con unos 13 años) La Arcadia (1615) Caballerescas Los celos de Rodamonte (antes de 1596) El marqués de Mantua (1596) La mocedad de Roldán (1599-1603) Bíblicas La historia de Tobías (1609) La hermosa Ester (1610) El robo de Dina (1615-1622) Los trabajos de Jacob (1620-1630), también titulada Sueños hay que verdad [o verdades] son De santos Lo fingido verdadero (1608) La buena guarda (1610) El divino africano (1610) Mitológicas, cortesanas y zarzuela Adonis y Venus (1597-1603) El laberinto de Creta (1610-1615) La fábula de Perseo o la bella Andrómeda (1611-1615) El marido más firme (1620) La bella Aurora (1620-1625) El vellocino de oro (1622) La selva sin amor (1629) El amor enamorado (1630) Tragedias y dramas históricos Los comendadores de Córdoba (1596) El remedio en la desdicha (drama morisco, 1596) Vida y muerte del rey Bamba (1598), también titulada El rey Bamba o simplemente Bamba. Roma abrasada (1598-1600) El postrer godo de España (1600), también titulada El último godo La imperial de Otón (1600) El castigo del discreto (c. 1600) El gran duque de Moscovia (1606), también titulada El gran duque de Moscovia y emperador perseguido Peribáñez y el comendador de Ocaña (1605-1608) El duque de Viseo (1609) El villano en su rincón (1611) Los ponces de Barcelona (1610-1612) El bastardo Mudarra (1612) La locura por la honra (1612) Las paces de los reyes y judía de Toledo (1612) Fuenteovejuna (1614) La discreta venganza (1620) El mejor alcalde, el rey (1620-1623) El caballero de Olmedo (1620-1625) Porfiar hasta morir (1628) Contra valor no hay desdicha (1625-1630) El castigo sin venganza (1631) Autos sacramentales La adúltera perdonada (1608) El pastor lobo y cabaña celestial La venta de la zarzuela La siega 

Casa Museo Lope de Vega Dirección C/ Cervantes, 11 28014, Madrid Horario Martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.

Fuentes

http://www.rae.es/la-institucion/casa-museo-lope-de-vega/historia#sthash.Kn91KHZg.dpuf

http://www.casamuseolopedevega.org/es/

https://es.wikipedia.org/wiki/Casa-Museo_de_Lope_de_Vega




El Panteón de los Hombres Ilustres (Madrid)

Seguramente esta publicación os sorprenda…o a algunos incluso os produzca cierto rechazo…no os preocupeis, no se trata de daros un paseo por un cementerio al uso, aunque algunos lo merezcan (solo hay que visitar el cementerio judío de Praga o el Père-Lachaise de París) pero no vamos a hacer eso, vamos a contemplar verdaderas obras de arte, realizadas por auténticos maestros, que os podrán gustar mas o menos, ahí no entro, pero que además tienen el valor añadido de las historias de sus personajes y que al fin y al cabo, pertenecen a nuestra Historia. 

Vamos a ello: 
 Esta ubicado en las inmediaciones del Parque del Retiro y cerca de la Estación de Atocha; para poder disfrutarlo, sólo debemos ir hacia la Basílica de Nuestra Señora de Atocha, ya que se encuentra adosado a ella .
Es un lugar no demasiado conocido por los madrileños y creo que merece la pena ir a visitarlo.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

El marco histórico en el que se inserta el planteamiento de su construcción tiene tres protagonistas destacados y dos escenarios fundamentales, pero sobre todo un proyecto en común: el de crear un espacio de identidad nacional en el que los españoles aprendieran sobre su pasado glorioso

La imagen puede contener: planta y exterior
Este panteón nacional de la Restauración surge bajo el lema “pro patria mortuis honor et pax” y, consecuentemente alberga los mausoleos de políticos como Cánovas, Canalejas o Dato, así como el de Sagasta.

Nuestro primer protagonista es el rey José I, quien en los pocos meses que pudo gobernar desarrolló diversas políticas encaminadas a la creación de símbolos nacionales y a la construcción de un “panteón” de ilustres que convertirían Madrid en un centro de representación nacional.

Décadas después la idea sería rescatada del olvido; esta vez le tocaba el turno a Ramón de Mesonero Romanos que se  sintió en la necesidad de fijar elementos representativos de la cultura nacional, sobre todo, después de haber viajado por Europa y haber visitado la abadía de Westminster

Plantea el establecimiento del panteón en la iglesia de San Francisco, ubicada en pleno centro de Madrid. y que habia sido desamortizado como Monasterio por Mendizabal en 1837.
Pero la alternancia en el poder de progresistas y moderados hacen que el proyecto del panteón caiga nuevamente en el olvido

En 1868 Angel Fernandez de los Rios recupera el proyecto y en un decreto del 31 de mayo se crea una comisión encargada de buscar los restos de los personajes más importantes desde Pelayo y que se encuentran esparcidos por España principalmente, pero también por Europa. Aunque el resultado no es tan bueno como se había esperado, el panteón se inaugura el 20 de junio de 1869 con una majestuosa ceremonia pública. Pero nuevamente contará con la oposición de las fuerzas conservadoras, que tachaban al panteón de liberal y antieclesiástico; y de las localidades de origen de los muertos ilustres, pues su turismo podría verse afectado. Así, en 1874 los restos de los ilustres iniciaron el camino de retorno a sus lugares de origen.


María Cristina de Hasgburgo con su hijo Alfonso, futuro rey

Al no llevarse a buen puerto la idea proyectada de convertir la iglesia de San Francisco el Grande en panteón nacional, los políticos de la época, bajo el impulso de la reina regente María Cristina de Habsburgo Lorena, pensaron que los alrededores de la iglesia de Atocha podrían ser el lugar idóneo para erigir un nuevo templo (Real Basílica) que llevara anejo un panteón donde trasladar los restos de ilustres militares que estaban enterrados  en la ruinosa iglesia de Atocha, como Palafox, Castaños, Prim y Concha  pero de ellos solo ha permanecido aquí el Marqués del Duero. 


Proyecto del Panteón por Fernandez Arbós

Proyecto del Panteón por Fernandez Arbós
La idea del panteón nacional es característica de los regímenes constitucionales europeos a partir de la Revolución Francesa y se desarrolla a partir del ejemplo inglés de Westminster. En España, pese a diferentes iniciativas a lo largo del siglo XIX, ( en su primitivo proyecto, y que nunca fue hecho realidad, ubicaba a los grandes próceres de la historia de España en la Iglesia de San Francisco el Grande).


A tal efecto se convocó un concurso de proyectos cuyas bases redactó José Segundo de Lema. El jurado, presidido por Federico Madrazo, seleccionó por  unanimidad el presentado por el arquitecto Fernando Arbós y Tremanti (1844-1916), bajo el lema “Nigra sum sed formosa” (tomado del “Cantar de los Cantares” y en alusión al color de la imagen de la Virgen de Atocha)

No hay ninguna descripción de la foto disponible.


Este panteón nacional de la Restauración surge bajo el lema “pro patria mortuis honor et pax” y así pues. el Panteón actual se compone de una serie de personajes de gran importancia en el final del siglo XIX y principios del XX a pesar de que su memoria actualmente no seas muy valorada. Están enterrados los políticos Argüelles, Canalejas, Mateo Sagasta, Cánovas del Castillo, Ríos Rosas, el marqués del Duero, Martínez de la Rosa, Muñoz Torrero, Mendizábal, José María Calatrava, Salustiano de Olózaga y Eduardo Dato.

Claustro del Panteón de Hombres Ilustres

 
No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Mausoleo conjunto 

El monumento funerario está situado en el claustro del Panteón de Hombres Ilustres.Consta de un cuerpo cilíndrico terminado en un cono recubierto de escamas, rematado todo ello por una alegoría de la Libertad.
El 27 de abril de 1912 el mausoleo conjunto del Panteón recibirá los cuerpos de los ilustres patricios Muñoz Torrero, Argüelles, Calatrava, Álvarez Mendizabal, Martínez de la Rosa y Olózaga, cuyos cadáveres habían descansado en el destruido Cementerio de San Nicolás.
Sobre los sarcófagos de Argüelles, Calatrava y Mendizábal hay tres estatuas de Sabino Medina que representan la Pureza, el Gobierno y la Reforma.


La imagen puede contener: una persona

Francisco de Paula Martínez de la Rosa Berdejo Gómez y Arroyo (Granada, 10 de marzo de 1787 – Madrid, 7 de febrero de 1862) 
Fue un poeta, dramaturgo, político y diplomático español.

La imagen puede contener: una persona, interior

 

Agustín de Argüelles Álvarez (Ribadesella, 18 de agosto de 1776 – Madrid, 26 de marzo de 1844)
Apodado «el Divino» por su oratoria durante las Cortes de Cádiz, fue un abogado, político y diplomático español. Fue presidente de las Cortes en 1841 y tutor de la Reina Isabel II.

La imagen puede contener: una persona, sentada y barba
 
 

Juan de Dios Álvarez Mendizábal, nacido Álvarez Méndez (Chiclana de la Frontera, Cádiz, 25 de febrero de 1790-Madrid, 3 de noviembre de 1853)

 Fue un político liberal y hombre de negocios español. De origen relativamente humilde, se convirtió en el principal protagonista de la Revolución liberal española. y pionero del anticlericalismo en España
Su Ley de Desamortización,permitió la exclaustración de casi todos los Monasterios masculinos.

La imagen puede contener: interior
 
La imagen puede contener: interior

Vista general de una de las salas

Vista del interior

En 1841, la Real Academia de la Historia fue encargada de proponer una primera lista de personajes que debía albergar el panteón, pero no fue hasta el 31 de mayo de 1869 cuando se nombró una comisión a la que se dio un mes para localizar los restos.No todos los propuestos,fueron encontrados.

 
La imagen puede contener: una persona

José Canalejas Méndez (Ferrol, 31 de julio de 1854-Madrid, 12 de noviembre de 1912) 
Fue un abogado y político regeneracionista y liberal español. Siendo presidente del Consejo de Ministros, murió asesinado en un atentado terrorista, siguiendo la estela de Juan Prim en 1870 y de Antonio Cánovas del Castillo en 1897, aunque no sería el último.

  
Canalejas en 1906 como presidente del Congreso, por Joaquín Sorolla.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Mausoleo de Canalejas de Mariano Benlliure

  Mausoleo de Canalejas de Mariano Benlliure detalle

La imagen puede contener: una persona


Práxedes Mariano Mateo-Sagasta y Escolar (Torrecilla en Cameros, 21 de julio de 1825–Madrid, 5 de enero de 1903)

Fue un ingeniero de caminos y político español, miembro del Partido Liberal, de matiz progresista, varias veces presidente del Consejo de Ministros en el período comprendido entre 1870 y 1902 y famoso por sus dotes retóricas.

 Mausoleo de Sagasta de Mariano Benlliure.

La imagen puede contener: una persona

Mausoleo de Sagasta de Mariano Benlliure.   

 Antonio Cánovas del Castillo (Málaga, 8 de febrero de 1828-Mondragón, 8 de agosto de 1897)

 fue un político e historiador español, presidente del Consejo de Ministros durante la mayor parte del último cuarto del siglo XIX.

Cánovas murió asesinado el 8 de agosto de 1897, en el balneario de santa Águeda, en el municipio guipuzcoano de Mondragón

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Mausoleo de Cánovas del Castillo de Agustín Querol.

  Mausoleo de Cánovas del Castillo de Agustín Querol. detalle

 foto:by santiagolopezpastor

La imagen puede contener: una persona

 
Antonio de los Ríos Rosas (Ronda, 16 de marzo de 1812 — Madrid, 3 de noviembre de 1873) 

Fue un jurista y político español, presidente del Congreso de los Diputados durante las legislaturas de 1863-1864, 1865-1866 y 1872.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.


Mausoleo de Rios Rosas de Pedro Estany.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

 

 mausoleo de Rios Rosas

La imagen puede contener: dibujo



Manuel Gutiérrez de la Concha e Irigoyen 

Conocido por su título nobiliario de marqués del Duero (Córdoba del Tucumán, Virreinato del Río de la Plata actual Argentina, 3 de abril de 1808 – Monte Muro, Navarra, 27 de junio de 1874) fue un militar y político español de tendencia liberal-moderada, notable por su combate contra las insurrecciones carlistas.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

 
Mausoleo del Marqués del Duero de Arturo Mélida y Alinari

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

 

Detalle del mausoleo del Marqués del Duero

      

 Eduardo Dato e Iradier (La Coruña, 12 de agosto de 1856 – Madrid, 8 de marzo de 1921) fue un abogado y político conservador español, ministro de Gobernación durante la regencia de María Cristina de Habsburgo-Lorena y presidente del Consejo de Ministros, ministro de Gracia y Justicia, ministro de Estado, ministro de Marina y presidente del Congreso de los Diputados de España durante el reinado de Alfonso XIII.

 Mausoleo de Eduardo Dato de Mariano Benlliure detalle

foto: Fernando Gomez Viñar

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Mausoleo de Eduardo Dato de Mariano Benlliure

FUENTES

¨http://manuelblasdos.blogspot.com.es/2012/10/panteon-de-hombres-ilustres.html

 
 

Murallas y puertas de Madrid

La villa de Madrid estuvo protegida por:
Dos murallas: la árabe y la cristiana y tres cercas: del Arrabal, de Felipe II y de Felipe IV
Las murallas, árabe y cristiana, eran defensivas para proteger el Alcázar, la Almudayna y la Medina.
Las “cercas”, más modernas, servían para el control de los movimientos de la población, para medidas sanitarias y, sobre todo, para recaudación de impuestos. Con este fin, proliferaron las Puertas, Postigos y Portazgos.

«Matritvm Urbs Regia» es una obra pictórica de Pierre Schild pintada en 1956, y publicada como lámina por primera vez en 1962 en el libro Madrid, “Crónica y guía de una ciudad impar”, de Federico Carlos Sainz de Robles. El cuadro se conserva como parte de la decoración del restaurante Sobrino de Botín, en Madrid


Es necesario, entonces hablar de las murallas y cercas de Madrid, para entender donde se encontraban sus puertas y portillos .Además, al haber desaparecido muchas de ellas, es imprescindible utilizar planos de Madrid como el de Texeira o el de Gómez de la Mora (1622), grabados antiguos, fotos y proyectos de archivo, para sustituirlas. En bastantes casos, me limitaré a poner fotografías actuales de sus localizaciones.

Emplazamiento de Madrid
                                              • La fortaleza se ubicó
                            ...

Probablemente, os parecerá este artículo farragoso y algo confuso; no os faltaría razón porque la comprensión de la situación, recorrido y localización de cercas y puertas, de por si ya lo es, en un Madrid completa y continuamente transformado a lo largo de los siglos.
En la descripción de cada muralla o cerca, añadiré solo, las puertas que no estuvieran en las anteriores, ya mencionadas.
De algunos portillos no he encontrado apenas documentación escrita y ninguna imagen.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Puerta de Hierro
Aunque no esta en Madrid capital, he querido incluirla, porque para mi gusto es la mas bonita y ademas difícil de ver al estar aislada entre dos carreteras.
Es un monumento de la segunda mitad del siglo XVIII, que a diferencia de las otras tres puertas monumentales de la ciudad (las de Alcalá, Toledo y San Vicente), la Puerta de Hierro no se encuentra en el casco urbano, sino en las afueras. Tal ubicación responde a su función original. Fue erigida como entrada al Real Sitio de El Pardo, una zona de caza históricamente reservada a la monarquía española

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

MURALLA ÁRABE (S. IX)
1) Puerta de la Vega; 2) Arco de Santa María; 3) Puerta de la Sagra
La primera muralla, y quizás la fundación de Mayrit, se puede situar en el siglo IX, cuando el Emir Mohamed I ordenó construir una atalaya en el lugar donde hoy tenemos el Palacio Real. Madrid formaba parte del sistema defensivo de atalayas a lo largo del valle del Tajo que controlaban el posible paso de los cristianos por Somosierra, Tablada y La Fuenfría hacia Segovia, Zaragoza o Toledo. Asimismo, ordenó también construir una muralla que protegiera la villa ya existente alrededor de la atalaya. Dicha muralla, construida en pedernal y abarcando una extensión de 9 hectáreas de terreno, tenía 3 puertas, además de un portillo que se ha descubierto recientemente en las excavaciones cercanas a la Plaza de la Armería

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

En las excavaciones que se están realizando en la zona comprendida entre la Plaza de la Armería del Palacio Real y la Catedral de la Almudena, donde se está construyendo el futuro Museo de las Colecciones Reales, han aparecido restos de la muralla de unos 70 m de longitud y torres árabes que, por su disposición, muestran que el castillo árabe y la muralla no estaban unidos, siendo aquel externo a ésta

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Parte de los restos podrían corresponder a la Puerta de la Sagra, uno de los accesos al recinto amurallado. Asimismo, se han encontrado restos de casas musulmanas, las primeras que aparecen en Madrid y que nos permiten descubrir cómo eran. Tenían unos 90 metros cuadrados y disponían de sótano, planta baja con pozo y planta alta.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

La Puerta de la Sagra
o de la Xagra, estaba situada en el lienzo Norte de la muralla árabe, en el Campo del Rey, frente a lo que hoy es la Plaza de la Armería.
Luego, con la primera ampliación cristiana, la que se construyó al Este adoptó el mismo nombre. Ésta se ubicó en el nuevo trozo de muralla que unía la almudena con el Alcázar, a la altura de la intersección de las calles Rebeque y Requena, siendo derribada en 1548.
Era un acceso de la muralla islámica de Madrid que daba a una extensión de cultivo cercana a la rivera del Manzanares. Era una puerta adyacente a la de Valnadú y se ubicada en terrenos ocupados actualmente por la Plaza de Oriente (frente a los Jardines de Lepanto), contigua al Alcázar (actual Palacio Real)

No hay ninguna descripción de la foto disponible.
Maqueta de la desaparecida Iglesia de Santa María 

El Arco de Santa María
Llamado así por estar cerca de la Iglesia de Santa María, era también conocido como “de la Almudena” por comunicar la antigua almudena con la Medina. 
Se derribó en 1570 con objeto de ensanchar la calle para el paso de Ana de Austria, última esposa de Felipe II, construyéndose en 1672 una nueva puerta a la que también se llamó Arco de Santa María.

La imagen puede contener: una o varias personas, calzado y exterior

El Arco de Santa María
Calle de la Almudena donde se pueden ver los cimientos de la Iglesia que se asentaba en la esquina de los antiguos trazados de las calles Mayor, donde tenía la entrada, y Bailén, siendo rodeada por el antiguo callejón, ahora calle de la Almudena, sobre el solar de la antigua mezquita mayor del Mayrit musulmán.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Plano del recinto árabe, sobre un plano de Madrid actual

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Recreación de la Puerta de la Vega y al fondo la de Santa María (denominación ya cristiana)

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

La Puerta de la Vega 
Quizás muy parecida a la Puerta de Bisagra, en Toledo y una de las dos puertas por donde se dice que entró Alfonso VI a Madrid; la otra posible entrada es por la de Guadalajara
La primera fue derribada y se construyó otra en su lugar en 1708 que también fue demolida en 1830 y sustituida por un portillo de madera hasta que se decidiese qué hacer. Este portillo se derribó en 1850 al transformar la empinada cuesta en las rampas que hoy tenemos allí.

La imagen puede contener: exterior

Grabado con la puerta de la Vega
Por otra parte hay que mencionar el único portillo descubierto del recinto amurallado del Madrid islámico, durante las excavaciones en la Cuesta de la Vega. Los portillos servían como accesos secundarios y se localizaban junto a las tres puertas cuyos restos, probablemente enterrados, esperemos que sean rescatados algún día para revelar la verdadera historia que gira en torno a las puertas de la muralla árabe de Madrid 
La Puerta de la Vega es la única del Madrid musulmán de la que se conservan documentos gráficos como el dibujo de Wyngaerde 1562 y el plano de Teixeira 1656.

La imagen puede contener: exterior

Restos de la muralla árabe situada en el parque del Emir Mohamed I, junto a la cuesta de la Vega
Tiene unos 120 metros de largo, 8 de alto y 2 de ancho. Cuenta con un portillo y se pueden adivinar en él 6 torres, de las que 4 aún están en pie

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

La Torre de los Huesos 
Es una atalaya islámica que podemos observar en los aparcamientos subterráneos de la Plaza de Oriente. Su misión durante la dominación árabe era la vigilancia del entonces existente barranco del Arroyo del Arenal.
Con la conquista cristiana, fue incorporada como torre albarrana a la muralla cristiana para proteger la Fuente de los Caños del Peral (en la hoy Plaza de Isabel II) y asegurar la Puerta de Valnadú (situada en la confluencia de las calles Unión y Vergara).

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

MURALLA CRISTIANA (s. XI-XII)
1) Puerta de la Vega; 4) Puerta de Moros 5 Puerta Cerrada; 6) Puerta de Guadalajara; 7) Puerta de Valnadú

Plano actual con la situación de murallas y sus puertas

La segunda muralla de Madrid fue construida por Alfonso VII en el siglo XII y era el triple de extensa que la primera, rodeando 35 hectáreas de terreno. Constaba de 4 puertas, hoy inexistentes al haber sido derribadas en diferentes momentos: Puerta de Valnadú, Puerta de Guadalajara, Puerta Cerrada y Puerta de Moros.

La imagen puede contener: planta y exterior

Calle de los Mancebos.

En los números 3 a 5, como antigua pared medianera, se conserva un trozo corto y deteriorado de la muralla cristiana

La imagen puede contener: texto

Puerta de Moros, cartela de la plaza

La imagen puede contener: texto

En este lugar era donde estaba la Puerta de Moros sobre la actual Plaza del Humilladero, entre las calles Almendro y Cava Baja. Esta puerta fue demolida en el siglo XVII.

La imagen puede contener: árbol, exterior y naturaleza

Restos de la muralla cristiana en la calle del Almendro

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Plaza de la Puerta de Moros en la actualidad, al lado de la Iglesia de San Andrés y muy cerca esta la Casa-Museo de San Isidro

Resultado de imagen de san andres madrid
Iglesia de SanAndrés y la Casa-Museo de San Isidro

La imagen puede contener: planta, exterior, agua y naturaleza

Paño de muralla y parte del arco encontrado en la Plaza de los Carros, cercana a la Puerta de Moros

La imagen puede contener: una persona, texto

Puerta Cerrada
El nombre de la plaza le viene dado, evidentemente, por ser el lugar donde antiguamente se encontraba la desaparecida Puerta Cerrada, así llamada por estar normalmente en esa situación ya que, al ser una puerta con muchos recovecos donde podían esconderse malhechores y debido al alto grado de desgracias allí ocurridos, se decidió cerrarla.

La Puerta Cerrada fue la segunda en importancia en el Madrid medieval, después de la de Guadalajara. Los encargados de la muralla y de guardar sus llaves solían ser personajes notables, miembros de las familias más poderosas que habían llegado a la Villa

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Pasadizo de la muralla cristiana encontrado en Puerta Cerrada

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

El maestro D. Juan López de Hoyos (1511-1583), párroco de la iglesia de San Andrés, describe así la Puerta Cerrada:
“Entre las antigüedades que evidentemente declaran la nobleza y fundación antigua de este pueblo, ha sido una, que en este mes de junio de 1569 años, por ensancharla, la puerta cerrada derribaron. Y estaba en lo más alto de la puerta en el lienzo de la muralla labrado en piedra berroqueña un espantable y fiero Dragón, el cual traían los Griegos por armas, y las usaban en sus banderas, como aparece en las historias,… Y siendo yo de pocos años me acuerdo que el vulgo no entendiendo esta antigüedad, llamaban a esta puerta la puerta de la culebra, por tener este Dragón labrado bien hondo”

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es puerta-cerrada.jpg
Plaza de Puerta Cerrada nº 6

En la Plaza de Puerta Cerrada, en los números 4 a 6, dentro de viviendas particulares, existe un trozo de la muralla entera hasta la coronación, incluido el adarve o camino de ronda, así como su pretil y un torreón semicircular.
(Esta historia ya me la contaban mis suegros hace muchos años, ya que vivieron en el nº 6, casi toda su vida, casa que aparece en la imagen)

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Puerta de Guadalajara
Desde Puerta Cerrada, la muralla continuaba hasta la que quizás era la puerta principal de la ciudad: la Puerta de Guadalajara. Para llegar a ella, la muralla recorría un trayecto paralelo a lo que ahora son la Calle de Cuchilleros y la Cava de San Miguel y que entonces eran su foso. Esta puerta se destruyó en un incendio fortuito y no se reconstruyó al no tener ya utilidad.
Según parece fue engalanada con muchas luces para festejar un éxito de Felipe II, y todos los adornos salieron ardiendo quedando en estado ruinoso, lo que indica que era muy vieja o de muy mala calidad, lo cierto que después del incendio fue derribada con la alegría de la corporación municipal que necesitaba ya un ensanche para Madrid.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Plaza de la Villa 
Sin duda la de Guadalajara, fue la puerta más importante del antiguo recinto, que era la llamada Puerta de Guadalajara. Estaba situada en la Calle Mayor, aproximadamente a la altura de la Plaza de la Villa. Su origen no está claro, ya que según unos es romano, otros visigodos, aunque lo más seguro es que fuera de origen árabe. Estaba construida con pedernal y argamasa.

La imagen puede contener: texto

Desde la Puerta de Guadalajara, la muralla continuaba paralela a las que hoy son calles del Mesón de Paños y de la Escalinata para llegar a la Puerta de Valnadú y, desde ésta, hasta el Alcázar para finalizar allí su perímetro.

La imagen puede contener: exterior

Puerta de Valnadú
Antes de llegar a la Puerta de Valnadú, existía una torre albarrana llamada de Alzapierna, o también Gaona, que tendría como misión proteger el abastecimiento de agua desde la Fuente de los Caños del Peral.( En junio de 1990, durante la remodelación de la estación de Ópera, se encontraron en la plaza de Isabel II unos restos que fueron asociados inicialmente con la torre de Alzapierna, perteneciente a la muralla cristiana de Madrid )

A continuación teníamos la Puerta de Valnadú, demolida en 1567, y la Torre de los Huesos, ya mencionada, además continuaba la muralla hasta unirse al Alcázar y terminar su recorrido.

La imagen puede contener: exterior

Plaza de Isabel II

Finalmente, tenemos en el número 3 de la Plaza de Isabel II, en los sótanos de un local de restauración, un trozo de muralla con un portillo. Y es aquí donde podemos observar los cambios realizados en el terreno a lo largo de la historia ya que lo que es sótano a un lado de la puerta es superficie al otro lado, en la Calle de la Escalinata.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.
S XIV

CERCA DEL ARRABAL (S. XIII)

Tal como explica la investigadora Mercedes Agulló “… los habitantes madrileños de la muralla no sólo la habían utilizado como morada, sino que la habían adaptado a sus necesidades y caprichos abriendo puertas y ventanas, ocupando las torres y torreones, agregando a las casas que estaban arrimadas a ella parte de la propia muralla de Madrid o derribando y deshaciendo lo que les estorbaba.”

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Cerca del Arrabal plano

1) Puerta de la Vega; 4) Puerta de Moros; 8 Puerta de la Latina; 9) Postigo de San Millán (Puerta de Toledo); 10) Puerta de Atocha; 11) Puerta del Sol (donde la actual plaza); 12) Postigo de San Martín; 13) Puerta de Sto. Domingo.

La imagen puede contener: exterior

Puerta de Santo Domingo 
Estaba situada en la plaza del mismo nombre, viniendo ambos del Convento de Santo Domingo el Real, fundado por Santo Domingo de Guzmán en 1212( es el que se ve en el grabado)

La imagen puede contener: texto

Postigo de San Martín 
Nombrado así por el cercano convento del mismo nombre. Estaba enclavado originariamente en el cruce de las calles San Martín y Navas de Tolosa; posteriormente, fue trasladado hasta la altura de la actual Plaza del Callao.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Puerta del Sol 
Cuyo nombre proviene, según algunos historiadores, de un Sol dibujado en el castillo construido durante la guerra de las Comunidades de Castilla para defender la villa de los comuneros. Posteriormente, en 1539, se construyó una puerta en su lugar que perduró hasta 1570. Durante un tiempo, se la conoció como “la puerta de la pestilencia” por el cercano Hospital del Buen Suceso.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Puerta del Sol. Proyecto de remodelación de 1938 , que añado por su curiosidad. Por supuesto nunca se llevo a cabo.

Reforma de la Puerta del Sol




La reforma de la Plaza de la Puerta del Sol fue otra de las actuaciones
internas más impo...

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Proyecto de la Puerta de Atocha, decoración de Antonio López Aguado, realizada para celebrar la entrada en Madrid del Rey Fernando VII en 1813, de lamentable memoria…

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

Puerta de Atocha 
La primera de este nombre. Estaba situada donde la actual Plaza de Jacinto Benavente

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Basílica de la Virgen de Atocha en la zona donde estaba Portillo de la Campanilla, en la Avenida de Cataluña frente al convento de Atocha

La imagen puede contener: exterior
Hospital de la Latina en la calle Toledo

Puerta de La Latina
Estaba en la Calle de Toledo, frente a la Plaza de la Cebada. En un principio, se llamaba Puerta de San Francisco por llegar hasta el convento del mismo nombre, en la hoy Basílica de San Francisco el Grande, para luego tomar el nombre de La Latina al tener al lado el hospital homónimo. Éste, al igual que el Convento de la Concepción Jerónima, fue fundado por Beatriz Galindo “La Latina”, preceptora de Isabel “la Católica” y de sus hijos y considerada una de las mujeres más cultas de su época. El barrio de La Latina se llama así por haber vivido ella en él.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Plano de Madrid en la época de Felipe IV.

Aunque este plano es bastante posterior, me sirve para hablaros de la Cerca de Felipe II, al no haber encontrado otro.

CERCA DE FELIPE II (1566)
1) Puerta de la Vega; 14) Puerta de Segovia; 15) Puerta de Toledo (C/ Toledo y C/ Sierpe); 16) Puerta de Antón Martín; 17) Puerta del Sol (C/ Alcalá y C/ Peligros); 18) Puerta de la Red de S. Luís; 12) Postigo de San Martín; 13) Puerta de Sto. Domingo
En 1566, Felipe II ordena construir una nueva cerca por motivos fiscales y sanitarios, no defensivos.

Eran unas 125 hectáreas de terreno cercado y no se conocían restos de ella hasta que en 1991, en unas obras de ampliación del Senado en la Calle Bailén, aparecieron los restos. . Para algunos expertos, pertenecen a la anterior Cerca del Arrabal y, para otros, a la de Felipe II. De todas formas, son los únicos restos de cualquiera de ellas hasta ahora conocidos.

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

Puerta de la Red de San Luis
Estaba frente a los caminos de Hortaleza y Fuencarral. Su nombre lo tomó de una red que se ponía en un mercado de pan cercano para que no lo robaran y de la Iglesia de San Luis Obispo, situada en la Calle Montera y ya inexistente.En la antigua foto que os pongo aún se veia la marquesina de la puerta del metro de Gran Via.

La imagen puede contener: exterior

Puerta de Toledo 
Sustituía a la Puerta de La Latina.
La puerta de Toledo era una de las puertas de acceso a la ciudad de Madrid. Existieron con anterioridad otras tres puertas denominadas de Toledo en las cercanías, la actual data del primer tercio del siglo XIX y fue diseñada por el arquitecto español Antonio Aguado, que se encuentra ubicada en la mitad de la Glorieta de Toledo haciendo de rotonda. Fue erigida a modo de arco triunfal en honor del rey Fernando VII como conmemoración de la independencia española tras la ocupación francesa

La imagen puede contener: cielo, exterior, agua y naturaleza
Puente de Segovia 1753

Puerta de Segovia 
Era por donde partían los caminos de Castilla y Extremadura y se sustituyó en el siglo XVII por otra más cercana al Puente de Segovia.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Alzado de la Puerta de Segovia. 
construida a mediados del siglo XVII y cercana al Puente de Segovia, del que tomaba el nombre Puerta de la Puente. Demolida en 1849 y construida otra nueva al año siguiente, sería definitivamente derribada, al igual que la cerca, en 1868.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

CERCA DE FELIPE IV (1625-1868)
1) Puerta de la Vega; 14) Puerta de Segovia; 19) Puerta de las Vistillas; 20) Portillo de Gil Imón; 21) Puerta de Toledo (donde la plaza actual); 22) Portillo del Campillo del Mundo Nuevo; 23) Portillo de Embajadores; 24) Puerta de Valencia; 25) Puerta de Atocha; 26) Portillo de la Campanilla; 27) Puerta de Alcalá; 28) Portillo de Recoletos; 29)Puerta de Santa Bárbara; 30) Puerta de Bilbao; 31) Portillo de las Maravillas; 32) Portillo de Fuencarral; 33) Portillo del Conde Duque; 34) Portillo de San Bernardino; 35) Puerta de San Vicente.
Al haberse quedado pequeña la cerca de Felipe II por el aumento de población, Felipe IV ordena en 1625 construir una nueva cerca de ladrillo, argamasa y tierra.
Su construcción estaba motivada por motivos fiscales y de vigilancia, no era una muralla defensiva y lo que se buscaba es que todos los productos que entraran en la villa pagaran su correspondiente impuesto.
Tenía cinco puertas reales o de registro, que era donde se pagaban los impuestos, y catorce portillos de diferentes fechas y de una importancia muy inferior.

La imagen puede contener: árbol, planta y exterior

La Cerca de Felipe IV, paño que se puede ver el la Ronda de Segovia

La imagen puede contener: exterior

Puerta de San Vicente
Portillo de San Vicente. Por él se accedía a los caminos de El Pardo, La Granja y El Escorial. Construido en 1726, tenía sobre el arco central una imagen de San Vicente Ferrer, de quien adoptó el nombre.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Alzado de la Puerta de San Vicente.

Esta puerta es anterior de la que vamos a ver en la fotografía. Fue construida en 1726

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Puerta de San Vicente
Derribada en 1770 por orden de Carlos III con el fin de rellenar el barranco que formaba la cuesta y así disminuir su pendiente. En 1775, Sabatini construyó una nueva puerta igual a la actual que fue demolida en 1890, desapareciendo sus restos; no se sabe si fueron reutilizados en otras construcciones o si aún permanecen guardados en algún almacén municipal.

La imagen puede contener: cielo y exterior

Puerta de San Vicente
Cuando en 1995 se decidió su reconstrucción, y al no encontrarse sus restos, se decidió construir una réplica basándose en las molduras de las cornisas superiores y los planos que todavía se conservaban, así como en una foto de J. Laurent, fechada en 1890, de dicho monumento. El resultado fue el que se puede ver en la fotografía. Una curiosidad de su emplazamiento actual es que está orientada al revés que la original: la cara que ahora da frente al Palacio Real antes daba al paseo de la Florida y viceversa con la otra cara

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Portillo de San Bernardino
Llamado inicialmente de San Joaquín por el cercano convento de igual nombre cuando estaba en la calle de la Princesa, frente a la calle del Rey Fernando. Posteriormente, fue denominado San Bernardino por otro cercano convento de este nombre, cuando fue trasladado frente a la calle de Quintana. Fue demolido en 1868.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Portillo de Fuencarral 
Denominado asi aunque su verdadero nombre era Portillo de Santo Domingo. Ubicado en la calle de San Bernardo, a la altura de la calle de Santa Cruz de Marcenado. Construido por Juan de Mora en 1642 y derribado en 1867.

La imagen puede contener: árbol y exterior

Portillo de Fuencarral
Según Mesonero Romanos, era pequeña y ridícula, pero fué importante durante la epidemia de peste de 1649, porque fué una de las cuatro que permanecieron abiertas.

La imagen puede contener: exterior

Entrada a Madrid por la Puerta de Fuencarral”. Año 1836, por David Roberts

La imagen puede contener: exterior y agua

Portillo de las Maravilla
que recibió este nombre por el cercano convento de las Maravillas y que estaba situado en la intersección de las calles de Ruiz y Divino Pastor.


La Puerta de Bilbao, representada en la maqueta histórica de la ciudad, realizada en 1830 por León Gil de Palacio (Museo de Historia de Madrid).

La Puerta de Bilbao o Puerta de los Pozos de Nieve fue un acceso abierto en la cerca de Madrid.​ Se encontraba ubicada en el espacio de la actual Glorieta de Bilbao, siendo el punto extremo de la calle Fuencarral y acceso a la Carretera Real de Francia.

La puerta es demolida en el año 1865 junto con otros portillos como el de Fuencarral y de San Bernardo. La denominación alternativa de Puerta de los Pozos de Nieve se debe a la existencia de unos pozos de nieve

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Puerta de Bilbao  en la actual Glorieta
Después se llamó de San Fernando hasta que en 1837 adoptó el nombre de Puerta de Bilbao en memoria de esta ciudad y sus defensores. Tenía un cartel adosado a ella donde podía leerse: “A los heroicos defensores y libertados de la invicta villa de Bilbao, los habitantes de Madrid”.

La imagen puede contener: mesa y exterior

PUERTA DE RECOLETOS 1756
Ubicado el primero frente a la Biblioteca Nacional en el Paseo de Recoletos y siendo sustituido en 1756, cuando Fernando VI construyó la cerca de las Salesas Reales, por una nueva puerta considerada la mejor de todas las existentes hasta que se construyó la de Alcalá.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Puerta de Recoletos
Desarmada en 1863 para su traslado a otro emplazamiento, estuvo tanto tiempo abandonada y deteriorándose en el campo que los daños sufridos hizo que no se reconstruyera, siendo sus restos usados en construcciones.

Puerta de Atocha

Grabado decimonónico de la Puerta de Atocha y la Fuente de la Alcachofa, atribuido a Vicente Camarón (Museo Municipal de Madrid).

En 1748, durante el proceso de construcción de la nueva cerca de Felipe IV la antigua puerta de Vallecas se sustituyó por la primera puerta de Atocha monumental, que daba salida al paseo de las Delicias,​ y que fué derribada el 28 de junio de 1850.​

No hay ninguna descripción de la foto disponible.
Antigua Puerta de Alcalá a mediados del siglo XVII. (Museo Montbello-Italia) 

La Puerta de Alcalá es una de las cinco antiguas puertas reales que daban acceso a la ciudad de Madrid

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Puerta de Alcalá. 
Han sido dos las puertas con este nombre. La primera estaba situada en la calle de Alcalá, frente a la calle de Alfonso XI, y se construyó en 1599 por la llegada de la esposa de Felipe III, Margarita de Austria. Se derribó en 1764 para construir una mayor que conmemorase la llegada del nuevo rey, Carlos III, a Madrid. Éste rechazó varios bocetos de Ventura Rodríguez y fue Francisco Sabatini quien comienza su construcción en su emplazamiento actual en el año 1778.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Portillo de Embajadores
El original era del siglo XVII y en 1782, al construir la Ronda de Toledo, se adelantó su posición hasta la hoy Glorieta de Embajadores. Al igual que el anterior, se derribó en 1868.
Cerca del Portillo de Embajadores hubo una Huerta, conocida como Huerta de Bayo, que desde el siglo XVII fue propiedad de los monjes de San Cayetano.
En 1867 Isabel II donó la posesión al Estado.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.
Cerrillo del Rastro plano de Mancelli-1635

Portillo del Campanillo del Mundo Nuevo 
Se construyó en 1856 con el fin de impedir que el camino seguido por el ganado desde que entraba en la villa hasta el Matadero de la Plaza del General Vara de Rey empezara en la calle de Toledo y recorriera varias calles llenándolas de inmundicias.

La imagen puede contener: exterior

Portillo de Gil Imón
Situado al final de la calle San Bernabé. Estaba situada en la Ronda de Segovia, esquina a la calle Gil Imón. En algunos escritos figura como Gilimon. El nombre proviene del fiscal Gilimon de la Mota. Constaba de un solo arco con un frontón triangular y algunas de sus partes eran de granito.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Portillo de las Vistillas 
Se conoce por Las Vistillas a una zona del viejo Madrid, en el barrio de La Latina, elevada sobre un cerro desde donde se contempla una gran vista del oeste de la ciudad, incluida la ribera del río Manzanares y la enorme extensión de la Casa de Campo.
El portillo de las Vistillas, según Felipe Monlau «era una miserable salida que había antes al lado mismo de la puerta de Segovia recién derribada. Con la nueva puerta o barrera de Segovia desaparecerá por completo este portillo». Se encontraba junto a la actual Ronda de Segovia. El nombre lo tomaba de la colina de las Vistillas, por las vistas que desde este lugar se divisaban. se denominaron en tiempos pasados como Cerro de las Vistillas de San Francisco el Grande.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Plano con las murallas y cercas de Madrid

Fuentes:

http://www.unaventanadesdemadrid.com/murallas-cercas-y-puertas-de-madrid.html


http://biblioteca.ucm.es/tesis/ghi/ucm-t26467.PDF

http://www.entredosamores.es/madrid%20medieval/textomedieval.html

http://www.colchonero.com/las_fotos_del_madrid_antiguo-itemap-115-92212-17.htm

https://artedemadrid.wordpress.com/2017/05/05/puerta-cerrada-y-la-muralla/

Bibliografía:

“MADRID MUSULMÁN, JUDÍO Y CRISTIANO: LAS MURALLAS MEDIEVALES DE MADRID”. Isabel Gea Ortiga

Museo del Prado


El edificio que hoy sirve de sede al Museo Nacional del Prado fue diseñado por el arquitecto Juan de Villanueva en 1785, como Gabinete de Ciencias Naturales, por orden de Carlos III. No obstante, el destino final de esta construcción no estaría claro hasta que su nieto Fernando VII, impulsado por su esposa la reina María Isabel de Braganza, tomó la decisión de destinar este edificio a la creación de un Real Museo de Pinturas y Esculturas. 
El Real Museo, que pasaría pronto a denominarse Museo Nacional de Pintura y Escultura y posteriormente Museo Nacional del Prado, abrió por primera vez al público en 1819, por lo que en 2019, será el Bicentenario del Museo y ya se han iniciado en Madrid los actos y exposiciones, que lo celebran.
Vaya mi homenaje, en esta celebración, con una selección de las obras mas relevantes, de sus pintores de distintas nacionalidades y estilos pictórico, que abarcan desde los S.XIV al XIX, con especial mención a los dos autores mas importantes para España: Velazquez y Goya.
La relación esta en orden cronológico, empezando por los mas antiguos.

Tríptico Werl  o Santa Bárbara y San Juan con el donante

Pintado por Robert Campin 1379-1445 (llamado a veces también Maestro de Flèmalle) de la que solo se conservan dos tablas. La primera tabla representa al donante, el maestre franciscano HeinrichWerl protegido por San Juan Bautista  y la otra se trata de Santa Bárbara leyendo

La Anunciación
 Fra Angelico 1390-1455,  realizó  esta pintura  en el convento de Santo Domingo en Fiésole después de haberse convertido en dominico. Es considerada una de las primeras obras maestras del artista y  es por eso que hay aún, pequeños defectos en su realización, como el escaso manejo de la perspectiva y un limitado conocimiento de anatomía.

El descendimiento

Este retablo de Roger van der Weyden 1400-1464, es una de las grandes joyas del Museo del Prado. Esta obra fue pintada para la capilla de Nuestra Señora Extramuros de Lovaina y fue comprada en 1549 por María de Hungría, pasando después a las manos de su sobrino Felipe II.

Santo Domingo de Silos entronizado como obispo

El aragonés Bartolomé Bermejo 1440-1501 pintó este cuadro, de gran tamaño durante el periodo gótico, considerad la obra mas importante del estilo hispano-flamenco. El pintor utilizó el pan de oro al modo de los iconos bizantinos, lo que es típico de la pintura medieval, en particular en España.

La historia de Nastagio degli Onesti 

Sandro Botticelli 1445-1510, representa en este ciclo (son en realidad cuatro cuadros) la historia de Boccaccio, que decoraron unos cassoni o baules nupciales, donde se narraban historias de contenido moralizante, para las parejas. Otros expertos piensan que se encastraban en las paredes a manera de boisserie y se cree que fué un regalo que Lorenzo el Magnífico le hizo a los novios en cuestión.

Tríptico del Jardín de las Delicias

Esta pintura de el Bosco 1450-1516, una de las más fascinantes de la Historia del Arte, forma parte de la exposición permanente del Museo del Prado. El tríptico dedica el panel izquierdo al Paraíso terrenal, el panel del centro retrata el mundo del pecado y en el derecho se representa el Infierno. Es una obra de carácter moralizante, llena de fantasía y con una composición aparentemente caótica, plena de pequeños detalles, que la hacen increíblemente fascinante.

La mesa de los pecados capitales

El Bosco 1450-1516, Las dos filacterias situadas arriba y abajo del círculo central, con textos en latín extraídos del Deuteronomio, que advierten de las consecuencias del pecado. La primera, entre los tondos de la Muerte y el Juicio Final, y  La segunda, entre el Infierno y la Gloria, Los tres textos que figuran en esta obra ponen en relación la omnipresencia de Dios, la libertad del hombre y las consecuencias del pecado.
El Bosco incluyó en ella cinco círculos. En el centro del mayor de ellos, semejante a un gran ojo o al interior de un espejo cóncavo, se representa a Cristo saliendo de la tumba.
También, el pintor representó los siete Pecados Capitales, todos ellos identificados por una inscripción. El Bosco incorporó aquí situaciones tomadas de la vida cotidiana y personas de distinta extracción social para transmitir su enseñanza moral, y todo ello observado por el ojo de Cristo, que todo lo ve.

La Crucifixión

Esta obra de Juan de Flandes 1465-1519 fue un encargo del obispo Juan Rodríguez de Fonseca para el retrablo mayor de la catedral de Palencia. Después de haber sido retirada del retablo en 1559  Desde 2005 la pintura se encuentra en el Museo del Prado.

Autorretrato

Alberto Durero 1471-1528  Fué uno de los mejores autorretratos que realizó el artista en 1498 cuando tenía 26 años, aunque fué el de tamaño mas pequeño. Está vestido elegantemente, muy escotado, con el cabello y la barba muy cuidados, aspecto que expresa la idea de Durero de enaltecerse, pretendiendo ser algo más que un mero artesano, dado que en aquel tiempo, los artistas tenían una imagen poco estimada al ser tenidos por tales.

Adán y Eva

Durero realiza ambas tablas al regreso de su segundo viaje a Italia en 1505 y ambas suponen un intento de sintetizar las enseñanzas recibidas, buscando un equilibrio entre italianismo y germanismo, a fin de alcanzar la perfección ideal del cuerpo humano, para lo que el asunto bíblico es un simple pretexto. Su conocimiento del desnudo clásico raya a una altura prodigiosa y el dibujo revela su pulso del grabador que era.

Cristo muerto sostenido por un ángel
 Antonello da Messina 1430-1479 En esta pintura, de gran virtuosismo técnico, conviven detalles minuciosos de origen nórdico, perceptible en el paisaje o el cabello de Cristo, con un tratamiento escultural de la anatomía y una preocupación por el volumen y la perspectiva claramente meridionales.

El tránsito de la Virgen

Mantegna 1431–1506  Fué una de las grandes personalidades del Quattrocento, se formó en Padua con los humanistas de la universidad paduana, junto a esta fascinación por el clásico, y la influencia de los pintores de su generación, como  Donatello en Padua además de su contacto con la pintura veneciana ( se casó con la hija de Jacopo Bellini), completan el panorama donde se desarrolló la formación y primera etapa profesional de Mantegna.
Mas tarde se trasladó a la corte de Ludovico Gonzaga en Mantua. donde pintó entre otras el Tránsito de la Virgen.

El paso de la laguna Estigia

Patinir  1480 – 1524   Esta pintura de Patinir destaca por su originalidad y su composición, distinta a la habitual, formada por planos paralelos escalonados. Favorecido por el formato apaisado de la tabla, el autor divide verticalmente el espacio en tres zonas, una a cada lado del ancho río, en el que Caronte navega en su barca con un alma.

Sagrada Familia con Rafael, Tobías y San Jerónimo, o Virgen del pez.

Rafael Sanzio 1483-1520 La Virgen María sostiene al Niño Jesús en su regazo sentada sobre un trono con San Jerónimo a la derecha vestido de cardenal, leyendo la Vulgata de la Biblia , que tradujo. El Arcangel Rafael con Tobias que sostiene el pez , para curar la ceguera de su padre.

El Cardenal. 

Rafael Sanzio 1483-1520 Desde que se atribuyó la pintura a Rafael y quedó claro que el retratado no era Antonio Granvela, la crítica ha intentado esforzadamente identificar a este prelado. Hay muchas teorías y dudas, pero lo cierto es que lo que llama la atención, ademas de su perfecta ejecución es la capacidad de Rafael para plasmar a un perfecto cardenal del Renacimiento sin renunciar a su  singular fisonomía. El color rojo de la seda recuerda a los de la pintura veneciana.

Danae y la lluvia de oro

Tiziano Vecellio 1490-1576 Las primeras “poesías” (Llamamos poesías, dentro del conjunto de la obra de Tiziano, a un grupo de pinturas de tema mitológico que llevó a cabo para Felipe II entre 1553 y 1562.)  fueron Dánae (1553, The Wellington Collection) y Venus y Adonis (1554, Museo del Prado, P422),  Esta es una version de las anteriores. En el cuadro, Dánae ilustra el momento en que Júpiter la posee en forma de lluvia de oro. 

Carlos V en la batalla de Mülhberg

Tiziano Vecellio 1490-1576   El retrato conmemora la victoria de Carlos V sobre la Liga de Smalkalda en Mühlberg el 24 de abril de 1547. Carlos va pertrechado al modo de la caballería ligera, con media pica y pistola de rueda. Lleva una armadura realizada hacia 1545 por Desiderius Helmschmid (1513-1579), en cuyo peto, y como era habitual desde 1531, aparece una imagen de la Virgen con el Niño.

Virgen con el Niño y San Juanito

Luis de Morales 1509​-1586  En este oleo, mientras el Niño duerme plácidamente con su mano derecha apoyada sobre un cestillo de diminutos frutos -quizá fresas silvestres-, símbolo de su futura Pasión, la Virgen trata de protegerlo de las inoportunas moscas cubriéndolo con un velo transparente sobre el que se ha posado una de ellas.

María Tudor, reina de Inglaterra, segunda mujer de Felipe II

Antonio Moro 1516 -1576  El pintor muestra a la reina de tres cuartos en un sillón de terciopelo carmesí, símbolo de la soberanía, magníficamente bordado contra lo que es habitual, dispuesto en un plano oblicuo para aumentar la profundidad espacial, sosteniendo la rosa roja de los Tudor en la mano derecha y guantes de pedrería en la izquierda. Lleva un traje rameado gris, un sobretodo morado, el tocado, los puños y el cinturón cubiertos de perlas y piedras preciosas y la joya que le regaló el príncipe Felipe en el cuello.

El lavatorio

Tintoretto 1518 – 1594  En 1547 la Scuola del Santísimo Sacramento de la iglesia de San Marcuola en Venecia encargó a Jacopo Tintoretto El Lavatorio y una Última Cena, aún «in situ». Estas «scuole» estaban dedicadas a fomentar el culto a la Eucaristía. El lavatorio es fruto de un concienzudo proceso creativo. Tras trazar el escenario, Tintoretto introdujo los personajes pensando en el punto de vista del espectador. Ello explica que, si bien al contemplar frontalmente el lienzo los personajes aparecen distribuidos aleatoriamente, la impresión cambie al mirarlo desde la derecha

El triunfo de la Muerte

De Pieter Bruegel el Viejo 1525-1569  es una obra moral que muestra el triunfo de la Muerte sobre las cosas mundanas, simbolizado a través de un gran ejército de esqueletosarrasando la Tierra.Al fondo aparece un paisaje yermo donde aún se desarrollan escenas de destrucción. En un primer plano, la Muerte al frente de sus ejércitos sobre un caballo, destruye el mundo de los vivos, quienes son conducidos a un enorme ataúd, sin esperanza de salvación

El caballero de la mano en el pecho

El Greco 1541-1614 pintó un grupo de retratos de caballeros del que forma parte esta obra. Esta pintura es una de las más emblemáticas del artista por haber sido una de las primeras que realizó en España y por haber estado expuesta desde época temprana en la pinacoteca

La adoración de los pastores

Es una de las obras más importantes de la producción tardía del pintor; destinada al que iba a ser el panteón familiar dentro de la Iglesia Conventual de Santo Domingo el Antiguo, en Toledo. Para tal efecto, el artista recuperó un tema que había tratado en diversos momentos de su carrera, un símbolo de resurrección y eternidad que acompañaría los restos del pintor, probablemente autorretratado en el pastor del primer término

David cortando la cabeza a Goliat

Caravaggio 1571-1610  Corresponde al momento cuando el joven pastor David da muerte con su honda al gigante Goliat y le corta la cabeza para exhibirla en triunfo. El episodio de atar los cabellos del gigante para mostrar la cabeza carece de antecedentes iconográficos y no tiene mención explícita en el texto bíblico. Es una muestra más de la originalidad de Caravaggio y de su independencia.

Las tres gracias

Esta obra de Rubens 1577-1640  representa a las hijas de Júpiter y Eurymone, símbolos de la belleza ideal y la sensualidad barroca. Hesíodo relacionó en la Ilíada a estas muchachas con la diosa Afrodita, convirtiéndose en las representantes de la fertilidad, la sexualidad y el amor. El artista había recogido en otras doce obras este tema, del que era gran conocedor, pero es en este cuadro pintado entre 1630 y 1635 donde muestra la maestría técnica de su etapa final

El sueño de Jacob

Esta pintura de Ribera 1591-1652 retrata un famoso episodio de la vida de Jacob, interpretado en numerosas obras a lo largo de los siglos. El artista decide mostrar con un pastor cansado este episodio, huyendo de las grandiosas representaciones barrocas

Bodegón con alcachofas, flores y recipientes de vidrio

Juan van der Hamen 1596-1631  perteneció a Diego Mexía Felípez de Guzmán, marqués de Leganés, cuya colección se componía de cerca de 1.300 obras, algunas realizadas por los más importantes pintores europeos de la época, entre las que había numerosos bodegones y escenas de género de autores flamencos. Van der Hamen estaba representado por nueve bodegones, adquiridos probablemente tras la muerte del artista, y cuya gran calidad da fe de la clarividencia del buen gusto de su distinguido propietario.El motivo principal de este cuadro, un gran jarrón de cristal con flores, está acompañado de un jarrón más pequeño, igualmente de cristal, con rosas

Agnus Dei

Zurbarán 1598-1664 Un fondo oscuro y una mesa gris es el escenario donde se expone el motivo único del cuadro: un cordero merino de entre ocho y doce meses de vida. Se encuentra todavía vivo, tumbado y con las patas ligadas con un cordel, en una actitud inequívocamente sacrificial, que curiosamente recuerda famosas imágenes de santos martirizados, como la escultura de Santa Cecilia de Maderno  (Roma)

La aparición de San Pedro a San Pedro Nolasco

Zurbarán 1598-1664   San Pedro Nolasco fue el fundador de la orden de Nuestra Señora de la Merced o mercedarios, cuyo objetivo principal era el rescate de cristianos cautivos de los musulmanes. El convento de la Merced Calzada para el que se pintó esta obra había sido fundado por Fernando III en 1249, el año de la muerte de Pedro Nolasco, pero se reconstruyó por entero en las primeras décadas del siglo XVII. En agosto de 1628 Zurbarán recibió el encargo de pintar veintidós escenas de la vida del santo, con motivo de su canonización

Fundación de Santa María Maggiore de Roma. El sueño del patricio Juan

Bartolomé Esteban Murillo 1617-1682 Esta obra y su pareja, El patricio revela su sueño al papa Liberio , se cuentan entre las obras más renombradas de Murillo. Los dos medios puntos estaban destinados a colocarse bajo la pequeña cúpula de la recién remodelada iglesia sevillana de Santa María la Blanca en 1665, y en ellos Murillo representa la historia de la fundación de la basílica romana de Santa María Maggiore. Ambas obras narran, según una antigua leyenda medieval, el origen de la mencionada iglesia matriz de Santa María de las Nieves de Roma, que tuvo lugar en el siglo IV durante el pontificado del papa Liberio.

Las Meninas

La obra maestra de Velázquez 1599-1660, pintada en 1656 en el Cuarto del Príncipe del Alcázar de Madrid, en la que representa a la familia del rey Felipe IV, es una de las pinturas imprescindibles y que más miradas atraen en el Museo del Prado. Este retrato de grupo con una cuidadísima composición, en el que se representan varias acciones a la vez y se juega con el acto de ver y de representar, es una de las grandes obras de la historia del arte occidental, que se podría comentar durante horas, pero que en este resumen, no cabe hacerlo…se merece otro lugar.

.

La rendición de Breda

Velázquez 1599-1660   El 5 de junio de 1625 Justino de Nassau,gobernador holandés de Breda, entregó las llaves de la ciudad a Ambrosio Spínola, general genovés al mando de los tercios de Flandes. La ciudad tenía una extraordinaria importancia estratégica, y fue uno de los lugares más disputados en la larga pugna que mantuvo la monarquía hispánica con las Provincias Unidas del Norte

Las hilanderas o la fábula de Aracne

Velázquez 1599-1660  El cuadro es fruto de dos actuaciones realizadas en épocas diferentes.Velázquez pintó la superficie ocupada por las figuras y el tapiz del fondo, y durante el siglo XVIII se añadieron una ancha banda superior (con el arco y el óculo) Esas modificaciones han afectado a la lectura del contenido, pues dieron como resultado que la escena que transcurre ante el tapiz (la fábula de Aracné) se perciba más alejada y en consecuencia, durante mucho tiempo los espectadores del cuadro han visto en él exclusivamente la representación de una escena cotidiana en un taller de tapicería 

Los borrachos, o El triunfo de Baco

Velázquez 1599-1660   Era la primera vez que el pintor,se enfrentaba a una fábula mitológica, y para ello recuperó gamas cromáticas, métodos descriptivos y tipos humanos propios de sus años sevillanos, que conviven con importantes novedades formales. Esas circunstancias convierten Los borrachos en una obra, que inaugura una temática que estará presente hasta los últimos años de la carrera del pintor, y al mismo tiempo mantiene numerosas deudas con su pasado. El personaje principal es Baco, que dio al pintor la oportunidad de representar uno de sus primeros desnudos masculinos.

El Cristo

Velázquez 1599-1660   Estilísticamente la obra parece ejecutada a comienzos de la década de 1630, poco después del regreso del artista de Italia. Cristo está clavado a la cruz con cuatro clavos, siguiendo la fórmula pictórica que Pacheco defendía. Se pintó por encargo de un cortesano de Felipe IV, para el Convento de San Plácido de Madrid, que él mismo había fundado en 1623, que según se dice debido a una investigación abierta por la Inquisición sobre la relación personal del cortesano Villanueva, con las presuntas prácticas heterodoxas del capellán y las monjas de San Plácido. En Madrid es muy popular la versión que el cuadro lo regaló el rey al convento, para purgar el asedio al que sometió a una monja.  Otra versión menciona a unos judios portugueses, que profanaron otro crucifijo.

Pablo de Valladolid

Velázquez 1599-1660  En el mundo de los bufones palaciegos se distinguía entre aquellos cuyo atractivo residía en sus taras físicas o mentales y los que, desprovistos de esas taras, tenían como oficio divertir con su ingenio o personalidad. Entre estos últimos se contaba Pablo de Valladolid, que nació en Vallecas y estuvo al servicio de la Corte desde 1632. En este cuadro aparece en una actitud declamatoria que hizo que durante mucho tiempo la pintura fuera identificada como el cómico. El bufón, se alza sobre un espacio indeterminado apenas sugerido por la tenue sombra que arroja su cuerpo y da la impresión de que flota

Judit en el banquete de Holofernes (antes Artemisa)

 Rembrandt 1606-1669   El Museo del Prado alberga en su colección una de las obras más interesantes de este gran pintor.
 Entre 1633 y 1636 el artista holandés pintó una serie de alegorías personificadas con heroicas mujeres, es decir, diosas o heroínas de la Antigüedad y del Antiguo Testamento que Rembrandt pintó entre 1633-1635.Hay que precisar que según las últimas investigaciones, el título Artemisa es erróneo y en realidad la obra representaría una escena bíblica: Judit en el banquete de Holofernes.  Sobre un fondo oscuro se impone la figura de una mujer suntuosamente engalanada con un vestido bordado de mangas abombadas y largas, jubón de seda blanca con bordes y cierres de pasamanería dorada, y amplio cuello de armiño adornado con una cadena de oro engastada con rubís y zafiros.

Sir Endymion Porter y Anton van Dyck 

Anton Van Dyck 1549-1641 Endymion Porter, protector y amigo de Van Dyck, fue secretario del duque de Buckingham y un importante diplomático de la corte inglesa. Gran aficionado a las artes, fue el encargado de adquirir obras para la colección del rey Carlos I, siendo uno de los mejores apoyos del artista durante su estancia en Londres.
El aristócrata aparece de frente y vestido de satén blanco, mientras que el pintor, de negro, está situado de perfil, más bajo, para no destacar por encima de la figura del aristócrata.

.

Inmaculada Concepción

Esta pintura de Tiépolo 1696-1770 fue un encargo de la corona en 1767 para la Iglesia de San Pascual de Aranjuez. Esta obra formaba parte de un grupo de 7 pinturas que iban a decorar el nuevo templo de fundación real. En ellas se representaban algunos de los elementos de devoción de los franciscanos, como la Inmaculada Concepción que aparece en esta obra.

La familia de Carlos IV

Francisco de Goya 1746-1826 pintó este cuadro, perteneciente a la magnífica serie de retratos reales iniciada por Goya en septiembre de 1799 resultado del nombramiento de Goya como primer pintor de cámara, premio máximo en la carrera oficial de un artista.
Goya colocó a los catorce personajes que aparecen en el cuadro de la Familia en un austero interior sin alfombras, decorado en su pared del fondo, la única visible, con dos monumentales pinturas cortadas en sus bordes laterales y superior. El cuadro se basa, como se ha afirmado frecuentemente, en la célebre Familia de Felipe IV de Velázquez, conocida desde el siglo XIX como “Las meninas”

La Condesa de Chinchón

Francisco de Goya 1746-1826   La Condesa, de nombre María Teresa de Borbón y Vallabriga, nacida el 26 de noviembre de 1780 se casó con Godoy por deseo de su tio el rey Carlos IV.  En esos años finales del siglo XVIII, Goya fue requerido también por Godoy y en 1800 fué cuando pintó este cuadro En él, la condesa, casi una niña,  viste un elegante vestido de gasa blanca decorada con pequeñas flores.  Una curiosidad es que en el estudio técnico del cuadro, después de su adquisición por el Museo, ha revelado que fue pintado encima de un lienzo ya utilizado por Goya, en el que se identifica plenamente en su radiografía un retrato en pie de Godoy.

La maja desnuda

Francisco de Goya 1746-1826   Este cuadro y su compañera, la maja vestida aparecían como decoración de sobrepuerta en el gabinete secreto del Palacio de Godoy, que se citaban asimismo como “Venus”, identificación que, ya después de la muerte de Goya, hacia 1830, repetía Javier Goya, hijo del artista, que aludía a “las Venus que pintó para el Príncipe de la Paz”estando en compañía de la famosa Venus del espejo de Velázquez y de otras dos atribuidas a Tiziano.
También en el siglo XIX se fue abriendo paso, junto a la leyenda de los amores de Goya con la duquesa de Alba, que la modelo era retrato de esta última, aunque Pedro de Madrazo pareció identificarla, también sin fundamento, con Pepita Tudó, que era la amante de Godoy en los años en que La maja desnuda fue pintada.

El quitasol

Francisco de Goya 1746-1826  pintó este cartón para tapiz cuyo motivo principal es una elegante joven, a la que un majo protege del sol con una sombrilla o quitasol. El tapiz  de este cartón colgaba en el comedor de los príncipes de Asturias (el futuro Carlos IV y su esposa María Luisa de Parma) en el Palacio de El Pardo en Madrid. La serie de la que forma parte se componía de diez tapices de asuntos “campestres” (todos conservados en el Museo del Prado) y que se habían realizado con muchos otros, en la Real Fábrica de Tapices de Madrid.

Los fusilamientos del 3 de Mayo
Francisco de Goya 1746-1826  representó uno de los acontecimientos más terribles durante el levantamiento contra los franceses, los fusilamientos del 3 de mayo en la montaña de Príncipe Pío. Los patriotas se enfrentan ahora aquí, sin salvación ni ayuda, al pelotón de ejecución, formado por granaderos de línea y marineros de la guardia con uniforme de campaña y capote gris, reflejándose el miedo de distintas formas en cada uno de los que van a ser fusilados. Llegan en oleadas desde la ciudad, en una fila interminable que termina con su muerte.

Saturno devorando a sus hijos

Francisco de Goya 1746-1826   El conjunto de catorce escenas al que pertenece esta obra se ha popularizado con el título de Pinturas Negras por el uso que en ellas se hizo de pigmentos oscuros y negros y, asimismo, por lo sombrío de los temas. Decoraron dos habitaciones, en las plantas baja y alta, de la conocida como Quinta del Sordo, casa de campo a las afueras de Madrid, junto al río Manzanares. Las Pinturas Negras se pintaron directamente sobre la pared seca, no al fresco, y en la mezcla de los pigmentos se utilizó el óleo.

El perro semihundido

Francisco de Goya 1746-1826   Esta escena se tituló “Un perro”, en el inventario de las obras en propiedad del hijo de Goya, redactado en fecha indeterminada, a mediados del siglo XIX.
Decoraba una de las paredes laterales en la sala de la planta alta de la Quinta del Sordo, junto con una escena titulada “Dos brujas”,y se describió, y en este casó se ilustró, por primera vez, junto con el resto de las escenas, en la monografía de Charles Yriarte sobre el artista, de 1867, con el título de “Un perro luchando contra la corriente”. En el catálogo del Prado de 1900, se le dio el título de “Perro semihundido”  El cuadro, muy austero, solo presenta la cabeza de un perro escondida o hundida sobre un plano inclinado de ocre oscuro y un espacio vertical en ocre más claro, todo ello exento de cualquier otra figura. La mirada de la cabeza del perro se dirige hacia arriba, y podría representar la soledad

FUENTES:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/mirar-un-cuadro/

https://www.museodelprado.es/coleccion

https://www.museodelprado.es/aprende/biblioteca/biblioteca-digital/fondo/catalogo-de-los-cuadros-del-museo-del-prado-de/22500183-a78e-434b-be11-b2281adbfc2a

BIBLIOGRAFÍA:

“El Libro del Prado” Editado por el Museo del Prado.

chity del amohttps://www.blogger.com/profile/080010416597106489420

Exposición Rembrandt, obra gráfica. Museo Lázaro Galdiano (Madrid)

Rembrandt, el pintor de la luz, fue uno de los más grandes maestros del grabado junto con Goya y Durero, un artista que rompió la iconografía tradicional, como se puede ver en la exposición que se inaugura hoy 4 Abril de 2018,  en el Museo Lázaro Galdiano que reúne 37 de sus primeros grabados nunca expuestos al público.

“Rembrandt. Obra gráfica” es el título de la muestra que estará abierta hasta el 3 de junio y que se está dividida en cuatro temas: Autorretratos, temas bíblicos, retratos de familia, retratos y escenas de género.

Una muestra construida con los fondos del Lázaro Galdiano, que posee 50 grabados de Rembrandt , adquiridos en Europa a principio del siglo XX.
El Museo ha elegido ahora 37 estampas para mostrar la evolución del artista holandés, como antes ya hizo con los grabados de Goya y como está previsto que haga próximamente con Durero

En este artículo, a parte de anunciaros la Exposición, quiero mostrar una serie de los muchos autorretratos, tanto en grabados como en oleos, que se realizó el artista a lo largo de su vida.

LOS GRABADOS DE AUTORRETRATOS

Rembrandt empezó a grabar en su ciudad, Leiden, en la década de 1620  hasta que en 1656, cuando cayó en bancarrota tras años derrochando sus ganancias, tuvo que vender su taller.

Entre los mayores logros creativos de Rembrandt están los magistrales retratos que realizó para sus contemporáneos, sus autorretratos y sus ilustraciones de escenas bíblicas. En sus autorretratos, especialmente, se observa siempre la mirada humilde y sincera de un artista que trazó en ellos su propia biografía.

Rembrandt, “el gran maestro de la Edad de Oro Holandesa”, en su época fue “más conocido como grabador que como pintor”, según la comisaria, que añade que el artista grabó alrededor 300 láminas, desde 1628 hasta 1665.


Rembrandt Harmenszoon van Rijn, nació en Leiden, el 15 de julio de 1606 y falleció en Ámsterdam, el 4 de octubre de 1669

Rembrandt y su esposa Saskia, en una escena de “El hijo pródigo· 

Habiendo alcanzado el éxito en la juventud, sus últimos años estuvieron marcados por la tragedia personal y la ruina económica. Sus dibujos y pinturas fueron siempre muy populares, gozando también de gran predicamento entre los artistas y durante veinte años se convirtió en el maestro de prácticamente todos los pintores neerlandeses.

LOS OLEOS DE AUTORRETRATOS

Pocos artistas han mostrado tanto interés por pintarse a sí mismos como Rembrandt (1606-1669). Se conocen de él casi noventa autorretratos, entre óleos, grabados y dibujos. Esta cifra supera con creces a la alcanzada por otros grandes pintores que también cultivaron en abundancia el mismo género (como Van Gogh o Picasso).

1628

 Pero, ¿cuáles fueron las razones que llevaron al pintor holandés a iniciar esta tendencia cuando contaba sólo veinte años de edad y a no abandonarla ya hasta el año de su muerte?

1629

1629

1631

Es posible que el pintor practicase sobre sí mismo un tipo de obra que luego la clientela demandaba con frecuencia, contando con que en este caso el modelo le salía completamente gratis. Todo ello, sin que olvidemos que retratarse en aquella época era un signo evidente de éxito social.

1632

1634

1640

Quizás el propio Rembrandt quisiese con estas obras mostrar a los demás sus propios triunfos emplease el autorretrato como un medio para ir dejando sobre él una especie de diario personal, en este caso de carácter visual, que diese cuenta de su evolución

1640

1641

1642

Con respecto a su obra en general, y tras el estudio de sus autorretratos, la profesora Margaret S. Livingstone, del departamento de neurobiología de la Universidad de Harvard, sugiere que Rembrandt, cuyos ojos eran incapaces de alinearse correctamente, padecía estrabismo. 

1643

Esta conclusión, extraída tras el estudio de 36 autorretratos del pintor, apunta que la incapacidad de establecer una imagen normal mediante visión binocular causó que su cerebro “redujese” la imagen a un solo ojo. 

1643

Esta incapacidad le pudo haber sido útil a la hora de “aplanar” las imágenes que veía y trasladarlas a un soporte bidimensional como el lienzo. 

1650

1652

1655

Según palabras de Livingstone, podría haberse convertido en un gran don para un pintor como él, pues efectivamente «los profesores de arte suelen aconsejar a sus estudiantes que cierren un ojo para aplanar la imagen que ven.

1658

De este modo, el estrabismo puede ser no tanto una desventaja, como un beneficio para determinados artistas.

1661

De cualquier modo, uno de los grandes méritos de la pintura de Rembrandt es la habilidad para crear volúmenes tridimensionales, una percepción para la que, quizás, sería necesaria una visión estereoscópica normal.

1669

1669

 1669. en el año de su fallecimiento

Las distintas firmas empleadas por el artista a lo largo de los años.

FUENTES: 

http://www.lavanguardia.com/vida/20180403/442158838555/rembrandt-y-sus-primeros-grabados-llegan-al-lazaro-galdiano.html

http://www.elmundo.es/cultura/2018/04/03/5ac364e4268e3e0c398b467c.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Rembrandt

Las fortificaciones de la Comunidad de Madrid

Castillo de Manzanares

CASTILLOS,  ATALAYAS Y TORRES 

Castillo (del latín castellum, diminutivo de castrum) Se tiene normalmente por tal, el conjunto formado por un recinto amurallado que encierra un patio de armas, en torno del cual se sitúan una serie de dependencias y que dispone por lo menos de una torre habitable.
Pero ademas de estas conocidas construcciones, existe todo un conjunto de edificaciones militares que guardan analogías con el castillo, como el alcázar, la torre, el torreón, la atalaya, el fuerte, el palacio fortificado, la ciudadela o la alcazaba, lo que hace que no siempre sea fácil asegurar si se trata o no de un castillo propiamente dicho

Primero, quiero precisar la diferencia entre torre y atalaya y esta es principalmente su utilidad, de manera que la atalaya se construía en lugares de difícil acceso, su función principal era la de vigilancia, y por lo general son de forma circular; en cambio las torres están situadas en zonas más accesibles y casi siempre en la parte exterior de la ciudad,  su función era de defensa y las construían a menudo de forma cuadrada o rectangular.
En esta ocasión, vamos a ver todas aquellas edificaciones fortificadas que se encuentran en la Comunidad de Madrid, mas o menos conservadas. (ya vimos en otro artículo la arquitectura defensiva musulmana de la Península)

De alguna de ellas  solo quedan escasos restos, que dan fé de su remota existencia. Empezaremos por las:

ATALAYAS

La palabra atalaya procede del árabe “talala”, que significa pequeña torre.
Las atalayas eran fortificaciones medievales que servían para vigilar las fronteras en la España musulmana. En caso de peligro, se encendían fuegos que eran vistos de una atalaya a la siguiente para poder avisar del peligro.

Las atalayas de la Marca Media de la sierra de Madrid constituyeron la frontera entre cristianos y musulmanes, se encontraban en la margen izquierda del río Jarama (Xarama, vocablo bereber que significa río de nadie o río de la frontera). y se construyeron finales del siglo IX, durante el emirato de Muhammad I o ya en el S.X  en época califal con Abderramán III
El sistema de atalayas permitía controlar también los puertos de Guadarrama y Somosierra y al formar parte de la red de puestos de vigilancia de la Marca Media,  controlaban los movimientos tanto de los cristianos del norte, como de los siempre rebeldes toledanos.
Las atalayas eran utilizadas, como hemos dicho, para vigilar el territorio y a las poblaciones sospechosas de desafección al régimen político vigente, pero también para comunicarse con otras atalayas, a través de un sistema de espejos y señales de humo durante el día, y con hogueras, de noche. Este era el sistema de comunicación que avisaba a las autoridades competentes de que había problemas, referidos, sobre todo, de la aproximación de tropas cristianas a través de los puertos del Sistema Central.
. Se controlaban desde la villa de Talamanca del Jarama, que en el siglo X fue centro neurálgico del sistema defensivo de atalayas. Estas torres eran circulares, de gruesos muros y puertas en lo alto

TALAMANCA DEL JARAMA

Enclave importante en la ruta del Jarama. Fortificada por Muhammad I y onquistada por Alfonso VI. Fernando III el Santo confirmó su fuero en 1223.
En el siglo X esta localidad era el centro de control del sistema defensivo de atalayas.
Con Abderramán III adquiere especial importancia como punto de control de la comunicación entre el puerto de Somosierra y Alcalá de Henares. En el XVI comienza su decadencia.
En la actualidad se conservan restos de la muralla como los de la fotografía y a esos restos se puede llegar desde Torrelaguna siguiendo la carretera M-102.

TORRELAGUNA


La atalaya de Arrebatacapas de esta localidad recibe el nombre de Arrebatacapas o del Portillo Notepares. Fue construida en el año 950, en época de Abd al-Rahman III para la defensa del Valle del Jarama.
 Se cree que el nombre de Torrelaguna deriva del bereber Tordelaj (torre del agua).
 Es de planta circular, con una leve tendencia troncocónica y está esta en excelente estado de conservación, pues mantiene intactos todos los pisos.
Tiene 19 m de perímetro exterior. Su base arranca de la roca viva, aunque se alza sobre una zarpa de 0,30 m sobresaliente del lienzo 0,06 m. (Se llama zarpa en arquitectura al espesor de un cimiento que rebasa de la anchura del muro apoyado en él).
La puerta de entrada a la edificación se situaba a unos 2,5 m para asegurar la inaccesibilidad o por lo menos dificultar el acceso a los posibles atacantes.

Aprovecho para explicaros, como eran la mayoría de las atalayas en su interior:
La disposición era muy sencilla:
La separación entre los pisos o niveles interiores se afirmaba con un entramado irregular, más o menos perpendicular, de rollizos de madera que se empotran directamente en los muros de mampostería de piedra dorada, dispuesta a soga y tizón, en la que los sillares se van alternado: unos por su lado más largo (soga) y otros por el más corto (tizón) muy utilizado en la arquitectura hispanomusulmana, como es el caso. Se solía usar una escalera de mano para acceder a los pisos superiores, que luego retiraban.

EL BERRUECO


En el Berrueco,  está la atalaya musulmana de Torrepedrera (siglo IX o X),
Esta atalaya se comunicaba con otra de Buitrago de Lozoya para controlar el paso de Fozarach (Puerto de Somosierra).
Muy cercana a  la atalaya de Torrelaguna, la atalaya de Torrepedrera  corona un cerrete de 1030 m de atura, ha sido restaurado por completo y es utilizada por el servicio forestal contra incendios.
Destaca por el uso en su construcción de piedra de tipo pedernal, prácticamente sin desbastar, y tiene como otras torres de la zona un ligero perfil troncocónico. El primer piso está relleno, y al segundo, a unos 2,25 m de altura, para dificultar el acceso al enemigo, se accede hoy día fácilmente por una escalerilla de manos. El espesor del muro es de 1,5 m y su diámetro interior de 3,30 m. Por la puerta se accede fácilmente al interior de la torre y se puede ascender al techado mediante un par de tramos de escaleras.

MANGIRÓN

la torre de Mirabel, es de origen medieval  cristiano y está ubicada en Mangirón, pedanía del citado municipio, junto al curso bajo del arroyo Jóbalo, uno de los afluentes del río Lozoya, en las proximidades del embalse de El Atazar
 Fue levantada en el siglo XVI junto a la desaparecida aldea de Santillana, que dependía del marquesado del mismo nombre.  Está realizada en mampostería de granito, trabada por una argamasa arenosa. Presenta diferentes elementos ornamentales, como un blasón de caliza instalado en la puerta adintelada

VENTURADA

la Atalaya de Venturada de origen musulmán.
La atalaya de Venturada (en la entrada de la urbanización Cotos de Monterrey) es una torre de vigía cercana a Talamanca del Jarama. Es de planta circular, cuyos muros exteriores forman un perfil ligeramente troncocónico, con la existencia de 4 cuerpos en altura.

La atalaya de Venturada  Desde este punto visualizamos la Sierra de La Cabrera, el Mondalindo, la Pedriza, el Cerro de San Pedro, la urbanización de Cotos de Monterrey y los bosques que la bordean y las torres de Madrid.
El grosor de los muros de mampostería es de 1,5 m. Los restos de la torre vigía están consolidados con cemento entre las piedras que forman la mampostería. El cuerpo inferior o base arranca de la roca y está construido en parte por mampostería, alcanzando 3 m de altura. Sobre esta base, se alza el segundo cuerpo, donde se halla la puerta de entrada a la torre vigía.
El suelo del seguno cuerpo, estaba compuesto por un entramado de vigas empotradas sobre los muros,  a la que se accede mediante una escalera de mano. Del cuerpo superior de la estructura, que formaría el tercer piso sólo quedan restos ruinosos.

EL VELLÓN

La atalaya de El Vellón es la torre de vigía cercana a Talamanca del Jarama. Es de planta circular, con un diámetro de 6 m y 9 m de altura. Tiene una puerta de acceso a 2,5 m del suelo a la que se accede mediante unos agarramanos. Tenía tres pisos comunicados en los que se conservan los huecos para empotrar las vigas que sostenían los suelos de los pisos superiores. No se puede acceder a su interior.
 Se cree que esta atalaya era el enlace con la de Talamanca. A su vez se comunicaba con las de Torrelaguna y El Molar. Está situada sobre un cerro al este de la localidad, sobre el valle del Jarama. En los 90 se restauró y se utiliza para vigilancia forestal.
Para llegar a la atalaya hay que atravesar el pueblo hasta la salida. En el cruce que conduce a El Molar a la derecha y a Torrelaguna a la izquierda, seguiremos esta última dirección
El espesor de los muros de mampostería es de 1 m. Actualmente está completamente restaurado y es un punto de vigilancia contra incendios. Desde el lugar se pueden observar la vega del Jarama a su paso por Talamanca, la sierra de la Cabrera y el Mondalindo, el cerro de San Pedro, la Pedriza, la sierra de Ayllón y las torres de Madrid, por lo que era difícil que al cuerpo de guardia se le escapasen movimientos de tropas en cualquier dirección, pues tenían perfecta visión de lo que sucedía en todos los puntos cardinales.

 

 EL MOLAR

 

La atalaya del pueblo de El Molar tenía dos torres, aunque en la actualidad sólo queda un vértice geodésico construido donde se encontraba la atalaya que comunicaba con las de Torrelaguna y El Vellón. Para llegar hasta este lugar hay que seguir el camino del cementerio. Una carretera nos conduce hasta el mismo vértice.
Esta atalaya desapareció, siendo retaurada recientemente por el ayuntamiento del Molar, que ha instalada en ella un Centro de Interpretación.

 En un territorio determinado que conocemos por las fuentes como Marca Media del Al-Andalus y que durante el emirato y califato cordobés se constituyó como frontera entre árabes y cristianos. No en vano, el término Jarama deriva de un vocablo bereber que significa río de frontera o de nadie.


TORREMOCHA DEL JARAMA

Podría tratarse de una fortificación construida para favorecer la repoblación de esta zona, existiendo la posibilidad de que en su entorno existiese una pequeña aldea, cuyos habitantes fueran mudandose paulativamente al actual emplazamiento de Torremocha. Esta viilla debía existir ya en el XII, época en la que data la iglesia parroquial
Restos de la muralla Parece que esta localidad tiene un origen romano en lo que se conocía como despoblado de Torritón o Torreotón, junto al río. Se puede llegar desde Torrelaguna siguiendo la carretera M-102 en dirección a Patones. Desde la salida del pueblo, cruzando un puente sobre el río Jarama y atravesando una zona de cárcavas llegamos a una localidad llamada Uceda que se encuentra sobre la montaña que domina Torremocha. Allí encontramos restos de murallas que formaron parte del sistema defensivo.

TORRELODONES


La atalaya de Torrelodones o torre de los Lodones se encuentra en el municipio de Torrelodones, Esta torre o almenara de origen musulmán tenía como misión vigilar uno de los caminos que se dirigía hacia los pasos de la Sierra de Guadarrama.
Todas estas atalayas formaban parte del muy jerarquizado sistema defensivo omeya de la Marca Media, que tenía su centro en Toledo. Construidas por el poder andalusí, entre los siglos IX y XI, controlaban las fronteras más septentrionales.
Es la atalaya musulmana que mejor se conserva de la comunidad de Madrid, (Comentaros que para llegar a la atalaya hay que subir unas especie de escaleras que hay en el camino).


CASTILLOS

De los siglos XIV y XV sobre todo, son algunos de los   castillos y torres  mas importantes de la Comunidad de Madrid como el castillo de Manzanares el Real, el magnífico castillo de Batres, el  de esa pintoresca ciudad llamada Chinchón, la torre gótica de Arroyomolinos, el curioso castillejo de Villarejo de Salvanés, que realmente es la torre del homenaje de la fortaleza original, las ruinas de Santorcaz, el también arruinado pero precioso castillo de Fuentidueña de Tajo, la torre de Pinto, las grandiosas ruinas de la fortaleza mudéjar de Villafranca del Castillo, etc.

MANZANARES EL REAL

El primer hijo del Marqués de Santillana, el duque del Infantado manda construir el castillo de Manzanares el Real en la segunda mitad del siglo XV. Juan Guas se encargará de finalizarlo, convirtiéndose sin duda, en el más hermosos de todos los castillos de la Comunidad de Madrid y uno de los más pintorescos de toda España.

Claustro

Es un precioso edificio palaciego perteneciente a la fusión del gótico final y estilo renacentista no exento de mudejarismo. Tiene planta cuadrada menos por el semicírculo que rodea el ábside de la iglesia románico mudéjar del siglo XIII que alberga en su interior.

Es característico del Castillo de Manzanares el Real la red de rombos con bolas de la decoración de las torrecillas superiores y muy especialmente, la extraordinaria belleza de la galería superior con delicadas tracerías del gótico flamígero.


BATRES

En el Sur de la Comunidad de Madrid se encuentra Batres, cuyo castillo es uno de los más originales de toda la Comunidad de Madrid.
El lugar de Batres fue repoblado por Alfonso VIII. Perteneció al señorio de Casarrubios del Monte, en el siglo XIV. En 1360 sus señores era los Fernández-Coronel. Pedro I lo entregó a los Diagómez de Toledo, cuyos sucesores formaron un señorio.

El castillo fue construido entre 1376 y 1460 en tiempos de Fernán Pérz de Guzmán. La fortaleza pasó a la familia Lasso de la Vega hasta el XVI. Se abandonó en el XVII
Construido en barro cocido sobre cimientos de pedernal, en los siglos XV y XVI, es uno de los castillos mejor conservados de la Comunidad, donde destacan su torre del Homenaje, de 25 metros de altura, y su balconada de forja.



Patio del castillo

Guarda una curiosa historia: a finales del siglo XV, la sexta Señora de Batres, Sancha de Guzmán, fue presionada por el mismísimo Fernando El Católico para contraer matrimonio con el valeroso capitán Garcilaso de la Vega. De ese matrimonio resultó como hijo el famoso poeta.

CHINCHÓN

 

En la Villa de Chinchón se encuentra un castillo que ha sido testigo de la historia de esta importante Villa de Madrid.
El castillo fue construido como residencia y ostentación de poder de los nuevos señores de Chinchón allá por finales del siglo XV. La fortaleza vivió una gran agitación durante su asedio en las revueltas comuneras de 1521.

El castillo posee dos cuerpos rectangulares con esquinas rematadas en torres. Entre los muros y el patio central se distribuyen las galerías. El foso aún se conserva.


VILLAVICIOSA DE ODÓN


En el tranquilo pueblo de Villaviciosa de Odón se construyó, en torno a 1496, un castillo por orden de los Marqueses de Moya para proteger la línea defensiva que partía desde el valle de Amblés hasta la sierra de la Paradera.
Décadas más tarde, en 1520, fue destruido por los comuneros, siendo reconstruido años después.


ARROYOMOLINOS


El Torreón del Pan de Arroyomolinos proporciona un toque tradicional e histórico a este moderno municipio.
Su construcción estuvo motivada, entre otras razones, para sostener el control del sistema de molinos situado en el arroyo de Los Combos, en funcionamiento desde el siglo XIV, y  cuyos derechos de propiedad fueron objeto de no pocas disputas nobiliarias, lo que impulsó la construcción de la fortaleza como símbolo y garantía del dominio del señor de Arroyomolinos sobre el territorio,
Tiene los escudos de los señores que ordenaron su construcción en el siglo XIV.
El interior del torreón o Torre del Homenaje  está dividido en cinco plantas que albergaban las estancias reservadas al señor.
En el siglo XVII, la fortaleza de Arroyomolinos fue abandonada y una vez desmantelados sus muros, sus restos se utilizaron para colmatar el foso. No obstante, su torre principal siguió en uso como granero y palomar hasta época contemporánea


VILLANUEVA DE LA CAÑADA


En Villanueva de la Cañada se alza el Castillo de Aulencia o de Villafranca. Un pequeño castillo de origen árabe con seis torres cilíndricas y una del Homenaje. Posee varios pisos, pero en la actualidad sólo es accesible la planta baja.
La primera referencia al castillo se encuentra en un testimonio de don Alfonso, en Madrit (Madrid), en el año 1450, donde se le nombra como fortaleza. Desde mediados del siglo XV hasta principios del XVIII no hay información de su evolución
El Castillo de Aulencia fue testigo de primera fila durante la Batalla de Brunete en la Guerra Civil española en julio de 1937 ,  ya que fué usado de fortaleza durante la Guerra Civil.

PINTO



La Torre de Éboli en Pinto Se desconoce con exactitud su fecha de construcción, aunque lo más probable es que comenzara a construirse en 1359-1360, cuando el rey de Castilla, Pedro I el Cruel, cedió el señorío de Pinto a D. Íñigo López de Orozco, siendo residencia palaciega y cárcel.
Como penal, fue el primer destino de la Princesa de Éboli tras ser ordenada su detención en 1579.
Construida con una llamativa piedra blanca mide unos 10 metros de ancho por 30 metros de alto y es un dato curioso en una construcción catalogada dentro de la arquitectura defensiva y militar. Otro dato importante que debemos destacar son sus esquinas redondeadas, probablemente, para dar una mayor consistencia a la fortificación.


TORREJÓN DE VELASCO

En Torrejón de Velasco se encuentra un castillo de pequeñas dimensiones con nueve torres y más otra gran Torre del Homenaje que en la actualidad se encuentra semi-derruida.

Parece que fue mandado construir por Gutiérrez Gómez de Toledo, tío del primer Duque de Alba y Obispo de Palencia, pasando posteriormente al linaje de los Puñoenrostro. Este edificio dataría, por tanto, del siglo XV y sustituiría una construcción más modesta del siglo XIII.


Originalmente, sus muros tenían planta rectangular con cubos cilíndricos en las esquinas, dos en sus caras largas, otro en el centro de su cara corta septentrional y su elevada torre de homenaje en la cara suroeste. La puerta, en recodo, se sitúa en la cámara bajo la torre del homenaje. Ésta formada por un arco ojival de sillería.

VILLAREJO DE SALVANÉS


Construido durante la Reconquista, el Castillo de Villarejo de Salvanés fue sede del Tribunal Especial de las Sedes Militares, en el que estuvo refugiado el famoso héroe “El empecinado”.
A partir de la segunda mitad del siglo XVI, la inexistencia de peligro para el municipio, y la progresiva señorialización que experimenta la Encomienda Mayor de Castilla dotan a esta fortaleza de un tinte eminentemente señorial.
En torno a 1650 sufrió una época de gran decadencia a causa de un incendio. Las puertas de la fortaleza estaban viejas y rotas, las almenas arruinadas y la torre había perdido su chapitel.
Actualmente, de la fortaleza sólo queda la torre del homenaje, de cuatro plantas mide 16 m de lado por 22 m de altura, es de planta cuadrangular y consta de ocho torreones adosados cilíndricos a modo de contrafuertes de 3 m de diámetro.
Pero el edificio ha sufrido numerosas amplaciones, reformas y cambios a lo largo de los siglos. Afortunadamente, la Torre del Homenaje se ha conservado hasta nuestros días.

SAN MARTIN DE VALDEIGLESIAS


El castillo de la Coracera fué construido en el siglo XV por Alvaro de Luna como lugar de esparcimiento. Con los Reyes Católicos pasó a Gonzalo Chacón y en el XVI se cedió al Duque del Infantado.
Situado sobre un alto que dominaba la villa de San Martín de Valdeiglesias (aunque actualmente está rodeado de viviendas)
Tiene una muralla cuadrangular con tres torres cilíndricas en sendas esquinas y en la cuarta la enorme Torre del Homenaje (que aparenta, por su tamaño, ser el castillo completo). En el costado este de la muralla se abre la puerta con vano de medio punto formado por grandes dovelas graníticas.

SANTORCAZ


En el sureste de Madrid, en Santorcaz, se encuentran las ruinas del Castillo de Torremocha. Construido en el siglo XIV sobre un castillo anterior, dotándole así de una variedad de estilos en su interior. El castillo ha sido utilizado como residencia palaciega, arzobispal y cárcel, en la que estuvieron personajes ilustres como la Princesa de Éboli o el Cardenal Cisneros.


FUENTIDUEÑA DE TAJO


El Castillo de Fuentidueña de Tajo, fué un enclave cristiano levantado contra los musulmanes que dominaban la ribera izquierda del Tajo, desde el desaparecido castillo de Alarilla.
Conquistada la zona por Alfonso VII, vencedor de los almorávides, servirá de alojamiento a sus sucesores, como el rey Alfonso VIII y Alfonso X quienes residirán en este castillo. Posteriormente fue donado a la Orden de Santiago. En el XVI, carente de valor militar, se abandonó.
El castillo fue volado durante la Guerra de la Independencia y solo  conserva uno de los muros y parte de dos torres.

Restos del Castillo de Navarredonda: No se conocen datos concretos del castillo, sí del despoblado e iglesia contiguos, que es la aldea de Navarredonda, en el alfoz de Escalona. Esta aldea nunca debió ser muy gtrande ni populosa, dependiendo siempre de San Martín de Valdeiglesias. Se fundó en el siglo XIII y en el XVIII ya estaba abandonada. De ella sólo queda visible un paredón, identificado como de la iglesia.
El castillo, cuyos vestigios están situados en la cumbre de la colina, había pasado desapercibido hasta que en 2011 un técnico de la Comunidad de Madrid (Javier Pastor) lo identificó a partir de fotografía aérea.


ALAMEDA DE OSUNA


El castillo de los Zapata, fué construido probablemente en época de Juan II y donado a Ruy Sanz Zapata.
Según las crónicas de su época fué  “muy buen castillo de cal y canto, nuevamente reparado con su foso y torreones, y en él plantadas ocho muy buenas piezas de bronce, con otras de hierro colado, y muchos arcabuces y ballestas turquesas, con otras muchas armas, para seguridad y defensa del mesmo castillo”
Según el Catrasto de la Ensenada, en 1751 se encontraba ya abandonado

VILLAMANRIQUE DE TAJO


El castillo de Alboer, fué construido como línea de defensa del Tajo junto con los de Alarilla y Oreja. Con la conquista cristiana de la zona en 1099 pasa a depender del Arzobispado de Toledo, terminando de englobarse en la Encomienda de Santiago en 1175. Abandonado en el siglo XII por perder su interés defensivo.

PERALES DE TAJUÑA


Se situa dominando el paso del rio Tajuña. Fue edificado probablemente en el siglo XII por el Cabildo de Toledo como polo de atracción de repobladores. No aparece en documentos hasta 1470. Fue abandonado en el XVII

ALCALÁ LA VIEJA


Fue una de las fortificaciones islámicas más importantes del valle del Henares. Protegía la ruta, que siguiendo el río, unía Toledo y el valle del Jarama con la cuenca del Ebro y Zaragoza.
 Fue, por tanto, uno de los primeros castillos islámicos en formarse en la cuenca del Tajo, quedando dentro de la organización defensiva del califato de Córdoba.
Algunos estudios remontan su construcción al siglo VIII. A pesar de la conquista de la zona por Alfonso VI en 1075-79, Alcalá permaneció bajo gobierno islámico hasta cerca de 1118, probablemente, a través de una claúsula de vasallaje. Tras su conquista pasó a depender del Arzobispado de Toledo
De la antigua fortificación, sólo se mantienen en pie una torre defensiva, recientemente restaurada, y distintos restos de algunos torreones, que se encuentran en estado ruinoso.
El castillo se levanta sobre un promontorio arcilloso, cercano al cerro testigo conocido como Ecce Homo (836 m), en pleno valle del río Henares.


NAVAS DEL REY


Data de los siglos XII-XIII. Se trata de un antiguo castillete que fue utilizado como refugio de caza, especialmente por Enrique IV, y como tenía por costumbre llevar moriscos en su escolta, el término en el que se sitúan los restos de este castillete se denomina cerro o paraje de los moros.
También se usó como posible apoyo a la repoblación y protección de cañadas y caminos y sirvió también de morada a bandoleros que se dedicaban a saquear los alrededores, por lo que la reina Isabel la Católica lo mandó demoler.
La zona fue Dehesa Real hasta el XVIII, siglo en el que se funda la villa de Navas del Rey

.

RECINTOS AMURALLADOS


Además de atalayas y castillos, Madrid cuenta con importantes recintos amurallados.
Mención especial merecen  las murallas de una de las poblaciones más hermosas y con mejor patrimonio medieval de la Comunidad de Madrid: Buitrago de Lozoya.

BUITRAGO DE LOZOYA


Recinto amurallado en Buitrago de Lozoya Aunque no hay una atalaya, sí se conservan en la actualidad restos de la muralla y del castillo. Se encuentran en el mismo pueblo, justo al borde de la presa de Puentes Viejas.
Las Murallas de Buitrago de Lozoya tienen origen musulmán, del siglo XI, aunque tras reformas seculares, este recinto amurallado tiene mucho de mudéjar, de los siglos XII a XV.
Los lienzos son de mampostería encintada con ladrillo. Los cubos son de planta cuadrada.

ALCALÁ DE HENARES

Tampoco podemos olvidar aquí la muralla de Alcalá de Henares, que fueron construidas entre los siglos XII y XIII. Durante la época de mayor expansión del casco antiguo de la ciudad el recinto amurallado llegó a contar con 36 torres distribuidas por todo el perímetro alcalaíno.
Actualmente se conservan 16 torres que rodean la albarca del Palacio Arzobispal, comenzando por el Arco o Puerta de San Bernardo junto a la de Burgos ahora tapiada. La de San Bernardo es un arco de medio punto construida con ladrillo entre dos salientes a modo de torreones sin ninguna defensa, con los escudos del Cardenal Sandoval y Rojas y una hornacina en la parte interior con el santo del titular.  

MURALLA ÁRABE DE MADRID

El valioso fragmento de la muralla árabe de Madrid, se edificó en el siglo IX, durante la dominación musulmana de la península ibérica, en un promontorio situado junto al río Manzanares. Formaba parte de una fortaleza, alrededor de la cual se fue desarrollando el núcleo urbano de Madrid.
Este lienzo se encuentra cerca de la Catedral de la Almudena, cuya portada de acceso a la cripta, se ve en la foto.


TORRES

HOYO DE MANZANARES


La torre del Collado de la Torrecilla, formaba parte de las defensas islámicas de Madrid, concretamente de las épocas emiral y califal. Alejada la frontera en el siglo XIII perdió su uso. Citada en el libro de la Montería de Alfonso XI (S.XIV).


CADALSO DE LOS VIDRIOS


Tambien llamada atalaya de Peña Muñana, formaba un recinto con torres y aljibe en lo alto del cerro, unidas por una muralla, de la que se conservan algo más de 100 m.
El rastreo del terreno ha sacado a la luz dos torres y un posible aljibe localizados en los puntos más altos de Peña Muñana.
 Estas elevaciones están unidas entre sí por lienzos de muralla de fuerte potencia. Con el fin de facilitar la descripción y comprensión del conjunto fortificado se ha tratado por separado cada uno de los elementos defensivos, otorgándoles una denominación sencilla e individualizada.
 Formaba parte de las defensas de la línea del Alberche, junto con Fuente Lámpara y alamín, de origen musulmán y después cristiano.


ROBLEDO DE CHAVELA


La torre de Fuente Lámpara, son los restos de una medieval reaprovechada como fortín en la guerra civil. Es difícil estimar la funcionalidad y la cronología del edificio (posiblemente siglo XIV).
Su misión debía ser la defensa de los pastos y lindes de algún señorio, aunque, el grosor de sus muros y su forma de acceso son un indicio de una mayor antigüedad. También podía haber sido fundado o reutilizado como alojamiento ocasional de los reyes o de su corte en las cacerías que tenían lugar en los frondosos bosques y dehesas del escalón de pie de sierra, desde Viñuelas a Navas del Rey.


OTRAS EDIFICACIONES

LA PEDRIZA

CANCHO DEL CONFESIONARIO (CASTRO)

Las excavaciones de Caballero localizaron materiales de la Edad del Bronce, relacionando la ocupación de esta cabezo con el cercano asentamiento de Los Aljibes (poblado de horizonte Cogotas I con abrigo-santuario con pinturas rupestres esquemáticas). También aparecieron materiales romanos.
La ocupación más importante corresponde a época visigoda (s. VI-VII), cuando el cerro fue aterrazado y modificado para un asentamiento fortificado de considerables dimensiones.
La densidad de población documentada en este momento (visigodo) en la sierra norte de Madrid (Comenar Viejo, El Boalo, Manzanares…) parece ligarse a una explotación de los recursos mineros de la zona.
Se documenta otra reocupación del lugar en época altomedieval, continuando hasta el s. XIII, en que fue definitivamente abandonado.
En los años 60 del S. XX con la proliferación de canteras de granito para la construcción de chalets en la zona, el lugar fue descubierto en 1968

TORREJÓN DE ARDOZ

CASA FUERTE

El actual palacio de Aldovea tuvo antes de sus remodelaciones, otras funciones:
Las excavaciones de 1996 no han hallado restos de la posible torre islámica que originaría el topónimo. El lugar fue donado a los obispos de Toledo por el rey tras la conquista de la zona, a finales del siglo XI o comienzos del XII.
 En la baja Edad Media se construyó un castillo o casa fuerte cuadrado con torres esquineras redondas por los obispos de Toledo (restos documentados arqueológicamente).
Hacia 1750 el arquitecto italiano Rabaglio construyó el palacio hoy visible,  forrando al castillo, de manera que nada se ve de él, salvo lo aparecido en las recientes excavaciones.
En 1802 fue vendido a Godoy, que lo vendió a la corona en 1804. Fue desamortizado en 1869 y vendido al marqués de San Carlos, que se lo vendió, junto con el soto al duque de Tovar en 1902.
En 1937 fue cuartel general de Miaja durante la batalla del Jarama, por lo que se habilitaron los sótanos como refugio con la apertura de varias entradas.


 GLOSARIO

 

ALCAZAR Palacio provisto de algunos elementos defensivos, pero dotado de artísticos refinamientos y de comodidades.

ACITARA O FALSABRAGA Muro o recinto exterior bajo, que protege la muralla o recinto principal de una población o fortaleza a modo de primera defensa, quedando dominado por ésta y separado por la liza.

ADARVE También llamado camino de ronda. Parte superior de los muros (a veces de la empalizada) protegida al exterior por el parapeto y que permite la libre circulación de los defensores. Ocasionalmente un un volado al interior aumenta su anchura. En lugares fríos solía cubrirse.

ALAMUD O Talud, refuerzo exterior de fuerte inclinación, en la parte baja de las murallas y torres para reforzarlas, eliminar ángulos muertos, provocar el rebote de los proyectiles y dificultar el asalto con escalas y maquinas de guerra. Cuando su perfil es en línea quebrada se llama resalte.

ALBACAR También se denomina albacara. Recinto amurallado, a veces de grandes dimensiones, que precede y suele estar a nivel inferior al recinto principal y unido a él por una puerta fortificada. En caso de guerra, servía para refugio de los habitantes de los alrededores, con sus enseres y ganados (su nombre deriva del árabe al-baqqara, el ganado vacuno).

ALBARRANA Torre albarrana es una torre que forma parte de un recinto fortificado con el que está comunicado, aunque generalmente exenta de la muralla y conectada a esta mediante un pequeño arco o puente, que pudiera ser destruido fácilmente en caso de que la torre cayese en manos del enemigo.

TORRE DEL HOMENAJE  Es una torre destacada, más alta que la muralla, y por lo general se podía aislar del resto de la fortaleza. Es la torre principal, la que sirve de residencia del señor y cumple con las funciones más destacadas del castillo, albergando las estancias principales

ATALAYA  Su objetivo principal es proporcionar un lugar alto y seguro desde el cual poder realizar la vigilancia y hacer observaciones militares. En algunos casos, torres de uso no militar, como las religiosas, pueden ser utilizadas como atalayas

ALAMBOR Plano inclinado o talud en la zona baja de los muros, cubos o torres de una fortificación, que sieve para aumentar la superficie de apoyo de la obra y mantener a distancia a las máquinas de asalto

ALMENA Cada uno de los prismas que conforman el remate dentado de los muros de una fortificación

ALMENARA significa “lugar de fuego” y equivale a atalaya.

ASPILLERA Abertura en un muro de forma alargada, estrecha, vertical y abocinada hacia el interior, realizada con el fin de disparar flechas o dardos sin ofrecer mucho blanco al enemigo.

BALUARTE Torre rectangular o poligonal con gruesos muros, poca altura y paredes en talud, que sobresale al exterior en el encuentro de dos lienzos de muralla

BARBACANA se denominan así unas aberturas similares a las aspilleras, con las que no se deben confundir, que tienen por objeto dar salida a las aguas pluviales en un muro de contención de tierras.

CAMINO DE RONDA Camino, paseo o pasillo situado en la parte superior de la muralla.

CASA FUERTE Pazo. Casa con elementos defensivos. Residencia señorial construida generalmente en el campo a la que se ha dotado de elementos defensivos sin llegar a ser castillo.

CONTRAESCARPA Pared del foso, generalmente en talud, encarga de contener las tierras

CORACHA Lienzo de muralla que protege la comunicación entre una fortaleza y un punto concreto que no está lejos de dicha fortificación. Lo más común es que se utilice para proteger el acceso al lugar de suministro de agua

CUBO Cualquier torre, y en particular torre semicircular adosada a la muralla por fuera que sirve para flanquear y reforzar la defensa

DONJÓN Torre del homenaje. Vocablo francés

ESCARAGUAITA Antecesora de las garitas aspilleradas del siglo XVI. Se trata de un semicilindro adosado a la parte superior de un muro, rematado por almenas y cuya parte inferior se integra en la cortina

FORTALEZA Se aplica este apelativo a cualquier construcción de carácter defensivo que destaque por sus grandes dimensiones.

FOSO Cava. Canal natural o artificial que separa la fortaleza del terreno circundante al menos por uno de sus flancos,

GARITA Habitáculo de reducidas dimensiones, aspillerado y cubierto para resguardo del centinela,

LADRONERA Buharda. Habitáculo defensivo cerrado por el techo que sobresale del muro a modo de balcón, y que se sitúa normalmente sobre accesos para su defensa

LIZA El espacio comprendido entre el antemuro o barrera y el castillo

MAMPUESTO Piedra sin labrar o escasamente labrada.

MATACÁN Largo parapeto voladizo apoyado sobre ménsulas o contrafuertes y con el suelo aspillerado. Generalmente situado sobre accesos, a los que protegían, permitían arrojar objetos o líquidos

MAZMORRA Habitáculo subterráneo destinado a prisión.

MECHINAL Orificios que se dejan en la construcción de un muro para colocar después las agujas del andamio. También se denomina así el hueco donde se inserta cada una de las vigas que sustentan un piso.

MINA Pasadizo. Se aplica tanto a aquellos de carácter defensivo, para acceder a las aguadas o poterna de acceso en caso de asedio, como ofensivo para derribar muros vaciando el terreno por debajo de sus cimientos

MOTA Montículo artificial de tierra sobre el que se edifica una fortaleza.

PARADÓS es un pequeño pretil a intramuros para que los defensores no caigan y para servir de ataque si la fortaleza era tomada al interior

PARAMENTO Cualquiera de las caras de un muro, pared, cubo, contrafuerte, etc

PATIO DE ARMAS Se denomina así al hueco que queda en el centro de un castillo, rodeado de diversas dependencias; almacenes, viviendas, fragua, cuerpo de guardia, cuadras, etc

POSTIGO Puerta pequeña inscrita en otra mayor

RASTRILLO Elemento defensivo colocado en las puertas formado por una reja metálica o de madera reforzada y acabado inferiormente en puntas

REVELLÍN Obra de fortificación situada en el exterior del recinto amurallado que protege una entrada o una cortina

RIPIO Fragmento de piedra o ladrillo que, por su pequeño tamaño, solo sirve de relleno en las obras o para calzar mampuestos.

SAETERA Aspillera. Hueco abierto en los muros, normalmente con abocimaniento interior y sin derrame, usado para disparar con arco o ballesta

TAPIAL Cada uno de los dos tableros, que a modo de moldes y sujetos entre sí por tirantes o agujas, forman un hueco entre ambos donde se va introduciendo el material de construcción apisonado y un aglomerante para construir un muro o una pared. Este material puede ser barro y paja, o piedras y calicanto, u hormigón y ripios.

TORRE ALBARRANA Torre exenta y fuera de la muralla, aunque próxima al resto de la cosntrucción. Entre sus funciones está la de defender un acceso o la propia muralla desde un punto alejado

TORRE DEL HOMENAJE  Es una torre destacada, más alta que la muralla, y por lo general se podía aislar del resto de la fortaleza. Es la torre principal, la que sirve de residencia del señor y cumple con las funciones más destacadas del castillo, albergando las estancias principales.

TRONERA Abertura en la fortaleza para disparar con armas de fuego. La tronera deriva directamente de la aspillera. Las primeras no eran sino aspilleras a las que en la parte inferior se les añadía un agujero circular.

ZUDA Alcázar.

FUENTES:

http://www.monumentalnet.org/comunidades/comunidad_de_madrid/monumentos.php?pag=2&cat=MILVIG

https://es.wikipedia.org/wiki/Ruta_por_los_castillos,_fortalezas_y_atalayas_de_la_Comunidad_de_Madrid

http://castillosdelolvido.com/

http://www.diegosalvador.com/Atalayas%20cordobesas%20en%20madrid.htm

http://ies.migueldelibes.torrejondelacalzada.educa.madrid.org/archivos/recorridos/atalayas.htm

http://xn--castillosdeespaa-lub.es/es/buscador-castillos

http://www.castillosasociacion.es/es/buscador-castillos

http://www.castillosnet.org/espana/index.php

http://www.arteguias.com/castillosmadrid.htm

https://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Castles_in_the_Community_of_Madrid

Las aguas de Mayrit y de Madrid

Si nos atenemos a su etimología, Mayrit significa en árabe “abundancia de ríos de agua” por ello, el lema de su primer escudo reza: “Fui sobre agua edificada / Mis muros de fuego son / Esta es mi insignia y mi blasón“.

Se piensa que el lugar se llamaba Matric en lengua romance, proveniente del latín Matrice o “madre de aguas”, aludiendo al arroyo de San Pedro encajado entre los dos cerros. Los musulmanes traducirían este término por el de mayra, o “madre de aguas”, más el sufijo mozárabe -it, que significa “abundancia”

Con esta declaración de principios es fácil comprender la importancia que el agua ha tenido desde que en el año 865 el emir Muhammed I mandó construir una alcazaba en la aldea de Mayrit, a orillas del río Manzanares.

El acuartelamiento de Mayrit se pivotó en dos importantes núcleos muy cercanos entre sí. Por un lado estaría el alcázar o castillo para las tropas, situado al norte, sobre los terrenos que hoy ocupa el Palacio Real, con su propia muralla. Por otro lado, al Sur del cerro se situaría la al-Mudayna, o “la ciudadela”, donde la población civil viviría separada por una pequeña vaguada -la Cava de Palacio- fortificándose de manera independiente

·En la imagen superior: La pradera de San Isidro” de Francisco de Goya.

La pradera a orillas del Manzanares y al fondo Madrid, con el Palacio Real a la izquierda, lugar donde empezó a surgir Mayrit.

Escudos de Madrid de distintas épocas, donde aparece su relación con el agua

EL RIO MANZANARES

Cascada del Manzanares en la Pedriza

El Manzanares era conocido antiguamente como río Guadarrama, nombre reservado hoy en día para el río que va desde el Valle de la Fuenfría hasta el Tajo hasta que en el siglo XVII, el Ducado del Infantado determinó cambiarle el nombre, llamándolo igual que su principal señorío, el Real de Manzanares, hoy  Manzanares el Real.

“Los lavaderos del Manzanares” de Aureliano Beruete, que dejó una buena colección de vistas del rio, como esta y la que sigue.

Vista de Madrid desde el lado de Mediodía, en el entorno de las “praderas de san Isidro”; se pueden reconocer las siluetas del Palacio Real, a la izquierda, la Iglesia de San Andrés y la gran cúpula de San Francisco el Grande. Los árboles de hojas marrones indican que el cuadro fue pintado en otoño o invierno y la gente reunida puede corresponder con una festividad.

El Manzanares a su paso por el puente de Segovia. de Antonio Joli    Palacio Real (Madrid) ca.1753

Su escaso caudal ha sido objeto de constantes sátiras por parte de novelistas y poetas.

Así,  Francisco de Quevedo decía así en uno de sus poemas: «Manzanares, Manzanares, arroyo aprendiz de río», denominación por la que se le conoce hoy en día.

Tirso de Molina también escribió contra el río madrileño de esta forma: «Como Alcalá y Salamanca tenéis, y no sois colegio, vacaciones en verano y curso sólo en invierno».

Y Luis de Góngora se refierió a al río tras una crecida:  «¿Cómo ayer te vi en pena, y hoy en gloria? Bebióme un asno ayer, y hoy me ha meado».

Y refiriendose a este puente, Lope de Vega escribió con su ironía asesina:

“Y aunque un arroyo sin brío

os lava el pie diligente,

tenéis un hermoso puente

con esperanzas de río”.

Décima esclusa del Real Canal del Manzanares

Carlos III ordenó construir el Canal del Manzanares desde el Puente de Toledo hasta el río Jarama para conectarlo con el río Tajo, en un canal de diez kilómetros de longitud. Fernando VII ampliará dicho canal cuatro kilómetros más hasta Vaciamadrid, construyendo seis esclusas, cuatro molinos de agua y botes de transporte, quedando la obras inconclusas.  El objetivo era llegar a través del río Tajo hasta el océano Atlántico, en un canal navegables de 800 kilómetros pero todo se quedó en proyecto e inconcluso (imagen)

LOS ARROYOS

Plano del antiguo nucleo musulman de Madrid con todos los arroyos que desembocaban en el Manzanares

En sus orígenes, la incipiente capital de Madrid estaba surcada por numerosos arroyos. Por los actuales ríos de asfalto por la que circulan miles de coches hoy en día, en otro tiempo corrían riachuelo y arroyos.

Con el paso de los años los antiguos arroyos y sus vaguadas han sido absorbidos por la ciudad:

Hablamos del arroyo Leganitos, cuya calle de él guarda nombre y que caía hacia el Manzanares por la cuesta de San Vicente pasando por los jardines del palacio Real. En él confluían los arroyos de Arena y Minillas.

ARROYO DEL ABROÑIGAL

Uno de los más importantes era que bajaba por el denominado Prado Viejo, hoy Paseo del Prado y Recoletos. Durante siglos este lugar era un barranco por la que bajaba el denominado arroyo Abroñigal, el cual a su vez recogía las aguas procedentes de los arroyos que bajaba por sus laderas. Esta situación provocaba que, en caso de lluvias torrenciales, el arroyo era incapaz de retener las aguas y se desbordaba, inundando y llevándose todo lo que se encontraba en sus inmediaciones y haciendo imposible cruzar de un lado a otro del barranco.

Un grabado del pintor italiano, Antonio Joli, nos permite hacernos una idea del aspecto que en 1750 tenía la calle de Alcalá, en la que se aprecia el puente que permitía cruzar el arroyo.

En la segunda mitad del siglo XVIII, durante el reinado de Carlos III, el Paseo fue reformado, adornado y convertido en el Salón del Prado; y el arroyo encauzado. Fue por entonces cuando llegó la diosa Cibeles, por supuesto para quedarse. El arroyo no se tapó hasta el siglo XIX, en tiempos de Fernando VII.

Puente de Ventas, sobre el arroyo del Abroñigal en 1930

Será tambien, durante el reinado de Carlos III, cuando se produzcan las reformas urbanas más importantes del siglo XVIII, siguiendo las directrices políticas del Conde de Aranda, primero, y del Conde de Floridablanca, después.

ARROYO DE LA FUENTE CASTELLANA

En 1767 se pone en marcha el proyecto del Prado de San Jerónimo por José de Hermosilla, el cual contemplaba la reforma el eje correspondiente al arroyo de la Fuente Castellana, integrándolo con el palacio del Buen Retiro y creando un espacio embellecido por fuentes (Cibeles, Neptuno y las Cuatro Estaciones o de Apolo)

Totalmente soterrado desde el siglo xix, el caudal de sus acuíferos discurre bajo el paseo de la Castellana (al que dio nombre), los paseos del Prado y Recoletos y la calle de Méndez Álvaro y vías arboladas, completándolo con la construcción de  nueva la Puerta de Alcalá en 1778.

El arroyo de la Castellana da nombre a la vía que hoy es eje central de la ciudad hasta desembocar en el de Abroñigal, cuya hondonada fue aporvechada en el siglo XX para construir la actual m-30,

Un afluente del Manzanares es el Abroñigal, un río subterráneo que fluía bajo el actual Paseo de la Castellana. Actualmente su curso pasa por debajo de la M-30

Uno que corría paralelo al camino de Hortaleza y el de Maudes junto con el de Negras que atravesaba Chamberí, confluían en el de Fuente Castellana -la misma, natural, estaba por donde el museo de Ciencias naturales-, en la zona en la que había en el siglo XIX ¡un hipódromo!

ARROYO DE LEGANITOS

El otro era el Arroyo de Leganitos, cuyas aguas corrían por el otro costado del cerro donde los musulmanes construyeron su castillo en el siglo IX.

El arroyo Leganitos, cuya calle de él guarda nombre y que caía hacia el Manzanares por la cuesta de San Vicente pasando por los jardines del palacio Real. En él confluían los arroyos de Arena y Minillas.

ARROYO DE SAN PEDRO

Murallas de Madrid con el Alcazar al fondo y las depresiones de los arroyos

Una de ellas, la depresión  conocida como el valle de San pedro es hoy en día  la actual calle Segovia.

Puente de Segovia, por donde antes bajaba el arroyo San Pedro, hasta llegar al Manzanares

Recordemos que en el Madrid más antiguo, abrupto y surcado por numerosos cursos de agua, uno de los arroyos más importantes era el Arroyo de las Fuentes de San Pedro, el arroyo Matrice, que bajaba hacia el Río por un enorme Barranco, entre dos colinas, la de las Vistillas y la del Alcázar.

ARROYO DE SAN BERNARDINO

Arroyo de San Bernardino a su paso por la Casa de Campo, donde nace en la Fuente de la Salud

Más al sur estaba también el arroyo de Embajadores, y al norte, más o menos a la altura de Moncloa, el arroyo de San Bernardino (como anécdota; la calle Princesa e Isaac Peral hasta Cristo Rey eran conocidos como camino de San Bernardino o de Las cruces).

ARROYOS DE LUCHE Y MEAQUES

Por esa zona también el de Cantarranas, y en la Casa de Campo arroyos de Luche y el Meaques, que abastece el lago antes de llegar al Manzanares y es de los pocos que se conservan hoy en día.

EL CANAL DE ISABEL II

Conjunto escultórico del primer depósito del Canal de Isabel II . Calle Bravo Murillo 49

No existía alcantarillado ni sumidero alguno para la limpieza de sus calles y la vieja costumbre medieval del ¡agua va! en la que los madrileños lanzaban sus inmundicias por las ventanas de sus casas hacia la calle o las basuras que se amontonaban en sus calles y plazas nos presenta un cuadro bastante desagradable de la ciudad. Las cercanas localidades reales de la Granja de San Ildefonso y Aranjuez con sus palacios, jardines y juegos de agua inspiraron el modelo a seguir en una ciudad que empezaba a convertirse en metrópoli.

No fue hasta el reinado de Isabel II cuando se proyecta la construcción de un canal que trajese el agua del río Lozoya a Madrid, el mencionado Canal de Isabel II y hoy suministra el agua, no solo a la capital, sino a toda la Comunidad de Madrid.

LOS VIAJES DEL AGUA

Viaje del agua de los Caños del Peral, bajo la plaza de Isabel II

Para que este agua fuera accesible, se hicieron fuentes y caños donde la gente podía ir a coger el agua. Para ello se utilizaban los llamados “viajes del agua”, los cuales eran conducciones subterráneas que canalizaban el agua de los arroyos y manantiales. Estas construcciones acuíferas databan de los siglos VIII a XI y eran de origen árabe y su red era ampliada según aumentaba la población.

Los cuatro principales «viages» fueron el de Amaniel (1610-1621) –perteneciente a la Corona– y los tres «viages» propiedad de la Villa de Madrid: el de la Fuente Castellana (1613-1620), y los llamados del Abroñigal Alto y Abroñigal Bajo (1617-1630)

La Junta de Aguas de Madrid o Junta de Fuentes de la Villa de Madrid (también enunciada como Concejo y Junta de las Aguas) fue un organismo creado en 1608 en la capital de España para coordinar y regular todo lo relacionado con el abastecimiento de agua a la ciudad

Pronto tuvo que poner remedio la Junta de Aguas al preocupante hecho de que el caudal de las fuentes de la Villa y los «viages» existentes de antiguo, eran insuficientes para satisfacer las necesidades y  se impuso entonces como objetivo urgente la búsqueda de nuevos acuíferos para lo que hubo que traer a Madrid a un famoso zahorí napolitano llamado Dorodeo Chiancardo

Estas construcciones, de aproximadamente 1,80 m. de altura eran túneles revestidos de piedra y ladrillo que llevaban el agua a unos depósitos, donde  alimentaba a una o varias fuentes públicas.

LOS AGUADORES Y EL SUMINISTRO

Es en aquellos tiempos cuando surge la  famosa  la figura del “aguador“, persona que coge agua de las fuentes y para subirlas a las casas o venderla a los transeúntes para calmar su sed.

En 1600 una «carga» costaba diez maravedíes, variando el precio según la fuente de origen, siendo la de Leganitos la más preciada.

 El trabajo consistía en transportarla en barriles o grandes cántaros hasta los aljibes, cisternas, tinajas o cántaras de las viviendas que no disponían de pozo o fuente particular.

Oleo anónimo titulado “Milagro de la Virgen de Atocha en las obras de construcción de la Casa de la Villa” (1676-1700). Detalle de los aguadores de Madrid llenando sus cántaros en la fuente monumental de Rutilio Gaci, instalada en la plaza en 1618, con sus mascarones y escudos bellamente esculpidos. El cuadro incluye escenas anecdóticas como la rotura de uno de esos cántaros ante la alarma de uno de los aguadores.

Hidrómetro diseñado y dibujado por Teodoro Ardemans, hacia 1724. Medía el caudal de agua.

El RA o real de agua (también llamado real fontanero​) era una medida de aforo que correspondía al caudal de agua que salía por un caño cuya boca era del diámetro de un real de plata, el RA de Madrid se fijó en 100 cubas al día.

En el año 1870 llegaron a concentrarse en Madrid un total de 4.000 caños de agua por barrio, nada menos, aunque su uso era bastante más importante en aquella época, sirviendo de abastecimiento (mucha gente iba con sus recipientes a llenarlos e incluso a lavar la ropa) para ese sector de la población que no disponía en su hogar de agua potable.

LAS FUENTES DESAPARECIDAS

LOS CAÑOS DEL PERAL

La Fuente de los Caños del Peral (denominada también como Lavadero de los Caños del Peral1​) fue una fuente que entre los siglos XV y XIX ocupó la vaguada que existía al final de la calle del Arenal y que tras ser rellenada, permitió la creación de la plaza de Isabel II.

La tradición atribuye su nombre a la legendaria existencia, ya en 1263, de un peral que sombreaba el manantial.​ Una fuente de más porte fue diseñada posteriormente por Juan Bautista de Toledo, primer arquitecto del Monasterio de El Escorial, dotándola de un conjunto de caños distribuidos a lo largo de 34 metros, con un frente de sillares y caños encajados en veneras de granito

FUENTE CASTELLANA

La Fuente Castellana o del Obelisco de la Castellana (también llamada fuente del Obelisco y fuente de la Arganzuela por su ubicación final), fue una fuente de Madrid, originalmente instalada en el límite del paseo nuevo de las Delicias de la Princesa,​ a la altura de la que luego sería plaza de Emilio Castelar en el también renombrado paseo de la Castellana.​ De allí pasó en 1914 a la plaza de Manuel Becerra donde permaneció poco más de medio siglo. En 1970 se trasladó al parque de la Arganzuela, junto al río Manzanares. Recogía en su pilón el caudal de aguas del arroyo de la Fuente Castellana

FUENTE DE CABESTREROS

La fuente de Cabestreros, con cuatro caños y pilón de aguadores, fotografiada por Alfonso Begué en 1864, frente al antiguo número 32 de la calle de Cabestreros.

FUENTE DE LA MARIBLANCA

La Mariblanca es uno de los símbolos de Madrid. A lo largo de su historia ha ido cambiando de sitio hasta encontrar el sitio actual, en la Puerta de Sol, muy cerca de su primera ubicación, allá por el año 1625, cuando el escultor italiano Florentino Turquí la adquirió para situarla en la fuente situada frente a la iglesia del Buen Consejo, entonces en la Puerta del Sol.

Fue desmontada en 1838, para coronar otra fuente, también desaparecida, en la plaza de las Descalzas La fuente de la plaza de las Descalzas y La Mariblanca en una fotografía de Alfonso Begué hecha en 1864.

La estatua no se sabe si representa a una diosa y cual de ellas, por lo que en el siglo XVII los madrileños, tan sabios,  la empezaron a llamar  La Mariblanca, siendo este su nombre a partir de entonces. En 1838, con motivo de la reforma de la Puerta del Sol y el derribo de varios edificios religiosos a causa de la Desamortización de Mendizábal, la fuente fue trasladada.

la Mariblanca, la cual luce hoy todo su blanco esplendor y castizo orgullo, ya sin agua ni fuente alguna a sus pies, sin que ello le reste un ápice de admiradores.

FUENTE DE LA ABUNDANCIA

La traza inconfundible de la fuente de la Abundancia en la copia de 1866 de un dibujo y grabado originales de Louis Meunier hechos hacia 1665, que representa una vista de la plaza de la Cebada, con las torres y cúpulas de la iglesia de San Andrés y la desaparecida iglesia de Santa María de Gracia

FUENTE DE SANTA ISABEL

La fuente de la calle de Santa Isabel fue una fuente pública del Madrid de los Austrias construida hacia 1622,​ situada frente al convento fundado por Felipe II en 1595, que dio nombre a la calle

FUENTE DE SANTO DOMINGO

La fuente de la plaza de Santo Domingo fue una fuente pública y ornamental del Madrid de los Austrias, situada ante el convento que daba nombre a la citada plazuela.​ Aparece en sucesivos grabados de los siglos XVIII Y XIX, copiando el dibujo y grabado originales de Louis Meunier hechos hacia 1665.

FUENTE DE LAVAPIÉS

La Fuente de Lavapiés” (hacia 1870), según grabado de Francisco Pradilla y Ortiz, publicado en La Ilustración Española y Americana.

La Fuente de Lavapiés fue una fuente de la ciudad de Madrid situada en la plaza de Lavapiés. Como punto de agua ha tenido diferentes construcciones de muy distinta envergadura desde el siglo XVI. En la segunda mitad del siglo XIX llegó a tener asignados 35 aguadores para los cuatro caños y sus 30 reales de agua del viaje del Bajo Abroñigal

FUENTE DE LOS AFLIGIDOS

La fuente primitiva, documentada ya en el plano de Texeira de 1656, se surtía con el caudal aportado por el viaje de la Fuente Castellana, conectado con el de la Alcubilla y el de Contreras.

En la actualidad, la Fuente de los Afligidos, es también conocida como fuente de Cristino Martos,​ y esta situada entre la calle de la Princesa y la plaza de Cristino Martos

FUENTE DE LOS GALAPAGOS, AHORA DELFINES

La Fuente de los Galápagos, obra de Ventura Rodríguez en 1772, esta situada en la calle de Hortaleza esquina a la calle de Santa Brígida,​ en el chaflán del entonces nuevo edificio de las Escuelas Pías de San Antón.

La fuente conservada en el inicio del siglo XXI es fruto de la remodelación, hecha hacia 1900. Reconstrucción en la que lo más notable fue la sustitución de los antiguos galápagos por delfines, detalle que desde entonces determinaría su actual nombre.

FUENTE DE LOS MASCARONES O LAS LAVANDERAS

La Fuente de los Mascarones fue una fuente  situada en el glorieta de San Vicente frente a la Puerta de San Vicente y ya desaparecida.​ Diseñada por Sabatini y realizada por el escultor Francisco Gutiérrez hacia 1775, fue desmontada en 1871 “cuando se construyó el Asilo de Lavanderas”

LAS FUENTES ORNAMENTALES

La mayoría de las fuentes construidas en el siglo XVII  y XVIII tenían un doble uso: ornamental y práctico. Fueron diseñadas por los más famosos arquitectos del momento, casi siempre en estilo barroco. Y cada una de ellas se alimentaba del arroyo correspondiente hasta que la creación del Canal de Isabel II en 1851

Surgieron durante el reinado de Carlos III para dotar a Madrid de infraestructuras que mejoraran la limpieza y el aseo de los madrileños, y a la par, formaran parte del patrimonio monumental de la ciudad.

LAS FUENTECILLAS

Carlos III proyecta la creación de denominado Salón del Prado, y en él manda construir cuatro fuentes, dedicadas a los cuatro Elementos: tierra, aire, agua y fuego. Ventura Rodríguez recibió del rey-alcalde el encargo de levantar en  el Prado  una serie de fuentes mitológicas consagradas a los Elementos. Así, Rodríguez diseñó una fuente en honor a la Tierra identificada con la diosa Cibeles; otra más discreta, elegante y clásica, dedicada la  Apolo o de las Cuatro Estaciones, que evoca el elemento Aire, y una tercera que sumerge a quien la contempla en el mundo de las Aguas, personificadas por el dios que las gobierna, Neptuno. Sin embargo, nadie sabe por qué no se construyó la fuente dedicada al Fuego.

El Conde de Aranda, ministro de Carlos III

La masonería alcanzó a varios de sus ministros, tales como el conde de Aranda y el marqués de Esquilache, tal y como se señala en el libro”La masonería española en el siglo XVIII”, pese a que el monarca tuvo una actitud claramente antimasónica.

Pentagrama o pentáculo masónico

Fruto del carácter esotérico de los colaboradores del rey, algunos investigadores sostienen el caracter simbólico que encierra las fuentes mitológicas del Salón del Prado.

Más tarde se levantaron cuatro fuentes más sencillas frente al Jardín Botánico y la fuente de La Alcachofa en Atocha, adornada con un Tritón y una Nereida obra también de Giraldo Bergaz.

Junto a estas fuentes, se construyeron en este eje varios edificios y zonas ajardinadas, entre los que destacan el Museo del Prado, el Observatorio Astronómico y el Jardín Botánico

Y allí, frente a este majestuoso edificio considerado la primera pinacoteca del mundo se encuentran estas cuatro fuentecillas, llamadas “Las Cuatro Fuentes” o  “Las Fuentecillas” Dos de las fuentes se hallan en la acera del Museo del Prado y las otras dos se sitúan enfrentadas en la mediana peatonal del Paseo del Prado, formando las cuatro un cuadrado imaginario,  separado por la calzada reservada al tráfico rodado. Las cuatro, prácticamente idénticas, fueron diseñadas por Ventura Rodríguez en 1781.

En las cuatro fuentes se eleva un tritón sujetando un delfín y sólo podemos diferenciarlas por la posición de las figuras.

LA CIBELES

La Fuente de Cibeles, construida en 1782 y desde 1895 en su actual emplazamiento, ha terminado prestando su nombre a una de las plazas más emblemáticas de Madrid y se ha convertido en un símbolo de la capital. La fuente representa a la diosa romana del mismo nombre, símbolo de la tierra, la agricultura y la fecundidad, sobre un carro tirado por leones.

La figura principal de la diosa Cibeles es obra del escultor Francisco Gutiérrez. Dos leones, esculpidos por el francés Roberto Michel, tiran del carro.

Pocos saben que, en un principio, fui construida para ser colocada en el conjunto de fuentes de la Granja de San Ildefonso de Segovia.

Está situada en el centro de la plaza a la que da nombre y rodeada por los edificios del Palacio de Buenavista (Cuartel General del Ejército), Palacio de Linares (Casa de América), Palacio de Comunicaciones (antes sede de Correos y actualmente del Ayuntamiento de Madrid) y Banco de España.

FUENTE DE NEPTUNO

Junto a Cibeles, Neptuno es una de las fuentes más bellas y majestuosas de Madrid. Ambos dioses ocupan puestos prominentes dentro de la jerarquía mitológica griega y rivalizan en el terreno deportivo, ya que la afición del Atlético de Madrid celebra sus victorias en la plaza del dios del mar, mientras que la del Real Madrid lo hace en la de Cibeles.

Como parte del proyecto original de Ventura Rodríguez, ambas fuentes fueron, en un principio, enfrentadas, mirándose la una a la otra en un lateral del Paseo del Prado. Tanto Cibeles como Neptuno experimentaron a finales del siglo XIX procesos de reestructuración y traslado, pasando finalmente a ocupar el centro de las plazas de la Cibeles y de Cánovas del Castillo, respectivamente.

La paternidad de la escultura no está muy clara, ya que fue encargada a Juan Pascual de Mena

FUENTE DE APOLO

Apolo, dios de las artes, la medicina y la poesía, y enemigo de la oscuridad y perseguidor del crimen, representa el espíritu ilustrado que los Borbones deseaban para el Salón del Prado como centro destinado a fomentar el desarrollo de la cultura y las ciencias.

Debido a la importancia del proyecto, en su ejecución participaron y compitieron diversos escultores. El modelo final se encarga a Manuel Álvarez en 1781, pero no llega a concluir la figura de Apolo, al morir en 1797. El monarca Carlos IV y su esposa aceleraron la ejecución de la obra porque deseaban inaugurar el monumento con motivo de la boda del entonces príncipe de Asturias, y después rey Fernando VII, con María Antonia de Nápoles. Finalmente, la fuente de Apolo se terminó en 1802.

LA FUENTECILLA

La Fuentecilla, que durante mucho tiempo llegó a tener hasta once aguadores y congregar junto a ella a muchos madrileños que acudían a beber de su agua e incluso a reunirse junto a ella mientras saciaban su sed. Su construcción data de 1816 y la realizó el arquitecto D. Alfonso Rodríguez por encargo del corregidor de entonces, el conde de Moztezuma, quien erigió la fuente en honor del rey Fernando VII tras su segunda llegada al trono de España. En la fachada que da a la calle Toledo, se observa un dragón y un oso sobre un zócalo hacen alusión a los blasones heráldicos de la capital del reino.

Corona la fuente una escultura de un león de Castilla, realizada con los materiales de construcción y elementos de la desaparecida Fuente de la Abundancia (siglo XVII), obra atribuida a Alonso Cano, que estaba ubicada en la Plaza de la Cebada. El león abarca con sus garras los dos hemisferios terrestres y se asienta sobre un cubo de piedra. Las siete estrellas del escudo de Madrid recorren los lados.

FUENTE DEL ANGEL CAIDO

Fuente que representa al Ángel Caído en el momento de ser expulsado del Paraíso.

La escultura, ubicada en el Parque de El Retiro, es obra de Ricardo Bellver, que la esculpió en 1878 para la Exposición Universal de París de ese mismo año. Posteriormente, fue adquirida por el Ayuntamiento de Madrid, que encargó al arquitecto Francisco Jareño el diseño de un pedestal. Éste se ejecutó en granito, bronce y piedra, adoptando la estructura de una fuente con un amplio pilón. El conjunto fue inaugurado oficialmente en 1885.

FUENTE DE LAS CONCHAS

Quizás la Fuente de las Conchas sea una fuente no muy conocida en Madrid pero se podría decir que es una de las más bonitas.

Se encuentra junto al Palacio Real es los jardines del Campo del Moro y en ella podemos ver tritones, ninfas y niños.

Está construida en mármol y su forma recuerda la de un frutero. Podemos decir que desde el paseo donde se encuentra podemos ver las mejores vistas del Palacio Real de Madrid.

Palacio del Infante Don Luis

Esta hermosa fuente, construida en mármol blanco de Máchale, fue levantada en el siglo XVIII por el Infante don Luis de Borbón, hijo de Felipe V y hermano de Carlos III, en su palacio de Boadilla del Monte, encargando para ello a Ventura Rodríguez su diseño. Posteriormente, a mediados del siglo XIX, los herederos del Infante donaron esta fuente al rey Fernando VII, siendo instalada en el Campo del Moro en 1844, permaneciendo desde entonces en este lugar.

FUENTE DE LA ALCACHOFA

Ubicada inicialmente en la glorieta de Atocha, la fuente de la Alcachofa se hizo muy popular entre los viajeros que llegaban a Madrid en tren por ser uno de los primeros monumentos en ver al salir de la estación.

Realizada en granito y piedra blanca, su construcción forma parte del proyecto de Ventura Rodríguez para embellecer el Salón del Prado durante el reinado de Carlos III. Debido a que entorpecía el tráfico, se ordena en 1880 su traslado a la plaza de Honduras del Retiro, anexa a la Fuente de los Galápagos o de Isabel II y junto al Estanque.

El monumento guarda algunos de los motivos más característicos del Barroco: dioses marinos, elementos vegetales y el agua, como elemento imprescindible para la vida. Corona el conjunto una alcachofa

El segundo cuerpo de la fuente  descansa sobre una taza, encima de la cual se sitúa un grupo de cuatro angelitos. Este conjunto escultórico se encuentra arropado por un parapeto, que presenta relieves en forma de cascada, desde la que se levanta una alcachofa  por la que mana agua, siendo el elemento que da nombre a la fuente.

FUENTE DE LOS GALÁPAGOS

Encargada por Fernando VII para conmemorar el primer aniversario del nacimiento de Isabel II, la Fuente de los Galápagos también es conocida por este motivo por el nombre de la entonces princesa. Instalada en la Red de San Luis en 1832, allí permanecerá casi 50 años hasta que en 1879 se traslada a la glorieta de Nicaragua del Retiro, zona contigua al Estanque Grande y al templete de música.

En el monumento, tres hadas conceden sus dones a la princesa y los elementos escultóricos instalados representan los buenos deseos hacia la futura reina. Los delfines cabalgados por cuatro niños se asocian con la inteligencia, la sabiduría y la prudencia

La fuente creada para conmemorar  y recordar a la reina sirvió  para el abastecimiento de agua, para lo cual en 1839 estaban autorizados diecisiete aguadores. Tras la inauguración en 1858 del canal de Isabel II la fuente dejó poco a poco de tener función utilitaria y, dado su tamaño, se decidió trasladarla diez años después a la plaza de Santa Ana. En 1879, fue trasladada al Parque del retiro

FUENTE DE LA CRUZ VERDE

La Fuente de Diana cazadora o de la Cruz Verde adopta su nombre de la plaza. Una cruz de madera pintada de verde era el signo que señalaba los lugares donde se llevaban a cabo las ejecuciones de la Inquisición. La fuente, que heredará la escultura de Diana y de los delfines de la fuente de Puerta Cerrada, fue inaugurada en 1850.

El monumento se beneficia de la fachada del huerto del convento de las Bernardas del Santísimo Sacramento como pilar. En la parte superior del cuerpo central aparece el escudo del Oso y el Madroño, y debajo un surtidor. Preside el conjunto Diana cazadora vestida con su atuendo habitual de túnica corta y dos delfines.

FUENTE DE ORFEO

Situada frente al Palacio de Santa Cruz -antigua sede de la Cárcel de Corte y actualmente del Ministerio de Asuntos Exteriores estuvo ubicada en la plaza de la Provincia en 1629, la fuente de Orfeo fue desmontada en 1865.

Más de un siglo después, la Empresa Municipal de la Vivienda sitúa en la plaza una réplica inspirada en la fuente original. Se trata de un conjunto compuesto por una base octogonal sobre la que descansaban cuatro surtidores a partir de una columna coronada por la estatua de Orfeo.

FUENTE DE LA FAMA

Construida por orden de Felipe V de Borbón con el propósito de que embelleciera la villa y mejorara los suministros de agua, la fuente de la Fama, en Malasaña, ha vivido numerosas reformas. El proyecto originó una subida de impuestos y el día de su inauguración en 1732, los madrileños pusieron de manifiesto el sentido del humor que les caracteriza con un letrero que decía: “Deo volente, rege survente et populo contribuyente”, lo que venía a decir: “Dios lo quiso, el rey lo sugirió y el pueblo lo pagó”.

Realizada por Pedro de Ribera, fue conocida en sus orígenes como la fuente de Antón Martín, por estar situada en esta plaza; emplazamiento donde asistirá a la revuelta popular conocida como el “Motín de Esquilache”

El monumento gira en espiral desde la base, sujeta por cuatro delfines mitológicos, hasta la cúspide, donde una victoria alada (preparada para escapar como símbolo de que la fama no perdura) proclama el triunfo blandiendo una trompeta. En su base reza la conocida frase; “Carpe diem carpe horam” (aprovecha los días, aprovecha las horas).

FUENTE DEL MONUMENTO A FELIPE IV

En 1642, una vez concluida la estatura, fue colocada en el Palacio del Buen Retiro, siendo posteriormente trasladada hasta la explanada situada frente al antiguo Alcázar. Tras el incendio de este, volvió al Retiro hasta que la reina Isabel II, en 1843 la ubica sobre una fuente ornamental en el lugar donde hoy se encuentra.

La estaua, que se debe al escultor Pietro Tacca sobre un cuadro de Velázquez; y el reto técnico, a las leyes de la física a las que se enfrenta esta estatua ecuestres, la única en el mundo apoyada sobre las dos patas traseras del caballo, aunque discretamente también se apoya sobre la cola del equino. Su estabilidad contó con el asesoramiento de el propio Galileo Galilei y consigue su difícil equilibrio gracias a un calculado estudio de los puntos de apoyo y la distribución de los pesos, dejando huecas las patas delanteras y cargando las traseras y la cola del caballo.

El pedestal rectangular fue decorado con bajorrelieves; y representa el acto en el que el Rey concede a Velazquez el hábito de Santiago, mientras que el otro es una alegoría de la protección de Felipe IV a las ciencias y las letras.

Bajo la misma hay colocada una fuente, conformada por dos pilas en forma de concha, cuyas aguas se depositan en un pilón semicircular, mientras que en la cara oeste del monumento, enfrentada al Palacio Real, existe otro anciano que representa al río Manzanares

FUENTE DE CERVANTES

La fuente de Cervantes fue promovida por Alfonso XIII en 1915 con motivo del tercer centenario de la publicación de la segunda parte de El Quijote. En los años veinte se alza el cuerpo principal del monumento, pero hasta los años sesenta no se darán por concluidas las obras con la colocación de las esculturas laterales de Aldonza y Dulcinea.

Este grandioso monumento, situado en la zona de Sol / Gran Vía, se eleva tras un estanque rectangular y se estructura en dos cuerpos principales que culminan en un ático.

Las figuras de Don Quijote y su escudero Sancho Panza se sitúan sobre el pedestal central e invitan a pararse y contemplarlas en medio del trasiego de la calle madrileña.

Fuente del Nacimiento del Agua, en la Plaza de España de Madrid (España).

En esta fuente construida en 1969, de trazado elíptico, aparecen arrodilladas dos ninfas o náyades desnudas, portando sendos cántaros con los que derraman agua al pilón central, a través de dos enormes conchas de vieira, todo ello construido en bronce.

Fue diseñada por el arquitecto Manuel Herrero Palacios y erigida en granito en 1969, con dos náyades de bronce realizadas por el escultor Antonio Campillo Párraga.

FUENTES:

https://artedemadrid.wordpress.com

https://es.wikipedia.org/wiki/Categor%C3%ADa:Fuentes_de_Madrid

https://www.esmadrid.com/fuentes-de-madrid?utm_referrer=https%3A%2F%2Fwww.google.es%2F

https://marcopolito56.wordpress.com/historia/las-fuentes-de-madrid-2/

https://es.wikipedia.org/wiki/Viajes_de_agua_en_el_Madrid_hist%C3%B3rico

https://pasionpormadrid.blogspot.com.es/

Curiosidades y anécdotas de Madrid, de María Isabel Gea

El Antiguo Madrid, de Ramón de Mesonero Romanos

Arquitectura romanico-mudejar en la Comunidad de Madrid

El contexto medieval del arte y la arquitectura mudéjar en Madrid

La provincia de Madrid se encuentra en una situación peculiar con respecto a los avatares históricos, la reconquista y la repoblación cristiana de los siglos XI, XII y XIII.

Madrid vivió los tiempos de los dos polos bien diferenciados: los territorios cristianos norteños dominados desde los tiempos de León y Castilla y por otro, las tierras tradicionalmente musulmanas de Toledo, con una población mudéjar mayoritaria.

Esta es una situación peculiar que trae consigo el románico y el mudé que llega a estas tierras durante los siglos XII y XIII arrastrado por las fuerzas en sentido opuesto a la convergencia en Madrid.

Por un lado, Segovia y Ávila y En sentido norte-sur llega el románico a las sierras del norte. En la provincia de Madrid se conservan iglesias de este estilo de diferente tipología: la misteriosa y primitiva iglesia del monasterio de San Antonio de la Cabrera, los templos de Talamanca y Venturada, y la monumental cabecera del monasterio cisterciense de Valdeiglesias.

Luego en la mitad norte de la provincia predominan el románico y el mudéjar castellano-leonés, mientras que en la mitad meridional el protagonista absoluto es el mudéjar toledano.

Convento de San Antonio de la Cabrera

De estilo románico, probablemente de S.XI o de la primera mitad de S.XII, si bien otras hipótesis apuntan a un origen anterior.

Estuvo regido por la orden benedictina y en 1404 pasó a manos de los franciscanos

 En 1812 los franciscanos lograron restablecerse, permaneciendo hasta 1835, cuando fueron exclaustrados como consecuencia de la Desamortización de Mendizábal. En el siglo XX, el médico Carlos Jiménez Díaz (1898-1967) se hizo con la propiedad y se procedió a su rehabilitación y adecuación para uso residencial. 

No se conoce la fecha exacta de su fundación. La tradición mantiene que es del siglo XI y que fue promovido por el rey Alfonso VI (1040-1109), en el contexto de la campaña militar desplegada por la Corona de Castilla para la conquista de Toledo, en manos del poder andalusí.

También es posible que se haya construido en la primera mitad del siglo XII, aunque se han seguido modelos anteriores que otras teorías, se trata de una construcción románico-visigótica

Getafe, Iglesia de la Magdalena.

 El conjunto se desarrolla siguiendo un estilo de transición, estructuras constructivas góticas conviven con elementos propiamente renacentistas; Es el único elemento conservado de la ermita inicial.

La iglesia se construyó sobre el solar que ocupó la ermita mudéjar de Santa María. 

La torre norte, que es de estilo mudéjar, combina el ladrillo y la mampostería toledana, se divide en tres cuerpos, y tiene un chapitel del siglo XVII.

Vallecas: Iglesia de San Pedro ad Víncula

La iglesia es una joya, por su antigüedad, su arquitectura y por los tesoros que guarda en su interior. Fue construido en el siglo XVI sobre un templo anterior, probablemente mudéjar, que se conserva algunos restos, sobre todo en el cuerpo inferior de la torre majestuosa. 

Vallecas San Pedro ad Víncula

Detalle de su torre. La iglesia de hoy es el resultado de diferentes épocas y etapas constructivas. Mudéjar, gótico, renacimiento, barroco y neoclásico. Su interés artístico es muy grande y hay que verla en todos sus detalles.

En la provincia de Madrid encontramos las cabeceras de estilo castellano-leonés en Camarma de Esteruelas y la ermita de los Milagros de Talamanca de Jarama.

Portadas del mismo estilo las tenemos en la Sierra: Prádena del Rincón, Paredes de Buitrago, Montejo de la Sierra, El Berrueco y Manjirón.

Talamanca de Jarama Abside de los Milagros

De la Ermita de los Milagros de Talamanca de Jarama solo queda la cabecera, formada por presbiterio recto y lado semicircular.

A pesar del deterioro, es un magnífico ejemplo de construcción románica, muy poco relacionado con lo que se construye en otras provincias de Castilla y León, fundamentalmente en el siglo XIII.

El juego de pisos con arquerías ciegas y dobladas de medio punto es típico del mudéjar de Salamanca, Ávila, Valladolid y Segovia.

Diferentes excavaciones arqueológicas realizadas en la Plaza de la Constitución de Talamanca de Jarama donde se halla el ábside, ponen de manifiesto que el lugar estuvo habitado desde la época prerromana y que existió un asentamiento estable durante la ocupación romana

La aparición de cascos de barro saguntinos en uno de los esquinales del monumento hace pensar que, en su construcción, se aprovecharon materiales de edificios anteriores, correspondientes al periodo romano o tardorromano.

En las citadas excavaciones también se hallaron vestigios de un ábside de menor tamaño, sepulcros realizados en ladrillo y distintos silos, anteriores al S.XIII con lo que cabe suponer que existió un templo anterior sobre el solar que actualmente ocupa el ábside

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/1/1d/Sanjuanbautista_talamanca_jarama.jpg

Talamanca de Jarama Iglesia de San Juan

 La planta y el volumen arquitectónico son semejantes al románico, y constan de una nave rectangular unida a la cabecera semicircular (aunque poligonal en sentido estricto) de menor diámetro. La cabecera, tiene un lado recto abovedado con el medio cañón y rematado en hemiciclo con bóveda de cuarto de esfera de modo románico habitual.

 Venturada Iglesia de Santiago

Por las trazas arquitectónicas del edificio nos encontramos ante una iglesia románica rural típicamente serrana, similar a las que se reparten por numerosos puntos de la vecina provincia de Segovia. Su aspecto general, como las referencias históricas sobre la Reconquista y Repoblación del Sur de la Sierra en nuestra región, sitúan la construcción de este edificio en la segunda mitad del siglo XII

También de época románica y constituyendo la parte más bella de la Iglesia es la portada formada por un arco de medio punto enmarcado en varias arquivoltas románicas decoradas sobriamente.

Camarma de Esteruelas Iglesia de San Pedro ábside mudejar

La iglesia de San Pedro de Camarma de Esteruelas, tiene una magnífica cabecera románica-mudéjar probablemente edificada en el siglo XIII. Presenta la clásica estructura dividida entre el presbiterio de planta rectangular y el ábside de menor anchura y altura, de planta semicircular.

Exteriormente, la cabecera se asienta sobre un zócalo de mampostería. Por encima, se construyeron tres cuerpos superpuestos con arcos doblados ciegos de medio punto. De estos tres cuerpos el intermedio presenta mayo altura. 

Camarma de Esteruelas Pantocrator del abside

Es destacable la conservación de los restos de la pintura de un pantocrátor en el interior del ábside de la iglesia .de época románica, aunque muy tardías y de carácter popular (primera mitad del siglo XIII), son las que cubren la bóveda de cascarón del ábside, con el habitual Pantocrátor rodeado por los símbolos de los cuatro evangelistas que portan cartelas con sus nombres. El águila de San Juan y el Buey de San Lucas están aceptablemente conservados y muestran la obra de un pintor muy artesano.

San Mateo es pintado como un ángel rubio. Sin embargo, el león que representa a San Marcos se encuentra casi perdido.Obras posteriores son los frescos del martirio de San Sebastián -posiblemente la escena más conocida de entre las pinturas de esta iglesia- y la Expulsión del Paraíso. 

Móstoles Iglesia de la Asunción Vista de la torre

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, el edificio más antiguo de Móstoles, el libro de los siglos XII y XIII: la torre y el campo. Ambos elementos se salvaron de las desafortunadas reformas del templo en el siglo XX

 

Móstoles parroquia antigua de Nuestra Señora de la Asunción .

La cabecera  está muy relacionada con el mudéjar toledano aunque muy influido por el románico tardío del siglo XIII (ábside de semitambor seccionado en cuerpos horizontales).

El ábside es de tambor y tiene un alto zócalo de mampostería encintada sobre el que se superponen dos pisos de ladrillo mediante decoración típicamente musulmana como demuestran los arcos apuntados de herradura enmarcados por alfiz.

Cementerio de Carabanchel: Ermita de Nuestra Señora de la Antigua

Es la única iglesia mudéjar enteramente conservada en Madrid, además de la más antigua.

 La modesta ermita actual es un valioso ejemplo de arquitectura mudéjar. 

De gran interés, esta  iglesia del cementerio de Carabanchel Bajo (antigua iglesia de Santa María la Antigua) que es un templo de ábside con planta semicircular de mampostería con hiladas de ladrillo y ventanal de arco túmido de ladrillo muy bien conservado. La cornisa está soportada por canecillos de perfil de nacela formada por ladrillos cortados. .

En el interior, el arco de triunfo es túmido y trasdosado por otro polilobulado. El presbiterio está abovedado con medio cañón y el ábside con bóveda de horno.tambien  se conserva un sencillo pero igualmente bello techo mudéjar. 

 Puerta de la iglesia de Carabanchel

Destacan la preciosa portada de ladrillo con tres arcos rehundidos enmarcados en un alfiz

La interior es de medio punto y es superada por otra angrelada de 12 lóbulos. La tercera arquivolta vuelve a ser de medio punto. Los apoyos, al modo mudéjar habitual, son ladrillos cortados en forma de nacela que encabezan las jambas en degradación.

 

El Berrueco  iglesia de Santo Tomás ApóstolSe encuentra localizada en un alto con unas magníficas vistas al Embalse de El Atazar. Aunque no se sabe con exactitud su origen bien podría remontarse el inicio de su construcción al siglo XV con posteriores rehabilitaciones. Destaca de la Iglesia la Torre del Campanario y su estructura exterior de piedra de la zona. 

Para decorar los muros exteriores e interiores de la cabecera, sobre zócalo de mampostería, se superponen las franjas o cuerpos superpuestos construidos con ladrillo de arcos ciegos de medio punto, normalmente doblados y sin separación de impostas salientes como ocurre en el mudéjar toledano.

https://chitiya.files.wordpress.com/2017/08/33f7b-pradena2bdel2brincon.jpg

Iglesia de la Princesa del Rincón

Tiene una muestra de arquitectura religiosa medieval más interesantes de la Comunidad de Madrid. Originalmente fue dedicado a Santo Tomé, pero en 1529 cambios de defensa a favor de Santo Domingo de Silos

El ábside semicircular es de mampostería concertada y labrada por lo que se podría considerar sillarejo. La lisura del muro se anima con una corona de canecillos muy sencillos con algunos motivos geométricos, como bolas.

El elemento de mayor valor es su magnífico pórtico mudéjar de ladrillo, adosado a su muro septentrional. En su costado se abre una puerta central más dos vanos a cada lado respectivamente. Todos los arcos son doblados y de medio punto

 
Valdilecha Ide San Martin Obispo
Valdilecha posee una de las iglesias medievales más interesantes de la provincia de Madrid. Lo mejor conservado es el ábside, que podríamos clasificarla dentro de la tradición del mudéjar toledano, por la fisionomía de los ventanales, y datable entre los siglo XIII y XIV. Lo primero que salta a la vista es el material de su fábrica, principalmente mampostería con verdugadas de ladrillo dispuestas horizontalmente y de manera equidistante.

Originalmente tenía tres aspilleras rodeadas de ladrillo formando un arquillo de medio punto, que a su vez está rodeada por dos arcos ciegos apuntados polilobulados y de herradura.

El alero del ábside se extiende al muro presbiterial, convirtiéndose en un friso de ladrillos en esquinilla. En el muro meridional del presbiterio también se aprecia un ventanal con doble arco de medio punto construido con ladrillos.

Iglesia de San Martín Obispo de Valdilecha frescos del interior del ábside
El arco triunfal deja paso a un tramo presbiterial muy complejo y ornado con bóveda del ábside de perfecto cuarto de esfera, donde se han descubierto pinturas murales tardías pero indudablemente románicas.

Lamentablemente se encuentran es mal estado. Por lo conservado se trata de unas excelentes pinturas en las que Cristo en Majestad está sentado en el trono celestial dentro de la Mandorla Mística, rodeado por el Tetramorfos. Son precisamente las figuras del león, el buey y el águila, de tres de los Evangelistas, las mejor conservadas

En zonas pobres, rurales y normalmente serranas de Madrid, encontramos un tipo de arquitectura muy popular, pobre y tardía (siglo XIII avanzado e incluso al XIV)Dada la sencillez estructural y decorativa de esta arquitectura religiosa no es fácil adscribirla a una u otra familia pura del románico o el mudéjar antes descritas, sino más bien a un tipo simplificado, funcional y sumario de todas ellas.

Son, por otro lado, los restos más numerosos de la arquitectura de tradición románica y mudéjar presentes en Madrid. Citaremos aquí las cabeceras de Carabanchel, ermita de la Virgen de Patones , San Mamés de Navarredonda, Torremocha, Guadarrama, Chinchón, Boadilla del Monte, Navas de Buitrago, Villavieja de Lozoya, etc.

Iglesia de San Mamés de Navarredonda. Madrid

Las cabeceras, que son los restos conservados, tienen planta semicircular y muros lisos sin decoración pétrea ni arquerías de ladrillo que sería la fundamental referencia para asociarlas al románico o al mudéjar, La fábrica es de humilde encofrado de calicanto encintado por hileras dobles de ladrillos tendidos. Lo habitual es que entre hilada e hilada se dispongan tres o cuatros piezas de piedra mampuesta. En su momento, estas iglesias se ennoblecían con enlucidos que mejoraban el aspecto exterior.

Algunos ventanales conservados podrían forzar -por el perfil de sus arcos- alguna relación con lo toledano o con lo castellano-leonés, pero como hemos citado anteriormente, creemos que debe considerarse como una arquitectura propia resumen de otras tendencias artísticas más ricas y urbanas.

 

Ermita de Patones de Arriba

En la Dehesa de la Oliva, en el camino que sube a la cueva del Reguerillo, a 4 Km. de Patones están las lamentables ruinas de la Ermita de Nuestra Señora de la Oliva. Se conserva todavía en  estado recuperable parte de la nave y la cabecera de semitambor. Su fábrica es de mampostería con hiladas dobles de ladrillo. Los restos de la nave tenían bóveda apuntada, al igual que el presbiterio, mientras que el ábside se cubre con la bóveda habitual de cuarto de esfera.

En el norte encontraremos la presencia predominante del mudéjar castellanoleonés, como en Montejo de la Sierra, la iglesia de San Pedro en Cátedra de Antioquia conserva restos del pórtico y la portada de arquivoltas de ladrillo.

En Paredes de Buitrago,

 La iglesia parroquial de la inmaculada Concepción tiene restos  de los siglos XIII o XIV. Como su arco triunfal y  portada de cuatro arquivoltas de ladrillo.

 

Iglesia mudéjar de Santiago Apóstol de Manjirón,

 Pertenencia al municipio de Puentes Viejas, sólo se conserva una bonita puerta de ladrillo, protegida por un porche moderno acristalado.

 Gargantilla de Santiago, 

Fue una población medieval cercana a Gargantilla de Lozoya que debió desaparecer antes del siglo XVI. Su antigua iglesia parroquial, convertida en cementerio, tiene una puerta de ladrillo, con una arquivolta ligeramente apuntada, con un ancho de friso de ladrillos en esquina y un alfiz.

 

La iglesia de San Simón Apóstol de Piñuécar 

Conserva una cabecera de semicircular de tradición románica y en su interior se guarda un magnífico Cristo románico y la Virgen sedente de “las Candelas”, todo el siglo XII-XIII.

 

La parroquial de la Inmaculada de Villavieja de Lozoya.

 Atestigua testigua su origen medieval por su ábside románico de planta semicircular muy rehecho y enfoscado.En una hospedería de Villavieja de Lozoya hay restos de lo que debió ser un edifico mudéjar con arco de herradura.

En Collado Mediano quedan restos de la iglesia de la Virgen del Rosario

reutilizada como capilla del cementerio viejo. Se puede considera obra del románico popular muy tardío, del siglo XIII. La bóveda es de sillarejo y el arco triunfal es apuntado y apoyado sobre columnas cilíndricas de pequeños capiteles con figuras humanas.

En Santorcaz, la parroquial de San Torcuato,

 Adosada al castillo, posee una cabecera mudéjar de triple ábside, restaurada. Destaca el ábside principal de gran volumen construido con mampostería e hiladas horizontales de ladrillo. En el interior del ábside se han encontrado restos de pinturas murales románicas.

 

La Ermita de San Polo de Aldea del Fresno

Es una iglesia mudéjar arruinada y condenada a la desaparición que se conserva en una finca particular. Tan sólo quedan partes del muro del mediodía y de la cabecera. Afortunadamente, todavía se conserva bien su portada mudéjar de cuatro arquivoltas apuntadas de ladrillo.

La iglesia de San Cristóbal de Boadilla del Monte

 fue casi destruida durante la Guerra Civil pero conserva el ábside de semitambor del primitivo templo del siglo XIII con fábrica de mampostería con hiladas de ladrillo con tres aspilleras rodeadas por arcos doblados de ladrillo. Por encima corre una corona de almenas.

En Chinchón la ermita de San Antón, 

Antes había estado en San Esteban, tenía un ápice mudéjar de semitambor y una corona de canecillos de ladrillo. El resto fue reconstruido en el siglo XVIII.

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Valdelaguna

Conserva un ábside de tambor románico-mudéjar, completamente enfoscado de color blanco y la corona de canecillos. En sus interiores existen pinturas en la bóveda del ábside.

La ermita mudéjar arruinada de la villa de Valtierra

Estaba dedicado a la Virgen de la Humanidad o de la Consolación. Se encuentra a 3 km. de arganda del rey. Es obra del siglo XIII y conserva los muros perimetrales de mampostería descarnada entre hiladas de ladrillo.

La iglesia de San Cristóbal de Alalpardo,

 Tiene una peculiar torre campanario que se yergue a los pies de la iglesia sobre un pórtico de arco apuntado. El cuerpo superior de las troneras es de arcos doblados semicirculares. Su estructura interna tiene diversos abovedamientos  de medio cañón. 

La iglesia románica mudéjar de Nuestra Señora de la Nava, en Manzanares el Real

El “Castillo Nuevo” de Manzanares el Real fue iniciado en el siglo XV embutiendo y reformando la antigua iglesia mudéjar del siglo XIII de Santa María de la Nava en la fortaleza, que fue ampliada y remodelada para ser utilizada como la capilla del castillo. La cabecera original ha sobrevivido y tiene el habitual ábside de tambor con bóveda de horno,apuntada de ladrillo y un tramo presbiterial abovedado con cañón apuntado.

Nuestra Señora de la Nava, en Manzanares el Real

Con respecto al cuerpo principal del templo, éste carece de cubiertas, al haberse desplomado. Se trata de la única estancia del castillo cerrada al público, ya que no se ha procedido a su restauración. Pese a ello, es posible divisar la práctica totalidad de su planta desde el adarve superior.

Nuestra Señora de la Nava, en Manzanares el Real

Desde este punto, pueden verse las arquerías góticas y los muros laterales añadidos durante la construcción del castillo, así como el arco presbiterial de la primitiva fábrica románico mudéjar. Menos visible resulta la bóveda del horno del lado, realizada en ladrillo, y también en este período constructivo.

 

Iglesia de Humanejos

 Como ejmplo de templo desaparecido gótico-mudejar, teníamos la Iglesia de Humanejos, representada en el grabado de Genaro Perez Villaamil, con su idealización habitual.

El territorio actual del municipio de Parla, durante la Edad Media, estaba dividido en dos zonas bien diferenciadas: la primera era la parte norte del territorio en el que se encontraba Parla y al Sur siguiendo el cauce de arroyo Humanejos estaba el asentamiento de Humanejos o Umanexos. Los dos asentamientos pertenecían a Alfoz de Madrid. El asentamiento de Humanejos desapareció aproximadamente en 1650. Cuando se construyó la carretera de Toledo que pasa por Parla por la zona donde estaba el asentamiento se encontraron los restos en ruinas de una Iglesia muy antigua que consta del año 1576

MADRID CAPITAL

 

Madrid san Pedro el Viejo

 

Se construyó sobre la mezquita de la Morería.,estando encajonada en el laberinto de callejuelas y plazuelas que conforman el trazado urbano del Madrid de los Austrias se levanta la esbelta torre de la iglesia de San Pedro el Viejo, único elemento genuinamente mudéjar que se conserva de uno de los templos más antiguos de la capital.

 
San Pedro el Viejo
El templo original de San Pedro el Viejo se alzaba en la plaza Puerta Cerrada hasta que Alfonso XI decretó el traslado a su lugar actual. Del que queda muy poco del templo mudéjar original.
La torre mudéjar tiene, en cada lateral y a distinta altura con el fin de iluminar los diferentes tramos de escalera, una ventana formada por un arco de herradura apuntado y enmarcado por un alfiz El arco es ciego con excepción de una saetera existente entre las jambas.
San Pedro el Viejo 
 
La torre (ligeramente inclinada) se erigió para conmemorar la reconquista de Algeciras en 1344 al vencer a los benimerines y los trabajos corrieron a cargo de los maestros alarifes musulmanes que permanecían aun en la capital bajo dominio cristiano, de ahí que su aspecto recuerde a los alminares andalusíes.
De planta cuadrada y enteramente de ladrillo la torre múdejar de San Pedro de 30 metros de altura consta de tres cuerpos.

 Madrid. San Nicolás De Los Servitas

 No por repetido, es menos emocionante recordarlo, aparte de los restos de las murallas medievales, su torre es la construcción más antigua que existe en Madrid, una auténtica joya considerada Monumento Nacional   

La fábrica de la torre es de ladrillo, excepto la base que está formada por un zócalo de sillares de piedra. Su planta es cuadrada, con 3,70 metros de lado. Desde dicho zócalo hasta el campanario mide más de 15 metros de altura. El campanario y el chapitel que la coronan fueron añadidos en los comienzos del siglo XVII

 San Nicolás de los Servitas: 

La torre vsta desde el patio interior que da a la Igesia.

.La torre mudéjar levantada durante el siglo XII, lo que la convierte en la más antigua de las torres-campanarios existentes en la ciudad. Una datación importante ésta, ya que al haber sido Madrid conquistada entre los años 1080 y 1090, dicha fecha parece descartar la posibilidad de que la torre hubiera sido originalmente, como a veces se ha venido creyendo, el alminar de una anterior mezquita adyacente. siendo situada por Gomez Moreno en los últimos años del S,XII, como mudejar toedano con influencias andaluzas.

San Nicolás de los Servitas , interior.

Destaca la bella armadura mudéjar que cubre la nave central y la bóveda gótica del ábside. En el interior, en la nave central, destaca el arco apuntado de  herradura, el estilo mudéjar, y el presbiterio de la nave; el resto de los elementos son de épocas posteriores.

San Nicolás de los Servitas :

En 1825 se hizo cargo de la iglesia la Orden Tercera de los Servitas que desde entonces la ha cuidado. Se construyeron las dependencias parroquiales que rodearon y casi taparon la torre. Por una parte el convento ocultaba la joya mudéjar, por otra tal vez este hecho sirvió para protegerla.

Elias Tormo descubrió sus elementos mudéjares tapados hasta entonces. La prensa publicó sus conclusiones como “interesantísimo hallazgo arqueológico”: estaba convencido de que era un alminar construido antes de 1085. La consideraba obra del siglo XI. El gran defensor del patrimonio histórico y artístico madrileño pidió que se quitara el revoco así como las construcciones que tapaban la torre

 

Casa y Torre de los Lujanes (Plaza de la Villa)

  La torre de lujanes reúne todos los elementos clásicos del mudéjar. Construido en el siglo XV como residencia de las familias más aristocráticas de la época, el conjunto está compuesto de dos inmuebles: en el número 2 la Casa y la Torre de los Lujanes (edificados entre 1460-1490), y en el número 3 La casa de Álvaro de Luján (terminada en 1494).

 

Edificada en mampostería y ladrillo, la Torre de los Lujanes, es de la misma época.

Con todo, la última restauración recuperó los pequeños arcos ciegos de herradura ocultos en su cuerpo superior, un legado de los alarifes musulmanes,

Casa de los lujanes

  Otro de los bellos arcos de herradura de los Lujanes en mejor estado se encuentra en la otra puerta de que dispone el conjunto, localizada en la Casa de Álvaro de Luján. De mayores dimensiones que la que se haya en la torre, se diferencia también de esta por el ladrillo que conforma el arco con puerta de madera

Casa de los lujanes

La verdadera joya del conjunto de los Lujanes se haya todavía más oculta. En uno de los laterales de la atalaya, al comienzo de una pequeña callejuela (calle del Codo) se esconde la bellísima portada que da acceso a la torre a través de un arco de herradura apuntado (tumido) realizado en dovelas de piedra. Una pieza única en Madrid, de claro recuerdo árabe.

En el siglo XI, se construyó en la ciudad de Ávila la Ermita románica de San Pelayo,

Llamada posteriormente de San Isidoro por haber acogido en su interior los restos del santo sevillano durante su traslado desde Sevilla a León en el año 1062. Estaba situada donde hoy podemos ver la Puerta de la Malaventura, o de San Isidro, y, tras su conversión como parroquia durante el año 1258, en el siglo XVI se reedifica bajo la advocación de San Nicolás, llegando su ruina definitiva en el siglo XIX con la desamortización de Mendizábal.

Tras comprar sus restos un particular (Emilio Rotondo Nicolau), el Presidente del Gobierno Don Antonio Cánovas del Castillo decide su adquisición para así poder conservar esta parte del patrimonio histórico español. En 1884, pasa a manos del Estado, siendo destinada a embellecer los jardines del Museo Arqueológico Nacional; algo realizado en contra del parecer de la Real Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, lo que motivó su cesión, en 1896, al Ayuntamiento de Madrid. Éste decide su traslado hasta el Parque de El Retiro, lo cual es efectuado el 9 de marzo de ese mismo año, permaneciendo desde entonces en el mismo lugar donde hoy podemos contemplarla

http://www.unaventanadesdemadrid.com/romanico-en-madrid.html

http://www.arteguias.com/romanico_mudejarmadrid.htm

https://pasionpormadrid.blogspot.com.es/2011/01/la-iglesia-romanico-mudejar-de-nuestra.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_Comunidad_de_Madrid

http://www.romanicodigital.com/

BIBLIOGRAFÍA: 

ROMÁNICO EN MADRID:  Ignacio Lopez de Solanes

La arquitectura del Madrid de los Austrias

La llegada de la Corte a Madrid en 1561 con el rey Felipe II, no suscitó entusiasmos en la alta nobleza castellana, que miraron con cierto desdén el aspecto mas bien modesto, de una villa discreta.
Pero fueron cuatro fueron los motivos que animaron al Monarca a elegir Madrid: el clima, más benévolo que el toledano- lugar donde hasta ese momento se asentaban las Cortes del Imperio español-; la abundancia de agua – y es que si rastreamos en los orígenes del nombre Madrid podremos observar que es una derivación de Matrice, “la madre de las aguas”; su posición geográfica central y por último, y siempre según las crónicas, Madrid fue elegido por no tener en la ciudad un poder político (el nobiliario) ni religiosos que hiciesen sombra al real.

Oleo de Antonio Joli, donde se puede apreciar una muestra de los edificios de aquella época: El Palacio del Buen Retiro

Enseguida, por parte de la Corona o del Concejo se elaboraron planes de adecentamiento y embellecimiento de la ciudad, pero la nobleza se retrajo de invertir en grandes gastos que supusieran la construcción de nuevos y dignos palacios, aunque  debió haberlos, sin duda, y sabemos de la existencia de palacios o fincas suburbanas en la periferia, como la casa de las Siete Chimeneas o las casas de Antonio Pérez, en el camino de Atocha.

La Iglesia, sin embargo, se estableció pronto en la Corte, y a diferencia de la remisa aristocracia, sí apoyó la nueva capitalidad, quizás deseosa de que la Corte no volviera a Toledo. Por lo que, desde los primeros años de condición de Corte, se fundan y establecen en Madrid numerosas órdenes religiosas, aunque las inversiones constructivas y arquitectónicas del estamento religioso debieron ser humildes y de cierta provisionalidad, a la que aluden incluso algunos escritores del XVII.

Por Madrid de los Austrias se entiende aquella parte de la ciudad que tuvo una especial relevancia, y que floreció gracias a la presencia de la corte, durante los casi dos siglos que duró la dinastía de los Habsburgo en España, desde que en 1506 Felipe I el Hermoso fue reconocido como rey consorte, de la reina Juana, hasta la muerte de Carlos II en 1700.

La Plaza de la Villa

Abarca algunos puntos claves del centro histórico de la ciudad, donde la Plaza Mayor, la Plaza de Oriente y la Plaza de la Villa son sus núcleos centrales.

Jardines y estanque del Buen Retiro de Mazo

Es cierto que Madrid en los siglos XVI y XVII abarcaba mucho más, hasta la plaza de Santa Bárbara por el norte o el Paseo del Prado por el este (el Parque del Retiro era el límite por este lado), pero quedaban un poco a las afueras y conocieron épocas de esplendor en tiempos posteriores.

A diferencia de los límites históricos, perfectamente establecidos a través de la cerca de Felipe IV, la zona promocionada turísticamente como Madrid de los Austrias carece de una delimitación precisa. Se circunscribe a un ámbito sensiblemente menor, que comprende parcialmente los barrios administrativos de Sol y Palacio, pertenecientes al distrito Centro de la capital.

Aquí se encuentran conjuntos monumentales construidos tanto en los siglos XVI y XVII, cuando reinó en España la dinastía Habsburgo, como en épocas anteriores y posteriores.

San Nicolás de los Servitas S.XII

Por lo general, todos ellos quedan incluidos en los itinerarios turísticos que utilizan la expresión Madrid de los Austrias. Es el caso de las iglesias medievales de san Nicolás de los Servitas y san Pedro el Viejo, de los siglos XII y XIV, respectivamente

  San Pedro el Viejo S.XIV
 

Casón del Buen Retiro

En orden inverso, existen monumentos promovidos por los Austrias no integrados en las citadas rutas, al situarse fuera de los barrios de Sol y Palacio. Algunos ejemplos son el Salón de Reinos y el Casón del Buen Retiro, que formaron parte del desaparecido Palacio del Buen Retiro, y los jardines homónimos.

                                                                         Salón de Reinos

Casa-Museo de Lope de Vega, fachada posterior

También quedan excluidas de esta clasificación turística zonas de menor valor monumental, pero con un gran significado histórico en la época de los Austrias. Es el caso del barrio de las Letras, articulado alrededor de la calle de las Huertas, donde coincidieron algunos de los literatos más destacados del Siglo de Oro español, tales como Félix Lope de Vega, Miguel de Cervantes o Francisco de Quevedo.

Y también la Torre de la Parada en el Monte del Pardo, o la Casa de Campo, concebida por Felipe II como una finca de recreo y reserva de caza.

En la primera mitad del siglo XVI, antes de su designación como capital, Madrid era una villa de tamaño medio entre la urbes castellanas, con cierta relevancia social e influencia política. Tenía entre 10 000 y 20 000 habitantes y formaba parte del grupo de dieciocho ciudades que disfrutaban del privilegio de tener voz y voto en las Cortes de Castilla.

San Jerónimo el Real en una foto de 1928, donde aún se puede ver su claustro, hoy día incorporado al Museo del Prado

Había acogido en numerosas ocasiones las Cortes del Reino y, desde la época de los Trastámara, era frecuentada por la monarquía, atraída por su riqueza cinegética. Además, uno de sus templos religiosos, San Jerónimo el Real, fue elegido por la monarquía como escenario oficial del acto de jura de los príncipes de Asturias como herederos de la Corona.
El primero en hacerlo fue Felipe II (18 de abril de 1528), que 33 años después fijaría la Corte en Madrid, y la última Isabel II (20 de junio de 1883).

Carlos I (r. 1516–1556), Tiziano

El primer monarca de la Casa de Austria, mostró un interés especial por la villa, tal vez con la intención de establecer de forma definitiva la Corte en Madrid.

Palacio Real de El Pardo (ca. 1630) de Jusepe Leonardo. Madrid, Patrimonio Nacional.

El emperador impulsó diferentes obras arquitectónicas y urbanísticas en Madrid. A él se debe la conversión del primitivo castillo de El Pardo en palacio, situado en las afueras del casco urbano

Palacio del Pardo. Patio de los Austrias.

De este proyecto sólo se conservan algunos elementos que, como el Patio de los Austrias, quedaron integrados en la estructura definitiva del Palacio Real de El Pardo, fruto de la reconstrucción llevada a cabo en el siglo XVIII, tras el incendio de 1604.

El Alcazar en 1534

Otro de los edificios que el monarca ordenó reformar fue el Real Alcázar de Madrid, un castillo de origen medieval, que fue pasto de las llamas en 1734 y en cuyo solar se levanta en la actualidad el Palacio Real. Duplicó su superficie con diferentes añadidos, entre los que destacan el Patio y las Salas de la Reina y la llamada Torre de Carlos I.

Puerta de Guadlajara y antigua muralla

Entre los proyectos urbanísticos promovidos por Carlos I, figura la demolición de la Puerta de Guadalaxara, el acceso principal de la antigua muralla cristiana de Madrid, y su sustitución por una más monumental, con tres arcos.

Fue levantada hacia 1535 a la altura del número 49 de la actual calle Mayor y el 2 de septiembre de 1582 desapareció en un incendio

Iglesia de San Ginés en la actualidad.

En 1541, se dispuso la ampliación de la Iglesia de San Ginés, situada en la calle del Arenal

Al final de la calle Arenal se abre la Plaza de Isabel II que, con el nombre de Caños del Peral, fue muy importante en la época de los Habsburgo.

Los Caños del Peral (Museo en metro de Ópera)

En el siglo XVI existía aquí una fuente muy grande y vistosa llamada así, de los Caños del Peral, con siete pilas y siete caños, donde acudían los vecinos a lavar la ropa y los aguadores a llenar sus cántaros.

El Convento de San Felipe el Real, de 1547, fue uno de los puntos de encuentro más importantes del Madrid de los Austrias. Su lonja recibió el sobrenombre de mentidero de la villa, por los rumores que allí se fraguaban.​ El edificio, destruido en 1838, poseía un relevante claustro renacentista, compuesto por 28 arcos en cada una de sus dos galerías.

La Capilla del Obispo es, sin duda, la construcción religiosa de mayor interés arquitectónico llevada a cabo en Madrid, en tiempos de Carlos I.​ Fue levantada entre 1520 y 1535, como un anejo de la iglesia medieval de San Andrés.

Responde a una iniciativa de la familia de los Vargas, una de las más poderosas del Madrid medieval y renacentista y en ella se encuentran sus sepulturas.

Iglesia del Buen Suceso, situada en la Puerta del Sol

En 1529, Carlos I ordenó que el Real Hospital de la Corte, de carácter itinerante ya que acompañaba a la Corte en sus desplazamientos, quedara establecido de forma fija en Madrid. Su edificio, conocido como Hospital del Buen Suceso, estaba integrado por un recinto hospitalario y una iglesia, que fueron concluidos en 1607. A mediados del siglo XIX, se procedió a su derribo dentro de las obras de ampliación de la Puerta del Sol, donde se encontraba.

Monasterio de las Descalzas Reales

En cuanto a las residencias palaciegas, cabe mencionar la de Alonso Gutiérrez de Madrid, tesorero del emperador, cuya estructura fue aprovechada, durante el reinado de Felipe II, para la fundación del Monasterio de las Descalzas Reales. Recientes intervenciones en este edificio han puesto al descubierto elementos originales del patio principal del citado palacio

El Palacio de los condes de Paredes de Nava o Casa de San Isidro, donde tiene sus instalaciones el Museo de los Orígenes, se encuentra en la plaza de San Andrés. Fue construido en el solar de un antiguo edificio donde, según la tradición, vivió Iván de Vargas, quien, en el siglo XI, dio alojamiento y trabajo a san Isidro. Data de la primera mitad del siglo XVI.

Por su parte, la Casa de Cisneros data del año 1537 y está construida en estilo plateresco. Situada entre la calle del Sacramento y la plaza de la Villa, su primer propietario fue Benito Jiménez de Cisneros, sobrino del cardenal Cisneros (1436–1517), de quien toma su nombre.

Resumen Madrid de los Austrias I

Felipe II, Tiziano

En 1561, Felipe II (r. 1556–1598) estableció la Corte en Madrid.
Se llevó a cabo, un proyecto de ordenación urbanística, consistente en la alineación y ensanchamiento de calles, el derribo de la antigua muralla medieval, la adecuación de la plaza del Arrabal (antecedente de la actual Plaza Mayor) y la construcción de edificios públicos como hospitales, hospicios, orfanatos, instalaciones de abastos y templos religiosos.

Puso al frente de este plan al arquitecto Juan Bautista de Toledo. Sin embargo, la falta de medios y lentitud burocrática del consistorio y el desinterés mostrado por la Corona en la aportación de recursos ralentizaron su desarrollo.
Juan Bautista trabajó en el Alcázar de Madrid, Palacio Real de Aranjuez, San Jerónimo el Real, Casa de Campo  y también trazó la fachada del convento de las Descalzas Reales de Madrid

Siguiendo la dirección de los caminos que partían de la villa y, a su alrededor, surgió un entramado de calles estrechas, aunque dispuestas hipodámicamente, (en cuadrícula).
El que conducía hasta Alcalá de Henares (hoy calle de Alcalá) vertebró el crecimiento urbano hacia el este, al igual que el camino que llevaba a San Jerónimo el Real, sobre el que se originó la carrera de San Jerónimo. Por el sudeste, la expansión tomó como eje principal el camino del santuario de Nuestra Señora de Atocha (actual calle de Atocha).
Hacia el sur, las nuevas casas se alinearon alrededor del camino de Toledo (calle de Toledo) y, por el norte, la referencia urbanística estuvo marcada por los caminos de Hortaleza y de Fuencarral

No fue suficiente para satisfacer la demanda de viviendas, por parte de cortesanos y sirvientes de la Corona. Tal situación llevó al monarca a promulgar el edicto conocido como “Regalía de Aposento”, mediante el cual los propietarios de inmuebles de más de una planta estaban obligados a ceder una de ellas a una familia cortesana Este decreto favoreció el desarrollo de las llamadas “casas a la malicia”, un tipo de vivienda con el que sus propietarios intentaban evitar el cumplimiento de la norma, mediante diferentes soluciones (una única planta, compartimentación excesiva de los interiores, ocultación a la vía pública del piso superior…).

En 1590, la Corona y el Concejo crearon la Junta de Policía y Ornato, organismo presidido por el arquitecto Francisco de Mora, con el que se intentó poner fin a los desarreglos urbanísticos

Dibujo anónimo del edificio hacia 1596-1597. Final obras Felipe II. Los hermanos Buratines ofrecen un espectáculo de funambulismo

Procedió a la remodelación de la fachada meridional del Real Alcázar de Madrid y levantó la Iglesia de San Bernabé (1594-1595), en El Escorial (Madrid).

En Madrid construyó el Convento de Santa Isabel (1596), a partir de un primitivo edificio perteneciente a Antonio Pérez

Trazó los planos de la capilla del desaparecido Convento de Nuestra Señora de Atocha (1598), reedificado en el siglo XX como Real Basílica. Hacia 1600 intervino en el Convento de San Felipe el Real, procediendo a su restauración.

El Puente de Segovia, con el Alcazar al fondo

Promovió la realización de diferentes infraestructuras urbanas, caso del Puente de Segovia, la calle Real Nueva (actual calle de Segovia) y la Plaza Mayor. adoptándose soluciones menos ambiciosas, ante las limitaciones presupuestarias.
la creación de una gran avenida, de aire monumental, que, salvando el río Manzanares por el oeste, conectase el antiguo camino de Segovia con el Real Alcázar. Finalmente, sólo pudo ejecutarse el puente (1582–1584), atribuido a Juan de Herrera

En el Alcazar se realizó la edificación de la Torre Dorada, obra de Juan Bautista de Toledo, y la decoración de las distintas dependencias. También ordenó la construcción, en las inmediaciones del palacio, de la Casa del Tesoro, las Caballerizas Reales y la Armería Real.

Monasterio de las Descalzas Reales,vista del claustro alto

El Monasterio de las Descalzas Reales fue fundado en 1559 por Juana de Austria, hermana del monarca

En 1583 abrió su puertas el corral de comedias del Teatro del Príncipe (en cuyo solar se levanta ahora el Teatro Español), institución clave en el Siglo de Oro español.

La Casa de las Siete Chimeneas (1574–1577), actual sede del Ministerio de Cultura, situada en la plaza del Rey. Su primer propietario fue Pedro de Ledesma, secretario de Antonio Pérez.

La Plaza Mayor, levantada sobre la antigua plaza del Arrabal, el centro comercial de la villa en aquel entonces, Felipe II, encargó su diseño a Juan de Herrera en el año 1580.

El arquitecto Juan de Herrera (1533-1597)

Plaza Mayor en la actualidad, con la casa de la Panadería al fondo
Durante su reinado, se demolieron los edificios primitivos y dieron comienzo las obras de la Casa de la Panadería (1590). La estatua ecuestre corresponde al hijo de Felipe II, el futuro Felipe III, que continuó con la construcción de esta plaza.

Resumen Madrid de los Austrias II

Felipe III  Juan Pantoja de la Cruz 1606

En 1601, pocos años después de subir al trono Felipe III (r. 1598–1621) Madrid perdió la capitalidad a favor de Valladolid. Consiguió recuperarla cinco años después,

Continuó la remodelación de la Plaza Mayor: Un lugar casi siempre embarrado que Gómez de Mora (arquitecto oficial de Felipe III) reconvirtió en unos de los lugares centrales de la nueva capitalidad iniciada en tiempos de Felipe II.
Para ello utilizó un modelo que ya se había probado en Valladolid y que, en el fondo, respondía al modelo de foro romano de plaza porticada (según Chueca Goitia).

Concebida como un monumental escenario, los numerosos balcones que miran al interior de la plaza –237 exactamente– han sido desde sus orígenes palcos privilegiados para todo tipo de acontecimientos multitudinarios
Felipe III encarga la consecución del proyecto a Juan Gómez de Mora, que completa el recinto porticado en 1619. Tal y como la conocemos hoy en día, sin embargo, la Plaza Mayor es obra del arquitecto Juan de Villanueva, al que se encarga su reconstrucción tras el último de una cadena de graves incendios, el sufrido en 1790.


Para realizarla debió, ante de construir nada, allanar la zona, creando una especie de contrafuerte  en su lado oeste que originaría los famosos rascacielos del Madrid medieval en la calle de Cuchilleros.
Arco de Cuchilleros:

El edificio de viviendas en el arco de Cuchilleros forma parte del perímetro de la Plaza Mayor; su peculiaridad reside en que fue construido por Juan Gómez de Mora –que completó las obras de la gran plaza madrileña en 1619

Su creación resultó tan adecuada y original para una ciudad, convertida de improviso en Corte, que carecía por completo de modelo arquitectónico, que de inmediato fue reconocida como la imagen de Madrid, una arquitectura propia y personal del Madrid de los Austria
En la plaza , destaca la estatua ecuestre del propio rey, traída desde Italia como obsequio del Gran Duque de Florencia. Realizada en bronce, fue comenzada por Juan de Bolonia y terminada por su discípulo, Pietro Tacca, en 1616. Primero colocada en la Casa de Campo, en 1848, la escultura fue trasladada al centro de la Plaza Mayor, donde actualmente se exhibe, por orden de Isabel II.

Felipe III, tambien realizó los denominados viajes de agua (conducciones desde manantiales cercanos a la villa), entre los cuales cabe destacar el de Amaniel (1614–1616)

Se proyectaron numerosos edificios religiosos y civiles, algunos de los cuales fueron inaugurados en la época de Felipe IV.

Maqueta de Gómez de Mora de su proyecto (1625).

De la nueva fachada del Real Alcázar (1610–1636), obra de Juan Gómez de Mora, que perduró hasta el incendio del palacio en 173

Y del Convento de los Padres Capuchinos, en El Pardo, fundado por el rey en 1612, las obras, sin embargo no comenzaron hasta 1638, ya con la asistencia del rey Felipe IV. Viéndose culminadas el 9 de Octubre de 1650. Esa es la estructura que ha llegado hasta nuestros días, si bien con bastantes transformaciones, debido a los deterioros sufridos durante la Guerra de la Independencia y, posteriormente, por la Guerra Civil

Fray Alberto de la Madre de Dios
En esos momentos fray Alberto estaba considerado como el arquitecto más importante del momento, y una vez muerto Francisco de Mora, el carmelita quedó al frente del resto de obras reales, hasta que en 1616 Juan Gómez de Mora tomó la iniciativa

Edificios:

El Real Monasterio de la Encarnación (1611–1616), fundado por Margarita de Austria, esposa del rey. Su fachada, obra de Juan Gómez de Mora (aunque posiblemente proyectada por su tío, Francisco de Mora)

El Palacio de los Duques de Uceda, levantado en pleno siglo XVII supuestamente con el ánimo de emular y aún superar la grandeza del viejo Alcázar, por lo que nos sirve para hacernos una idea de cómo era el antiguo edificio de la monarquía de los Habsburgo antes de que se convirtiera en Palacio Real con los borbones.
El Palacio de los Consejos (también llamado del duque de Uceda) puede ser considerado un precedente en lo que respecta a la organización del espacio y fachadas, si bien carece de las torres de inspiración herreriana. Fue diseñado por Francisco de Mora, quien contó con la colaboración de Alonso de Trujillo, al frente las obras entre 1608 y 1613

.

En los templos religiosos, la mayoría de las construcciones utilizaron como referencia el modelo jesuítico, de planta de cruz latina, que tiene su origen en la Iglesia del Gesú (Roma, Italia). La Colegiata de San Isidro.
Abajo, incluía un eficaz pórtico o porche, sobre el que cabalgaba el coro hispánico de los pies, iluminado por los ventanales que se abrían en la fachada, cuya decoración se limitaba a escudos de los fundadores, patronos o de la orden, y a una escultura o relieve en piedra, alusivo a la advocación o titularidad del templo.

Diremos que en Madrid, de los templos que subsisten, adoptan este esquema de fachada, con o sin porche las Comendadoras, las Alarconas, Los Jesuitas, San Cayetano o San José.

El Convento de San Ildefonso de las Trinitarias Descalzas (o, sencillamente, de las Trinitarias), del año 1609, se encuentra en el Barrio de las Letras y en él fue enterrado Miguel de Cervantes.

Convento del Santísimo Sacramento, fundado en 1615 por Cristóbal Gómez de Sandoval y de la Cerda, valido del rey, sólo se conserva su iglesia (actual Catedral Arzobispal Castrense)

El Monasterio del Corpus Christi o de las Carboneras y la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen fueron empezados en 1607 y 1611, respectivamente, y ambos se deben a Miguel de Soria.

La Iglesia de San Antonio de los Alemanes, de 1606, es una de las más singulares del primer tercio del siglo XVII, por su planta oval.​ Su interior está decorado al fresco por Lucas Jordán, Juan Carreño de Miranda y Francisco Rizi.

 

Las iglesias de San Ildefonso (1619) y de Santos Justo y Pastor (hacia 1620) se encuentran entre las últimas fundaciones religiosas llevadas a cabo antes de la muerte del monarca en 1621.
La fachada de San Justo, es la actual Basílica de San Miguel, remodelada en época borbónica

Los hermanos José y Manuel del Olmo son perfectos representantes de este último tercio del XVII, con dos iglesias famosas por su belleza: los templos conventuales:

De las Góngoras, de 1663-75,

Y de las Comendadoras de Santiago, con hermosa y diáfana planta de cruz griega, iluminada por una cúpula completa, de 1667-97.

Otro reconocido arquitecto de la época, fue Francisco Bautista  autor de una bellísima capilla, fusión de la claridad compositiva y estructural del Barroco madrileño , la Capilla del Cristo de los Dolores, de la V.O.T., de 1660-64.

Resumen Madrid de los Austrias III

Felipe IV (r. 1621–1665) Velazquez

Con la capitalidad Madrid duplicó, en menos de cuarenta años, su extensión y por ende su población. La antigua muralla árabe debió ser derruida, siendo sustituida durante el reinado de Felipe IV por una mucho más amplia. Fuera de ella se crearon los arrabales, lugares de traza absolutamente irregular, quedando patente la poca planificación de los nuevos vecinos


Juan Gomez de Mora realizó tambien el proyecto de la llamada “Cerca de Felipe IV”, que delimitaba Madrid al norte por las calles Génova, Sagasta, Carranza y Alberto Aguilera; al sur por las rondas; al este por el palacio del Buen Retiro y al oeste por el complejo del Alcázar Real.

Las nuevas edificaciones se construyeron con mayor calidad arquitectónica que en los periodos anteriores, al tiempo que se impuso un estilo propio, típicamente madrileño, de aire clasicista y de clara influencia herreriana, aunque también se observan rasgos prebarrocos. con un trazado de planta rectangular, dos o más alturas de órdenes, portadas manieristas, cubiertas abuhardilladas de pizarra y torres cuadrangulares, por lo general dos, con chapiteles rematados en punta, en la línea escurialense.

Durante su reinado, Madrid se convirtió en uno de los principales focos culturales de Europa y en el escenario donde se fraguaron muchas de las grandes creaciones del Siglo de Oro español. Además, la ciudad albergó la mayor parte de la colección pictórica del monarca, una de las más importantes de la historia del coleccionismo español.
Fue por tanto el siglo XVII en más rico culturalmente. En él vivieron pintores de la talla de Velázquez, Rubens, el Greco, Claudio Coello, Alonso Cano y Zurbarán

Así como los literatos Góngora, Quevedo, Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina o Calderón de la Barca quienes, curiosamente y a pesar de la enemistad que les separaba, vivieron muy cerca unos de otros: en los alrededores de la calle Huertas donde se ubicaban distintos corrales como el del Príncipe, actual teatro Español.

Teatro Español, en la Plaza de Sanrta Ana. En primer término la estatua de Garcia Lorca

Gracias a las crónicas podemos saber que Madrid estaba por aquel entonces repleto de teatros y corrales donde se representaban sus creaciones

Se construyó una nueva residencia regia en el entorno del Prado de los Jerónimos, en el lado oriental del casco urbano. El Palacio del Buen Retiro desplazó hacia el este buena parte de la actividad política, social y cultural de la villa, que hasta entonces gravitaba únicamente sobre el Real Alcázar

La decoración del Salón del Reino, una de las dependencias más suntuosas de este último conjunto, fue ideada por Velázquez, quien combinó trabajos de su propia autoría (entre ellos La rendición de Breda y El príncipe Baltasar Carlos a caballo) con obras de otros artistas, como Zurbarán, Jusepe Leonardo y Juan Bautista Maíno, entre otros y la cámara de Felipe IV, que aparece en el lienzo.

Felipe IV siguió el modelo post-escurialense, de rasgos barrocos contenidos, que comenzó a forjarse con Felipe III. Este estándar aparecía en estado puro en el desaparecido Palacio del Buen Retiro, cuyo origen fue el llamado Cuarto Real, un anexo del Monasterio de los Jerónimos.

Vista de los jardines del Buen Retiro

La primera fase, correspondiente al núcleo central (Plaza Principal), se concluyó en 1633, sólo un año después de realizarse el encargo. Por su parte, las obras de la Plaza Grande, el Picadero, el Salón de Baile, el Coliseo y los jardines se prolongaron, a lo largo de diferentes etapas, hasta 1640.
El recinto palaciego sufrió graves desperfectos durante la Guerra de la Independencia y, finalmente, fue demolido en la época de Isabel II, ante la imposibilidad de recuperación. Sólo se conservan el Salón de Reinos (antiguo Museo del Ejercito) y el Salón de Baile (o Casón del Buen Retiro)

Este rey, mostró una especial predilección por el Real Sitio de El Pardo, donde mandó construir el Palacio de la Zarzuela, actual residencia de la Familia Real

Y ampliar la Torre de la Parada, a partir de un diseño de Juan Gómez de Mora. Este último edificio fue erigido como pabellón de caza por Felipe II y resultó completamente destruido en el siglo XVIII.

La arquitectura civil tiene en el Palacio de Santa Cruz y en la Casa de la Villa, ambos proyectados por Juan Gómez de Mora en el año 1629

la Casa de la Villa fue diseñada como sede del gobierno municipal y Cárcel de Villa. Sus obras comenzaron en 1644, quince años después de realizarse el proyecto, y finalizaron en 1696.

Entre las residencias nobiliarias, figuran el Palacio del duque de Abrantes, construido por Juan Maza entre 1653 y 1655 y transformado sustancialmente en el siglo XIX

Y el Palacio de la Moncloa. Este último fue erigido en el año 1642, a iniciativa de Melchor Antonio Portocarrero y Lasso de la Vega, conde de Moncloa y virrey del Perú, su primer propietario.

Monasterio de Agustinas Descalzas de Santa Isabel, en colaboración con Jerónimo Lázaro Goiti (1639-1648).

La Colegiata de San Isidro (1622–1664) fue fundada como iglesia del antiguo Colegio Imperial.

La Ermita de San Antonio de los Portugueses estuvo ubicada en una isla artificial, en medio de un estanque lobulado, dentro de los Jardines del Buen Retiro. Fue edificada entre 1635 y 1637 por Alonso Carbonel y derribada en 1761, para levantar, sobre su solar, en el reinado de Carlos III, la Real Fábrica de Porcelana de la China, igualmente desaparecida.

El edificio actual del Convento de San Plácido, obra de Lorenzo de San Nicolás, data de 1641. La decoración interior es la parte más sobresaliente y en él se conserva un Cristo yacente de Gregorio Fernández

Conforme fue avanzando el siglo XVII, los exteriores sobrios fueron perdiendo vigencia y se impuso un estilo plenamente barroco, sin apenas concesiones al clasicismo.

Esta evolución puede apreciarse en la ya citada Casa de la Villa, que, dado su prolongado proceso de construcción (el diseño se hizo en 1629 y el edificio se terminó en 1696), fue incorporando diferentes elementos ornamentales en su fachada clasicista, acordes con las nuevas tendencias.

La Capilla de San Isidro ejemplifica el apogeo del barroco. Fue construida como un anejo de la iglesia de origen medieval de San Andrés para albergar los restos mortales de san Isidro.

Junto a la basílica neoclásica de San Francisco el Grande (siglo XVIII), se halla la Capilla del santo Cristo de los Dolores para la Venerable Orden Tercera de San Francisco (1662–1668), realizada por el arquitecto Francisco Bautista.

El Convento de Nuestra Señora de la Concepción o de las Góngoras es otro ejemplo del barroco madrileño.

la iglesia medieval de San Ginés, llevada a cabo, a partir de 1645, por el arquitecto Juan Ruiz. Es de planta de cruz latina, de tres naves, con crucero y cúpula.

Corrala de la Ribera de Curtidores

La Cerca de Felipe IV provocó varios efectos en el desarrollo urbano: por un lado, impidió la expansión horizontal de Madrid y  bien entrado el siglo XIX, cuando fue demolida y pudieron acometerse los primeros ensanches, favoreció un cierto crecimiento vertical, dando lugar a las corralas, viviendas dispuestas en varias alturas.

De la cerca, aún se mantienen en pie algunos restos, como los situados en la Ronda de Segovia, en los alrededores de la Puerta de Toledo

Carlos II, Juan Carreño Miranda

Con la llegada al trono de Carlos II (r. 1665–1700), se frenó el ritmo constructor del reinado anterior, sobre todo en lo que respecta a las edificaciones civiles.

Entre éstas, tan sólo cabe mencionar la Puerta de Felipe IV (1680), que, pese a su nombre, fue erigida en honor de María Luisa de Orleáns, primera esposa de Carlos II. Trazada por Melchor Bueras, estuvo inicialmente emplazada en la Carrera de San Jerónimo, hasta su traslado, a mediados del siglo XIX, a la calle de Alfonso XII, donde sirve de acceso al Parque de El Retiro.

La iglesia de  San Luis Obispo, que abrió sus puertas en 1689, en tiempos de Carlos II, y fue incendiado en 1935.

Sólo se conserva su fachada principal, que fue trasladada e integrada en la estructura de la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, en la calle del Carmen.

La Iglesia de Nuestra Señora de Montserrat, que forma parte del convento homónimo.​ Fue trazada en el año 1668 por el arquitecto Sebastián Herrera Barnuevo, si bien su proyecto fue transformado por Gaspar de la Peña, Juan de Torija, Pedro de la Torre, Francisco Aspur y Pedro de Ribera

La Iglesia de las Calatravas (1670–1678), situada en la calle de Alcalá. Se debe a un diseño de fray Lorenzo de San Nicolás

El Convento de las Comendadoras de Santiago se aproxima más al arquetipo arquitectónico de la primera mitad del reinado de Felipe IV, caracterizado por su sobriedad. El edificio, que empezó a construirse en 1667, destaca por su iglesia, de planta de cruz griega.

Bien amigos, espero que tras describiros este Madrid confuso, difuso y profuso, hayais entendido al menos un poco, su trayectoria arquitectónica y sepais perdonar los posibles errores.
.En unos edificios que eran proyectados por unos arquitectos, sobre construcciones ya existentes y decrépitas, eran continuados por otros y finalizados, a veces muchos años despues, por terceros  o cuartos, es complicado delimitar como y cuando se construyeron…asi que lo dicho y espero que a pesar de todo. os guste. Saludos.

https://es.wikipedia.org/wiki/Arquitectura_barroca_en_Espa%C3%B1a

http://www.miradormadrid.com/madrid-de-los-austrias-una-visita-al-viejo-madrid/

https://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Cultural_heritage_monuments_in_Madrid

https://commons.wikimedia.org/wiki/Category:El_Madrid_de_los_Austrias

http://www.arteespana.com/madriddelosaustrias.htm

https://artedemadrid.files.wordpress.com

http://img.rutasconhistoria.es

https://investigart.files.wordpress.com

Y si quereis mas detalles, podeis consultar el Baúl del Arte, dedicado a iglesias. conventos y otros temas matritenses, cuyos enlaces figuran en el lateral de esta página.

La Gran Vía de Madrid

La Gran Vía es una de las principales calles de Madrid. Comienza en la calle de Alcalá y termina en la plaza de España.
Es un importante hito en la ciudad desde su construcción a principios de siglo XX visto desde el punto de vista comercial, turístico y de ocio. En éste último aspecto es famosa por sus cines, si bien en los últimos años algunos de ellos han cerrado y otros se han reconvertido con gran éxito al teatro musical, por lo que el tramo comprendido entre la plaza de Callao y la de España se conoce como el Broadway madrileño.
Pero la existencia de esta Gran Via, tiene su historia:
Ya desde mediados del siglo XIX se venía pensando en la apertura de una vía que comunicara el noroeste y el centro de la ciudad y facilitara el tránsito por el entramado de callejuelas que conformaban el centro histórico de la ciudad, abriéndolas así hacia el ensanche
En 1897 los arquitectos municipales José López Sallaberry y Francisco Andrés Octavio Palacios fueron los artífices del proyecto que se convertiría en una de las mayores intervenciones urbanísticas del Madrid de la época.
Con ella se lograría, según constaba en el proyecto, la comunicación directa entre los barrios de Argüelles y Salamanca; la descongestión de la Puerta del Sol; la desaparición de todo un cúmulo de calles estrechas y antihigiénicas y un más cómodo enlace entre las estaciones de Atocha y Príncipe Pio 

Edificio Metrópolis (situado en la esquina de la calle de Alcalá con la Gran Vía.)

Sobre la austera planta baja, las plantas superiores, en estilo neorrenacimiento, están adornadas con columnas corintias y entablamentos que sirven de pedestal a estatuas alegóricas del Comercio, la Agricultura, la Industria y la Minería de los escultores Mariano Benlliure, Paul Landowski y De Lambert.
La torre circular está coronada por una cúpula de pizarra con incrustaciones doradas, que por su semejanza con el casco de los bomberos se denomina “estilo Pompier” (bombero en francés). Originariamente, soportaba el símbolo de la compañía, una estatua alegórica de bronce del Fénix sobre el cual había una figura humana con el brazo alzado representando a Ganímedes
Se asume habitualmente que Gran Vía comienza en el Edificio Metrópolis. Sin embargo, su dirección exacta es calle de Alcalá 39.

  

1910 : La Gran Via en construcción el edificio Metrópolis

1910: Edificio de La Unión y el Fenix Español, recien inagurado. Luego se llamó Metrópolis.

Publicación de la época con comentarios sobre la futura Gran Vía



 La firma de la escritura de la Gran Vía de Madrid en febrero de 1910, por Goñi: aparecen, entre otros, los exalcaldes Alberto Aguilera y Nicolás de Peñalver y Zamora, el alcalde José Francos Rodríguez y el gobernador civil Federico Requejo.

El Teatro Apolo en la calle de Alcalá, ubicado junto a la Iglesia de San José. Por la época de la ilustración puede verse, a la izquierda, como el comienzo de la Gran Vía no existía.

 

 

Inaguración de las obras de la Gran Via por el rey Alfonso XIII

Construcción de la Gran Vía Madrid 1921

Vista de la Gran Via hacia la Plaza de España
Las obras comenzaron por fin el 4 de abril de 1910 (después de unos largos años pensando en cómo hacerla) ya que el proyecto de construcción contemplaba la demolición de gran cantidad de caserío, incluyendo varias iglesias, y la desaparición o transformación de numerosas calles.


 Plano del proyecto de la Gran Via Primer tramo

Para su construcción se demolieron importantes edificios, como el colegio de Nuestra Señora de la Presentación (conocido popularmente como “de las Niñas de Leganés”), el Palacio Masserano, el Palacio de la duquesa de Sevillano o la llamada, por su estrechez, Casa del Ataúd, en la esquina con Alcalá.

Oratorio del Caballero de Gracia abside

En sustitución de las derribadas, se crearon seis nuevas manzanas, sobreviviendo sólo el oratorio del Caballero de Gracia, cuyo ábside, que quedó al descubierto al ser derruida la casa que lo tapaba, es hoy en día visible desde la Gran Vía, situandose su entrada por la calle de Caballero de Gracia.

La Red de San Luís

En 1972 se desmontó el templete de entrada a la boca de metro de la Red de San Luis, obra de Antonio Palacios, y se trasladó a Porriño (Pontevedra), con lo que ese tramo, tan carismático en el paisaje de Gran Vía,quedó huerfano.Se quiso reponer con una copia en 2009, pero al peatonalizar la calle Montera, se desistió.

Plano del primer tramo de la Gran Vía, entre la calle de Alcalá y la Red de San Luis. 

En trazo grueso, las manzanas actuales, construidas al abrir la nueva calle. En amarillo, las manzanas que se eliminaron, con los números según la Planimetría General de la Villa del siglo XVIII. En la manzana 289, donde hoy el Edificio Metrópolis estaba la Casa del Ataúd. En la 293 está el Oratorio del Caballero de Gracia. La pequeña manzana 295 estaba ocupada enteramente por el palacio de la duquesa de Sevillano. En la 297 estaba el Colegio de las Niñas de Leganés. La manzana 302 perdió su extremo sur, que ocupaba gran parte de la Red de San Luis, con lo que ésta aumentó su superficie.

Derribos para la construcción de la Gran Vía, vistos desde la Calle Hortaleza. 

Al fondo el edificio Metrópolis en construcción. 7 de Noviembre de 1910. y a la izquierda la cúpula de San José.

 Edificio Grassy 

El primer edificio al comienzo de Gran Vía, nº 1, es el Edificio Grassy.
construido en 1916 por el arquitecto Eladio Laredo. De planta triangular, separa la Gran Vía de la calle Caballero de Gracia. Debe su nombre a la joyería de lujo del suizo Alejandro Grassy que se estableció en sus bajos a partir de los años 50

Edificio Gran Peña (Gran Vía 2)

La Sociedad Gran Peña quiso levantar en la Gran Vía un edificio que albergase su sede, con oficinas y viviendas y por ello convocó un concurso del que salieron elegidos los arquitectos Eduardo Gambra Sanz y Antonio de Zumárraga Egozcúe, quienes lo levantaron entre 1914 y 1916. Destaca de su fachada la gran cristalera de la zona inferior, un elemento muy moderno en aquel momento. Actualmente aquí está el hotel Ada Palace.


Gran Vía 5

Fue construido por el arquitecto José Monasterio Arrillaga. 

Gran Vía 6

Siguiendo el estilo neoclásico que impera en las construcciones de este primer tramo de la Gran Vía, el edificio que ocupa el número 6 de la calle fue levantado entre 1917 y 1919 por los arquitectos Mendoza y Ussía y Aragón Pradera, quienes firmaron otros edificios cercanos.

Edificio de Seguros La Estrella (Gran Vía 10)

El número 10 de la Gran Vía era propiedad de la por entonces notoria compañía de seguros La Estrella, tal y como se lee en la losa central, al igual que lo fueron otros edificios de la calle como es el caso del número 7. Albergó oficinas y viviendas de los empleados de dicha compañía, y el edificio está rematado con un pórtico con tres esculturas. Su arquitecto fue Pedro Mathet. Foto: Roberto Arévalo

Hotel de las Letras (Gran Vía 11)

Conocido en su día como Viviendas para el conde de Artaza, haciendo alusión al propietario que lo encargó, el número 11 de la Gran Vía acoge ahora al Hotel de las Letras. Fue construido entre 1915 y 1917 por Cesáreo Iradier. Foto: Roberto Arévalo

Gran Vía, 12, con el Bar Chicote en sus bajos

Plano del segundo tramo de la Gran Vía, entre la Red de San Luis y la Plaza del Callao. 

En la manzana 343 estaba la iglesia de San Luis, que dio nombre a la Red de San Luis y que sobrevivió a la construcción de la Gran Vía pero fue destruida durante la Guerra Civil. También en esta manzana, en el número dos de la calle de Jacometrezo, estaba la casa por la que se pagó el precio más alto en las expropiaciones de la Gran Vía: 770.439 pesetas.

Viviendas y oficinas para D. Jesús Murga (Gran Vía 26)

Presidiendo la Red de San Luis y con fachadas a las calles Hortaleza y Fuencarral, encontramos el edificio de viviendas y oficinas para D. Jesús Murga en el número 26 de la Gran Vía obra del arquitecto Pablo Aranda Sánchez. Al igual que muchos edificios del primer tramo de la calle, fue ideado para tener locales comerciales en la planta baja y entreplanta, mientras que las seis plantas superiores eran para viviendas y oficinas para alquilar. En origen, el edificio estaba rematado por dos pequeñas torres que ya no están.


Edificio de la Joyería Aleixandre (Calle Montera 47)

Aunque estrictamente forma parte de la Calle Montera por tener el portal ahí, éste edificio es uno de los más vistosos y representativos de la Red de San Luis y tiene fachada a la Gran Vía. Siendo propiedad de la comunidad religiosa del Real Colegio de Escoceses, este inmueble fue ocupado hace años por un hotel de lujo y en sus bajos estaba la famosa joyería Aleixandre. Sí, son esos mismos bajos que antaño guardaban carísimas joyas los que hoy día están ocupados por un McDonalds. Foto: Roberto Arévalo


Gran Vía 13: Casino Militar, actual Centro Cultural de los Ejércitos

Posterior a 1916. En esta imagen del antiguo Centro del Ejército y de la Armada (Casino Militar), hoy Centro Cultural de los Ejércitos, vemos el escudo y el grupo escultórico que hoy ya no existe sobre el último balcón del chaflán de este edificio en Gran Vía 13.


Gran Vía 16: antiguas viviendas y oficinas para D. Rafael Sánchez. Julio Martínez-Zapata Rodríguez: 1914
Posterior a 1921. En la parte derecha de esta imagen se puede apreciar el gran torreón central de dos pisos de altura que existía sobre el edificio de Seguros La Estrella en el número 10 de la Gran Vía. En primer término vemos también algunos elementos decorativos que ya no existen en la parte superior del edificio de viviendas y oficinas para D. Rafael Sánchez.


Gran Vía 24:

Antiguo Círculo de la Unión Mercantil e Industrial. Luis Sainz de los Terreros Gómez, Joaquín Sainz de los Terreros Gómez: 1918

 Edificio Matesanz (Gran Vía 27)

A mi parecer, uno de los edificios más bonitos del segundo tramo de la Gran Vía es este edificio Matesanz del número 27. Diseñado por el arquitecto Antonio Palacios Ramilo en 1919, se concibió como un espacio para comercios y oficinas a semejanza de los que se veían en los centros de otras grandes ciudades. Destacan en su fachada, de estilo neobarroco, las enormes cristaleras que van desde el piso 3 hasta el 6. Foto: Roberto Arévalo

Plano del tercer tramo de la Gran Vía, entre la Plaza del Callao y la Plaza de España. 

En la manzana 495 se ubicó la Casa Profesa de la Compañía de Jesús, que albergaba las cenizas de San Francisco de Borja. Entre las manzanas 457 y 466, la calle de Constantino Rodríguez recibió a partir del 20 de marzo de 1943 el nombre de calle de los Libreros a propuesta del escritor Pío Baroja.

Gran Vía 30. 

En el centro estuvo el teatro Fontalba, uno de los primeros edificios que desaparecieron en la nueva Gran Vía

 Foto antigua, donde aparece la plaza de Callao en obras

 El edificio del Cine Callao 

Se construyó en el año 1927 como uno más de los dedicados al entretenimiento que se levantaron en esa zona de la Gran Vía,
Diseñado por el arquitecto Luis Gutiérrez Soto, este edificio no se concibió para dedicarse exclusivamente a sala cinematográfica, sino que en la parte posterior del mismo se levantó un añadido de mayor altura, con cinco plantas, ocupado por oficinas, y en los sótanos se configuraba una sala de fiestas.
La fachada principal del edificio del Cine Callao está ocupada por los tradicionales grandes carteles publicitarios que anuncian las películas proyectadas.


Plaza del Callao: Seguros Allianz, antiguo Edificio La Adriática. Luis Sainz de los Terreros Gómez: , 1926-1928 . 
En la escultura sobre la puerta, la inscripción en el libro que sostiene león alado de San Marcos dice: “Pax tibi Marce, evangelista meus” (“La paz esté contigo, Marco, evangelista mío”).

Palacio de la Prensa

Situado enfrente de los edificios del Cine Callao y Carrión Cine Capitol, se construyó en el marco del desarrollo del tercer tramo de la Gran Vía, siendo terminado en enero de 1929, inaugurándose con la proyección de una película en su sala de cines. Construido por el arquitecto Pedro Muguraza, con 58 metros de altura y 16 plantas, este edificio fué diseñado con un estilo vanguardista para una utilización mixta, albergando desde una sala de cine hasta oficinas y viviendas de alquiler.

Gran Vía. Solar de el edificio de Telefónica Madrid 1926

Edificio Telefónica

Dominando la vista de la Gran Vía vemos al Edificio Telefónica, uno de los símbolos más destacados de esta insigne calle madrileña, coronado por su reloj luminoso. Se construyó entre 1926 y 1929 para albergar la sede de la entonces recién creada Compañía Telefónica Nacional de España, y fue en su momento el primer rascacielos levantado en España, y uno de los primeros de Europa. Foto: Roberto Arévalo.Con su domicilio en el número 28 de la Gran Vía, aunque con puertas también en las calles laterales, el Edificio Telefónica debe la autoría de su estructura de acero y hormigón al arquitecto norteamericano Lewis S. Weeks, mientras que el resto del proyecto es obra del arquitecto Ignacio de Cárdenas Pastor, quien conjugó en su realización el funcionalismo norteamericano y el neobarroco español, con referencias al estilo churrigueresco.

 Casa del Libro (Gran Vía 29)

En 1923 Espasa-Calpe levanta en el número 29 de la Gran Vía un edificio, obra de José Yarnoz Larrosa, que sería sede de la primera sucursal de la Casa del Libro. Se trata de una cadena de tiendas dedicadas a la literatura que posteriormente se expendería por toda España y sería adquirida por el Grupo Planeta. Amarillo y verde son los colores corporativos de la tienda, como bien apreciamos en la fachada de esta construcción.

 Teatro Fontalba (Gran Vía 30)

Caminando por la Gran Vía siguiendo el orden de su numeración, el número 30 será el primero de otros muchos edificios que albergan o en su día albergaron teatros, cines o salas de conciertos. Teatro de lujo, debe su nombre al Marqués de Fontalba, que lo mandó construir a los arquitectos José López Sallaberry y Teodoro de Anasagasti. Lo que hoy vemos no es el edificio original, demolido en los años 50, sino un proyecto de los años 90 que pretendía evocar al original. 

Edificio Madrid París (Gran Vía 32)

Gran Vía 32: antiguos grandes almacenes Madrid-París y después propiedad de La Unión y el Fénix Español. Actualmente propiedad del grupo PRISA. Teodoro de Anasagasti Algán y Maximiliano Jacobson (ingeniero): 1920

Edificio Madrid París (Gran Vía 32)

Siendo uno de los edificios más grandes de la Gran Vía en cuanto a planta, éste se concibió para albergar los Grandes Almacenes Madrid-París, empresa de la compañía francesa Societé Madrid-París, los cuales no tuvieron mucho éxito y tuvieron que cerrar. Esto dio pie a varios cambios en el edificio, que fue ampliado en varias plantas y dividido en secciones para su venta. A partir de 1925 Unión Radio ya emitía desde este lugar, y hoy día es sede del Grupo PRISA y de la Cadena Ser.

 El edificio está rematado por una estatua de la Unión y el Fénix, por la compañía de seguros que también tuvo oficinas aquí, 

 Edificio Coliseum (1931-1932), en el 78, de Casto Fernández-Shaw y Pedro Muguruza.

El edificio, de estilo americano, fue encargado por el compositor Jacinto Guerrero. Su sala de cine fue inaugurada el 10 de diciembre de 1932 .se concibió como una sala donde representar zarzuelas y después de haber sido cine hoy vuelve a acoger espectáculos musicales. La imagen del edificio es la de un pequeño rascacielos: busca marcadamente la verticalidad y, dejando a un lado la decoración superpuesta, muestra sin tapujos su esquema estructural

La Gan Via vista desde la Plaza de España

Ya en la plaza de España, destacan el Edificio España y la Torre de Madrid, ambos con más de 100 metros. Éste último, construido en 1957, fue durante muchos años el edificio más alto de la ciudad hasta la construcción de la Torre Picasso.

El Edificio España 

Es un rascacielos de Madrid ubicado en Plaza de España al final de la Gran Vía. Con sus 25 plantas y 117 metros de altura, es el octavo edificio más alto de la capital española y conforma junto con el rascacielos vecino Torre Madrid, uno de los conjuntos arquitectónicos más importantes de la ciudad.
En la actualidad ha sido muy cuestionada su restauración y reutilización, ya que se encuentra abandonado su interior.

La Torre de Madrid 

Fue durante unos años el edificio de hormigón más alto del mundo, y hasta el término de la torre de telecomunicaciones Torrespaña (1982), la construcción más alta de España. Asimismo, el edificio más alto de Europa hasta 1967, una década después de la conclusión de su primera fase, momento en que fue superada por la Zuidetoren (Bruselas, Bélgica), con sus 150 metros de altura.Mide 142 metros de altura y fue construida entre los años 1954 y 1960.

Un último e interesante documento sobre la Gran Vía: Se trata de la fotografía, captada por el siempre atento objetivo de la cámara de Alfonso en 1930, del vuelo de un dirigible sobre el centro de Madrid.
Está tomada desde una terraza del nuevo edificio de la Telefónica, justo en la esquina con Fuencarral y frente al propio estudio de Alfonso.
Por el poco tráfico que se ve en la Gran Vía, hay que suponer que está tomada un domingo o día festivo, ya que en esa época, el centro de Madrid ya presentaba un importante movimiento de vehículos. La mayoría de los edificios que podemos observar en la foto son los mismos que hoy existen. Al fondo, el parque del Retiro y en la esquina inferior izquierda, la cúpula del Círculo de la Unión Mercantil e Industrial.

Fuentes:

http://granvia.memoriademadrid.es/fondos/OTROS/Imp_18613_hem_actualidades_19100407_noticia.pdf

http://seleccionarte.blogspot.com.es/…/desde-la-plaza-del-c…

http://granviacapital.es/conociendo-la-gran-via-i/

https://es.wikipedia.org/wiki/Gran_V%C3%ADa

http://turistasypiratas.blogspot.com.es/2015/03/madrid-en-cuatro-fotos-ii.html

http://www.exprimemadrid.com/la-gran-via/

http://www.elmundo.es/especiales/gran_via/arquitectura/

 
Bibliografía:

“Guia de Arquitectura y Urbanismo de Madrid” Editada por el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid

Fotos:

:Roberto Arévalo, Wikipedia y alexmadrid.es