Iglesia de la Abadía de San Quirce(Burgos)

A 25 Km de Burgos por la carretera que se dirige a Salas de los Infantes, en el término de Cubillo del Campo, hay a la izquierda un camino que conduce a la iglesia románica de la Abadía de San Quirce. Lo que hoy podemos contemplar es lo que queda de uno de los grandes monasterios de Castilla, que contó con la aportación de un maestro singular y único, un maestro que dejó una huella muy personal, con un estilo distinto al del vecino monasterio de Silos que tanto marcó la pauta en estas tierras.

El conde Fernán González en su lucha contra los musulmanes y tras una de sus victorias y en muestra de agradecimiento decidió levantar un templo en honor de San Quirico y Santa Jovita en un valle rodeado de encinas cerca de Hontoria de la Cantera, donde ya existía un edificio anterior
Así al menos sitúa la leyenda el origen de la Abadía de San Quirce, consagrada mas tarde, en 1147, que durante siglos fue un importante monasterio, dependiente de la Catedral de Burgos, lo que explica su impotancia artística. y que, fruto de la Desamortización de Mendizábal, desapareció casi por completo.


Sin embargo hasta nuestros días ha llegado un vestigio, seguramente su parte más importante, que es la iglesia del cenobio. Valiosa pieza del románico burgalés, además de por su singularidad histórica destaca por ser propiedad privada.
A finales del XI se decidió reconstruir la vieja iglesia prerrománica, del S.X y se levantó el original ábside con óculos y cubierta de losas de piedra que mejor se han conservado


Entre los grandes monasterios como Silos,y Arlanza, San Quirce tiene la iglesia mejor conservada, ya que de Arlanza a pesar de sus ruinas, que declaran su grandeza y monumentalidad, no queda casi nada y de Silos solo queda en pie una parte del crucero y la Puerta de las Vírgenes.

De esta circunstancia deriva la importantísima aportación que San Quirce hace a la arquitectura románica de Castilla.


 Abadía de San Quirce


Responde al modo románico de una sola nave con abside semicircular cuyo tramo precedente se cubre con cúpula de trompas, encima de la cual va la torre (similar a San Pedro de Tejada, solo que esta es original) cuya fábrica románica fué sustituida por la actual, en el siglo XVII


El antiguo monasterio de San Quirce

Se encuentra en la actualidad incluida en una propiedad particular y es cuidada con esmero por sus dueños, ya que tras su abandono con la Desamortización de Mendizabal, quedó en un total estado de abandono.


Iglesia de San Quirce

En la armonía de su conjunto, desentona bastante esa gran torre, sobre todo por la balaustrada y las gárgolas del cuerpo superior, que se añadieron en época posterior.(S.XVI-XVII)

 
Iglesia de San Quirce

Vista del abside con su interesante cúpula petrea


En la cabecera del templo,  la bóveda de cascarón del ábside, única en el Románico español, conformada por escamas y que acusa una evidente influencia oriental (incluso se han buscado antecedentes remotos en los Palacios persas de Sarvistán y Ojeidir)

Iglesia  de San Quirce  vista de las fachadas occidental y sur


Planta y trompa del crucero de la iglesia de San Quirce de Burgos. (Dibujo de Vicente Lampérez y Romea 1899 Ateneo de Madrid)

Portada principal

Única que tiene actualmente acceso a la iglesia, es uno de los mejores elementos de este conjunto. Consta de cuatro arquivoltas de medio punto y chambrana ajedrezada.

Portada norte

En la actualidad cegada, era la que tenía acceso al claustro desaparecido
Su variado repertorio iconográfico magníficamente tallado en capiteles, canecillos, metopas y enjutas no tiene parangón dentro del románico castellano.
Trabajan en su escultura, dos maestros que se singularizan por una temática moralizante y simbólica, ejecutada con soltura, aunque se adapta al marco de las metopas y capiteles con significación moralizante, como el Pantocrator, o la mujer lujuriosa que amamanta a las serpientes.
Se ha señalado que un primer maestro trabajaría en los capiteles del ábside a principios del S.XII, con tendencia a la labra profunda en lo formal.
El segundo escultor sería el autor del resto de los relieves, que representa en los capiteles los ciclos de Adán y Eva, Caín y Abel, Abraham y Sanson.




Portada norte


Destaca el Pantocrator de una de las enjutas rodeado por el Tetramorfos, el apostolado del friso superior (muchas de sus figuras conservan sus nombres), o la representación de San Miguel matando al dragón, al que una inscripción identifica claramente (Draco).



Canecillos y metopas


Los capiteles son sencillos. pero en la parte superior interesan los canecillos que soportan el tejaroz, asi como las metopas que hay entre ellos y que representan Caín y Abel y Adán y Eva, además de otros de lucha.
La iconografía es muy parecida a la que se verá en los capiteles del interior, por lo que tanto pueden ser copias del mismo maestro del interior, como de un discípulo que le imita.

Conviene dedicar unos minutos a contemplar los curiosos relieves de metopas y modillones, unos profanos y otros con temas del Antiguo Testamento.
Las dos portadas (occidental y septentrional) son muy interesantes por su colección de esculturas repartidas en canecillos, metopas y frisos.


Canecillos y metopas

Vemos escenas del Antiguo Testamento junto a relieves de tipo profano, como la representación de Adán y Eva, la Expulsión del Paraíso, las ofrendas de Caín y Abel, la muerte de Abel etc…


 las metopas

Vemos una muy original, un personaje en extraña postura haciendo sus necesidades con una inscripción que expone la inmundicia de su vida “IO CAGO”
En otra, Abel apoyado en un cayado y cuidando de un rebaño de ovejas y cabras. 
Caín con un arado y una pareja de bueyes, un gallo, una lucha, etc.

Portada norte

Así mismo aparecen las escenas de la Anunciación en los que a los personajes les falta la cabeza y la Visitación representada por dos mujeres abrazándose mientras una tercera porta una palma.

Interior de la nave

Cuando entramos al interior quedamos sorprendidos por la gran altura de la nave y la cabecera que no se corresponde con el pequeño ábside que vemos por el exterior.
En el aparecen unas arcuaciones ciegas, que tambien donde  destaca la calidad de la escultura de sus 14 capiteles, sobre todo los del crucero y de la cabecera.y que constituyen los restos de la construcción primitiva que existía antes del 929 fecha en que pudo reconstruirlo Fernán Gonzalez, tras la victoria sobre las tropas musulmanas
En el centro de la nave, sepuede ver un sepulcro gótico de una dama de alcurnia de la que no se conoce su identdad, pero sobre la que se ha especulado bastante

.foto Alfredo Orte Sanchez



Ábside interior

Podemos contemplar un estupendo calvario en el ábside. Aquí tenemos algunas controversias, pues mientras algunos autores dicen que es completamente románico otros sin embargo nos dicen que sólo el Cristo es de esa época y que las figuras de San Juan y María que lo acompañan vinieron posteriormente de algún lugar desconocido

Capiteles del lado izquierdo del presbiterio.

En el capitel de la izquierda se ve a Adán y Eva y el arbol a punto de pecar.

En el de la derecha, hay un personaje con báculo , que se le identifica con Abel pastoreando sus ovejas

Capitel de la lujuria 

El mas expresivo, primero de la derecha, pertenece al arco toral y en él se ve a una mujer acosada por  leones, amamantando dos serpientes, simbolo de la lujuria.
Las serpientes se enroscan en la piernas de la mujer y trepan hasta sus pechos, mientras esta se defiende del león que le muerde la mano.
Tambien se ve a un león devorando a un niño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s